De Pendencia

Al final es que uno no se aclara. Es un lío colosal tal el que tienen montando sin que nadie parezca saber lo que hace o hacer lo que debe más allá del cortoplacismo y la ganancia personal que no sé ni cómo seguimos intentando entenderlo.

Pero aquí estamos todavía. Con el Universo Cinematográfico DC a vueltas. Porque resulta que es Independiente.

Porque, bueno, de entrada resulta que por lo visto no es el DCEU, o Universo Expandido DC, sino el Universo Fílmico DC o algo así… DCFU. No sé.

Por supuesto esto no es algo para lo que hayan buscando sino que han tirado por la calle habitual afirmando una cosa y su contraria.

Al final pasa lo que pasa y uno nunca tiene muy claro cuál es la ruta y decisiones de cada uno. Y a quién están imitando, claro. Porque en Marvel, por ejemplo, no es ya que se pusieran a tope con el Universo Cinematográfico

no solo ha estrenado Marvel’s Inhumans o algo así, que es una forma de lograr que todos discutamos cuál es la mejor de las opciones para esta serie. Como, por ejemplo, si estaba cancelada antes de que la empezaran a emitir.

Por supuesto a esto pueden jugar todos, ya lo sabemos.

Pero lo importante es menos eso que cosas como que Disney obligó a la ABC a renovar una temporada más Agentes de SHIELD.

Lo que significa tres cosas: 1) Que lo de Inhumanos durará lo que le dé la gana a Disney. 2) Que Agentes de SHIELD ya veremos lo que dura. Y, sobre todo, 3) ¡¡¡Que ya podían haber levantado el teléfono con Agente Carter!!!

Pero volvamos a DC.

¿Qué se supone que van a conseguir haciendo películas independientes? Es decir, más allá de lo que podría hacer con unas sí, otras no, y el resto lo que sea. Si, total, dicen que es porque preparan varias de El Joker con distintos Jokers… ¡¡¡Cómo si su propio universo no lo tuviera ya!!! ¿Cuál es el problema? ¿Que van a tener que conectar la fallida película de Batman vs. Superman con la fallida película de Man of Steel y la fallida película de Watchmen, y tienen miedo que la de la Liga de la  Justicia acabe siendo fallida también? ¡Vaya, seguro que es más sencillo buscar separar el universo que pensar a ver si hay alguna persona en común en todas ellas!

En fin, que no hay quien les entienda. Y en situaciones como estas parece que solo hay una salida buena.

Seguir las enseñanzas de ROB!

[Total, lo peor que podría suceder es acabar atrapado entre canciones de Hamilton. Y eso a los EstadoUnidenses no les puede pasar, claro, ellos no tienen a un rey incompetente, cobarde y enajenado, así que tampoco es problema. ]

Ya casi

Veamos… Las noticias de televisión y cine de la última semana incluyen una serie de Watchmen con Damon Lindelof al mando, Tom Hardy en 100 Balas, la CW quiere una versión de terror de Sabrina (la de las brujas, pervertidos, no la de Harrison Ford) y, por supuesto, que Marvel está preparando una película del Power Pack.

Así que parece el momento perfecto para echar un pequeño vistacillo a todas esa ideas locas que nos han dicho durante años que iban a realizarse, como Inhumanos. Pfff…

Por limitarnos a anuncios posteriores al año 2000, tenemos como 30 proyectos de series televisivas y unas 250 películas. Así que parece que la cosa no va mal. Es decir, si llegan a salir adelante todos estos proyectos como The ShadowRat Queens o Madman. Pero, ¿por qué no iban a hacerlo? Sólo es cuestión de tiempo y suerte, como todo.

Al fin y al cabo también Spider-Man tardó un ratejo en volver a las pantallas. Tras aquella versión de los años setenta, digo. Así que con darles unos treinta o cuarenta años seguro que vemos resultados.

Como sé que en realidad lo que os interesa es lo de Las Dos Grandes vamos a hacer un poco de repaso por ellas. ¡Que no se diga que no estamos al servicio de nuestro -hipotético- público!

Con DC es más complicado porque incluso las que tienen anunciadas como parte de su Universo Cinematográfico es difícil saber qué, cómo, cuándo o quién va a hacerlas. ¿Qué será de The Batman? Nadie lo sabe. ¿Cuántas películas habrá con el Joker? Es un misterio. ¿Tendrán un crossover con el Dark Universe de la Universal? Pues al paso que vamos… Que, oye, seguro que el segundo Man of Steel se hace en cualquier momento, igual que lo único que hace falta para el reboot de Swamp Thing es que Vincenzo Natali encuentre un hueco en la agenda. Pero, vaya, que las películas de Lobo, La Liga de los Caballeros Extraordinarios, Fables, Metal MenDeadman o Doom Patrol están ya ahí-ahí. Y Sandman, claro. En cauqluier momento.

Y en la televisión… Bueno, todos sabemos que la televisión es distinta porque los críticos son unos pesados que llevan apuntadas las cosas y preguntan por los proyectos hasta que les acaban diciendo que Bruce Wayne (1999), The Graysons (2008), Raven (2010), Blue Beetle (2011), Hourman (2011), The Spectre (2012), Amazon (2013), Booster Gold (2014) o incluso Global Frequency (2015) no van a pasar de la mesa de guiones, y sí, digo 2015 y los guiones porque los que tuvieron pilotos y no pasaron de ahí como Global Frequency (2005) van por otro lado. ¡Buena suerte en 2025! Eh, al menos a los que hicieron piloto como Aquaman (2006) y Wonder Woman (2011) nos valieron para el… interés artístico. Sí. Eso.

Pero esas son las que no, y aquí hemos venido a hablar de las que aún no han cancelado oficialmente. Es decir, de Unfollow, Y: The Last Man, RED, Dial H for HERO, Starman, Amped, Static Shock, Ronin, DMZ y, por supuesto, Scalped, que en teoría está ya para rodar el piloto y al que el hecho de que solo un par de meses después la cadena dijera que no tiene intención de volver a emitir serie alguna no tiene por qué preocupar. Fijo.

En Marvel están más tranquilos, claro. Están muy ocupados no cediendo derechos más allá de los ya cedidos que hacen posible aún que en cualquier momento veamos un film de Shang-Chi (aunque el que se les haya borrado inesperadamente de la web, no sé, que yo no digo que Marvel Studios tenga ningún problema con los asiáticos, si hay un montón de ellos en esta década que llevamos… como por ejemplo… ahm… aquella doctora de lo de Ultrón… y… ehm… este… ) porque para eso lo nombraban explicitamente en una lista que incluía únicamente a Captain America, The Avengers, Nick Fury, Black Panther, Ant-Man, Cloak & Dagger, Dr. Strange, Hawkeye y Power Pack. Estos son todos los personajes nombrados específicamente, ¡cómo de mal tendrían que estar las cosas para que el único que se quedara sin su ración de cine o TV fuera el asiático! Y, bueno, luego está la famosa película de Gambito. Que Channing Tatum va a rodar en cualquier momento. ¡Puede que lo esté haciendo mientras hablamos!

Por suerte en televisión está al cargo LOEB! con lo que la diversión está asegurada, y así una cosa es que estemos esperando noticias de Scarlet o de Damage Control y otra muy distinta que no podamos jugar a Estamos preparando algo con John Ridley pero es CHECRETO, o a Sí, queremos desarrollar una comedia… algo haremos… sí… que tan buenos resultados les está dando en recuperar el espíritu de aquellos pilotos de Power Pack y Solar Man. ¿Que no os suena? Bueno, ya tocará entrada otro día. Total, será por pilotos.

Porque una cosa es que lo que interese más sean las dos grandes y otra distinta que aquí no haya para todos. Que al fin y al cabo podemos hablar del futuro Universo Cinematográfico Valiant -y quien dice cinematográfico puede añadir y televisivo que para algo está Quantum & Woody– o las mil y una adaptaciones pendientes de Straczynskis: Rising StarsMidnight Nation, o de MillarJupiter’s LegacyAmerican Jesus o Supercroocks, o las aventuras de Bendis adaptando Fire con Zac Efron o viendo adaptado Jinx con Charlize Theron. Y es que si había la posibilidad de soltar un nombre y decir que Jessica Chastain iba a interpretar Painkiller Jane, que Seth Rogen se iba  aponer con Invencible, que Kevin Smith iba a encargarse de la serie de Sam & Twitch, que Mage la iba a hacer Zach Snyder o que Sam Raimi estaba preparando Ruse. ¿Qué? ¿No os acordáis ya de Crossgen? Cómo sois.

Que no dudo yo de que todas estas noticias sean verdaderas. Vale, quizá algún X va a hacer este proyecto significa Se lo hemos pedido a su agente y a ver qué nos dice. Pero incluso en esos casos en los que se filtra a la prensa para ver si se mueve un poco el asunto está claro que la intención está y que se está trabajando en ello. Que es lo que permite luego sacar libros tan estupendos como estos:

(No os cuento -de momento- lo de la adaptación de Sandman porque el libro es mejor)

De modo que si lees que están preparando la adaptación de Contrato con Dios o de Bananaman lo más probable es que así fuera. Y es posible que si hablamos de una serie de televisión sea más rápido saber si se va a hacer o no, que tienen ciclos más cortos. De modo que las que están en desarrollo -pongamos The Boys o Umbrella Academy, o ese nuevo intento de hacer Locke & Key o incluso la tan traída adaptación de Juez Dredd – veremos en poco tiempo por dónde salen, o si salen. Pero las de cine…

Mira, si este mismo año dicen que están con Princeless o The Pro, o el pasado con Lumberjanes o Bone e incluso hace un poco más Battling BoyT.H.U.N.D.E.R. Agents, Beast of Burden o Black Hole -en versión de David Fincher – pues habrá que creerles. En serio, aunque haga un poco más de tiempo yo no he perdido aún la esperanza de ver Danger GirlThulsa Doom o el Power and Glory de Howard Chaykin. ¡Vamos, si aún no he perdido la esperanza en que termine haciéndose Battle Chasers! ¡¡¡Ni siquiera lo he perdido con Hack/Slash!!!

Porque hay que confiar en estas cosas, que lo del cine lleva su tiempo y hay que poner de acuerdo a un montón de gente (y en la tele ya ni os cuento) así que es cierto que alguna película puede tener problemillas por a saber qué motivos externos, como la adaptación de ISIS, y otras como The Goon puede mostrar imágenes y lo mismo tarda tanto en lograr salir después de eso como sucedió con MuertoPiscinas. Porque sí, puede que dentro de 10 años hayamos visto algunas películas.  ¿Que cuáles? Si algo podemos tener claro, además de que hay gente interesada en que se hagan, es que… ¡Podemos confiar en ROB!

¡Si es que ya lo vimos con MuertoPiscinas! Así que en cualquier momento podremos echarle un ojo a Avengelyne y seguro que Youngblood!

Y es que ya sabéis cómo va esto… Nada termina nunca.

La guerra de los G.I.Joe

Siempre es divertido hablar de cómics en este vuestro blog si eso significa hablar de las broncas que hay a su alrededor.

Por supuesto podría estar hablando de los nuevos macroeventos de las dos grandes, pero he descubierto que la mejor forma de resumirlos es:

También podríamos hablar de las películas y las series y todo eso que tiene más de cien mil personas prestándole atención, pero para qué. Si ya tendré tiempo. No, esta semana toca hablar de otra bronca. La que se ha montado con los G.I.Joe.

Uno pensaría que G.I.Joe no es el tipo de franquicia en la que es fácil montarla. Pero mira, resulta que solo hacía falta fichar a un guionista que se auto-denomina socialista y que ha decidido introducir diversidad en los cómics por el sistema habitual: cambiando el que los personajes ya tenían.

De modo que solo han tenido que esperar a que hubiera una oportunidad para montarle una bronca. Es decir… el 11S.

Sí, le han montado una enorme bronca en internete a un guionista de G.I. Joe a cuenta del 11S.

¿A que parece algo que podríamos haber imaginado?

Por lo visto el escritor ya había causado broncas con ciertos seguidores que unos llaman fieles y otros… bueno, otras cosas. No les hizo mucha gracia que saliera a defender una portada, por ejemplo.

Que a saber por qué les molestó, si es… fabulosa. Pero bueno, volvamos a la bronca actual.

El asunto es que decidió poner unos tuits en los que decía:

 

 

 

Así que para unos está reclamando que sólo los neoyorquinos tienen derecho a ¿reclamar?, ¿quejarse?, ¿sarandonga? el 11S cuando es algo que debe preocupar a cualquier BUEN ESTADOUNIDENSE USAUSAUSAUSA.

Y, por el otro lado, hay quien dice que quiere que sea solo sobre él (?) .

Lo que parece claro es que el tipo está afectado. Por el 11S o por sus consecuencias.

Lo que, por lo visto, le convierte en una mala elección para guionizar G.I. Joe, que es una serie que lo último que necesita es gente afectada por el 11S. O algo.

Porque, por supuesto, montaron una campaña para que le despidieran. ¿Que quién la montó? Oh, nadie. Gente. Que pasaba por allí. No es como si tuviera detrás a gente de esa que estuvo en contra de que hubiera editoras en Marvel. Claro que no. Porque entonces la respuesta de la editorial…

La respuesta de la editorial es la de siempre. Primero parecieron respaldarle… Y entonces sacaron esto:

 


Que, por supuesto, hizo que cundiera el pánico por aquello de que una protesta tuviera éxito. Imaginad lo que podría significar eso. Lo mismo DC tendría que despedir a Eddie Berganza. Una locura.

Así que se montaron de inmediato campañas a su favor, y comenzaron las discusiones. Todo eso mientras parecía que muy pocos prestaban realmente atención a la bronca. (Y que los profesionales que salían a defenderle eran tachado de cosas como ser bien conocidos AntiTRUMP!, ¡¿cómo aceptar tales insultos?!)

Así que mientras unos fingen que no pasa nada otros están ya con el Both sidessí, claro que está mal atacar PERO decía unas cosas que– y con las equivalencias –Bueno, pero cuando se ha atacado a…– porque las cosas funcionan así ahora. ¿No es bonito ver que los cómics pueden ser tan populares como los videojuegos?

En fin, menos mal que sabemos que siempre nos quedará la referencia de Larry Hama, auténtico referente de los cómics de los GIJoe y que -todos lo sabemos- seguro que no monta ninguna bronca.

Glups.

The Hollywood Meme

El retorno académico ya está aquí, bien porque tengas exámenes -que, asumiendo la media de edad de los lectores de cómics, será más probablemente porque los estás poniendo o corrigiendo que porque te toque responderlos- o porque veas acercarse inexorablemente la Vuelta al loquesea.

Precisamente este, el de los Libros de Texto y todas esas locuras, es el mejor momento para hablar de un libro fundamentalmente académico:

Ahí lo tenéis, The Hollywood Meme de Iain Robert Smith. Un repaso por varios ejemplos de películas que ‘adaptan’ ideas extranjeras no desde un punto de visto sencillo del exploit -y, desde luego, sin contar con los permisos correspondientes- sino buscando sacar algo de su éxito.

Bien porque adaptan la historia a la realidad nacional del sitio en cuestión o porque consideran que es más sencillo para ellos que la gente conozca a los personajes tengan o no que ver con lo que realmente eran en origen (algo así como las películas de DC, vaya). Lo hace en unas 150 páginas de texto y 27 más entre bibliografía e índices.

Por supuesto, que él haga eso para estudiar la globalización cinematográfica y el tránsito de ideas no significa que nosotros no podamos aprovechar para barrer para casa. ¡Vamos a sacar las películas elegidas!

IRS decide centrarse en tres países y tres periodos para que sea todo más sencillo: Turquía entre 1970 y 1982, Filipinas entre 1978 y 1994 e India entre 1998 y 2010. Cada uno de los países y periodos tienen su motivo, pero para descubrirlos os toca comprar y leer el libro, que yo estoy aquí para lo que estoy. ¡Las películas!

Turquía (1970 – 1982)

Tras el periodo de esplendor del Yeşilçam la llegada de la televisión supuso un duro competidor para la industria cinematográfica turca, de manera que tuvieron que buscar maneras de ofrecer un entretenimiento barato y que recordara las producciones extranjeras (estadounidenses fundamentalmente) que se les ofrecía. Es decir:

3 Dev Adam (1973)

 

El ejemplo turco sirve para entender la manera peculiar de hacer que funcionara las cosas en aquel momento y país. No se está copiando más que la iconografía y los propios personajes reconocen durante la película que no son los originales. Pero eso da lo mismo porque aquí para lo que están es para atraer al público. Y teniendo en cuenta la popularidad -o fama/ infamia- está claro que lo lograron.

Turist Ömer Uzay Yolunda (1974)

 

Sí, es Star Trek. La serie. Pero no se trata de replicarla sino de parodiarla. Dentro de la serie de películas de Turist Ömer -que podríamos encuadrar entre las películas de Paco Martínez Soria, Cantinflas y Esteso/Pajares, todo a la vez- sirve para parodiar esa ciencia ficción a la americana (el tema central es uno de los capítulos de la serie a la que meten pegotes de otros para alargarla) para poder expandir los lugares a los que este turista puede acceder. Y, de paso, lanzar un mensaje de concordia, o algo.

Şeytan (1974)


Por contra su versión de El Exorcista tenía todo el sentido del mundo: Adaptar los entornos y valores de la película original a la realidad islámica turca. Si, casualmente, se rascan unos duros… pues eso que se llevan. [En España lograron mover las cosas para que la película Exorcismo se estrenara dos meses antes que El Exorcista, que no se diga que estas ideas las tienen solo fuera.]

Dünyayi Kurtaran Adam (1982)

 

En el caso de esta última ya es un punto más complicado. Porque no es tanto que decidieran rehacer La guerra de las galaxias a su gusto, simplemente necesitaban escenas con efectos especiales y, mira, esas parecía que no las estaba usando nadie. Así que estas adaptaciones pueden ser también una manera sencilla de ahorrarse pasta no solo de guionistas.

Filipinas (1978 – 1994)

En el caso filipino se nota sobre todo la mano de haber pasado a ser dominio estadounidense tras el colonialismo español. Vamos, que tienen un cacao de impresión. Y, sobre todo, tienen muy claro lo que quieren imitar y por dónde hacerlo.

Dynamite Johnson (1978)

Por extraño que suene este es el tercer producto de una serie que comenzara The Bionic Boy y Cleopatra Wong, acercamientos más o menos obvios a El Hombre de los Seis Millones de Dólares y Cleopatra Jones. Así que por un lado montaba una secuela para ambos títulos y su personajes centrales mientras que por el otro procuran crear una obra que puedan exportar. Algo que quedará incluso más claro con

For Y’ur Height Only (1981)

Porque si los espías están de moda y James Bond es el más conocido de ellos nada mejor que hacer una versión. Una versión que cuente como parodia para sortear todos esos molestos problemas legales para la exportación.

Alyas Batman en Robin (1993)

Por contra, cuando se esté trabajando para los consumidores interiores no hay problema en reformular -canciones incluidas- éxitos icónicos que poder ofrecer a un público que conozca casi tan bien a los actores originales como a aquello que homenajean. -Sin contar con que el exploit de Batman podría considerarse casi como un género en si mismo en Filipinas, hasta el punto de que con este mismo título hay una película anterior que nada tiene que ver con esta-.

Darna: Ang Pagbabalik (1994)

Ya sabéis que aquí somos muy fanes de Darna. Tanto que cualquier día le dedicamos una entrada. Y es que este personaje de comic, perdón, de komik es probablemente uno de los más famosos del país, con una quincena de adaptaciones cinematográficas además de series de televisión, obras teatrales y más. De ahí que lo que originalmente pudiera considerarse como un personaje creado desde Wonder Woman y el Capitán Marvel adquiriera un puesto de icono del país. Que, sin embargo, no dudara en asumir ideas y señas que no están en los komik, como los brazaletes-detiene-balas que aunque sacados de Wonder Woman son rápidamente asumidos por los espectadores. Porque a los crecidos con un mito propio les parece que el suyo es el original.  [No sé de qué Botones Sacarino me estáis hablando, la verdad.]

India (1998 – 2010)

Las particularidades de India son tantas que su propia manera de funcionar es distinta de las dos anteriores. Frente a la imitación para lograr consumo interno de Turquía y la imitación por asimilación interna o por deseo de exportación de Filipinas aquí tenemos una situación completamente distinta. India es un país con dos grandes excepcionalidades, la primera es que hablamos de una industria enormísima que en número globales superaría a la estadounidense pero que en realidad está muy fragmentada interiormente. La diversidad de regiones y -sobre todo- idiomas hace que aunque la industria en hindi sea la más conocida no son menos importantes las del tamil, telugu o kannada entre más de una docena de idiomas que produce más de una docena de filmes al año y con aún otra docena de idiomas que van produciendo alguna película durante el año. En un mercado tan fragmentado como este no es extraño que unas filmografías copien a las otras y los remakes internos sean realidad cotidiana. La segunda es que el cine anglosajón perdió su preminencia en cuanto se prohibió la exhibición de películas dobladas tras la independencia del país. De esa manera los modos e historias del mudo y de los inicios del sonoro eran notablemente populares, pero a partir de los cincuenta se dio paso a una particular relación. Obras y personal técnico y artístico estadounidense eran desconocidos y, sin embargo…

Koi… Mil Gaya (2003)

 

A partir de 1998 hubo un aperturismo cinematográfico indio, con vistas a vender fuera del país y a dejar que entraran algunos de fuera. Pero lo que no cambió fue la manera en la que influían las películas extranjeras: Dando ideas. -Sí, es un eufemismo-. Puede que en India no interesara demasiado películas extranjeras como ET pero esa sería una de las referencias de esta película, junto con otras que van de La guerra de las galaxias a Encuentros en la tercera fase o de Charly a Contact, además de tirar de la mitología hindú y un poco de lo que se metiera por medio. Por supuesto lo importante fue seguir respetando el método que dicen que tienen los superéxitos comerciales indios -el Masala– adaptando a su realidad todas esas influencias, y a la vez aprovechar esa apertura para contratar a profesionales extranjeros especializados en este caso, y como ejemplo, en efectos especiales. Que les permitiera iniciar su propia saga superheróica. A partir de la segunda adoptaron el nombre de ella: Krrish, y ya llevan cuatro películas.  De hecho, creo que la podéis encontrar en vuestro proveedor de contenidos digitales legales favorito.

Sarkar (2005)

En otras ocasiones la evolución lleva a tomar decisiones inesperadas. O casi inesperadas. Por ejemplo, para adaptar El Padrino decidieron prescindir de las canciones. Una lástima, porque aquí sí que daba ganas de ver lo que harían, pero precisamente para conservar la seriedad decidieron perderlas. Quién les entiende… En cualquier caso la ruptura con la norma cinematográfica servía para demostrar la versatilidad de la industria.

Heyy Babyy (2007)

En otras ocasiones, como esta, la adaptación de una adaptación -al fin y al cabo el original es la película francesa Tres solteros y un biberón, aunque al final fuera más conocida la versión estadounidense Tres hombres y un bebé–  que lo que hace es cambiar el discurso social de la original para adaptarlo a su propia realidad. O, al menos, a aquella realidad mayoritaria que quiere vender/adaptar.

Ghajini (2008)

 

Por supuesto luego llega el momento de rizar el rizo. En este caso la película aseguraba no ser una copia de Memento sino de otra película india tamil del mismo nombre. En cualquier caso, consideraban que el original era muy soso así que metieron varias historias secundarias, canciones incluidas, entre las que destaca la relación romántica con forma de comedia romántica contada en flashback del protagonista con su nova.  Claro que como lo siguiente que cambian es la forma de organizar la película, haciendo que se cuente hacia delante en lugar de hacia atrás como en el original. Ya os decía que lo que les interesa no es hacer una copia y comercializarla o atraer a espectadores usando elementos reconocibles sino sacar ideas. Y luego ya con ellas hacer lo que les da la gana, claro.

Quizá por eso es por lo que han tardado menos en saltar hacia ellos las productoras con acusaciones de plagio. Eh, la globalización también sirve para que ellos se enteren.

Por supuesto en el libro se mencionan muchas otras películas y se sugieren también documentales sobre el tema como Remake, Remix, Rip-Off o Mondo Macabro: Weird & Wonderful Cinema around the World pero ese es, de nuevo, otro asunto.

A nosotros… Bueno… A mí me vale con haber usado el mismo para rellenar un posteo y para recomendaros, de paso, este The Hollywood Meme. Aunque sea porque demuestra como pocos textos las múltiples posibilidades que existen para el homenaje.

N’AVIV SAL SENOICATPADA SELANOICANSNART!!!

 

King Quest

¿Qué?

Ah, no, no tengo ninguna intención de hacer un texto largo y todas esas cosas. ¡Si estamos todos de vacaciones aún! ¿Qué? ¿No todos? Mira, me da igual. Yo estoy muy ocupado estando tumbado como para venir a escribir nada, si luego…

Vale, vale, algo os pondré. Lo mejor es que os ponga un par de sitios de esos que descontextualizan imágenes y ya entráis vosotros allí y nos dejáis tranquilos. Que de verdad.

Sí, bueno, es verdad que todos esos lugares se parecen como si fueran dobles ambiguamente malvados, en plan la maqueta de Volumen y la de Trama. Pero me sigue dando igual. Estoy muy ocupado desocupándome.

A ver, ¿qué es hoy? Ah, sí, el centenario de Kirby.

Pues un par de viñetas descontextualizadas y a freír vientos.

¡A ver si el próximo centenario no le cae en Agosto!

Swimsuit ROB!yalness

Por supuesto que este año tenemos también especial de swimsuit, para seguir alimentando esa categoría. Lo que pasa es que si ya el año pasado descubrimos que lo más difícil era encontrar autores en bañador, este tenemos que rendirnos ante la aplastante realidad.

Nadie sabe llevar el bañador como ROB! Más aún, nadie sabe hacerse múltiples fotos en bañador como él. Y su Familia ROB!yal. Así que… ¿Para qué seguir intentando rendirse a la evidencia si son los mejores?

Pues ya está.

AVIV BÖR!

Otra tradición cump… ¿Qué?

¿Cómo que olv…?

Bueno, pero ROB!

Es…

Venga, va, un verano más.

Que ya he notado que lo estabais deseando.

No Da Más

Hoy no hay nadie. Quiero decir, no parece que nadie vaya a estar leyendo. Así que podría escribir cualquier cosa.

Podría, por ejemplo, reutilizar un post antiguo, o toda una serie de ellos, crear una cadena de tuits y plantarla aquí.

Aunque, en realidad, con poner el primero vale.

 

También podríamos poner alguna cosa que quisiéramos promocionar un poco, que la gente sepa. Por ejemplo, este libro:

¿Que cómo voy a poder justificar ponerlo aquí?

Por favor, como si alguna vez hubiera hecho falta. Pero, por supuesto…

¿no creeríais que no había telefilme de superhéroes?

Más incluso que esas.

Pero con todo y eso, al final la actualidad manda así que habrá que acabar con el Capitán América bueno, el que vio lo que hizo su presidente y se marchó.

 

Cosas de la Edad

 

La Edad de Oro de los Servicios de Prensa

Siempre agradecemos que nos den hecho el trabajo. Imaginad que hubiera una semana tranquila, tener que pensar en algo para hablar en lugar de simplemente hablar. Por suerte siempre nos tienen algo preparado. Esta semana, por ejemplo, nos ha llegado la última lista de la ACDC(E), que en contra de los rumores no es el boletín de novedades de Astiberri grapado al de Norma, que siempre es divertido estilo Juego de Tronos: Lo ves más por las intrigas internas que por la sangre y el fanservice, pero en el fondo sabes desde el principio lo que va a pasar.

La pena es que les ha quitado la primacía del fin de semana una lista que ha logrado, por difícil que parezca, oler incluso más a cerrado. Y es que el Bahbelia ha publicado el en absoluto triunfalista y desde luego no excesivo especial deEl siglo de oro del cómic español. No, no os preguntéis de ¿De qué oro?, ni de qué siglo hablan. Todos sabemos que hay muchísimos siglos que podrían ser el de oro, por ejemplo el S XVII o el XIII. Además, como esto lo han organizado como lo han organizado en otro lado sacan un La edad de oro del cómic español. Vamos, que el periodo temporal no sabemos cuál es pero está claro que lo chapan.

No voy a reventaros mucho el artículo porque los chistes funcionan mejor si no te los ves venir pero os puedo ir adelantando que son capaces de decir en el mismo artículo que Penguin Random House, la primera editorial literaria que olfateó las nuevas posibilidades del tebeo debido probablemente a que en Planeta se dedican a repartir pizzas a domicilio como todos hemos sabido siempre. Lo que tiene mérito porque, por orden, PRH no se llamó así hasta hace unos años, compró a Alfaguara que también hizo lo suyo, Bruguera es posible que no se dedicara a publicar solo estampitas,  y las nuevas posibilidades en realidad funciona de comodín justificativo. Porque, claro, puedes fingir que es que era algo Nuevo Por Primera Vez y quedarte tan tranquilo, con no explicar a qué te refieres.

Pero, de nuevo, hablamos de un artículo en el que se puede leer “si me hubieran preguntado en 1997, habría dicho que los cómics españoles estaban muertos y nunca regresarían” y también “Gallardo, leyenda del underground por Makoki, fue un precursor de la memoria histórica con Un largo silencio en 1997“. Y por eso, queridos míos, conviene no dar nunca fechas concretas. Imaginad el bochorno si el año anterior la Todopoderosa Planeta hubiera comenzado a publicar su Línea Laberinto para la promoción de autores españoles, ¿cómo no entenderlo como un claro signo de que no había futuro? A saber lo que hubieran dicho entonces en la U. Claro que entonces la publicaba Camaleón. Sí, la de Tess Tinieblas y Manticore. Aunque, espera, ¿hubiera sido mejor saber si en Nosotros somos los muertos hubieran hecho alguna mención? Mira, yo qué sé, si seguro que cuando le dieron el premio ese año en el Saló a El artefacto perverso de Felipe Hernández CavaFederico del Barrio fue porque la otra opción era entregarlo por la calle. “El primero que llegue al escenario se lo queda” o algo así debieron de decir los organizadores. Con deciros que el premio Autor Revelación se lo dieron a un señor que pasaba por allí. Albert Monteys se llamaba. ¿Qué habrá sido de él? Porque, claro, como solo llevaban montándose mesas redondas de El Mundillo Se Acaba desde los ochenta pues es raro que notáramos que no acababa de acabarse.

Por acudir al resumen que ellos mismos hacen: El cómic español vive una edad de oro. “Una fiesta creativa, empujada por pequeñas editoriales recién fundadas”. Supongo que la idea de reciente son los más de 15 años de Astiberri, por aquello de estar al pie de la calle.

Y mientras se nos trata de convencer de que estamos mejor que nunca, pese a que los autores no puedan vivir de esto… no, en serio, lo dicen así: Digamos que hay una edad de oro para el lector y una edad de hielo para el autor. Porque una cosa es que haya mucha variedad y otra que, además, coman. Así que supongo que la conclusión lógica es.

¡España va bien! (En lo de los cómics)

Por supuesto eso equivaldría a aceptar que nunca ha habido tanta variedad en las publicaciones. O tanta facilidad para acceder a ellas. ¿Estáis pensando que van a hablar de internete y cómo ha facilitado la creación y difusión de cómics?

Dadles otros quince años, que estén recién fundadas. Vamos, no hablan de Universo y ha sido candidato al Eisner y el autor -el chico este, ¿cómo se llamaba?- es un tipo encantador amigo de un montón de gente como para intentar entender qué fue del difunto WEE o qué impacto ha tenido Subcultura en los cómics. Bueno, vais a venir a preguntar por webcómics a gente que aún  no ha procesado que exista manga español.

Ah, que no os lo había contado. Es que el remate es una lista con -de nuevo en sus propias palabras- los 25 mejores títulos del cómic español del último siglo.  ¿Que si lo estoy descontextualizando? Venga, vamos a poner todo el párrafo: Para completar esta ambiciosa panorámica Babelia ha reunido a un jurado formado por 42 autores, editores, críticos y periodistas para elegir los 25 mejores títulos del cómic español del último siglo. Junto a la lista resultante se publican reseñas de las obras que ocupan los 15 primeros puestos, escritas por autores y especialistas.

Sí, en serio. A partir del 15 de 25 ya era mucho trabajo. ¿Que por qué no han hecho una lista de 15 entonces? Espera, voy a llamar… No, sale comunicando. ¡Nunca lo sabremos! ¡Quizá se les acababan los píxeles o el espacio de internete! ¿Que a quién podemos encontrar en esa lista de los 25 mejores títulos del cómic español del último siglo, -así lo llaman en el resumen, en el artículo titulan 25 joyas del cómic español del siglo XXI

pues lo que uno podría esperar, gente nueva que acaba de empezar en esto como quien dice: Paco Roca, Antonio Altarriba, Kim, Max, Santiago García, Javier Olivares, Miguel Gallardo, Miguelanxo Prado, Bartolomé Seguí, Carlos Giménez… ¿Que si entre los 15 no hay ninguna mujer? Bueno, es cierto que 7 de los 15 se los reparten Roca, Max y el tandem Kim / Altarriba –ROB! les conserve la salud, no vaya a ser que sin ellos se hundiera la industria manufactura- pero estaría feo decir que no hay ninguna mujer cuando sale un cómic de Cristina Durán y Miguel Ángel Giner. Así que al menos medio crédito es femenino en la lista de 15. Que habrá a quien le parezca un exceso pero ya sabéis que estamos en un momento de enorme diversidad. Así que debemos suponer que esto es ya más que justo y suficiente.

Porque en realidad el problema es que no entendemos nada pero hablamos. Si entendiéramos las cosas no nos preguntaríamos por qué se atribuyen a De Ponent, Sins Entido o Varias Editoriales (a Glénat no se la puede mentar que publicó la palabra con M, editó autores españoles, rescató clásicos, diversificó oferta y eso no es algo que vayamos a mencionar) cómics que ahora mismo publican Norma, Astiberri y PRH. Quiero decir, solo porque entonces de esos 15 cómics 3 serían de Norma, 2 de La Cúpula, 2 de PRH y solo 8 de Astiberri. ¡Tío, Astiberri, con lo que tú has sido! ¿Cómo era lo que decían? El cómic español vive una edad de oro. “Una fiesta creativa, empujada por pequeñas editoriales recién fundadas”.  ¡Amén, hermana!

Es cierto que no hay casi presencia femenina, LGBTQIA+, webcómics, género, diversidad funcional, de raza, de religión, de origen o herencia, en general de nada que se pueda asociar a algún tipo de diversidad. Pero quitando ese pequeño detalle es toda Una fiesta creativa. Qué digo una fiesta creativa… ¡Esa lista es una juerga!

Uno podría pensar que si la mayor variedad la presenta la portada quizá haya cosas que replantearse. Pero, claro, una cosa es que la gente sea crítica y otra que sea autocrítica. Tú imagina pararte a considerar lo que estás haciendo ocupado como estás esperando a que te lleguen cómics para considerar lo de los demás. Sobre todo porque está claramente unido a lo que dice el resumen que dice Álvaro Pons:  “Se ha avanzado con claridad en el reconocimiento sociocultural de la historieta: del olvido mediático se ha pasado a una presencia cotidiana en los medios de comunicación, apoyada en el impulso de superación de prejuicios pasados que ha supuesto el Premio Nacional de Cómic”.

Pues sí, ahora los medios hacen más casito. Yupi. Probablemente el Premio Nacional tiene que ver, al fin y al cabo gran parte de esos 15 son Premiados -¿os imagináis que eso nos llevara a tener que preguntarnos si el Premio no huele a cerr… ¡NO!-  y dentro de los 25 incluso les da tiempo a meter a alguno de los Premios que no son dramón o guerra civil (¿Ha contratado el Cómic Español a los publicistas del Cine Español?) sino aventuras como Blacksad. Ya a los que están publicados en otros idiomas y editoriales realmente pequeñas como Las serpientes ciegas no da tiempo a meterlas pero casi. Probablemente para cuando hagan la de los 50, como lo de Valenzuela (¿Dónde publica este chico? ¿Es que no tienen servicio de prensa?).

Pero, eh, ahora se llega a más gente. No como cuando el Capitán Trueno, Carpanta, Roberto Alcázar y Pedrín o los Mortadelos. Se llega a más gente y El Jueves va camino de tener más numeración que compradores. Se llega a más gente y se hacen películas. En lugar de series de animación, como antes. Se llega a más gente y PRH compra Ediciones B. Se llega a más gente, como si por fin hubieran reconquistado los quioscos. Se llega a más gente y se pronuncia Vamos logrando el respeto de aquellos cuya opinión no nos debería importar. Salvo que ese respeto llene más el estómago que la visibilidad.

Pero, claro, lo escriben en un periódico de esos de papel y lo refrendan un grupo de especialistas que han votado -aunque no Javier Marías, otra oportunidad perdida- y cuyas listas desconocemos. Esa es la relevancia que tiene.

Al final queda aquello de que una lista refleja mejor a los que las hacen que a aquello sobre lo que pretenden reflexionar. Del mismo modo que aquello de lo que se decide no hablar acaba diciendo más que lo que sí se menciona. Algo que se cumple de nuevo aquí.

Con deciros que no mencionan ni Fanhunter.