KlanK

Es curioso cómo funciona esto de la información. Resulta que en una serie de televisión del universo expandido de un cómic sale una referencia que parece atar a los supes con los enmascarados justicieros de extrema derecha y, a partir de ahí, mucha tinta. O mucho pixel.

Que si Moore, que si Lindelof, que si el otro…

Y, a veces, parece que se olvida que, en realidad, todo se puede explicar mediante los taquiones.

Por ejemplo, 1946.

Ahora me diréis que no recordáis 1946.

¡Pero si es como si lo estuviérais viviendo!

Vale, quizá es demasiado moderno.

En 1946 el treméndamente popular serial radiofónico -o radionovela, radionovela gráfica, incluso- de The Adventures of Superman (TAoS para los amigos) decidió demostrar que ni todos los enmascarados, ni todos los encapuchados eran lo mismo.

Y que, al fin y al cabo, Superman es un inmigrante ilegal, así que bien le valía salir a defender a otros delo que en aquella serie de programas se llamó «Clan of The Fiery Cross».

Habrá quien piense que ojalá poder escuchar lo que allí se narraba. Y habrá quien piense que hay que ver, ya están metiendo política dentro de la ficción otra vez, con lo bien que estaban los superhéroes cuando solo luchaban contra Hitler y esas cosas.

Por supuesto no sería la única, ni la última, vez que un personaje de cómic se encontrara con ellos. No hay más que ponerse a mirar hacia delante para encontrar…

Esto no significa, por supuesto, que todos se enfrentaran al Klan…

Pero unos cuantos, desde luego. E, incluso, a veces…

Quien menos te lo esperas…

Qué queréis que os cuente.

En cualquier caso, volviendo a 1946, la historia de lo que se hizo y lo que se logró fue más que particular. Si tuviera que resumirla diría que:

Learn How a Superhero Shaped American History!

In this page-turning nonfiction book, author and newspaper reporter Rick Bowers explains in clear and compelling detail how the «Man of Steel» inspired a generation during a dark time in American history and then helped turn the tide against the evils of racism.

In the 1930s, when teens Jerry Siegel and Joe Shuster were coming of age, jobs were scarce, Nazis were on the rise in Europe, and the KKK was terrorizing innocent American families. The world needed a hero, one who would fight for the rights of all people, stomp out oppression, and restore hope. Together they created the character Superman, who became an enduring figure in comic books, newspapers, radio, television, and movies, as well as a force for real, positive change.

Superman’s influence was never more groundbreaking than in the spring of 1946. Millions of children and adults tuned their radios to the Adventures of Superman radio show entitled «Clan of the Fiery Cross,» crafted from secret information given to the show’s producers by spies inside the Klan. The shows strategically aired just as the KKK was attempting a major revival with high-profile cross burnings, renewed recruiting efforts, and death threats against its enemies. Superman’s fictional battles helped pave the way for the real civil rights crusaders of the 1950s and 60s.

¿Qué?

Ah, espera, que lo altavisteo.

¡Aprenda cómo un superhéroe formó la historia estadounidense!


En este libro de no ficción, el autor y periodista Rick Bowers explica con detalles claros y convincentes cómo el «Hombre de Acero» inspiró a una generación durante un tiempo oscuro en la historia de Estados Unidos y luego ayudó a cambiar el rumbo contra los males del racismo.

En la década de 1930, cuando los adolescentes Jerry Siegel y Joe Shuster estaban llegando a la mayoría de edad, los trabajos eran escasos, los nazis estaban en aumento en Europa y el KKK estaba aterrorizando a familias estadounidenses inocentes. El mundo necesitaba un héroe, uno que luchara por los derechos de todas las personas, aplastara la opresión y restableciera la esperanza. Juntos crearon el personaje de Superman, que se convirtió en una figura duradera en los cómics, periódicos, radio, televisión y películas, así como en una fuerza para un cambio real y positivo.

La influencia de Superman nunca fue tan innovadora como en la primavera de 1946. Millones de niños y adultos sintonizaron sus radios con el programa de radio Adventures of Superman titulado «Clan of the Fiery Cross», elaborado a partir de información secreta dada a los productores del programa por espías dentro del Klan Los espectáculos se emitieron estratégicamente justo cuando el KKK intentaba un renacimiento importante con quemaduras cruzadas de alto perfil, renovados esfuerzos de reclutamiento y amenazas de muerte contra sus enemigos. Las batallas ficticias de Superman ayudaron a allanar el camino para los verdaderos cruzados de los derechos civiles de los años cincuenta y sesenta.

¿Tampoco?

Ah, claro… Es que esto es la contra de un libro que sacaron en 2018.

Que sirvió, como siempre sirven estas cosas, para que le dieran bombo y escribieran sobre ello en todas partes. En serio, en todas. Con deciros que hasta el ABC decidió sacar una pieza sobre el asunto. Que, a ver, es un medio de contrastes y lo mismo te publica esto que sortéa una gorra de plato.

Tanto dá.

Porque lo importante es que hizo que se comentara la historia de la relación y la golpiza entre el Supes y el Klan y, a partir de ahí, a DC se le encendió la caja registradora.

Por eso prepararon para publicar un cómic adaptándolo. Total, solo han tardado unos setenta años. La idea es que fuera tan fiel que incluso el Superman fuera con el diseño de la época…

En los dibujos animados, claro. Eh, es la adapación de la radionovela que usa como base la adaptación a animación. A ver si creéis que lo de usar los cómics para vender cosas en otros medios era una nuevad.

Como véis, y para rematar el recochineo, los elegidos para la adaptación fueran Gene Luen Yang (sí, el de Chino Americano y habitual del Supes) y Gurihiru (no, no es un pokemon, es un equipo de ilustración compuesto por Chifuyu Sasaki y Naoko Kawano) que estaban más contentos que unas pascuas de poder darle al tema.

Hasta el punto de que Yang escribió un posteo en su blog sobre la publicación del mismo.

Mirad, estas son las variaciones:

Ah, es verdad. Que no os lo había dicho. Es que este cómic ya ha salido.

Concretamente… El mes pasado.

Son los taquiones, que lo enturbian todo, por eso salen las mismas cosas en 1946 y en 2019 y parece que algo que salió en octubre ha estado motivado por algo que salió después.

¿Qué os puedo decir? Nada termina nunca.

Pero con el Klan creo que podríamos hacer una excepción.

Un acercamiento

Es prodigiosa la decisión de llevar la cultura al pueblo. Puede que la cultura sea veloz, pero el pueblo corre más. Motivo de sobra para buscar medios de transporte con los que facilitar ese acercamiento. Uno puede encontrarse, por ejemplo, en uno de los coches del metro a uno de los más recientes y celebrados cómics de los últimos años.

Os pondré la foto que, junto con lo demás, es cortesía de Peube.

Como veis, la iniciativa Libros a la Calle ha permitido que todos podamos leer una viñetas del ganador del Premio Nacional del Cómic del año pasado, logrando así que sea más fácil familiarizarse con estas grandes obras.

¡¡¡No puedo esperar a que el gobierno regional consiga para los viajeros el Premio Nacional del Cómic de 2019!!!

Manzana Espacial

El viernes pasado empezó el experimento Apple+. Entiendo que es un experimento y no una forma real de hacer negocios porque he visto su contenido. Y tiene menos cabeza que el moderador de una mesa redonda masculina.

De entre las muchas cosas que han sacado una destaca especialmente. Y no nos referimos a la serie que quiere ser como Sorkin pero sin tener que contratar a Sorkin. Ni a la serie con Jason Momoa que es tan deslavazada que va a haber que pedir que saquen el Snyder’s Cut. Ni de la serie sobre Emily Dickinson que parece un sketch de The Girlie Show. Ni de las dos series que les han hecho los de Sesame Workshop para que se note que podrían haberla estrenado en cualquier parte -y quizá lo hicieron- pero que han acabado aquí. Ni al documental en el que le pone voz a una reina elefanta -eso dicen ellos- a un rey león; vale, es Scar, bueno, Chiwetel Ejiofor. Pero viene a ser lo mismo. Ni la de Oprah entrevistando a un escritor cada dos meses para que te de tiempo a leerte su libro. Que dos meses pueden parecer mucho tiempo pero, claro, el libro está en inglés. No, me refiero a la serie del espacio.

Sí, sé que habréis escuchado todos que es la buena. Y es verdad. Más o menos. A ver, comparado con las otras. Pero es cierto que es mejor.

Sobre todo si la comparamos con la otra serie del espacio.

Ah, ¿no había dicho que había dos? Pues la buena. No la que va de que los americanos son una panda de resentidos a los que la carrera espacial solo les importa para medirse el ego con los rusos y sacar banderitas U ESE A, U ESE A.

Nah, la buena es la otra:

Todo porque se cumple aniversario y porque hay un recuerdo histórico de colaboración con la NASA. Por ejemplo, este mismo año han hecho muñequitos para vender con las hamburguesas.

Pero, sobre todo, cumple una función fundamental para este nuevo canal. Sobre todo desde su propia fecha de lanzamiento. Si les preguntan si tienen series que merezcan la pena…

¡TE LO JURAN POR SNOOPY!

La foto en la solapa

Es posible que haya gente esperando a la publicación de alguna obra para comentar temas menores como el uso del término ‘novela de ficción‘ para definirla, o una vaga sensación de que quizá está intentando aprovecharse de alguna obra anterior en cuyo nombre no acabo de caer…

Pero lo cierto es que no. De todo esto ya habrá tiempo para hablar. Bueno, ya hablará EmeA. Ya sabéis cómo va esto. Porque yo no estoy aquí para comentar el contenido o explicar que es el fianl de la Generación Nocilla a manos de la Generación Al Medio Día Alegría. Ni siquiera estoy para avisaros de que si lo compráis por web os ofrecen una FOTO DEDICADA POR LA AUTORA. ¿Una foto de qué? A saber.

Yo lo que quiero es darles las gracias. En serio, editorial, conozco vuestra línea y vuestros autores y estoy convencido de que todo esto es solo un medio para lograr publicar su foto de autora en la solapa.

No solo eso, también descubrir que hay más fotos de aquella misma sección.

Y es que ya sabéis, nunca se puede juzgar a una obra por su portada. En cuanto a la foto de la solapa…

πόλις

  • ¿Pero vosotros habéis visto lo que han hecho en la adaptación? Vamos, tiene que estar Glykon montando un calendario solo para…
  • Yo lo que quiero es saber por qué tanto bombo a la película cuando llaman a ese personaje, que no tiene nada que ver con el de los cómics, al final…
  • ¿Cómo es posible que unos directores que han estado haciendo cine de género toda su vida ahora vengan a ponerse exquisitos con…

¡ALTO, LOS PAPELES!

  • ¿Disculpe?
  • Sí, usted, los que están hablando en círculo.
  • ¿Hemos invocado algo? ¿Hemos invocado algo OTRA VEZ?
  • No, no, esta vez no ha sido un círculo de invocación friki, esta vez se la ven ustedes con la policía.
  • Uy, pues eso sale por un ojo de la cara.
  • A ver, documentación.
  • Le saco ahora mismo el DNI…
  • No.
  • Yo tengo mi pasaporte…
  • NO.
  • ¿Le sirve el carnet del Club Nintendo?
  • ¡NO!
  • Pero, a ver, ¿y qué quiere usted?
  • Que me enseñen SI ESTÁN USTEDES DOCUMENTADOS DE LO QUE HABLAN. Eh, a ver, que aquí es muy fácil ponerse a rajar PERO LUEGO NO CONOCEN LOS HECHOS.
  • Chiques, este tipo de uniforme nos ha confundido con periodistas culturales.
  • ¡Un respeto a la autoridad!
  • Pero qué autoridad…
  • ¿No conocen ustedes a sus Fuerzas de Seguridad del Estado?
  • Ay, yo qué sé. Hay tantas y están tan tapadas entre ellas que es más fácil distinguir las categorías de tropas de La Guerra de las Galaxias o Warhammer 4000.
  • Aunque sea solo por la cantidad de armas que llevan…
  • …y los juguetitos. Que con tanto accesorio al final nos vamos a aprender las diferencias cuando empiece a sacar líneas HasBro.
  • ¡Menos cachondéito! Que esto es muy serio. A ver, ¿ustedes saben todo eso de que si La Policía de la Moda y si La Policía del Pensamiento y La Policía del Tono?
  • Regular.
  • ¡¡¡PUES AQUÍ MI COMPAÑERO Y YO…
  • Uy, qué modernos, que tiene un compañero.
  • ¡¡¡MI COMPAÑERO DE TRABAJO!!! ¡A ver qué pasa!
  • Pero, oiga, que no lo decimos a malas.
  • Qué genio. Seguro que preferiría estar en la campaña de Warhammer que están montando en el Valle.
  • ¿Pero a la gente le gusta tanto los Necrones?
  • ¡¡¡QUE ME HAGAN CASO Y DEJEN DE HABLAR DE SUS COSAS!!!
  • A ver, cuéntenos su rollo…
  • Pues bien, somos LA POLICÍA DE LA QUEJA.
  • ¿Vienen a atender a las quejas de los ciudadanos?
  • ¡¡¡NO!!!
  • Ya me parecía a mí.
  • Estamos a cargo de establecer si la gente SE PUEDE QUEJAR O NO.
  • ¿En serio? Pensaba que eso ya estaba claro. No hay más que recordar el caso de Thunder Gun 4: Maximum Cool.
  • Sí, desde que La Audiencia Nacional decidió cosplayearse de Juez Dredd.
  • Y la respuesta es que no, claro. Primero porque crearía una paradoja con eso de pedir que quejarte del que se queja, porque luego vendría el que se queja del que se queja del que se queja y luego…
  • Además de que al que se queja le cae un…
  • ¡PERO BUENO! Aquí lo que decidimos es si se pueden quejar ustedes o no. Y den gracia ustedes que parecen varones blancos heterosexuales.
  • Como parecer…
  • ¡Si fueran sucios piojosos jipis o mujeres o… bueno… ¡GRUPOS DE RIESGO! Ahí ni nos molestaríamos en intervenir.
  • ¿No?
  • ¡Claro que no! Por la Ley del Nabo. Si uno de esos colectivos se queja aparece un Nabo de oficio para decirle que no se pueden quejar. ¡Pero ustedes! ¡Ustedes son unos privilegiados! ¡Venimos a examinar si se pueden quejar o no! ¡Y luego les explicamos por qué no!
  • Ya…
  • Por ejemplo. Una adaptación. Pues les decimos «Es que una cosa es la adaptación y otra la obra original», «Son distintos medios», «Tendrá que darle al menos una oportunidad», «Mire, la adaptación no ha hecho nada a su original, ahí sigue en su estantería sin dañar».
  • Ahm…
  • ¿O del éxito de una película? Pues lo mismo nos sirve «Deja disfrutar a la gente de las cosas que le gustan» como «Todo el mundo tiene derecho a expresar su opinión».
  • Claro…
  • Y eso nos vale también cuando alguien emite una opinión distinta. «A ver si la gente no va a poder ya ni opinar en libertad», «Supera que la gente tiene gustos diferentes a los tuyos», «Con la de cosas más graves que hay para protestar» o….
  • Ya, bueno, el problema es menos cualquier de ellos que el ir a la gente a decirle que no tiene razón o negar la validez de cualquier otra opinión, que, sinceramente, era para lo que pensaba que iban ustedes a servir.
  • ¡No se me ponga farruco que venimos con la manguera!
  • He visto esa película.
  • No, no, no, lo de que los aficionados a la cultura popular no nos duchamos es solo un estereotipo así que no nos va a asustar con…
  • ¿Eso es un camión hidrante?
  • ¿De dónde sacan esos maravillosos juguetes?
  • Creo que se los compramos entre todos.

¡SFLUOOOOSH!

¡Se impuso la ley una vez más! Ya está bien la gente de quejarse y quejarse así, sin aportar documentación, tener experiencia demostrable y establecer ellos lo que les importa. ¡Una vez más la JUSTICIA ha sido restaurada!

¡Señor, señor!

Ah, Regúlez, perfecto. Traiga el recogedor y llévese a estos indocumentados a la ambulancia. A los medios les dice que aquí no ha pasado nada. O que se lo merecían. O las dos cosas. Mire, mejor lo escribe como Nota de Prensa y que se limiten a copiar y pegar. La rutina de costumbre.

¡Señor, tenemos un aviso urgente!

No me diga.

Sí, quieren hacer una reposición en cines de esta película.

¡VÁMONOS DEPRISA, QUE ESTO VAN A SER HORAS EXTRA!

♫ bad boys bad boys siempre quejándose bad boys what you gonna do decirle que no se quejen bad boys bad boys ♭

¡Marvel y el demonio!

Hermanos, hermanas, hermanitos… Por fin un sitio de cómic deja una entrada para que alguien como yo, el Padre Karrasco, pueda contaros LA VERDAD DE LOS CÓMICS DE SUPERHÉROES. Todos esos falsos dioses, esos falsos profetas, esos FALSOS.

Tanto decir que si no era más que sana diversión para los más pequeños que permitía reforzar la idea de que existían las maravillas y que podían colar una agenda propia por detrás. ¡¡¡PERO ERA FALSO!!!

Como cualquier que estuviera prestando atención, viendo como su expansión por la la cultura popular está llevando a que en cualquier momento decidan que ese Dios Araña suyo merece el sacrificio al becerro de oro y entonces realicen la transición con LA APARICIÓN DE MEFISTO.

¡PERO HAN IDO MÁS LEJOS AÚN!

¡Tan lejos que han hecho público SU ACUERDO CON ASMODEO! El demonio de la LUJURIA, de la GLOTONERÍA, de los AFECTOS DESBOCADOS.

Sí, ya sabíamos que le tenían en gran estima, que es UNO DE SUS PERSONAJES

y aún querrán que creamos que este, como el resto de dioses falsos de los griegos, los nórdicos y los extraterrestres, no es más que una sana diversión. ¡Pero si es que teníamos que haberlo visto venir! ¡¡¡SI ES QUE NO ES NI EL ÚNICO QUE USA LA EXCUSA!!!

¡MIRAD, CONTEMPLAD, SU OBRA A LA VISTA! ¡En lugar de erigir estatuas a Pazuzu ellos CREAN REPRODUCCIONES EN IMAGEN!

¿Cómo no van a llegar a acuerdos con ESE DEMONIO para realizar sus perversos cómics en los que…

– Disculpe…

– ¿SÍ?

– Ahm… ¿de qué está hablando?

– ¡Pues de qué va a ser, de que esos pecadores de La Marvel han pactado con el demonio Asmodeo para publicar sus impíos libros que…

– Ya… ¿de dónde se ha sacado usted eso?

¡¡¡DE LAS NOTICIAS!!!

– ¿Pero de qué noticia? ¿Qué ha estado usted viendo? ¿13TV?

– ¡Niega acaso que merezcan la condena eterna por…

– Más bien creo que la condena tendría que estar respaldada por algo, no le parece. ¿podría usted, por favor…?

– ¡AH, COMO SANTO TOMÁS QUE SIN PRUEBAS NO SE FÍA!

– Bueno, yo soy más de Evil, pero venga.

-¡TENDRÁ QUE ACEPTAR SU ERROR! ¡MIRE, MIRE, AQUÍ LO DICE BIEN CLARO!

– ¡OBSERVE, DESCREÍDO!

– … Ya… eh… Asmodee no es un demonio. O no de manera física. Es una empresa.

– ¡¿QUÉ?!

– Sí, mire, si se lee la noticia verá que están llegando a un acuerdo para publicar novelas de sus personajes.

– ¡¡¡CON EL DEMONIO!!!

– Con una empresa. Es la versión capitalista de pactar con el demonio.

– ¡Pero mire el nombre que tienen, son COMO POCO unos ADORADORES, unos CULTISTAS!

– Que no se va a bajar de la burra, vaya…

– ¡HAY QUE PROTEGER A LOS NIÑOS!

– Ya, ya, mire, yo le dejo aquí a usted, que tengo que seguir haciendo cosas…

¡¡¡PORQUE LA ETERNA CONDENACIÓN DE LOS QUE OSAN ENFRENTARSE A LAS FUERZAS ANGÉLICAS…!!!

Y luego que por qué no tenemos más autores invitados en ADLO!

Yippee ki-yay!

Llega una edad en la que los cumpleaños se celebran de forma distinta, los regalos son otros y, bueno, todas esas cosas…

En el caso de ROB! ha tenido que ver con su actual vida Hollywoodense. Llega el cumpleaños y sus amigos famosos le mandan cajas de cosas, otros le hacen la rosca e incluso alguno va más allá y…

Now He Has a Machine Gun.

Demostrando que esas cosas pueden existir en la realidad y poniéndole esa cara de alegría que siempre asociamos a ROB!

AVIV BOR! EUQ ALPMUC SOHCUM SAM!!!

Una Crisis por llegar

Tanto fichar a unos y a otros y a los de más allá para las Crisis, ese evento televisivo que marca el final de Arrow y… Bueno, creo que eso es suficiente. Quizá el final de Supernatural también, pero no lo tengo tan claro. En cualquier caso, tanto cachondeo con fichar a gente para las Crisis y se han dejado la opción más lógica.

En 1952 tuvo lugar la primera serie sobre Superman. Para TV, para Serial sería otra historia. Pero en la TV se estrenó Adventures of Superman que, por si alguien no lo recuerda, estaba protagonizada por George Reeves. Para quien no lo recuerde, fue el Superman al que interpretó Ben Affleck. Así que podemos decir que Reeves fue a Superman lo que Affleck a Batman. En cualquier caso, su éxito duraría hasta 1958. Y ese es el año.

Tras el cierre de la serie original por a saber qué motivos *cof* tendría lugar el estreno del que estamos hablando.

Bueno, en realidad… no.

En realidad no porque pese a lanzarse la idea del piloto para sindicación no lograron que le hiciera caso nadie. Y eso que la idea era muy buena.

Ah, sí, hemos llegado hasta aquí (bueno, los que hayan llegado, pero asumamos que si estás leyendo esto es porque has llegado) sin decir el nombre. Que cosas, ¿verdad?

En cualquier caso, me refería a:

Ya imagino la cara. Algo como…

Resumiendo mucho. Tras los… aquellos… problemillas… que llevaron a cancelar la serie de Superman hubo gente que pensó que EN REALIDAD lo único que hacía falta era darle una vuelta al concepto. ¿Por qué lo primero que se intentó fue esto en lugar de Superboy? Hay un libro entero que se podría escribir sobre ello. Bueno, de hecho, hay un libro completo ESCRITO sobre ello: Superboy and Superpup: The Lost Videos de Chuck Harter, editado por Cult Movies Press.

Pero ese es otro tema.

La decisión fue crear este programa… ahm… infantil. Protagonizado por… eh… personas bajitas disfrazadas de animales peludos. Uno nunca sabe dónde va a aparecer el factor furry en estas historias, la verdad.

Junto a ellos estaba algún personaje que era una marioneta de manos porque de todo tiene que haber.

Cuando el Professor Sheepdip secuestra a Pamela Poodle solo una persona en las oficinas del Daily Bugle puede hacer algo, y no es precisamente el editor jefe Terry Bite. No, por suerte para Miss Poodle el periodista Bark Bent en realidad es SUPERPUP.

Ya, tampoco yo entiendo qué pudo fallar.

Con el paso del tiempo se ha intentado recuperar un par de veces, se han publicado ‘recuperaciones’ parciales, en blanco y negro unas, otras en color. De ahí salió lo que Warner acabaría recuperando y publicando. Aunque esto es otro tema.

Lo importante es que Warner tiene la oportunidad de añadirlo en estas próximas CRISIS, reivindicando la importancia real que tiene una obra como esta.

Exacto.

[Editado: He tenido que editar este posteo gracias al aviso de Manin porque, sinceramente, no distingo a Ben Affleck de Matt Damon. Sé que a uno hay que rescatarle siempre y que el otro no tiene rescate posible Pero nunca recuerdo cuál es cuál. En caso de que me haya vuelto a equivocar… El otro.]