Go WEST!

La muerte de Adam West es un buen momento para celebrar su vida. Pero, claro, en realidad casi cualquier momento era un buen momento para celebrarla. De West y su Batman hemos hablado por aquí tanto y tan de seguido -¡tuvimos hasta una redifusión de aquello de EliteVisión!- que creo que tampoco hace falta seguir insistiendo en ello.

Vamos, yo no tengo mucha intención.

Porque Adam West era mucho más incluso cuando aprovechaba para tirar de ello para presentar otros aspectos de él…

No era ni de lejos lo único aunque sirviera para sacarle en documentales:

Una carrera que en muchos casos se basaba en interpretar al mejor personaje de todos: Él mismo.

 

 


Pero es que además tiene toda una carrera al margen. En serio. Una carrera que, de hecho, empezaba antes de Batman, en películas y publicidad:

 


Incluido, por supuesto, en la publicidad.

 

Y que, por supuesto, continuó después de la serie.



Incluido, por supuesto, en la publicidad.

 

Y, con eso y con todo, siempre parece que su historia tiene más trabajos pendientes de descubrir, incluidos aquellos que  parecieron ser dejados -sin mucho motivo- de la mano de las cadenas:

 

Así que por todo esto y por tanto, tantísimo más…

 

Lo único que podemos decir desde aquí es…

AVIV MADA TSEW!!!

 

Sacado de las páginas del periódico

Este fin de semana han estrenado Wonder Woman en USA. En España no. Así que podemos informarnos de la manera más mejor, que ya sabemos que hay gente que mira en CorrupTomates la puntuación y críticas, pero nosotros no nos fiamos de ellos. Si queremos saber algo de La Mujer Maravilla lo más sencillo es irse a un medio con solera y tronío… ¡A la hemeroteca del ABC!

Síp, hemos decidido echar un ojo a las menciones que en sus dos versiones ha ido teniendo a lo largo de los nosecuantos años de existencia del periódico. ¡Lo que sea por teneros informados!

Empezamos las apariciones de este periódico que tiene más de un siglo en un año que era casi esperable.

Hasta 1979 no hubo ninguna mención en sus páginas, probablemente porque a la vez que nos dábamos la constitución nos dimos la Wonder Woman que tenía más gracia. Eso sí, lo hicieron a lo grande:

No solo eso, además de varias páginas se molestaron en incluirlos en sus anuncios de esta Nueva Etapa:

El siguiente paso lógico era, por supuesto, 1982. A ver vosotros qué os vais a creer. Un año en el que la política lo tenía todo que ver.

Y que, por supuesto, dieron pasos a unos nuevos tiempos -como 1983- en los que lo importante era la GENTE.

De ahí que – además de comenzar ya con la dualidad de llamarla Wonder Woman o La Mujer Maravilla según el día – para 1989 ya fuera más normal verla en compañía de otros. Al final se iba normalizando.

Se iba convirtiendo en un referente. Al menos de lo que en el periódico esperaban de una mujer.

Y era mencionada en las columnas de ficción más modernuquis de los jóvenes autores emergentes:

¡De ahí a ganar el Premio Alfaguara sólo hay un paso, Ray!

La innegabilidad de su éxito era cada vez mayor. En 1992, ese año de celebraciones, ya se la menciona rij como sexsymbol.

¡Normalización! A ver qué os creéis. Si pensáis que lo de los medios dándole espacio a los Eventos Especiales de las compañías es porque no recordáis ya 1995.

Tanta presencia continua no caería en saco roto y así, en 1997, Tele5 se animaría por fin a traer a España la serie de televisión de La Mujer Maravilla. Eh, a mí no me miréis. Así es como lo trajeron, con el éxito esperable de crítica:

Como corresponde a una obra de estas características se estrenó a una hora acorde con su público:

Aunque el apoyo de los medios era innegable, así que no tardaron en extenderse un poco en el contenido de la serie:

Eh, incluso, en mostrar una información más adaptada a los intereses y conocimientos de su público lector:

Sin duda debió ser un éxito puesto que ese mismo verano echarían un par de veces un telefilme sacado de la serie.

Y ya en 1998 la recuperarían de nuevo para las vacaciones de verano y en un horario muy especial:

Una época de grandes novedades televisivas, sin duda. Tantas que pronto empezó a fluctuar la serie en busca de el mejor lugar en el que aprovechar sus características:

No es de extrañar, por tanto, que se convirtiera en tema de especulación su posible paso al cine.

Especulación que continuaba en el año 2000, claro.

Y si en 2002 comenzaban a seguir con interés la carrera de Lydia Carter

Aunque en 2003 ya se les empezaba a ver un poco más la opinionística propia:

Claro que la gran inclusión fan fue la de Rosa Belmonte que en 2005 ya avisaba:

Pero que en realidad ya había mostrado sus preferencias en 2003 y lo seguiría haciendo en 2006, en 2007, en 2008… Toda una tradición.

Pero, volviendo a las especulaciones, en 2006 parecía claro que no había manera de acertar con ellas.

A ver quién le explica que no sólo se hicieron las tres sino que la primera en realizarse fue la de Hulk. Pero, vaya, que aquí estamos con Wonder Woman así que mejor pasamos a su regreso.

Porque en 2007, dos años después de su fundación, Cuatro decidió recuperar la serie de televisión. ¿Que en qué horario?

Pues en el que es suyo por derecho, claro. Y aunque parece que la relación de Lynda Carter con el reseñista de películas se había enfriado (quién sabe si por darle calabazas o por pasarse a La Sexta)

Aún eran capaces de demostrar los motivos de su interés por ella:

Los medios y sus sesgos, ya sabéis. Quizá para compensar todo esto, quizá porque  la normalización es imparable, el caso es que Ana Merino realizó varios artículos sobre cómic para el cultural del periódico. Menos mal.

 

Menos mal porque en 2008 Manuel Muñiz Menéndez dijo algunas cosas sobre ella que no sé yo, no sé

Y eso que había hablado de ella ya en 2005 que si no.  )

Pero poco a poco íbamos entrando en la normalidad. En que en 2010 Félix Romeo la nombrara en su página, o en que se discutiera los importantes cambios que afrontaba en esa nueva etapa.

De ahí a mencionarla de pasada en páginas sobre películas, como en 2012, en especular sobre el cast de la misma como en 2013  -Y si crees que no pueden meter de por medio a la Princesa Letizia es que no has estado atento a nuestros medios- además, por supuesto de usarla como icono. No sabemos bien de qué

Pero como parece que ellos tampoco dejaremos pasar el altavisteo.

Así que ahí estamos. Hasta llegar a este año la última vez que fue mencionada por cualquiera de sus dos nombres sería en 2014. Por un lado para el clásico artículo sobre superhéroes que publican los medios en verano.  Por el otro para demostrarnos que una cosa es el paso del tiempo, la normalización y la presencia en página tras página. Al final hay cosas que se mantienen iguales:

 

¡A saber lo que dirán ahora!

Pero venga, va:

AVIV REDNOW NAMOW!!!

AVIVA AL RËJUM ALLIVARAM!!!

Que por ti no llueve

Es difícil encontrar algo que conmemorar hoy día, supongo que por eso estamos en tiempos en los que las cosas se celebran. Cuanto menos haya que recordar mejor.

Al fin y al cabo celebrar el cumpleaños de algo universal es más sencillo que buscar algo concreto que vaya a causar división. Estoy seguro de que incluso si fuéramos con algunos de los grandes habría alguna queja. Por contra al celebrar abstracciones implantadas con éxito podemos dejar que cada cuál interprete de la mejor manera la leyenda pudiendo centrarse en su visión del asunto antes que en sus hechos.

Por ejemplo, parece razonable que con el centenario de Eisner el pasado 6 de marzo, del TBO ese mismo mes, de Kirby el próximo 28 de agosto, tendríamos alguna posibilidad de conmemorar algo con más tirada que, digamos, a Melville, Bloch o Burguess. Al fin y al cabo es más sencillo hablar de Wonder Woman que explicar como en ese 1917 Ethel Byrne, la madre de Olive -la tercera cocreadora del personaje-, era detenida y encarcelada por divulgar información sobre métodos anticonceptivos, lo que la llevó a una huelga de hambre que fue interrupida mediante su alimentación forzada, la primera vez que en USA se hacía algo así con una mujer. Como decía, los modelos y los iconos.  -Ya habrá tiempo de hablar de La Sirenita.-

Cierto, no tiene nada que ver de manera directa con lo nuestro, pero sí una carga indirecta e ideológica. Aquella que no va a ser celebrada. Sin embargo, y más allá de considerar un error tan comprensible en nuestro entorno actual como reprobable, la reescritura de la historia funciona siempre a medias. Celebrar una franquicia multimillonaria propiedad de uno de los grandes conglomerados mundiales a través de su primera película, candidata a varios premios OscarTM incluido el de Mejor Película, ganadora al final de 7 de ellos, convertida no ya en icono sino en el éxito capitalista de ser la cinta que más recaudó en salas aquel año -algo que, por cierto, podría servir para justificar una celebración alternativa en alguna de las muchas fechas del igualmente popular hombre murciélago- hasta el punto de lograr un especial televisivo y un sin número de expansiones en múltiples formatos, tanto en la parte más cultural como en una auténtica potencia de mercadotecnia; celebrar, digo, el éxito cultural, homogeneizador y capitalista de una obra que caló en todos los estratos parece de una obviedad absoluta y, sin embargo, la confusión entre el sujeto, sus niveles de conocimiento y su culto en años más oscuros ha acabado creando una encantadora leyenda.

Igual que ya sabemos todos que nunca fue fructífera la relación de los superhéroes y el cine,  asistimos a un descuidado olvido de estas características de éxito para centrarnos en lo que de verdad importa: El conocimiento extenso y cuidadoso separa el reflejo superficial icónico de la obra. Saber los nombres de naves y oficiales te coloca en un hueco distinto a decir ¿La de las ensaimadas? o a saber que el éxito fue tal que muchos países probaron suerte a crear sus propios exploits del mismo permitiéndonos disfrutar de Starcrash, Dünyayı Kurtaran Adam, Sette uomini d’oro nello spazio o Battle Beyond the Stars entre otras divertidas creaciones. El conocimiento de unas u otras cosas parece servir fundamentalmente para tres cosas: Disfrutar más profundizando en lo que te gusta, poder montar competiciones de preguntas triviales sobre el tema y decidir cuántos quesitos tiene que poder ganar un Verdadero Fan.

Como repartir quesitos y trazar rayas es una tarea enormemente entretenida para cualquier organización de más de un miembro que se haya acabado creando una cierta narrativa de enfrentamiento es poco menos que inevitable. Al fin y al cabo la misma historia del fandom… pero ya volveremos a ello. La cosa es que al final esa idea que se reflejaba en aquel estúpido decálogo inicial de La Movida Esa y que fue promovido, como todo, por sus posibilidades de sacarle rédito económico -que no creo que haga falta explicarlo más, y que si hace falta sería un lío porque a ver quién recuerda a estas alturas a Ozú o a la gente que estuvo metida en aquel lío- en el que poco menos que se reclamaba una marginalización autoimpuesta por parte de aquellos que tenían a priori una mayor posibilidad de gozar de un privilegio social montándose así quizá no una tribu urbana, puesto que la uniformidad cultural brillaba por su ausencia, pero si un grupito a medio camino entre el ghetto autoimpuesto y el elitismo ostracista, ¡parecían haber logrado crear su propia minoría! Una que gracias a dicho privilegio parecía sencilla de comercializar porque, total, eran chavales de los nuestros aunque un poco paraditos y raros, así que podías meterlo y reírte con… afecto. Sí. Eso.

Total, que mientras unos se dedicaban a construirse una imagen propia resulta que el fandom iba por otro lado. Sorprendidos, ¿verdad? Así que ya ha llegado el momento de hacer un repaso al asunto.

Una de las cosas más divertidas del tema es decidir dónde poner el inicio. Igual que la discusión entre fanfic y exploit -no nos ponemos de acuerdo en cuál de los dos términos es mejor para definir Marvel y DC, como para hacerlo con obras anteriores. Podemos presuponer, claro, que la diferencia está en si la persona que lo hace es aficionado al personaje o solo alguien que quiere sacarse una pasta y le da lo mismo porque ni los conoce. Por ejemplo, Roy Thomas haría fanfic y Bendis haría exploit. Pero en realidad esto viene de antiguo. En Europa el truco estaba en Hércules, en caso de dudas el responsable era Hércules y tirabas para delante. Es algo que luego en el peplum y similares volvería a ser cierto, de modo que al final la iconicidad es esto. También empezaron las secuelas apócrifas y, por si creáis que era original, las precuelas. Por ejemplo, si El Cantar del Cid se convierte en un éxito ahí que estaban ellos para sacar Las mocedades del Cid. Que no significa que sea malo, claro, al fin y al cabo Un cachorro llamado Scooby Doo era un producto bien digno.  Total, que estas cosas toda la vida en la cultura popular. Lo que pasa es que es llegar el Siglo XIX y que, además, se puedan comunicar entre ellos. Que ahí es cuando comienza lo gordo.

Porque entre unas y otras llega el siglo XX así que las cartas entre defensores y detractores, los debates públicos, las broncas en periódicos y revistas dan paso a la siguiente iteración: Que los fanes se pongan de acuerdo en algo. La cosa popular dice -porque para eso lo hacen anglos y barren para casa- que la primera vez que sucedió fue con Sherlock Holmes. Podríamos hablar de todas esas veces que un protagonista había acabado muerto antes pero con trucos tipo Era un semidiós resulta que luego había vuelto a la vida y blablabla. O que habían vuelto a reunir a la banda, que el cachondo de Alejandro Dumas (padre) bien que se montaba un Los 3 Mosqueteros 2 y Los 3 Mosqueteros 3 cada vez que necesitaba pasta (todo el rato) aunque por aquel entonces lo llamaban con nombres distintos estilo James Bond para que no se notara, así que eran Veinte años después y El vizconde de Bragelonne.  (Una nueva muestra de que todo es cíclico es que hayamos salido de allí para acabar en Brangelina) Pero, volviendo al asunto, Holmes supuso un paso más en las escrituras conjuntas.

A finales del S XIX, como decía, comenzaron a aparecer las APAs. Que en este caso concreto corresponden a las Asociaciones de Publicación Amateur. Gente con un interés común que enviaban artículos sobre el tema a una lista de distribución de correo. Solo que en aquel momento el correo era de papel. Podríamos decir que el equivalente es un Boletín de Aficionados a X, pero eso suele llevar a la discusión entre lo que es un Aficionado y lo que es un Profesional y tampoco es cuestión de montar más lío. Como los específicos de fantástico, ciencia ficción y tal fueron creados en los treinta aún podemos volver a Holmes en lugar de hablar de Evan Reed Riale, John Carnell y tal. Total, cuando lleguemos a los años treinta ya tendremos oportunidad de volver a hablar de fanmags, letterzines y fanzines.

Holmes, decíamos, murió en 1893. Su primera muerte, ya sabéis cómo va esto. El caso es que eso no impidió para que ya antes de que terminara el siglo tuviéramos cosas como The Pursuit of the House-Boat, que es una de esas producciones fan que decíamos antes,   hasta el punto de que lo que entonces se podría haber considerado fanfics ellos lo llamaban pastiche. Por supuesto la evolución de las palabras llevó a un punto bastante razonable en la que lo segundo pasó a aplicarse solo a los que se publicaban con intención de ganar dinero; los exploit, vaya. (Lo importante, de nuevo, es la intencionalidad. Si hubiera que medir por los que realmente ganan dinero publicando entonces habría incluso más fanfics). Pero como aquí lo importante es lo importante -y ya hemos visto que haber hubo un poco de todo antes- lo más importante que sucedió con Holmes fue que para 1911 se publicó un artículo paródico llamado Studies in the Literature of Sherlock Holmes, a ver, cada cuál hace la parodia con lo que quiere. Y, además, aquí Holmes no era el sujeto de la parodia, era el medio. Su autor, Ronald Knox, se estaba burlando del New Criticism alemán de La Biblia, y lo que consiguió fue un artículo que circuló entre los fanes de Holmes animándoles a considerar las obras de Doyle como Canon en contraposición a los pastiches. Luego ya podemos hablar de organizaciones como Los Irregulares de Baker Street en Nueva York y la Sherlock Holmes Society de Londres, ambas fundadas en 1934. Asociaciones que parten, entre otras cosas, de considerar como reales esas historias permitiendo juego meta e inclusionismo. Igual que para 1941 ya había gente especulando con si entre Holmes y Watson había algo. -Aunque, claro, lo hacían diciendo que Watson era mujer, como si tuviera algo que ver para el slash-.

Por supuesto a más publicaciones y mayor facilidad para comunicarse más posibilidad de que el fandom hiciera piña. Precisamente por eso fueron importantes que se empezaran a realizar las Philcon en 1936 y luego en 1939 la World Science Fiction Convention. Puntos de encuentro e intercambio entre los fanes que podían, de paso, llevar sus publicaciones e intercambiárselas. Y decimos la ciencia ficción, que llevaba desde la aparición de revistas especializadas en los años ’20 permitiendo secciones de cartas e intercambio de direcciones para los fans (en teoría iniciadas en 1926 por Amazing Stories) que acabaría dando lugar a fanzines como The Comet en 1930. Pero que en un principio hubiera mucho movimiento de estos aficionados en torno a la Ciencia Ficción no significa ni de lejos que fuera el único.

La aparición y popularización de tiras de prensa primero y cómics book después hizo que también entre los cómics. Tardarían un poco más en organizarse -antes llegarían los fanes del horror, por ejemplo- pero llegarían también. Así, por ejemplo, Batman tendría uno de los primeros fanzines comiqueros (¿veis? poniendo Uno de los primeros te ahorras tener que establecer uno como primero)  llamado Batmanía y comenzado en 1964, un par de años antes de la serie. De hecho el propio Julius Schwartz comentaba su existencia en las páginas del tebeo.  Claro que no fue ni el primero ni el único superhéroe en tener un fanzine sobre su figura:

Aunque, claro, ahí ya estábamos a finales de los setenta. En cualquier caso, el cómic estaba y ha estado ahí incluso antes de Live Journal. En los inicios de las Listas de Correos primero, después en los Foros. En fin, en todos esos sitios en los que se podía escribir bien creando nuevas historias o discutiendo las existentes.

La popularización del fandom gracias también a la televisión -que el fanmail no se escribe solo- y su evolución Star Trek mediante (también aunque no solo, vale) con la popularización de términos como Slash nos lleva a considerar la posibilidad de mirar bajo otro prisma incluso trabajo previo. Que eso de un tipo considerando la posibilidad de que dos personajes ficticios mantengan una relación homosexual es el tipo de cosas que hacía Wertham.

Mientras tanto en 1973 Paula Smith escribía un relato en su fanzine sobre Star Trek en el que crearía el término Mary Sue. Sí, una mujer. Ella y su amiga Sharon Ferraro fueron las creadoras y editoras del fanzine Menagerie, además de muy activas en temas de fandom. Por eso decía arriba que no se puede borrar al resto de fanes para meter a los que quieres que te representen.  Algo que se pudo ver en cuanto el término pasó a usarse para referirse despectivamente a cualquier historia protagonizada por una mujer independientemente de las atribuciones de auto-inserción, egocentrismo y perfectismo del mismo.

Del mismo modo que los fan studies fueron lanzados también por mujeres: Joanna Russ, Patricia Frazier Lamb, Diane Veith o Camille Bacon-Smith escribieron sobre el asunto mucho antes de que alguien decidiera que el que lo había si no creado al menos sí popularizado era Henry Jenkins.

Y todo esto antes incluso de que se hubiera abierto Tumblr.

Así que si queréis celebrar cualquier cosa, vosotros veréis. Al fin y al cabo se puede celebrar algo sin fingir que se es uno de esos grupos que han sido perseguidos por la sociedad entera mediante la creación de leyes discriminatorias y la presión asociada de las fuerzas del orden. Pero sed conscientes de que hay una historia detrás, una diversidad detrás, toda una serie de aportaciones y creaciones, de movimientos para mantener el interés a lo largo de etapas distintas, de -en fin- todo aquello que significa que un montón de gente en una enorme extensión geográfica ha encontrado un interés común y ha decidido estudiarla, extenderla o difundirla, dedicarle su tiempo -y sí, pelearse- formando algo nuevo.

Y al final más importante que la de la casita del árbol debiera ser, si tan empeñados estamos en celebrar algo, la existencia de una ya antigua comunidad.

Una votación inesperada

Estaba yo escribiendo tranquilamente el post de hoy de a penas tres o cuatro mil palabras cuando…

Como lo siguiente os podéis imaginar lo que ha sido mi post se ha ido retrasando, y como la culpa es de Narbiz muy obviamente y no de que yo no sea capaz de centrarme en lo que tengo que escribir se ha ofrecido amablemente a realizar el post de hoy:


Así que ya sabéis, ¡a votar! Mientras yo sigo escribiendo lo mío. Veamos…

 

Lynchable

Hoy toca texto corto, que ha habido que trasnochar para la Logia Negra.

¿Cómo que cuál? La de ayer.

¿Qué? ¡Claro que hablo de una en concreto! ¿Pero cuántas cosas pasaron ayer a las que creéis que me estoy refiriendo?

Ah, vaya.

Bueno, da igual. La cosa es que es un buen motivo para escribir lo menos posible, a ser posible poniendo unas pocas imágenes y un enlace.

Así que, venga, vamos a hablar de ese autor completo que es David Lynch.

No, no me refiero a cuando su trabajo se usa de base para que otros se dediquen a convertirlo en cómic.

– Ya, ya sé que al final Disney acaba estando detrás de todo.-

No, tampoco me refiero a cuando su vida se convierte en eso mismo.

-Por mucho que recomiende entusiásticamente pinchar en este enlace, o en este otro.-

No, claro que no me refiero a cuando aparece como personaje invitado en un cómic.

¡Me refiero a cuando él es el único creador! ¡Guionista y Dibujante a la vez! ¡¿Cómo dejar pasar esa faceta?!

Todo lo que significó su trabajo en The Angriest Dog in the World entre 1983 y 1992.

Una obra claramente personal

Con su propio momento

El tipo de asunto que requiere de varios estudios sobre el tema.

Porque, como de costumbre, hay toda una historia recopilable tras la idea original.

En este caso, por ejemplo, tener hecho un post a una hora razonable.

No, no voy a discutir con vosotros el significado de razonable.

AVIV DIVÄD HCNYL!

Alístate, decían

Por lo visto el sábado fue el Día del Cómic No Tan Gratuito Como Parece y eso significó que hubo gente visitando librerías para conseguir los cómics gratuitos. Y por lo visto alguno incluso compró también algún cómic.

Pero el evento principal de alguien fue que en un medio supieron aprovechar para hacer caja y sacar una lista de, yo qué sé, creo que era algo como “15 cómics imprescindibles para quienes nunca han abierto un tebeo” o algo así. Por supuesto no es como si hubieran dicho que eran los únicos 15 que valían la pena o por los que empezar a leer o algo. En realidad la premisa es tan vaga que solo se explica cuando entras y te encuentras aquello lleno de enlaces a Amazon.

Una práctica que daba entre ternura y pudor cuando lo hacían los blogs hace siglos y que ahora ahí está, en un teórico Gran Medio. Me faltaba al final el botón de “Si te ha gustado aquí tienes el PayPal para que puedas donar“, aunque creo que ahora se llama “Apúntate a nuestro Patreón“.

Lo que nos lleva al siguiente punto:

¿Realmente queréis que le dediquemos más tiempo a discutir una selección muy obviamente perezosa que por no meter no mete ni autoras? ¿Que discutamos los pros y contras de acercarse al cómic con clasicazos en lugar de siguiendo las Dos Reglas de Sark para Recomendar? -Sí, qué pasa, cuando te dedicas a estas cosas lo suficiente acabas dándote cuenta de que todo son generalidades y solo podrás acertar cuanto más te acerques a la persona.- ¿Que comentemos lo irónico de que se centren en obras encontrables a la venta en lugar de proponer otras que estén en Bibliotecas? -¿Qué? ¿”Irónico” no es quizá la palabra?- ¿Que hagamos escarnio de un grupo de comunicación con tan poco aprecio por la diversidad que parece haber escogido una selección aleatoria de TOCHALES (eh, de una grapa se saca menos pasta) que en 15 les han salido 3 de Alan Moore y 2 de Frank Miller pero 0 de una persona GSD (o LGBTQQIAAP+ si preferís la ensalada de letras)? ¿Que le dediquemos un post a explicar por qué es necesario llevar la cuenta de todo esto, a defender El Marcador? Pero si está muy claro: ¡Si no te importa El Marcador es porque los tuyos están goleando!

En lugar de todo eso podemos dedicarnos a lo que mejor se nos da y más nos gusta:

¡Darle bombo a los amigotes!

Porque, a ver, ¿qué sentido tiene darle pasta a un Gran Medio cuando puedes darlo para…?

– ¡Un libro sobre las actrices en el cine de acción de Hong Kong y China!

[Editado: ¡Se ha acabado ya! Pero bueno, eso. Así sabéis que el libro existirá y estaréis echándole un ojo para el próximo.]

¡Que AITOR se ha abierto un Patreón de estos! Mejor a él que a un delincuente desconocido.

– ¡Que MORÁN necesita dinero para cervezas! (Con la excusa de un cómic o un nosequé…)

¡¡¡Y SEGURO QUE SE OS OCURREN MUCHAS MÁS EN LOS COMENTARIOS!!!

Mucho mejor eso que hablar de una lista EN LA QUE NO SALE ROB!

 

In the not-too-distant future… ¡Mystery Science Theatre 3000! (o MST3K, eso ya lo que prefiráis)

Mientras seguimos esperando a que Netflix emita en España algo por lo que ya ha pagado, y en vista de que las preguntas no son respondidas, parece que al final toca hablar sobre la serie antes de tenerla -legalmente- por aquí.

La parte mala es que saldrá un post un tanto más extenso que de habitual -sí, en serio-, la buena es que al menos no os pillaré cansados por el bombardeo de notas de prensa reproducidas en las distintas webs generalistas y especializadas. Al fin y al cabo no hay como que no esté detrás un servicio de publicidad potente para que los medios decidan pasar de hablar de las cosas. Y, total, de esto va a sacar cómics Dark Horse , perfecto para ADLO!

Incluso si no hubiéramos mencionado ya alguna vez el programa, quiero decir. Así que vamos todos al Satellite of Love. venga.

 

Por supuesto lo primero es explicar de dónde sale todo esto. Aquí podría ofrecer una explicación corta y otra larga. Podría, porque esto es ADLO! y os vais a quedar con la intermedia.

En Estados Unidos la tele funciona como aquí la radio. No, eso no. Bueno, vale, sí, también tienen ese tipo de personajes, pero no me refería a eso. Me refiero a que en lugar de tener un canal que posee cadenas tiene emisoras que llegan a acuerdos con ellas. Y programaciones nacionales que ocupan solo una fracción del tiempo dejando el resto para que cada emisora la rellene. Pero de todo esto ya he escrito con más extensión. Centrémonos en esas horas que quedan libres y que tienen que rellenar bien con material sindicado -es decir, no afiliado a una cadena-, para que os hagáis a la idea entre ese material podrían estar muchas series de animación infantil y juvenil, talk shows, informativos o infotaiments locales y series que han dejado la cadena o no han estado nunca, como Xena, Los Vigilantes de la Playa o Star Trek: The New Generation. Entre las emisiones favoritas para rellenar hueco de esas cadenas están las películas, sobre todo las que consiguen por muy poco precio. Una caja de películas baratas puede arreglarte durante meses. Pero, claro, tampoco es que vaya a conseguirte mucha audiencia. Así que Screen Gems, que era la empresa que estaba vendiendo los viejos films de monstruos de la Universal, recomendó que se pusiera un presentador, un Horror Host. Y eso era en 1957. (Sí, TVE llevaba solo unos meses operando aquí). ¿Y cómo se les ocurrió? Pues porque ni siquiera era original. No ya por los Horror Host de cómics y radio -claro- sino porque incluso en la TV habían existido algunos ya tan memorables como Maila Nurmi o como fue más conocida… ¡VAMPIRA!

A lo largo de los años presentadores como ella, o Zacherley, o Elvira -¡Por supuesto!-  se convirtieron en algo habitual en las televisiones estadounidenses. Muchas veces haciendo no solo la labor de introducir la película y de darle una conclusión o de citar alguna curiosidad o algún dato cinematográfico al respecto -digamos que como Pumares pero con un disfraz distinto (sí, es otra manera de demostrar una datación histórica mediante referencias culturales)- pero también de soltar no solo chascarrillos sino, incluso, de realizar algunos sketches.

Y así llegamos hasta Minnesota.

Joel Hodgson era -es- un guionista, cómico, actor y alguna cosa más. Había tenido una idea y solo necesitaba a un canal loco que quisiera comprársela. Ya que los Horror Host estaban tanto rato, ¿por qué no dejarles toda la película haciendo chascarrillos?

Al fin y al cabo tampoco es que la historia estuviera libre de personas haciendo comentarios a las películas. Ya en tiempos existió una práctica de reutilizar o redoblar películas antiguas -mira, aquí sí que tenemos un notable ejemplo español, los Celuloides Rancios de Jardiel Poncela– para hacer chanzas. Y en los ’70 ya empezó a ser algo más habitual que hubiera eventos como las Midnight Movies, que no es ya que tuvieran a un Horror Host en los intermedios sino que, en ocasiones, podían convertirse en una experiencia para espectadores que estuvieran menos interesados en ver la película -de hecho, cuanto menos mejor- que en tener un momento catártico. Al fin y al cabo no dejaba de ser la evolución lógica desde esas películas educativas que el matrimonio formado por Dwain Esper y Hildagarde Stadie ofrecían como atracción de feria a las ideas promocionales de la Hammer, y de ahí al florecimiento en, por ejemplo, Nueva York con el Elguin o en San Francisco con el Palace. Pronto empezaría, eso sí, una diferenciación entre las sesiones más arties, enfocadas hacia un cine experimental o distinto al habitual en salas comerciales, y las que se hacían para montar bulla.

Volvamos a Joel Hodgson, que venía de haber estado haciendo cosas de cómico por las trastiendas y miradores de Letterman, SNL y mil sitios menos recomendables aún. Peor aún, había estado haciendo Prop Humor, creando cacharros y experimentando con ellos, incluso vendiéndoselos a otros cómicos. De esos cacharros, que incluían algunos robots, y de su decisión de no seguir trabajando en la industria cinematográfica -y con no demasiadas ganas de seguir en las grandes ligas televisivas- llegó la idea de hacer un programa para la emisora KTMA de Hopkins, Minnesota. Juntando para el proyecto tanto las películas y los Horror Host como la idea Naves Misteriosas, una ilustración para un tema de Elton John con una silueta en negro de un patio de butacas y las populares Emisoras Piratas, decidió crear un programa cómico.

En la emisora conocería a Jim Mallon, un productor que le ayudó a desarrollar tanto el concepto como las ideas que tenía en su montaje inicial. Juntos formarían Best Brains, Inc. para llevarla a cabo.  Reuniendo a un grupo de escritores que, en muchos casos, hacían también de intérpretes, y apoyándose en un par de técnicos para ayudar con los practicals que usaba tanto para los efectos como para los props y los robots.

Mystery Science Theater 3000, ahm… MST3K comenzó a emitirse en noviembre de 1988 en esa pequeña emisora. El formato ya entonces era relativamente sencillo y muy bien resumido en la canción de entrada. En el futuro cercano una persona normal que trabaja en la sección de mantenimiento de una empresa industrial es engañado por sus jefes y enviado al espacio. Es lo que pasa cuando tus jefes son Científicos Chiflados. Sobre todo cuando han decidido hacer un experimento sobre la capacidad de algunas películas para volver loco al espectador. Con lo que no contaban es con que este decidiera intentar evitar la locura creándose compañeros mecánicos -cargándose cualquier posibilidad de controlar la película emitida- y dándose al riffing, vamos, a hacer coñas durante la película.

Normalmente un capítulo comenzaba con los Mad Doctors, generalmente de la familia Forrester, interactuando con el sujeto del experimento y los robots. Esto podía llevar a un intercambio de inventos -es decir, algo de prop humor del que tanto le gustaba a Hodgson– para pasar luego a la emisión de la película (en ocasiones con cortos antes de la atracción principal, bien de ficción o anuncios públicos y publicidad) que se verá interrumpida varias veces por los cortes publicitarios, facilitando que durante estos cortes se puedan realizar sketches normalmente alusivos a las películas -¡a veces incluso canciones!- hasta el final de la misma, en la que los planes de los Mad Doctors se verían frustrados de nuevo y tras un último sketch los Científicos pulsarían el botón mandando la emisión a los títulos de crédito durante los cuales se ofrecería como cierre la emisión de nuevo de un clip de la película como colofón.

Por supuesto hubo cambios con los años. Ese primer año fue considerado poco menos que un borrador -aún hoy se conoce como Temporada 0-, entre otras cosas porque la cadena en la que se emitía  entró en bancarrota dejando el programa sin un hogar… Hasta que apareció la HBO.

Sí, he dicho la HBO. Qué le vamos a hacer.  Ted Turner, ese hombre, había decidido que le iban muy bien las cosas con los especiales de comedia en la HBO y que eso demostraba que había un hueco para un nuevo canal. Se llamaría The Comedy Channel y necesitaba algunos programas que fueran la cara del mismo más allá de repeticiones y especiales. Adivinad. Por supuesto a este canal surgiría de inmediato la respuesta por parte de MTv/Viacom con la puesta en marcha de Ha!. Otro canal, sí. Inesperadamente descubrieron que no había hueco para los dos, así que los fusionaron. El canal resultante empezó llamándose CTV: The Comedy Network. Cuando se dieron cuenta de que no había una V en ningún lado, pero sí un canal canadiense llamado así decidieron buscarle otro nombre. Y así nació Comedy Central. Como veis, con MST3K ahí desde antes de nacer y ya como creación destacada. Sobre todo porque el acuerdo al que llegaron con la HBO significó que estos pagarían menos por los episodios a cambio de que Best Brains, Inc. conservara los derechos sobre ellos. Gracias a lo cual, por cierto, pudieron permanecer en Minnesota, ahora en Eden Prairie.

v
Joel Hodgson seguiría como Joel, el humano encargado de realizar los comentarios. A su lado cuatro robots, Cambot que generalmente sólo hace de cámara; Gypsy, generalmente utilizado solo en los sketches de estudio, y tampoco demasiado; y ante todo los dos que flanquearían a Joel durante el visionado:  Tom Servo y Crow T. Robot. O Servo y Crow.

Pronto comenzarían los cambios, empezando por la marcha del guionista y actor Josh Weinstein, que duró hasta el final de la primera temporada escribiendo, poníendo voz a Servo y a Gypsy e interpretando a uno de los dos Mad Doctors de esas primeras temporadas, el Doctor Laurence Erhardt. Así que mientras él se iba a trabajar en sus cosas como ser guionsita de Freaks & Geeks y tal, el programa viviría su primer reemplazo de importancia. Servo pasaría a tener la voz de Kevin Murphy hasta su cancelación,  Gypsy tendría durante años la voz del propio Jim Mallon y Trace Beaulieu se convertiría en un pilar de la serie no solo poniendo la voz de Crow, también al establecerse el Dr. Clayton Forrester como principal antagonista. Al que se daría incluso un ayudante, TV’s Frank interpretado por Frank Conniff.

El siguiente cambio sería de tono. Tras una serie de desencuentros, fundamentalmente con los horrorizados japoneses de la Toei que consideraron injustificable la manera en la que en su temporada 0 se habían tratado una serie de películas de Gamera, prohibiéndoles reemitir los capítulos y comprar cualquier otro material suyo en una bronca que duraría años, Hodgson decidió que se estaban pasando con el material original. Que no tenían que ser tan duro con él como reírse a su lado. O algo así. La verdad es que uno de los principales problemas de las serie es precisamente ese, decidir hasta que punto están destrozando un trabajo y hasta qué punto lo están celebrando con risas. Pero al menos eran conscientes de que algo tenían que hacer.

Mientras tanto se habían convertido en todo un programa de culto que había rescatado películas olvidadas como Manos, propulsándolas a un nivel de popularidad loco.

 

Para 1993 llegaría la siguiente bronca, Hodgson y Mallon tenían ideas diferentes de hacia donde llevar el programa. El primero quería mantener el formato, el segundo sacar una película y eliminar algunas secciones y guionizar más los chistes en lugar de aceptar lo que iban improvisando y apuntando. Al final el primero decidió largarse, siendo sustituido por otro guionista que había aparecido alguna vez como invitado, Michael Nelson, Mike. Con el llegaría el final del prop humor, y también una reducción de otras secciones como la del Fan Mail. Hablando de lo cuál, otro cambio fue la desaparición durante esa temporada de la frase Keep circulating the tapes para que los fanes grabaran e intercambiaran los VHSs de la serie. (Si tengo que explicar lo que es un VHS…) Parece una tontería pero gracias a esas grabaciones se mantiene casi toda la serie encontrable. Y es el motivo por el que los poseedores de los derechos del programa han hecho mucho menos por tumbar los sitios que las ofrecen que, digamos, los propietarios de las películas que en ellos aparecen.

La siguiente salida sería la de TV’s Frank, que sería sustituido por un nuevo miembro del clan Forrester, en este caso Pearl Forrester (interpretada por Mary Jo Pehl), ¡la madre del Dr. Forrester! Y para 1996 dos sorpresas. ¡Mallon lograría por fin la película! ¡Y les cancelarían! Resulta que en 1996 Doug Herzog, el nuevo jefe de Comedy central, consideraba que ahora era una cosa distinta que él estaba intentando llevar hacia otro lado con Bill Maher, con el estreno de la primera encarnación del Daily Show y la búsqueda de hacer lo que acabaría siendo South Park. ¡No había sitio allí para películas antiguas y robots riéndose de/con ellas!

Así que pusieron a su base de fanes a realizar una campaña para que… ¿Qué? Claro que entonces se hacía ya. No, no para Netflix. Para otro canal. ¿Que si funcionó? Por supuesto. Y acabaron en el SyFy. Bueno, en aquel entonces se llamaba… da igual. Aunque el cambio de canal no sería sin consecuencias. Trace Beaulieu se iría del programa dejando sin voz a Crow, que pasaría a tener la de Bill Corbett, y peor aún, sin Doctor Forrester, que sería sustituido primero por  Pearl Forrester en solitario y luego en compañía del simiesco Professor Bobo y el siniestro Observer a los que interpretarían las voces de los robots, respectivamente Kevin MurphyBill Corbett.

Ante las constantes sugerencias e ideas del canal Mallon decidiría largarse también.  Eso significó que Gypsy pasaría a tener la voz de Patrick Brantseg y que los dos responsables de su puesta en marcha estaban ya fuera. De esta manera para 1999 en el canal decidieron acabar con la serie, centrándose en reemisiónes que llegarían hasta 2004. (Y muchas más cosas que se contaban en la Historia Oral, claro)

Por supuesto durante tantos años crearían un legado que empezaría por sus propias carreras y seguiría por iniciativas similares. De entrada porque a partir de ahí cualquier cosa que incluyera hacer comentarios de intención humorística sobre una emisión sería inevitablemente comparado con el programa –y posiblemente analizado– fuera en salas de cine como la más cercana a las Midnight Movies de Toronto hasta el Trash entre Amigos y sus variaciones. Por supuesto también hubo muchos programas que intentaron seguir la onda y, solo faltaría, en cuanto la gente que se grababa en internete tuvo la oportunidad de dar su opinión no faltaron versiones que iban desde las más puramente escritas como los Así lo vi yo hasta, por supuesto, todos esos señores en vídeos rajando de películas antiguas mientras comentan clips. Y no hablemos ya de la cosa esa del livetuiteo que no deja de ser un montón de gente proporcionando un canal extra de comentarios a lo que está echando la tele.  Un legado enorme.

Tanto que, como decía, surgieron proyectos paralelos. Michael J. Nelson, Bill Corbett y Kevin Murphy (los Mike, Crow y Servo de Sci-Fi) montaron primero The Film Crew y a partir de 2006 RiffTrax que aún sigue en activo.  por su parte en 2007  Joel Hodgson decidió volver al negocio con Cinematic Titanic  un proyecto similar en el que, además, contaba con antiguos miembros del programa -hubieran colaborado con él o no- como Trace Beaulieu, J. Elvis Weinstein, Frank Conniff o Mary Jo Pehl. El proyecto duraría hasta que… básicamente… Hodgson logró que alguien pareciera interesado en revivir MST3K.

Al final la cosa termino con una mezcla de kickstarter y bronca. La bronca fue por no contar con el resto de involucrados, fundamentalmente los de RiffTrax pero tampoco Mallon. Además de prescindir de Weinstein y Beaulieu. De modo que aunque el programa fue recuperado contando incluso con su propia página web que funciona mejor que la que le crearía Netflix y que no tendría nada que ver con su propia página en Wikia, claro.

Para esta nueva versión contarían con un nuevo humano, Jonah Heston (interpretado por Jonah Ray) así como con nuevas voces para los robots: Crow sería Hampton Yount, Servo Baron Vaughn y Gypsy Rebecca Hanson. Felicia Day pasaría a ser la nueva cara de los Mads siguiendo la saga como Kinga Forrester mientras que Patton Oswalt interpretaría a su ayudante, el TV’s Son of TV’s Frank. Todo esto y,a demás, Elliott Kalan de jefe de guionistas y las contribuciones de Dan Harmon, Joel McHale, Justin Roiland, Rob Schrab, Nell Scovell, Ernie Cline, Pat Rothfuss o Dana Gould. Además de estos, canciones de Paul & Storm o Robert Lopez, props de Adam Savage, diseños de Wayne White, Pendleton Ward, Rebecca y Steven Sugar o Guy Davis, junto a una notable cantidad de famosos más que dispuestos a realizar un cameo. El tipo de nombres que parecerían poder acumularse para justificar el interés en que se emitiera en cualquier país. *cof*

Así que allá van de nuevo. Y, mientras tanto, nosotros podemos tratar de decidir todo aquello en lo que ha influido o en donde podemos encontrar rastros de esta peculiar forma de abordar las películas, con una mezcla de sarcasmo y adoración. Por supuesto nosotros recomendamos la adoración porque hacer humor de algo por que alguien piensa que está mal hecho es justo lo contrario de lo que defenderíamos cualquiera de nosotros aquí.

Y que, total… Si te estás preguntando cómo pueden comer, y respirar y otros datos científicos (lalala) es mejor que te repitas: “¡Es solo un programa, debería relajarme!”

 

Las chicas de Cable

Lo ideal habría sido, por supuesto, hablar hoy del Mystery Science Theatre 3000 pero pasan dos cosas. Primero, que Netflix sigue pasando de estrenarla en España porque, total, sólo han pagado por ella y no es como si tuvieran un formulario para que les preguntarais. Así que supongo que es porque ellos son menos de MST3K y más de otras series. Dado que lo segundo que ocurre es que hoy es festivo nacional está claro que no merece la pena dedicarle más tiempo a escribir, así que pongo unas imágenes de nuestra segunda opción y allá vamos:

AVIV BÖR!

Problemas críticos

De entre las muchas cosas que se puede decir de la gente que escribe sobre cómic en España no está que nos vayan a aburrir con sus historias. No, no con lo que escriben, sino con lo reflejado y con todo lo que llevan alrededor. Cojamos por ejemplo el último volumen que el comando organizado AC/DC ómic ha publicado:

Una selección de los 100 cómics esenciales del año pasado. Una selección que demuestra lo útiles que son los datos porque según quién los esgrima os puede decir que es una muestra de la variedad y fortaleza de la industria del cómic pues presenta obras de 34 editoriales diferentes sin que ninguna supera el 15% del total. Mientras que yo os diré que ya me parece malo que el número de editoriales sea poco menos que superior que un tercio de las obras presentadas, que si además nos ponemos a mirar más de cerca veremos que hay 21 editoriales representadas por una única obra, menos que la suma de las dos con más presencia (Astiberri 13 + Norma 11) e, hilarantemente, lo mismo que la suma de las segunda y el tercera (Norma 11 + Panini 10). Porque, de hecho, si unos pueden decir lo del 15% otros podemos decir que entre CINCO editoriales se reparten más de LA MITAD de las obras (Astiberri 13 + Norma 11 + Panini 10 + Planeta 9 + La Cúpula 8)

Venga, vamos a poner la lista completa:

Astiberri 13
Norma 11
Panini 10
Planeta 9
La Cúpula 8
ECC 6
Fulgencio Pimentel 6
Salamandra 4
Sapristi 4
Autsaider 2
DeBolsillo 2
Nórdica 2
Panel Syndicate 2
001 1
Aleta 1
Apa-Apa 1
Autoeditado 1
Confluencias 1
Cornoque 1
Dehavilland 1
Diábolo 1
Dibbuks 1
Ediciones B 1
Ivrea 1
Fosfatina 1
Gallo Nero 1
Milky Way 1
Modernito 1
Prado 1
Ponent 1
Reservoir 1
Retranca 1
Tomodomo 1
Yermo 1
[EDITADO: Por un error mío tres editoriales no aparecían en el listado original: Aleta, Apa-Apa y una Autoedición de Sento. Estaban contadas, eso sí, así que los datos siguen siendo igual de válidos ahora que cuando se publicaron esta mañana. Lamentamos los problemas de los editores que pensaron que no aparecían y los sofocos de los críticos que creyeron habernos pillado.
De esta manera cada uno puede organizar los datos como prefiera. Por ejemplo, comprobando que para llegar a los 3/4 de las obras (75) necesita menos de 1/3 de las editoriales (11) que se mencionan.

 

Así que me pueden venir a contar las historias que quieran sobre la calidad de las obras y el proceso democrático de elección de las mismas. Si el resultado es de tan abrumadora predominancia por parte de unas pocas editoriales es difícil que nadie tome en serio la lista -Al margen de los respectivos departamentos de prensa de esas grandes editoriales, claro-, incluso sin entrar en la inexplicable falta de cómics de ROB!

 

Por otro lado, si lo que se pretendía haciéndola pública era demostrar la problemática del sector, siempre más ocupado de echar balones fuera y quejarse de tener que poner cuotas que de preguntarse cómo pueden estar dándose estas situaciones, entonces debemos reconocer que les ha quedado niquelado.

 

Y, al fin y al cabo, la lista es suya.

 

¡Recordad El #Alablock!

Lo que he aprendido estas vacaciones:

Yo quería hablar del MST3K. En serio. Claro que también pensaba que Netflix habría traído a España la nueva temporada. Al fin y al cabo ellos ponen pasta. Pero no la han traído. De momento. Así que supongo que puedo retrasar una semana el post. Al fin y al cabo estas vacaciones…

A estas alturas sigo sin entender qué ha podido pasar. Quiero decir, más allá de lo evidente. El jueves pasado -festivo- una amiga recibió una extraña interacción en internete. Sí, ya sé. Nada del otro jueves. Y, sin embargo…

Ella había leído un libro de relatos y comentado el domingo pasado que el autor no era para ella. Sin más.

 

El tipo de comentario valorativo aunque inocuo que uno esperaría encontrar en una red social, vaya. Pero en esto que aparece esa respuesta. No de un particular, de la editorial que lo publica en un idioma que vamos a considerar español. Sale de la nada para hacer una pregunta:

 


Luego descubrimos que se dedica a buscarse a ella y a sus libros y autores para perseguir a los que comentan sobre ellos bien desfavorablemente o bien pirateando. ¿Que cómo saben que son piratas? Porque todo lo que no sea la edición en papel lo es. (Y también… pero eso lo veremos más adelante). No, no tienen a la venta versiones electrónicas de sus obras. ¿Por qué deberían de tenerlas? Al fin y al cabo solo es una editorial especializada en fantástico con bastantes obras de ciencia ficción. Una editorial que comparte dueños con la librería on-line Cyberdark. ¿Qué motivo tendrían para vender ebooks?

Pero, volviendo a lo importante, allí estaba la editorial haciéndole una pregunta que en el mejor de los casos podemos definir como impertinente. ¿Qué sentido tiene preguntarle a una lectora si lo ha leído ‘en papel o en pirata‘? Además de demostrar que para ellos fotocopiar no es piratear, quiero decir. Si lo ha pirateado le va a dar igual la pregunta, y si no lo ha hecho no es que vaya a ser malo porque esté siendo impertinente, es que además estará haciendo que el dinero gastado en algo que no le ha acabado de gustar le parezca entregado a una panda de cretinos. En el mejor de los casos. Es cierto que ella no tiene por qué conocer a la editorial igual que no tiene por qué saber nada de Bibliópolis -sí, también, mismo dueño-. Pero dado que es poco probable que la editorial apreciara que alguien se dedicara a responder a sus tuits preguntándoles si  han pagado a los traductores, si tienen los derechos de los libros que van a publicar, si están al corriente de pagos con la seguridad social o cualquier otra pregunta que pudiera sugerir que están realizando ese equivalente al pirateo que estaban implicando a esta lectora deberían haber sido conscientes de que estaban haciendo algo cuanto menos reprobable.

Pero, claro, como decíamos resulta que no es algo nuevo en el comportamiento internetero de la editorial. Al fin y al cabo no hay más que ver cómo se las gastan a la hora de seguir a gente:

Esto es, por cierto, de la mañana del viernes. Lo es porque, como decía, el seguir esa política suya de comunicación no cayeron en que la persona en cuestión podía no solo haberlo comprado en papel -por improbable que eso le parezca a la propia editorial- sino tener a mano a un amigo que diera fe de ello. Un amigo que es además librero. El librero que se lo vendió, vaya. Un librero al que esta editorial ya tiene más que aburrido por múltiples episodios anteriores. Y que reaccionó… Como reacciona él siempre:

 

 

 

 

 

 


Aquí ya empiezan las ramificaciones. Para empezar el CM de la editorial responde como uno espera que lo haga alguien en la cuenta de una empresa que muy claramente ha metido la pata y creado un problema con un cliente por culpa de su mala cabeza:

 

Bloqueando a la gente a la que has acusado erróneamente de delincuente.

Por supuesto para entonces la historia estaba empezando a conocerse, aunque el dedo de bloquear de la editorial hacía necesario para que la gente pudiera verlo empezar a tirar de capturas:

 

No porque fueran a borrarlo. Eso implicaría reconocer que se han equivocado.  Porque cada vez que alguien compartía, comentaba o lo que fuera sobre aquel intercambio más gente aparecía que no podía verlo porque… bueno…

 

 

Sí, ante cualquier crítica respondía bloqueando. Están a la última en esa editorial, vaya. Y daba igual que estuvieras comentando la jugada.

 

Autopostulándose para un puesto.

 

Haciendo un chiste.

 

Haciendo favs.

 

 

Haciendo RT.

 

Aparecer en la bio de una cuenta bloqueada.

 

 

Proximidad.

 


Tanta gente por tantos motivos que al final acabó pasando lo que era inevitable.

Por un lado se convirtió poco menos que en un divertimento internetero lograr el block:

 

Por el otro se acabó creando una lista para llevar la cuenta de los que estábamos bloqueados. Y nos habíamos dado cuenta.

 

Si el CM hubiera sabido algo de Internete podría haber supuesto que todos estos bloqueos iban a crear precisamente ese movimiento de gente preguntando, interesándose y buscando a cuenta de qué venía todo esto. Y aún tienen que dar gracias a que era a su propia incapacidad para tratar con sus clientes. También habrían imaginado que lo peor que podrían hacer era echarle aún más leña al fuego. Pero creo que a estas alturas todos sabemos que eso no era algo que fuera a pasar:

 


 

Así que mientras en un lado era una juerga:

 

 

Mientras que por el otro estaban a por uvas. O acelgas:

 

Y seguían a lo suyo, claro:

 

 

Lo que facilitaba que cada vez más gente estuviera comentando el tema,

 

Que cada vez hubiera más gente en la lista de los bloqueados,

 

Y que siguieran las coñas, claro:

 

 

También, por supuesto, gente que decía que iban a piratear. Algo que no vamos a defender porque no sabríamos dónde ponerle el parche a los libros y porque hay opciones mucho mejores:

 

Entre los muchos motivos para ir a la biblioteca a por sus ediciones está este giro que no digo inesperado porque con esta gente ya se sabe. Ya os dije que tenían su propia opinión sobre lo que ‘en papel’ podía significar, y es que si veían a alguien diciendo que iban a sacar uno de sus libros de la biblioteca…

 

Por supuesto mientras esto pasaba en una editorial otras tomaban nota para hacer justo lo contrario:

 

Para el domingo, con la lista ya acercándose al centenar de bloqueados y la juerga a tope que tuvieron por la noche…

 

 

que incluyó a gente intentando explicar lo que estaba pasando

 

alguien debió hacer entrar en razón al CM de la editorial. Y empezó a quitar bloqueos. Y dejó de tuitear tonterías.

 

No, claro que no se disculparon. ¿Qué parte de que eso sería admitir que metieron la pata de entrada y esta es una editorial española no creéis?

Total, que por este medio tan fácil lograron que la cosa se tranquilizara y se dejara -algo- de hablar de ellos. Parecía que por fin podríamos dedicarnos a otras cosas.

Como a echar una mano a la Familia Rude:

 

Así que lo que he aprendido estas vacaciones es:

Que si no sabes hacer un trabajo mejor contrates a un profesional.
Que montarla en tuiter sirve para ganar seguidores -echadle un ojo a la captura del viernes y a los que tienen ahora si no me creéis-.
Que hay gente que durante estas vacaciones de Semana Santa estuvo bloqueada por proximidad… ¡Y NUNCA LO SABRÁ!

Pero, sobre todo, que para ser CM hace falta sentido del humor. O, cuanto menos, tener algo de ironía para comprender que a veces la gente te deja citas envenenadas para que les hagas retuit. Y vas y picas:

 

Nada más queda por decir, creo. Ahí tenéis un buen puñado de tuits, una lista de bloqueados y hasta el hashtag #Alablock para comprender el tema. Así que lo único que puedo añadir es…

AVIV LE AÏA LED ORBIL!!!