Back in Black

De Iron Man hasta aquí han pasado 10 años. Lo que pasa es que parecen más porque con los grandes éxitos siempre suceden estas cosas. En cualquier caso también son 10 los años desde Hancock, así que cuando se ha estrenado Pantera Negra podía parecer que llevábamos una década sin películas de supes protagonizadas por personajes de color. Y, efectivamente, así era. Aparecía alguno u otro de secundario, o en películas de reparto que ahí sí que hay sitio para todos. Bueno, menos los asiáticos. Y los nativos americanos. No, homosexuales tampoco. No, tampoco diversidad funcional…

Aparecían en películas de reparto que ahí sí que hay sitio para un tipo concreto de gente de color y sin pasarnos. Pero aparecían.

En cualquier caso, estamos hablando de papeles protagonistas. Y es que aunque ya sepáis que nunca fue fructífera la relación de los superhéroes y el cine, si hablamos de protagonistas de color menos todavía.

Espera, ¿de color? ¿De color negro? Sí, pero no solo. Lo que pasa es que si prefieren otras denominaciones, ¿qué nos cuesta? Otra cosa sería no entender esto, o no entender por qué se usa el término afroamericano y cómo significa americano de origen africano frente a africano que es, bueno, africano de origen africano. Por ejemplo, El Halcón o Killmonger son afroamericanos. Pantera Negra o las Dora Milaje son africanas. Creo que eso está claro para todos.

Bueno, siempre y cuando no seas Mónica Zas o trabajes en El Diario, que para eso les da exactamente lo mismo que esto lleve subido desde el 1 de agosto de 2016.

No lo han cambiado pese a que se les haya explicado que está mal. -El porqué debería ser obvio leyendo el mismo artículo, pero ya sabemos que en la Prensa Bienqueda es más importante otras cosas.- Igual que sabemos que lo que sí define el carácter de un medio es el modo como se enfrenta a los errores.

Pero volvamos a las películas, que una cosa es que esté todo relacionado y otra muy distinta que no se cuente. Porque todo esto nos puede servir para hacer un poco de memoria. Al fin y al cabo la primera película con un Black en el superhéroe es Abar, the First Black Superman (1977). Estrenada un año antes que el Superman sin adjetivos, en realidad esta es una más de las películas dentro de la blaxploitation, ese movimiento de los setenta que tantas tardes de gloria nos dio, de Sweet Sweetback’s Baadasssss Song (1971) a Disco Godfather (1979) pasando por Super Fly (1972) y sus secuelas (esta sí, muy lejos de los superhéroes, qué le vamos a hacer) o Cleopatra Jones (1973) y que aún soltaría en los ochenta perlas como The Last Dragon (1985).

En el caso de Abar nos trajo a un guardaespaldas al que el padre de una familia con problemas -que resulta que es algo así como un científico loco- le da una poción que le otorga superfuerza y otras habilidades con las que puede combatir el crimen. Bueno, a algunos criminales. Y depende de la definición. Ya. Años complicados. Como siempre.

Como la historia detrás de la creación y produción de la película es complicada -en un resumen muy rápido diremos que acabaron teniendo que vender sus derechos, que uno de los creadores era un chulo y que parte de la película se rodó en localizaciones… ahm… funcionales…- fue cambiando de nombre con los años.

Originalmente -en 1975, el año en que se tenía que haber estrenado. Una producción difícil ya os digo- era SuperBlack. En los noventa le cambiaron el nombre a In your face.

Ya, como para ir a verla.

Y, a ratos, parecía que querían que solo se la llamara Abar.

Pero el caso es que esta fue la primera película de señor de color con superpoderes. Aunque en aquel entonces lo vendieran como de Ciencia Ficción. El poder de la música, supongo. Por supuesto con el tiempo el hecho de que los superhéroes hayan tenido cierta relevancia o que se llegue a enfrentar a nazis de los que llevan esvásticas -espera, ¿a estos sí les podemos llamar nazis, no? Quiero decir, llevan esvásticas y luchan contra gente de color. Nadie sería tan idiota de hablar de espiritualidad tibetana y movimiento ciudadano. ¿Verdad?- ayudó a un mínimo interés en su recuperación

Sí, el trailer deja bastante claro que en esta película el villano es Donald TRUMP! ¡Es broma! En los setenta TRUMP! tuvo que ir varias veces a los tribunales por negarse a venderle casas a la gente de color. Independientemente de cuánto dinero tuvieran, sí. ¡Él nunca les hubiera vendido la casa!

Así que el nombre regresó. Y la semilla ya estaba desparramada. O algo.

El interés en la comunidad afroamericana y el éxito de los primeros intentos de hacer filmes de supes mainstream desde que los seriales mezclaran televisión y cine llevó al movimiento habitual de sacar películas con otro tipo de protagonistas más cercanos al público general. Como un pato antropomórfico parlanchín de un universo paralelo. Personajes con los que sí se podían identificar, vaya.

De modo que entre el estreno del otro Superman (1978) y el éxito universal de Batman (1989) estaban muy ocupados con personajes de otros colores. Por ejemplo, el verde. Entre las tortugas por un lado y ese montón de musgo animado por el otro parecía que serían las únicas PdC que viéramos durante la década. Ni siquiera el estreno de algo llamado DarkMan (1990) resultó ser lo que su título prometía. Llegó un punto en el que parecía que Candyman (1992) sería lo más cercano que volverían a tener a un tipo de color con poderes ajusticiando a gente blanca. Pero en realidad la llegada de los noventa significó que ese péndulo de los veinte años volvía a permitir una rendija para que hicieran películas.

De esa manera para 1993 tendríamos The Meteor Man en la que el cómico y muchas más cosas Robert Townsend reunió un poco de dinero que realizando algunos ahorros como ser él mismo el guionista, director y protagonista además del productor, le permitieron poner en marcha esta comedia con capas. E incluir en ella a un reparto en el que estaban también Marla Gibbs, Eddie Griffin, Robert Guillaume, James Earl Jones, Bill Cos¡MUCHA MÁS GENTE!

Por supuesto esto también llevaría a una recuperación años más tarde en DVD cuando quedó claro que nada vendía en supes como

un tipo vestido de verde en un contexto espacial.

Por supuesto el estreno de esta película no significa que no tomaran nota las editoriales de cómics. Sin ir más lejos Marvel hizo un presupuesto o algo y acabó siendo

protagonista de su propia miniserie. Bueno, ellos dicen que estaba claro desde el principio que serían solo seis números. Yo digo que la puerta estaba bastante abierta. Pero, en cualquier caso, supongo que esto le convierte retroactivamente no solo en una de las primeras películas de Marvel, también en el primer superhéroe del Universo Cinematográfico…

de Sony. Luego pasa lo que pasa y como los derechos eran de Townsend no se volvió a saber más de él. Quizá acabe saliendo en una película junto a Conan y ROM.

Por suerte en los noventa era ver que existía una tendencia y todos para allá. Así que si alguien estaba teniendo éxito en la televisión, habiendo sido miembro del reparto del Saturday Night Live para luego crear su propio programa de sketches, In Living Color, y tenía además un conocido que había escrito una película supertaquillera como era Pretty Woman y un clásico de culto como Cannibal Women in the Avocado Jungle of Death, pues era normal que te dieran tu propia película de superhéroes. Y de ahí BlankMan (1994)

Por supuesto para hacer una película un Wayans nunca es suficiente,¡hacen falta más Wayans! De modo que Damon interpreta al protagonista y David Alan Grier a su hermano pero ya puestos contrataron para hacer de sus versiones juveniles a Damon Jr. y  Michael Wayans. También contarton con Jon Polito y Jason Alexander -eh, no todo el mundo puede conseguir salir en Troll– en personajes negativos. Y Christopher Lawford, un miembro de la Familia Kennedy haciendo de político bueno, que no se diga que todos los blancos son retratados iguales.

 

El éxito de esta película fue casi inexistente, pero eso no paró la máquina. Que, además, tenías un montón de figuras populares de color dispuestas a mover sus proyectos. Wesley Snipes estaba empeñado en tener su película de superhéroes y lo intentó con fuerza en varios proyectos, Michael Jordan se mezclaría con extraterrestres y dibujos animados en Space Jam (1996) y Shaquille O’Neal se mezclaría en el fantástico con Kazaam (1996) interpretando a un genio. De los de un espacio chiquitín para vivir. Pero se quedaría con ganas de hacer algo más superheróico, que él era un fan de Superman de toda la vida, y así movió todo lo movible hasta lograr que DC entrara en razón. Una frase que resulta tan complicado de explicar hoy como lo era hace veinte años.

Cinco películas de Batman después, cuatro de Superman y una de su prima Supergirl, más aquella del musgo, en DC por fin consideraban que lo mismo se podía hacer otro tipo de películas, aunque sea tirando por otro Superman. Y de esas sale Steel (1997).

16 millones de presupuesto – Batman & Robin, de ese mismo año, fueron 125. Supergirl, estrenada 13 años antes, tuvo 35.- para lo que fundamentalmente fue una pachanguita para que O’Neal dejara de darles la tabarra.

Por lo menos en España supieron darnos un poster en el que aparecía lo que queríamos ver.

Pero, mira, al menos sirvió para que la segunda vez que se llamaba a una serie Steel en DC se llegara a 52 números. Mucho más que la primera, que solo había medido 5. Aquí estuvieron desde 1994 con Louise Simonson

hasta 1998…

en la que su guionista de entonces, un tal Christopher Priest, tuvo que echar el cerrojazo.

Claro que ese mismo año se hizo la película del más noventero de los héroes,  Spawn (1997), que costó unos 40 M$ y recaudó unos pocos más.

Y que tenía a un héroe principal de color Michael Jai White mediante. Al que si te descuidas no llegas a descubrir que es de color. De hecho, a sus lectores parecía que se les olvidaba de tanto en cuando. Pero mira, algo es algo.

Y si esto les sirvió para tener su propia serie en la HBO, pues allá ellos.

Por supuesto, a base de ir haciendo películas tenían que acabar acertando. Y así, tras el parón que supuso en la industria de películas de superhéroes el fracaso en taquilla de Batman & Robin en 1997 la máquina se puso de nuevo en movimiento con Blade (1998). Fue un paréntesis de películas de superhéroes difícil de soportar, pero lo logramos con gran entereza.

Blade había tenido su propia cabecera unos años antes, en 1994, durante esa maravilla de los Midnight Sons.

Diez números estuvieron a ver si los vampiros le hincaban diente a ese culito. Que visto ahora podría parecer raro pero es que no sabéis lo que el Mundo de Tinieblas hizo en lo Narrativo. En cualquier caso, fue llegar la película y empezar a tener Blade por todas partes. Por detrás

y por delante.

Que llevó a darle una nueva oportunidad con una serie para él ese mismo año…

Y otra más en 1999. No, no además. En lugar. Que una cosa es vender en el cine y otra no encontrar cancelando la serie al tercer número. Por suerte la serie de 1999 funcionó mucho mejor.

Y llegó hasta el sexto. Por supuesto en cine hubo más Blade. En 2002 llegó la 2 y en 2004 llegó Trinity. Blade: Trinity, me refiero.


Lo que facilitaría, a su vez, que se le diera una nueva serie en 2004

que llegaría hasta el número seis. Y un último intento en 2006 que fue todo un éxito. 

Llegó hasta el número doce. ¡La más extensa del personaje! ¡¡¡Eh, no os metáis con él!!! Sólo ha necesitado tres películas y 5 volúmenes para lograr 37 número en solitario. ¡Con otro volumen más seguro que Marvel le da hasta el 50 en la cosa esa de Legado!

Por supuesto uno pensaría que lo lógico sería que las editoriales pensaran que si de un personaje que ha tenido una *cof* desigual vida editorial han logrado hacer varias películas sacando pasta lo lógico sería seguir por ese camino.

Ya.

Pero volvamos a 2004 porque hay otro momento especial. Traed confeti, que tenemos la primer y única película de superhéroes protagonizada por una afroamericana. Me refiero, por supuesto, a Catwoman.

*prrrrrrtttt*

¿Qué? ¿No os gustan los matasuegras? Vale, en la película pasó casi de todo y entre esta y Elektra (2005) -que, por algún extraño motivo… pero dejémos eso para otro día- seles olvidó que las mujeres podían protagonizar series de supes en solitario. Qué cosas. En cualquier caso la verdad es que en la propia serie estaban muy ocupados a sus cosas

y en cuanto pasó el verano se metieron en el crossover de turno.  Así que el impacto de la película en el cómic fue mucho menor que el número de posters alternativos. Menos mal,  si en una de estas la editorial llega a descubrir cómo usar los millones de espectadores de las películas y series para vender cómics lo mismo el mundillo hubiera cambiado.

No digamos ya las posibilidades de que Frank Miller decidiera hacer portadas. Pero ese es otro tema y será tratado en otro lugar.

Total, que llega Hancock (2008) y con el Will Smith y todo eso de Película que es más interesante cuando te cuentan todos los líos hasta que se ha hecho que la película en sí.

Pese a recaudar una cantidad razonable de dinero para lo que había costado está considera casi como el principio del lento declive de la carrera de Smith.

De hecho, para anunciar el DVD -para los más jóvenes. El DVD era una cosa de cuando existían formatos físicos en lugar de buscar por internete las películas o contratar un videoclub digital. … … … Un videoclub es… Mira, otro día.- decidieron probar con un poster diferente.

Y de esto hace 10 años, los mismos que han pasado desde Iron Man, como decía al principio. Durante esos años unos y otros y los terceros no han encontrado un hueco que les viniera bien para estrenar una película con protagonista afroamericano.

De hecho Pantera Negra tiene un protagonista africano, bueno, más que el protagonista la casi práctica totalidad de personajes. Pero, vaya, nos entendemos. Klaw, Killmonger y Ross no lo son, son fuerzas externas a esta historia sobre aislacionismo, tribus con tiranteces y el papel de la corona. Una versión con los Borbones os ponía yo.

Así que, bueno, esta es un poco la historia. Es difícil explicar a qué han dedicado estos últimos 10 años en los que se han producido 21 películas de personajes Marvel, 12 de ellos por la propia compañía;  6 de DC y 10 de otras compañías. En total tan solo 37 películas durante la década, cantidad obviamente ínfima como para que hubiera una oportunidad de hacer una.

Que en décadas anteriores tuviéramos todas estas, o que en el año 2000 Disney decidiera realizar el telefilme Up, up and away centrado en una familia de superhéroes afroamericanos,

igual que la aparición de obras en series y otros formatos -un saludo a Black Lightning, también de 2018, que ha logrado un acercamiento diferente-  es también pura casualidad.

A ver, si has estado ocupado haciendo películas de cosas verdes -y Marvel desde 2005 tiene también la suya- es normal que se te pasen estas cosas. Vamos, el día que tenga que hacer esto mismo con un superhéroe asiático va a ser una de las entradas más cortas de la vida de este blog.

Sobre todo ahora que están saliendo críticas y taquillas y parece que habrá continuidad. Aunque no sabemos cuándo, ¡lo mismo han pensado que el éxito de esto es aguantar una década para que salga a chorro!

Porque seguro que ahora hay un montón de películas más esperando al estreno. Cyborg y todo eso. ¿Verdad?

¿Verdad?

 

Lo Primero es Lo Primero

Creo que ya hemos comentado un par de veces cómo funcionan estas cosas. Uno tiene una idea para postear por aquí y, de improviso, el mundillo del cómic decide hacer sus cosas. Y te encuentras con tantos temas que solo puedes elegir casi al azar… o bien… pasar.

¿Que El País quiere titular “Así es el primer cómic sobre Franco“?

Pues estupendo, siempre está bien que le dediquen un poco de interés a la historia del cómic español.

¿Que empieza la clásica bronca de que si Pantera Negra esto o lo otro? ¡Ronda rápida que ya habrá tiempo de hablar de ellas!

¿La primera película de superhéroes protagonizada por un personaje africano o afroamericano?

No.

¿La primera desde 2008?

Sí.

Espera… ¿Me estás diciendo que desde los setenta hemos tenido películas de superhéroes con personajes africanos o afroamericanos y repentinamente en 2008 desaparecieron? ¿Durante una década?

Mira, apunta esto para una investigación para la semana próxima, a ver qué encontramos. ¿Alguna pregunta más?

Claro, ¿cómo de idiota sería montar un concurso sobre “Pantera Negra” en España y asociarla a un rapero… blanco?

Perdona, estoy muy ocupado toda la mañana, pasemos al siguiente tema.

¿Cómo se llama al asesor que ayuda a expresar de la manera más correcta…?

Te voy a parar ahí, que me está entrando una llamada.

¿Qué…?

¿Sí? ¿Apoyar al cómic Valenciano? No, por ese nombre no me sale nada. No… Bueno, ya.

¡Estabas fing…!

Como decía, ya está. A ver, ¿qué queda?

Nada. Bueno, el trailer de Venom.

Nah, a nadie le interesa el trailer de Venom, le interesa la parodia del trailer de Veneno que haga MuertoPiscinas.

Ehm… Que yo sepa, ninguna.

¿Cómo?

No ha…

¡Es nuestra oportunidad! ¡Hacemos nuestra propia parodia y ya hemos cubierto el expediente!

¡Ya está, ya podemos irnos hasta la semana próxima!

¿Qué? ¿Sin decir AVIV! ni nada?

Mira, suficiente que tengo dos voces en mi cabeza a la vez como para preocuparme, además, de lo que dicen. ¡Hasta aquí!

ComicGator or ComicGateter or ComicFlakes o Yo Qué Sé.

Actually it’s about no-se-qué in comic industry.

Los de siempre con sus cosas.

Explicar broncas siempre es medianamente entretenido. Es entretenido porque, bueno, es una bronca. Pero es medianamente porque tener que explicar una y otra vez lo mismo, o descubrir que hay gente que respeta manteniendo posturas que no es -sorprendemente- menos divertido de lo que parecía en un principio.

En este caso concreto resulta que el problema es… bueno, la verdad es que es difícil de saber. Digamos que la brillante luz de líder que irradia Donald TRUMP! ha animado a todos aquellos que estaban esperando una excusa para sentirse impunes. Y es que si en internete se está librando aquello de La Guerras de la Crítica no es menos cierto que el estado de La Era de la Impunidad ha acabado resultando más importante.

Porque parece que intentamos olvidar que el GamerGate vino antes que la victoria de TRUMP! y que muchas de las… estrategias de comunicación de la AltRight se probaron en ese campo. Así que en realidad estamos ante un reboot, remake o adaptación. Claro que no nos puede sorprender demasiado eso del Mundillo, digo yo.

Tranquilos, no vamos a ponernos a discutir de si el gremio tocando fondo o tocando el contrabajo. Esa es otra guerra, como lo de Narcos.

Así que vamos a contar la última bronca. La de Ethan Van Sciver que ha terminado tan mal como de costumbre. EVS es, o debería ser, suficientemente conocido por, en segundo lugar, su trabajo como dibujante y, en primero, por sus broncas interneteras. Bien sea su actuación como trol en Millarworld, sus casos anteriores de acoso internetero o aquella vez en verano del año pasado que tuvo que desmentir que fuera un nazi sólo por haber sacado un sketchbook titulado My Struggle. La gente, que se queja de todo sólo porque aplicara la página del manual de la AltRight que dice que hay que presentarlo sólo como una broma, decir que el de en frente se queja porque no tiene sentido del humor y porque es un delicado que sólo sabe quejarse de cosas, jajaja, antes no se ponían tantos reparos, pero mira, cualquier cosa que hagas ahora cómo son esta gente -aquí puedes elegir entre usar como insulto snowflake, millenial o SJW. Quizá todas. Total, definen más al que los usa como insulto que al insultado.- y sentarte tranquilo a que aparezca más gente con pruebas I-RRE-FU-TA-BLES de que EN REALIDAD el ataque lo estás sufriendo tú y que todas esas historias que están apareciendo han sido creadas por la Desnortada Progresía para hacerte quedar mal. ¡Y tú estás en contra de esas noticias falsas! ¡A favor de la ética periodísticas en las… Ahm… FAKE NEWS! SAD!

Total, que todo iba como de costumbre. Ese tipo tan poco sospechoso llamado Diversity and Cómics o el One Angry Gamer -que en absoluto nos dan desde su nombre una idea de cuál es su tendencia, por supuesto-  se dedicaban a acosar a creadores de cómics, en este caso Darryl Ayo, solos o en compañía de EVS.

 

Y entonces apareció el enemigo natural del pueblo: Un periodista.

 

Peor aún, un tipo decidido a hacer un artículo sobre los lazos de EVS con esta gente y su ‘seguidores de ataque’. Eh, el propio EVS decía que él era inocente, que lo que pasa es que como es un Republicano tradicionalista los izquierdistas del mundillo del cómic le quieren eliminar. Así que, ¿qué problema podría haber en un artículo?

Porque mira que a EVS no le importa usar aquello de la libertad de expresión y de la necesidad de confrontación para lograr un bien mayor y blalblabla cuando quieren. Pero parece que si es para escribir y exponer sobre ellos y sus tácticas ya no les gusta tanto. Y ahí sí que está bien escribir al medio del periodista -en este caso The Atlantic- para intentar que le despidan.

Por supuesto EVS no controla lo que sus seguidores hacen o deciden de hacer así que si ellos se dedicaron a unir a Elbein a la lista de gente a la que freían a tuits, preguntas, discusiones, etc… Eh, ¿cómo podía él saberlo?

Al fin y al cabo… ¿qué había pasado?

Bueno, según él que había habido algunos tipos de izquierdas que habían olido sangre. Por supuesto todo esto podría remitirse a cuando en abril pasado hubo aquella bronca sobre la Diversidad en los cómics -en lugar de hacerla sobre ¿Vaya, cómo es posible que la edad media del comprador de cómic está sobre los cuarenta años?–  y a cómo ante el pánico y la necesidad de esperar un poco a hacer un universo nuevo con nuevos números uno  -que es algo que mejor dejar para el verano o el próximo invierno- han decidido volver a la Carne con Patatas. Eh, eso siempre funciona. Si entendemos como Funcionar: Vaya, cada año hay menos compradores de cómics. Pero, bueno, conservar a los que están antes que hacer nuevos porque, dios no lo quiera, haya que explicar a los que ya están que NO TODOS LOS CÓMICS SE HACEN PARA ELLOS. Imagínate despertarte un día y descubrir que hay oferta para la que no eres el target. Vamos, no solo sería como descubrir que se escriben libros o se ruedan películas de temas que no te interesan o con un enfoque o perfil que no podría darte más lo mismo, es que además ¡¡¡compartirían espacio con los que sí!!! ¿Hay algo peor que ir a comprar un cómic y sentirte atacado porque no están intentando venderte algo A TI? ¡¡¡¿Cómo se atreven?!!!

Total, que si existe esa posibilidad y resulta que empieza a haber diversidad entre los protagonistas en plan cantidades locas como, por ejemplo, uno o dos cómics en tu universo favorito protagonizados por alguien que no es heterosexual ¡¡¡y que no lo usa como broma!!! sino, de verdad, con relaciones serias y tal. Pues intolerable, hombre, que ahí cabía otro tipo más. Un poco como ver la CBS, vaya. Tú imagínate que metes Supergirl en un sitio en el que hubiera cabido otro NCIS. Pues no, hombre, no. Supergirl fuera.

De modo que hay que buscar la forma de darle la vuelta a todas estas cosas. Por ejemplo, moviendo la idea de que Pantera Negra es una película racista. Bueno, no sólo racista… ¡Anti-Blanca! Así que si se hace una película que lo mismo no te tiene como público objetivo, ¿qué haces? Pues lo lógico:

 

 

Eso sí, aquí también resulta que no son AltRight ni nada de eso. Qué va. ¿Tú ves algún Nazi aquí? Son fanes de DC. Sí, eso. Fanes de DC. Que están preocupados porque las películas de Marvel tienen una buena prensa imposible. Es como si les gustara. Y eso no puede ser. Lo que pasa es que, claro, los izquierdistas por un lado y los maletines por otro, pues es normal que los periodistas a sueldo hagan estas cosas y por eso es por lo que hay que lanzar estas campañas. No porque el protagonista sea negro, en absoluto, que va. En realidad, es por la ética en el periodismo de superhéroes.

-No, no es como para ir a los periódicos a señalar los datos falsos o incorrectos, todos sabemos que los medios digitales serían incapaces de hacer algo así, mucho menos de mantenerlos más allá de un año y medio después. Imposible, os digo.-

Así puedes dedicarte a hacer bromas sobre que se cambie de nombre a un personaje. Eh, lo hacen por POLÍTICA. ¡Malvados izquierdistas! Meter la política en esto. Decir que a los africanos y sus descendientes americanos se les ha llamado peyorativamente monos y sus derivados durante años, o se hayan usado para caricaturizarles, especialmente con los Obama por medio y con distintos niveles de bronca como resultado

 

De todo esto se puede decir, por supuesto, que una cosa es que no haya rusos por medio -bueno, no muchos– o que la gente cómo es que no sabe tomarse un chiste inocente -etc- y otra, por supuesto, que no haya gente tan burda como para usar uno de estos dibujos o un gif de Wesley Snipes o lo que sea que toque esta semana, para lanzar sus ataques racistas.

Por otro lado, siempre habrá gente dispuesta a decir que el problema es que esto es politizar el cómic. Porque, como todos sabemos, el cómic jamás ha sido político. Entendámonos, no en el sentido de Jamás ha sido políticos de Eh, siempre ha preferido no tomar partido por ninguno de los dos lados y, por tanto, no estaba tomando partido, porque si ves a una persona con poder pegar a una que no puede defenderse y te quedas a un lado mirando obviamente no estás tomando partido o Neutral? You’re not neutral. You’re choosing sides. como decía aquel antiguo pensador, el Juez Dredd.

No, se refieren a la tradicional falta de discurso político en los cómics. Por ejemplo, los nazis es muy raro que aparezcan en ellos. Y si lo hacen es para discutir sus puntos de vista tal y como la libertad de expresión indica.

En ningún caso se tratarían asuntos de actualidad o con un fondo sociológico,

y, por supuesto, no se crearían elaboradas metáforas rollo Un tipo tiene que huir de su localidad natal porque ha sido destruida y se encuentra en un sitio nuevo en el que se siente concretamente extraterrestre pero decide, pese a todo, combatir la injusticia. Mucho menos por parte de algún tipo de minoría con vínculos históricos.

El mundo del cómic, como decimos, siempre ha permanecido al margen de este tipo de comportamientos.

De modo que era necesario que sitios cercanos -je- a la AltRight Nazi como Encyclopedia Dramatica -ya sabéis: Es solo una broma, os ofende todo, etc…- nos fueron avisando de que eso no era permisible y que algo habría que hacer. Lo que nos lleva de nuevo a los tipos antes mencionados. Que estaban examinando con humor el estado de la industria o el cortafuegos de turno que hayan decidido usar.

Y, claro, eso funcionó como uno podía esperar.

 

 

 

 

 

 

 

a
 

 

 

 

 

 

Al final la cosa ha terminado con EVS largándose de tuiter. Pero abriéndose un patreón, claro. Tampoco es que parezca algo de lo que preocuparse demasiado. ¿Qué es lo peor que puede hacer un dibujante rechazado de ideas extremistas? Por supuesto, como suelen pasar en estos casos aún quedaba un último giro sorpresa:

 

 

Así que podríamos decir que, por una vez, las cosas no han terminado tan mal como de costumbre, o, si lo preferís expresar así…

 

Ni tan mal.

Así que, una vez más, terminamos como hay que terminar estas cosas. Al grito de…

AVIV BÖR!

MAD about FRIENDS

La memoria es selectiva. Por suerte, de lo contrario tendríamos que recordar todo todo el tiempo y vaya juerga sería esa. Pero, claro, lo contrario significa que a veces uno se sorprende de cosas que ya salieron en su momento pero a las que uno no le estaba prestando atención. O no leías ese tipo de cosas en ese momento. O en realidad te parecían tan poco importantes entonces como ahora.

Lo de Friends, por ejemplo. La serie de televisión, digo. ¿Qué es todo eso de que si era racista por una tontería de nada de no sacar a gente no-blanca? ¿Pero cuándo se ha visto que se les echara eso en cara?

Ah, sí. La revista MAD. Seguro que os acordáis de ella. Quizá incluso leyerais la versión española. En cuyo caso os acordaréis de algo muy distinto. Pero, vaya, si una revista con ánimo satírico ligero lo ve como un blanco fácil para la crítica es que lo mismo la cosa es más habitual de lo que parecíamos recordar.

Y mira que la queja de la Corrección Política la tenían ya ahí bien colocada. Bueno, colocada era lo que querían ellos que dijera, pero, claro, era una revista demasiado familiar como para ir mucho más allá de culparla de lo que puede ser las normas de la televisión americana. Pero, eh, es mucho más fácil de entender lo que es la PC que la FCC.

En cualquier caso, un momento en el que ya se mencionaba la no excesiva credibilidad de la situación

o imitaban el estilo de los chistes. Y, por supuesto, señalaban lo que parecía obvio para cualquiera sobre la falta de interacción sexual entre ellos. Algo en lo que volvían a incidir -y eso que sólo le dedicaban cuatro páginas a la afectuosa parodia-

Y es que demostrarían una cercanía atemporal capaz de saber ver venir alguna cosa que quizá en aquel momento no tuvieran tan claro, pero que ya se iba oliendo.

Total, que si incluso en una publicación generalista como esta iban dejando caer pullas y sabían ver venir historias enteras de temporadas posteriores

quizá el asunto era menos que nadie dijera nada en aquel momento como la falta de interés que provocaba. Pero, claro, ocupados como estábamos viendo las referencias a tiras cómicas como el Beetle Bailey de Mort Walker no caimos en que se estuviera haciendo algún otro tipo de crítica por aquel entonces. Y mira que debimos haberlo supuesto de unos tipos como Josh Gordon y la leyenda Mort Drucker. Gente sin duda al cabo de la calle ya en aquel entonces.

¿Cómo que a qué época me refiero? Pues, por supuesto, a la del número de la revista en que salió esta parodia. El 339, es decir…

Septiembre de 1995, justo a tiempo para el comienzo de su segunda temporada.

Sí, todos estos comentarios son tras sólo una temporada. Imaginad lo que podrían haber hecho si llegan a esperarse a la última.

¡Go, Nagai, Go!

Lo que tienen los titulares es que tienen mucha mala idea. Por ejemplo, uno va  mirando por ahí y se encuentra de improviso con:

Y más allá de pensar “Ya está otra vez Go Nagai barriendo para casa” se le puede llegar a ocurrir que lo dice en serio.

Vale, lo de Mazinguer lo hizo para ayudar a los niños y lo de Devilman para ayudar a los psiquiatras. Pero es que es uno de los casos más claros de autor que contiene multitudes. Luego todas esas multitudes tienden a ser en realidad tres versiones diferentes de sus cómics y una cuarta que es Lo que diga el mercado, pero multitudes en cualquier caso.

En Mazinguer los niñis aprendían cosas muy importantes. Aprendían, por ejemplo que hay personas que no tienen un género concreto interior o exterior.

O que el cortejo tiene muchas formas inesperadas:

Tanto da.

Gō Nagai siempre ha sido, por encima de otra cosa, un destajista de tal calibre que a veces es difícil distinguir includo de qué obra ha salido cada cosa.

Y mira que hay artículos y wikis tratando de echar una mano, pero cuando uno lleva firmando obras propias desde 1967 y mala es la década que no hace al menos 40 títulos de distintas longitudes lo más fácil es perder la cuenta. Le pasa a Ibáñez no le va a pasar a él.

Por supuesto esto podría pasar a ser uno de esos eternos artículos de ir nombrando títulos así como a locas y diciendo cosas de ellos. En plan repaso histórico comenzando desde la primera.

Pero estoy muy liado y no sé japonés -ya, como si eso hubiera parado antes a un escritorista- así que habrá que limitarse a solo algunas historias. Como la de Harenchi Gakuen, que lo mismo te la usan para comenzar la Weekly Shonen Jump que se la obligan a recuperar varias veces pese a que en su primer cierre decide que la forma de darle un final más redondo es matar a todo el mundo. La historia comienza siendo de humor estudiantil para ir incluyendo más momentos Porky’s hasta acabar siendo la versión ero-guro de Pajares y Esteso. Y luego un poco más. O podemos explicar la evolución en viñetas:

Total, que como veis la rutina de costumbre. En cualquier caso la idea de que sexo = ventas iba a quedarse ya por ahí dando vueltas. Según Nagai para demostrar que la sociedad era timorata y hacía falta ser rupturista o algo así. Aparentemente ser un rupturista se basa sobre todo a sacar a mujeres sometidas, así que entiendo que el rupturismo sigue con buena salud. También iba de la guerra porque en caso de duda las cosas van de la guerra. Si no cambia de opinión, claro.

Total, que mientras estaba con estas idas y venidas creó Devilman. Bueno, en realidad no. Porque otra de las características de Nagai es su facilidad para comprender que las posibilidades argumentales están limitadas mientras que la mezcla de conceptos ya creados pueden moverse hacia la recombinación y alineación que causa nuevas oportunidades.

Vamos, que tendía a repetir lo mismo una y otra vez cambiando algún detallito para seguir vendiendo. Luego que si no ha influido al cómic occidental.

El caso es que antes de llegar a Devilman creó Demon Lord Dante que va de más o menos lo mismo: Un chaval es conducido psíquicamente por Judas Iscariote al Himalaya para liberarle de su captura meintras unos satanistas intentan resucitarle con sacrificios humanos. Esto no es ni la mitad del primer tomo, claro. Luego la historia se vuelve más confusa pero os podéis quedar con que se convierte en un demonio comandado como su consciencia humana o algo así. Una imagen quizá lo explique mejor.

En teoría todo esto venía de la influencia que una versión de la Divina Comedia con ilustraciones de Doré le produjo de pequeño. Para que luego digan. El caso es que dejó esto medio tirado porque tenía otras ideas, como volver a contar una historia con demonios en Devilman. Por supuesto el éxito de esta última fue tanto que acabó demostrando su gusto por ella como solía hacer: Matando a todo el mundo. Pero ya volveremos a ello.

Lo siguiente que toca es su idea de lo que es una Magical Girl. Es decir, Cutie Honey.

Inesperadamente no trata de una superheroina que cuanto más se destroza su traje menos poderes tiene. Eso son cosas occidentales. Aquí tenemos a una muchacha que según el día toca que sea una androide o una extraterrestre o alguna cosa así. Que luego dicen de los reboot de DC pero estos tela también.

En cualquier caso, siguiendo el  camino marcado aquí también hay escenas en la que quizá algún desaprensivo crea detectar algún tipo de componente sexual. Probablemente debido a su propia mente enferma.

Porque lo único que Nagai buscaba con esta serie era ofrecer un buen rato y algunos acercamientos diferentes al género.

No, yo tampoco sé a qué género. En cualquier caso cuando empezó a ver que no tenía claro cómo continuar decidió tomar una decisión creativa arriesgada: Mató a todo el mundo. Luego ya buscó la manera de que hubiera alguna otra acción y blablabla porque una cosa es matar a la mayor parte del reparto y otra muy distinta que no pueda ser recuperada. Sobre todo cuando es como esta, que si no están haciendo un nuevo manga es una serie de animación o una película de acción real.

Además con esta aprendió que el truco es decir que está llena de mujeres fuertes en puestos principales y así ya da un poco lo mismo cómo las saque. Que parece una tontería pero le vino superbien cuando decidió hacer la parodia Kekko Kamen.

Pero de esta no os voy a explicar nada. Os pongo el trailer de la última película y arreglado.

 

El mismo mes que lanzó Cutie Honey crearía Mazinger Z. Yo que sé, no se pueden dejar nichos sin atender. Y como aquí estamos para el reciclaje decidió aprovechar para crear una historia de roboces pero, ya que estamos, que lo comandara un hombre en su cabeza. Es decir:

Yo qué sé, si quieres producir cuatro obras mínimo por año es esto o Franquin. Pero lo importante es que logró ser un éxito hasta el punto de lograr una estatua en España. Y ya sabemos que cuando a alguien le ponen una estatua es muy difícil lograr luego que la retiren.

Una vez explicadas estas obras ya está bastante contado de Nagai porque el resto viene a ser buscar cuales son las variaciones. Vale, de vez en cuanto le tocaba crear una serie más infantil como Neko no Ko Love-chan

o Pansy-chan

pero eso eran cosas de los años sesenta. En cuanto tiene la oportunidad se desata como demuestra la obra justo anterior a Cutie Honey y Mazinguer Z: Dororon Enma-kun.

Una obra de aspecto infantil y amable

que…

que…

Bueno, eso. Una obra infantil y amable. Yo qué sé. Son sus tradiciones.

El caso es que en 1989 sacarían a Nagai en un cameo en El Vengador Tóxico II.

Y quedaría claro que ya para entonces le habían tomado la matrícula.

En fin. El asunto es que Nagai tenía muchos proyectos secundarios, obras sesenteras como Abashiri Ikka, que tuvo que cerrar en los setenta cuando empezó a acumular superéxitos. Aunque aquí tampoco es que se cortara en lo grotesto, incluso aunque fuera con un tono algo más ligero.

Pero si había que crear series diversas ahí estaba,

Eh, he dicho diversas, no que no estuviera estereotipado.

Y si había que aprovechar el éxito de los roboces ahí estaba él. Que lo mismo le daba Koutetsu Jeeg y su integración de roboces y demonios y caballos y lo que se pusiera a tiro

que montaba su propio Kamen Rider con la serie de Battle Hawk,

o tenía una bronca de mil pares de… demonios, claro… con la Toei a cuenta de Gaiking Legend of Daiku-Maryu en una historia de lo más entretenida pero que como suficiente espacio llevo ya ocupado os contaré ya si eso otro día.

Que se marcaba un Choman

O un Cho-Soho UFO.

Y si se descuidaban ya directamente te colaba una historia llamada Kamasutra porque no estamos nosotros para disimular.

Adaptada a la animación con similar discrección.

Aunque, claro, aquí cualquier cosa que les dejes a mano para adaptar va a acabar por el estilo..

Y es que Nagai lo mismo te escribía Schumann-fujin to Brahms: Ai no Concerto sobre la relación no consumada de Schumann y Brahms que se soltaba con una obra para el Playboy japones como Iya~n HANNY. Polifacético.

Algo que llevaría hasta la actualidad, claro, que para algo estamos ya en los dosmiles aunque a alguno le pese:

No, no me suena de nada. Pero me han entrado ganas de regresar a Devilman.

Que, por supuesto, era una serie llevada por el buen gusto habitual de Nagai.

En la que, para variar, moría todo el mundo. (Metáfora de la guerra y blablabla) Y donde quedaba un hueco para las cosas que a él le interesaban.

Total, que decidió volver a ella más o menos unos años después porque este funciona así. Y se encontró que como ya había un final pues que mejor crear una obra completamente nueva. *cof*

Una llamada

en la que, por supuesto, a la que hubo oportunidad se fijó como una suerte de futuro post-apocalíptico para todas sus historias. Como Tierra X pero sin poder aprovecharlo tanto para macroeventos.

Total, que cada vez que podía metían una referencia, a ser posible algún personaje de otra obra anterior de Nagai. Algo así como el Nagai-verso pero en su obra más desagraable y malrollera. ¿Que cómo de excesiva era? Pues como para que los editores le tuvieran que pedir que se cortara poco menos que por vez primera en su carrera.

La gente, que ya sabéis cómo se pone por cualquier cosa.

Así que más allá de estas apariciones -para matarles luego- o de la trama desarrollada que recuperaba el final de Devilman (o no, según el día que tenga el que ha decidido si era un guió o era realmente una continuación) con la idea de explicar cómo seguían las cosas -mal- y lo que pasaba luego -todos morían- de manera que se respondieran las preguntas pendientes de a saber quién.

Posiblemente: ¿Cómo podemos sacar más pasta de lo que tenemos?

En cualquier caso, y como decía al principio, por suerte Nagai es mucho más que eso. Es, además, el creador -uno de ellos- de la serie de marionetas X Bomber o Ekkusu Bonbā o como los ingleses -que siempre están para apreciar estas cosas- la llamaron Star Fleet.

 

Pero, como de costumbre, mi intención es rematar el posteo con una demostración de que este autor tenía unas referencias occidentales claras. No hay que ver el Pro Wrestling Star Aztekaizer.

 

Que ofrece dos posibilidades. O bien tiene algunas influencias…

o bien los taquiones son más poderosos de lo que uno podría llegar a pensar.
Lo que está claro es lo que tenemos que decir nosotros:

AVIV! IAGAN! AVIV!

Una viñeta mientras esperas

El posteo principal del día va a tardar un poco. Mientras tanto podéis entreteneros considerando las posibilidades gráficas que tuvo la conversión de The Spirit en una tira de prensa.

El trabajo realizado para resumir en cuanto menos espacio más historia, creando sus propias soluciones narrativas y, en general, logrando que una sola viñeta contara una historia completa por si misma.

Por ejemplo, esta viñeta.

Os dejamos considerando la historia que hay detrás mientras terminamos con el posteo principal.

¡Que ya llega, ya casi está!

Anormalización

Puede ser cosa exclusivamente mía, pero a veces sospecho que ya hemos llegado a un punto en el que la cultura popular ha logrado ser lo suficientemente popular, o bien la actualidad ha entrado en un periodo de tan singular extrañeza, como para que lo más extraño que puedas encontrarte un domingo por la noche…

No sea Batman.

De hecho, por si acaso, vamos a guardar una imagen del tuit que la Portavoz del Gobierno (o Secretaria de Prensa, lo que queráis) ha hecho desde su cuenta oficial.  Por si lo borran.

A quién quiero engañar, no lo va a borrar. Si les da todo lo mismo.

Están muy ocupados diciendo que la pizza es de pedófilos y que ‘Se acerca La Tormenta‘ como para querer quitar un tuit de un puesto oficial de la Administración TRUMP! quejándose de que un asistente virtual haya hecho caso a los gritos continuos de un niño de dos años  años gritando Batman -¿por qué estaba gritando durante minutos Batman un niño de… mira, déjalo- hasta comprar una figurita de 80$ de Batman v Superman. O, como yo lo llamo: Resume 2018 en una frase.

En serio, si alguien tiene intención de viajar al pasado que no se lleve un VSH rallado como Bishop, con esta frase tiene suficiente.

Pero miremos el lado positivo. Al menos parece que ya hay una situación de conocimiento -superficial, pero conocimiento- sobre el mundo de los superhéroes en todos los ámbitos.

Espera, ¿qué? ¿Qué dice esa imagen?

2018, señores y señoras.

Poseret

Aaaaay… Borriquito como TRVE. (TRV-Ru-Rú)
Solo sabes Marvel U (TRV-Ru-Rú)
O bien sabes DC U. (TRV-Ru-Rú)
¡Hay más que tus U!

Tú eres preguntante
de cien mil maneras
de lo que has querido
cuando has percibido
sexo o juventú’.

Con solo seis temas
tocas mil c…anciones.
Y aún y que te aplaudes
con gran entusiasmo
tus ‘inspiraciones’.

No hay borriquito como el TRVE. (TRV-Ru-Rú)
Con el área en la que es TRVE. (TRV-Ru-Rú)
Borriquito como TRVE. (TRV-Ru-Rú)
¡Déjame ya, o-fú!

Preguntas a chicas
y eres carnetero.
Carné’ a quién tu quieras,
sea de lo que sea,
para el mundo entero.

Sin estar atento
– y no te exagero –
que solo es tu nicho.
Te haces llamar ‘pope’
pero es de troleo“.

Aah..
Eeh..
Iiiih..
Ooh…
Uuh..

Aaaaay… Borriquito como TRVE. (TRV-Ru-Rú)
Sólo importa lo que tú (TRV-Ru-Rú)
Borriquito como TRVE. (TRV-Ru-Rú)
Gozan más que tú

el TRVUE, el TRVUE, el TRVUE, el TRVUE, el TRVUE

Borriquito como TRVE (TRV-Ru-Rú)
No disfrutan como tú (TRV-Ru-Rú)
¡Con to’ lo que sabes tú! (TRV-Ru-Rú)
¡Lo que sabes tú!
¡Sí, tú! ¡Y tú! ¡Y tú! ¡Y tú! ¡Y tú!

A very ROB! X-MAS!!!

Hola. ¿Alguien ahí?

Bueno, esto va a ser breve. Yo venía a hablaros sobre uno de los brillantes personajes de ROB! pero resulta que ya habíamos hablando un poco de él y que pocos meses después en otro blog hicieron la entrada casi-definitiva.

Me refiero, por supuesto, a Santa The Barbarian.

¿Que me queda a mi entonces?

Pues lo de siempre, poner tres imágenes y una frase:

En estas fechas tan llenas de entrañas, digo, entrañables… Recordad:

AVIV AL AICNEVIVREPUS!!!