Pulir cera

En 1970 se estrena la secuela El Planeta de los Simios. Estrenada dos años antes, la cinta protagonizada por Charlton Heston se benefició de pertenecer a una época en la que Hollywood rebosaba de nuevas ideas y originalidad, no como ahora que todo son películas de superhéroes. Gracias al impuso creativo de la ya añorada 20th Century Fox, en 1970 aparece Regreso al Planeta de los Simios. La producción, en la que casi ninguno de los principales responsables de la primera parte repetía (Heston pasaba de protagonista a personaje secundario), introducía un novedoso y rompedor concepto pulp que quedaría grabado en la cultura mainstream para siempre: bajo las ruinas de la ciudad de Nueva York, en los viejos túneles del Metro, vivían humanos mutantes, escondidos de la sociedad de primates dominante.

Comprar Regreso al Planeta de los Simios - Microsoft Store es-ES

En 1977 John Wagner, guionista en la revista 2000 A.D. de las historietas serializadas del Juez Dredd, presenta a los Troggies, un grupo de parias de la sociedad de Mega City One que vive en los antiguos túneles del Metro y que ha desarrollado, durante su periodo bajo tierra, nuevas características físicas que les han apartado biológicamente de la humanidad. No son mutantes porque, bueno, los mutantes ya se habían utilizado como amenaza externa a Mega City One en unos tebeos anteriores.

En 1983 el aclamado autor Chris Claremont decide presentar a un grupo de mutantes que viven al margen de la sociedad escondidos bajo el suelo de las ciudades. ¿En las estaciones de Metro? ¡No! Claremont propone un nuevo canon que revolucionará el concepto de los mutantes que viven en el subsuelo. Los Morlocks de Marvel viven… en unos túneles excavados en las cloacas. Unos túneles con raíles y que sirven para desplazarse en un transporte bajo tierra.

Aunque es Claremont el que primero introduce las cloacas como acceso al hogar de los mutantes, es un año después, en 1984, cuando la fórmula acaba de cuajar expresivamente cuando Peter Laird y Kevin Eastman crean un nuevo grupo de mutantes que vive bajo la ciudad de Nueva York, directamente en su sistema de alcantarillado. Hablamos por supuesto de las Tortugas Ninja.

Y así es como poco a poco, de la mano de muchos artistas, pincelada a pincelada, se crea un concepto magistral capaz de inspirar y crear un concepto que perdure en el tiempo.

GOOGLE crea SEWER, el Maps de las ALCANTARILLAS - Página 10 ...

Así, yo hoy iba a hablar de la reciente polémica alrededor de la presencia mediática de Sexo Mal, el cómic de Carles Ponsí. Resulta que yo era trueno, pero Sark fue relámpago y se me adelantó. De hecho, hizo una cosa bastante parecida a la que iba a hacer yo. Adiós a mi post, me dije. Tendré que hablar de otra cosa. ¿Al final haré un post sobre toda la basura que está saliendo sobre abusos y machismo por parte de autores de DC, esta semana con Scott Lobdell?

Pero entonces entré en los comentarios del post. Y me di cuenta de que alguien había añadido su pincelada al artículo de Sark. Alguien lo había MEJORADO. Y entonces pensé, ¿para qué voy a buscar yo un nuevo concepto? Si tantos prestigiosos artistas pudieron sacarle brillo a un concepto creado en unas prisas para la secuela de una película de 1968, ¿por qué no darle un toque más a lo ya creado este lunes? Me dije, «Voy a entrar en la mayoría de webs de actualidad de tebeos en español a ver cuáles no han reseñado ningún tebeo de autor y/o evidente temática LGTB». Qué gracioso me creía…

Resulta que aparte de la reseña que ya señalaba Sark, la única que he podido encontrar es… de Sala del Peligro/Vandal/ElEspañol con un «arden las redes».

Y es que viendo las reseñas publicadas desde el día 28 en algunos otros sitios, realmente la pregunta no es qué web de tebeos cree que su público es solo de machotes heteros. La duda es si no será verdad que hace falta alguno que no lo sea. De modo que al final, hoy no os puedo hacer post, he estado muy liado intentando encontrar ese «más apoyo que nunca» a los autores LGTB que comentaba Madrox el lunes. Si se pasa por los comentarios de nuevo, que me pase un par de enlaces. Gracias.

Cuando nadie te dice que pares

Ante cuestiones como las que indica el tuit con el que abrimos hoy, creo que hay bastantes cosas que podemos sacar a colación para rellenar hacer un post un día como hoy. Podemos debatir sobre lo mucho que se dijo que Keaton estaba poco menos que arrepentido de su papel como Batman y que por eso había accedido a protagonizar Birdman. Desde entonces, parece que va a aparecer en 3 Universos Fílmicos distintos… suponiendo que la película de Flash vaya a llevarse a cabo antes de que se jubile. Algo tan probable como el estreno de The New Mutants.

Pero precisamente hablando de esta película, no puedo evitar darme cuenta de la necesidad que tiene la industria de agarrarse a lo viejo. ¡Qué incapaces están los grandes estudios para ver las posibilidades de darle salida a nuevas ideas! Sí, vamos a hablar de los Seis Siniestros.

Bueno, o como le gusta decír ahora a los de marketing, “Sinister Six”. Una cantinela que viene de tan largo que casi parece como de otro tiempo, pero que se aviva cada vez que Sony revela que tiene en desarrollo “una nueva película del Universo Spiderman” o para cualquier pequeño guiño en alguna producción a algo que pueda interpretarse como una continuidad entre películas. Vamos, como con el DCEU, pero al revés.

Sin embargo, no podemos decir que esto sea una cosa que solo pasa en las películas. Los Seis Siniestros tienen una larga estela, ya en la publicación impresa, de gente que no sabe cuándo soltar. Creado para el primer Annual de The Amazing Spider-Man, el grupo no pasaba de ser un All-Star de los villanos más destacados creados por Lee y Ditko durante los primeros números del trepamuros. Ni había mucho donde elegir ni la cosa necesitaba una excusa demasiado buena. De hecho, en el cómic no llegamos siquiera a ver un combate del héroe contra el sexteto completo. Solo salen juntos al principio o en esta escena que inspiró después a Ibáñez para hacer Mortadelo y Filemón contra el «Gang» del «Chicharrón».

La idea se queda ahí (tampoco daba para mucho más, dado que son personajes sin ningún propósito común real) y apenas tiene recorrido. Cuando DeFalco monta un nuevo grupo de villanos aliados contra el trepamuros, crea al Sindicato Siniestro, con personajes con unos intereses y motivaciones más similares y, sobre todo, menos entidad propia, lo que hacía que tuviera más sentido reunirlos para crear una cierta amenaza.

Todo va bien para los Seis Siniestros hasta que Michelinie decide revivirlo en los 90, para The Amazing Spider-man 334. ¡Prácticamente 26 años después de la primera aparición del grupo! Es esta agrupación, que dura la friolera de 4 números, la que reivindica el nombre del grupo y le recuerda a Marvel que tenía ahí esa carta guardada. Erik Larsen no se puede resistir, y cuando le dejan al cargo de la cabecera de Spider-Man, tras la marcha de TODD!, decide traer de vuelta al grupo, esta vez decididos a vengarse no del trepamuros sino del Dr. Octopus.

Esto demostraría que el grupo podía reciclarse si se tenía la suficiente cara dura, falta de ideas o ganas de intentar algo nuevo. Tanto es así que para la Segunda Temporada de la serie de dibujos animados de Spiderman (1995) aparecen, renombrados como The Insidious Six.

Pero también en el 95 aparecería en la colección de Spiderman Unlimited escritos por Tom Lyle, un experto en eso de tener pocas ideas y la cara un poco dura. En este caso, tras la muerte por automedicación de plomo de Kraven, que el Hombre de Arena se uniera a los Vengadores y el asesinato de Octopus a manos de Kayne, los tres miembros originales restantes (más el Duende, que había fichado en el cómic de Michelinie) deciden unir fuerzas con el Escarabajo y el Conmocionador (recliclando fichajes del Sindicato Siniestro) y a Scorpia, un claro caso de diversidad forzada introducida por los malvados SJW de Soros.

A estas alturas los Seis (o siete) Siniestros son más un grupo de apoyo de villanos enemistados con otros villanos que una formación destinada a eliminar a Spiderman, algo que volverá a resonar cuando a finales de los 90 Howard Mackie y Byrne reunan de nuevo al grupo para ir contra un renacido Doctor Octopus. Mackie decide ignorar la aparición anterior del grupo,descartar a las nuevas inclusiones (incluyendo al Duende, que es sustituido por Kraven, pero esta vez el hijo) y poner como sexto miembro a Veneno. No, la cosa no tenía mucho sentido.

Es decir, recopilando, que de aparecer una vez en 1964 y no volver a ser mencionados en 25 años, en apenas 10 años tuvimos 4 apariciones del grupo, en distintas encarnaciones. Bueno, muchos os dirán que es que los cómics de los 90 tenían estas cosas y que bajó de los cielos Joe Quesada y desfació todos los entuertos. Y por supuesto, os estarían mintiendo.

En 2005 Mark Millar está escribiendo Spider-Man Marvel Knights en un proceso de cambio de cara radical para varios de los personajes del plantel de villanos de Spiderman. Continuando con lo establecido por Bendis en The Pulse y Jenkins en Spectacular Spiderman, Millar nos trae una historia que culmina con la aparición de unos ¡12 Siniestros! reunidos por Norman Osborn. ¿Qué sentido tiene que Norman retome y reivindique el nombre de un grupo de villanos del que nunca formó parte y que de hecho le excluyó en todas y cada una de sus formaciones? Bueno, pues que MOLA. Y si MARK! ve que mola, él lo pone.

Aquí ya tenemos un poco de despiporre. Tenemos a la mitad del Sindicato Siniestro (Boomerang, Conmocionador, Hydroman), a medio equipo original y a unos cuantos que no tengo muy claro qué pintan ahí y que creo que solo están porque Millar no se sabe 12 villanos de Spiderman. La broma no llega para mucho más.

Slott reciclaría el concepto unos pocos años después como forma de reintroducir a villanos clásicos y poner a Otto de nuevo como líder del grupo y eje central de la villanía arácnida, en preparación de sus planes Superiores. Probablemente hablamos del único caso, desde 1990, en el que los objetivos del equipo se mantienen fieles a los originales del Annual 1. Y por supuesto, la primera vez desde entonces que el líder del grupo es Octavius. Igual tiene algo que ver.

De modo que cuando uno se pregunta qué lleva a Michael Keaton a presentarse como Batman para una película de Flash después de haber parodiado las películas de superhéroes en Birdman, haberse reinventado como villano en Spiderman Homecoming y hacer un cameo de cara a un nuevo universo cinematográfico en Morbius… Yo no puedo dejar de pensar en qué llevó a Adrian Toomes, el Buitre, a unirse a 7 formaciones distintas de los 6 Siniestros, incluyendo varias en cuyo objetivo era liquidar a otros miembros de anteriores equipos con los que volvería a asociarse más adelante. Y entonces me doy cuenta de que Keaton es un puñetero actor de método, y lleva metido en el personaje del Buitre desde hace años. ¡Qué tipo!

¿Qué le sucedió al periodismo cultural?

Bueno, ha sido una semana intensa y de nuevo la actualidad ha intentado hacer sus tejemanejes para hacerme cambiar a última hora el tema de mi post de hoy. Sin embargo, creo que es complicado hacer un post entretenido y educativo a estas alturas sobre los casos de ligoteo con menores de Cameron Stewart o el resto de nombres que han salido (reconozco que me duele un poco leer las acusaciones a Warren Ellis, porque uno nunca quiere que sus autores favoritos sean unos mierdas).

Tras pensarlo detenidamente, he decidido que hay cosas que no necesito en mi vida, como por ejemplo, señores con avatar de Woody Allen viniendo a mis menciones de Twitter a decirme que Mia Farrow tampoco es una santa. Si alguien a estas alturas necesita un cursillo sobre cosas que está mal hacer con gente a la que doblas en edad (y sabemos que en DC ese cursillo empieza a ser necesario), que busque ayuda profesional.

¡Y hablando de profesionales! ¿Qué tal ha vuelto de la cuarentena la prensa cultural? Hace mucho que no hablamos de eso. Un mes, o incluso más. Y no es por falta de motivos, es porque dentro de poco salen las listas de Esenciales de la Asociación de Críticos y Divulgadores del Cómic y nos tenemos que guardar un poco las risas para entonces. Pero el otro día gasté uno de mis clics mensuales en El País, ese periódico que hoy es un poco menos de izquierdas que ayer (pero más de izquierdas que mañana), porque tocaban un tema imprescindible: ¡un publirreportaje sobre el 80 aniversario del Joker!

A estas alturas, cada vez que alguien habla sobre los debates filosóficos que genera el Joker, habría que pedirle que por favor lea mejores tebeos. La pieza la firma Tommaso Koch, al que podemos considerar inspirador de este post por partida doble: por autor de la pieza, y porque igual que yo hoy, fue capaz de escribir hace dos semanas una pieza sobre J.K. Rowling ignorando por completo la polémica política que la rodeaba durante el último mes. Incluso empezando un párrafo hablando del uso de Twitter de la escritora. Tiene mérito.

Bueno, ¿pero qué dice Koch sobre Joker? Uy, muchas cosas. Aquí una relación de los adjetivos con los que se describe al Príncipe Payaso del Crimen en el artículo de El País: «marxista, existencialista o la más pura encarnación del superhombre que teorizó Nietzsche», » hippy en la serie televisiva de los sesenta», «hacker, genio de la química, y […] terrorista en el siglo XXI», «el edén de la libertad», «un chiste tremendamente incómodo», «anarquista, por su lucha antisistema, o secuaz de Marx, quintaesencia de la lucha del proletariado»,… Claramente marxista, que aparece dos veces en el texto, parece la tesis más probable, aunque siento cierta inclinación por la idea de que era hippy en la serie de los 60.

Holy Rewatch Batman! “The Joker's Flying Saucer” | Tor.com
«¿Está Woodstock? Que se ponga»

Es tradición en El País no entender demasiado al Youker. De modo que no vamos a alarmarnos por eso. Claramente el autor se ha documentado, dado que ha entrevistado a «Gustavo Martinez, editor de ECC Ediciones» para que le cuente qué cosas están promocionando del personaje. Incluyendo los enlaces directos a la web de la editorial para poder comprarlos. Sabemos que esto no es un publirreportaje porque esos suelen ser más sutiles.

En defensa de Koch, el artículo se ve documentado. Cita a Bill Finger como co-creador del villano (pasar de puntillas por el complejo tema de la autoría de estos tebeos es más de lo que el artículo hace, pero bueno, ¡al menos acredita a Finger!) y hay unas cuantas citas a libros y artículos sobre el personaje. Al margen de interpretaciones hiperbólicas, pasadas de frenada y un obvio exceso de propaganda, uno podría decir que se trata de un artículo bien informado.

Si no contamos cuando dice que «una teoría apunta a que, tras su identidad, se esconde Alfred, el célebre mayordomo de Batman». Pero claro, ya sería pedirle mucho al autor que además de citar libros y ensayos se hubiera leído algún tebeo de Batman. Tampoco nos vamos a poner exigentes.

GAB Neil Gaiman: ¿Qué le sucedió al Cruzado de la Capa?: Amazon.es ...
Yo no pongo en enlace para comprarlo porque no soy un periodista de verdad.

Al fin y al cabo, creo que todos podemos coincidir en que el artículo podría ser peor. Podría ser, por ejemplo, uno de Sala del Peligro/Vandal/El Español. Pero sobre eso ya me quejé en Twitter, os dejo el hilo y hasta otra.

Ampliando la pila de lectura

Una de esas cosas de las que uno no debería estar orgulloso es de haberse leído prácticamente cualquier tebeo con el nombre de Spiderman en la portada publicado en 60 años de (irregular es poco) historia editorial del personaje. Por eso, cuando de pronto aparece algo de material que no conocía, siempre estoy abierto a caminar más aún en esa senda maldita que es leerte todo lo que hay de tu personaje preferido para constatar que… bueno, que igual no hay TANTAS cosas interesantes que decir con él. El otro día mi querido @ximicomix me advertía en Twitter de la existencia de dos números especiales, un crossover único entre el trepamuros y… Backlash.

Creado del genio creativo de Jim Lee y Brett Booth, Blacklash es uno de los personajes fundacionales del universo Wildstorm. Mitad atlante, mitad alienígena, ninja, mutante, espía, veterano de la II Guerra Mundial, el personaje lo tenía todo para triunfar, igual que todos los demás personajes de la prometedora editorial. Además de todo esto, tenía el poder de tejer redes psíquicas que le permitían atrapar enemigos y balancearse por los tejados, por lo que en algún momento de 1996 alguien decidió que era el candidato perfecto para cruzarse en el camino de Spider-man.

En aquel momento, casualmente, Spiderman estaba pasando por unas horas complicadas. Peter Parker era padre y el manto lo había tomado Ben Reilly, que todavía en aquel entonces creía que era el Spiderman original, mientras que el Peter retirado era el clon. De modo que aunque Spiderman tuviera muchos años de historia editorial, el personaje estaba casi nuevo, estrenando uniforme, sin personalidad ni carisma como para eclipsar a un recién llegado. Si hubo una situación perfecta para que editoriales jóvenes cruzasen a sus personajes con Spiderman sin miedo a que este les robase el protagonismo, no hubo un momento como 1996.

El trabajo de escribir esta obra magna quedó en manos de Brett Booth, dibujante y co-guionista habitual de la colección del propio Backlash. Aunque ninguno de sus alumnos llegó a los niveles de genialidad del maestro JIM!, debo admitir que el trabajo de Booth a los lápices es bastante GENIAL.

Aquí los tenéis, luchando contra los dos enemigos designados para este crossover. Al de la izquierda ya lo conocemos, era inevitable que en aquellos años apareciera Veneno, haciendo muchas menciones al tema de los simbiontes y a Matanza, su vástago asesino. A la derecha, al villano de Wildstorm escogido. ¿Qué? ¿Que os suena de algo? Por supuesto, es Pike, de Wildstorm.

¿Cómo? ¿Que se parece a otro personaje? No sé de qué me estáis hablando. No tiene nada que ver con ningún otro mercenario creado en los 90. Y la prueba está en que Pike…

…tiene pies.

Para completar este elenco de lujo tenemos a Taboo, una pelirroja poseída por un simbionte vampírico que lanza descargas de energía y es la exnovia de Pike. Y Veneno cree que es un nuevo producto de la reproducción alienígena de su propio simbionte. Y, bueno, se pasa toda la pelea final sin dar señas de vida. No se la podría intercambiar por una lámpara sexy con un simbionte vampírico porque el concepto de lámpara sexy y Kelly Sue DeConnick, igual que el resto de mujeres que hacen tebeos de superhéroes, aún no se habían inventado en 1996.

¿Qué os puedo decir sobre este tebeo? Puro 1996. ¿He comentado ya lo GENIAL que es Brett Booth?

Pues dado que dibujar todas estas páginas es indudablemente un esfuerzo ingrato, el bueno de Brett contó con apoyo para los guiones. El guionista Sean Ruffner se encargaría de apoyar la prosa que debía dar forma al carismático encuentro entre estos personajes. Si no os suena el nombre de Ruffner, os confieso que a mí tampoco. Buscando en Google apenas me aparecen sus trabajos en Image, tanto en Backlash como en la breve cabecera The Kindred, donde junto con otros cuatro guionistas escribiría 4 trepidantes números antes de su cancelación.

¡Ahí está en la portada del primer número, compartiendo créditos con el mismísimo Jim Lee! Como véis, en esta también sale Backlash. El otro no es Pike, no. Es otro personaje de Widlstorm totalmente original y CREADO POR LOS AUTORES llamado Grifter. 

Volviendo a Ruffner, se trata de un autor tan desconocido que no pude resisitirme, y tras acabar este crossover fuí a leer la única pieza de Marvel que encontré acreditada a él aparte de estos dos números de Backlash/Spiderman.

¡Team X 2000! ¿Dónde has estado todo este tiempo? Además dibujado por Kevin Lau, al que seguro que los más avezados recuerdan por su estilo amerimanga en su brevísima etapa de Puño de Hierro en 2004.

Sin embargo, el pesado velo de Quesada y los 2000 empañaron en esta obra el talento natural para la GENIALIDAD de KEVIN! mostrado en Team X 2000 en toda su gloria.

En fin, un número único que en pleno 1999 nos daba todo lo que el ávido lector de los 90 deseaba y ansiaba de un buen tebeo mutante.

¡Cable! ¡Songbird! ¡Bishop! ¡Lobezno Ciborg del futuro! ¡El Doctor Muerte! Los 90 más puros y duros de todos los tiempos. No se puede negar la influencia de los maestros a través de estas páginas. De modo que doy gracias por haberte encontrado, Kevin Lau. Y a ti, Sean Ruffner. Y por supuesto, a ti Brett Booth. ¡Gracias a todos por hacer los tebeos que sí que vale la pena leer!

World’s Finest

Hay una serie de tropos comunes en casi todas las historias de cómics. Al fin y al cabo, en un medio con más de un siglo de Historia, ha dado tiempo a inventar casi todo, homenajear, reciclar, rebootear y volverlo a homenajear. En todos los ambientes y rincones del mundillo hay  gente viviendo de las rentas. Mark Millar vive de haberse subido a la chepa de Grant Morrison y Warren Ellis, y otros de, no sé, un premio de 2012, por ejemplo.

Pero la fama no siempre da de comer, a veces hay que jugar duro, hacer apuestas, dejar tirada a tu editorial nueva y radical e irte a DC a acaparar despachos, como Jim Lee. La vida es dura y en este mundo nadie te regala nada. Bueno, casi nadie. A veces ECC te regala unas láminas y tú decides sacarles tajada.

Y es que claro, aunque se trate de que “Los Héroes siempre vuelven”, es decir, que la gente vuelva a las tiendas físicamente, si vas a meter los regalos en los envíos online, pues claro, necesitas ponerles precio. Que si no pierdes dinero.

Como en todos estos casos, habrá quien se te oponga de forma directa y agresiva de un Lex Luthor…

…y gente que lo haga con la sibilina discreción de un Ra’s al Ghul.

Y es que durante esta cuarentena hemos visto que en Akira Comics hay muchas cosas que recuerdan a algunos de los cómics más importantes del Universo DC. Como, por ejemplo, los taquiones. Esto puede hacer que tebeos de mayo se envíen en plena cuarentena en el mes de abril.

O que los de junio se vendan en mayo.

Aunque no podemos descartar que se trate de algún trato de favor a Andrea Levy, que sabemos cómo son los del PP con lo del mercado y la libre competencia y las leyes y esas cosas. Quizá Andrea le enseñó al CM de Akira una de las más prestigiosas técnicas del PP: “¿usted no sabe con quién está hablando?”

Y es que de estos meses de polémica hay una cosa que nos queda siempre presente. Que los héroes siempre vuelven. Volverán, los Héroes del Barrio (del Pilar), a recordarnos que Akira es una sencilla tienda, un pequeño comercio luchando por sobrevivir en un mundo de librerías en la que el pez grande se come al chico. Y si las demás no se aprovechan ni ponen en riesgo a los repartidores, más tontas ellas.

Liberad el CUT

Como esto del cine empezó como una afición de poca monta, antes de que vinieran Tarantino, David Fincher y Christopher Nolan, hay películas que se han perdido, de las que no queda copia alguna que nos permita volver a verlas. Con el paso del tiempo, y cuando los frikis del cine empezaron a juntar dinero suficiente como para preocuparse por dónde acababan las películas que habían visto en una nostálgica tarde de domingo cuando eran jóvenes, empezó aquello de la conservación cinematográfica. Sin embargo, ya era tarde. Muchas de las películas que habrían de cumplir diez décadas en lo que llevamos del siglo XXI se han perdido de forma irrecuperable.

La historia de este cine perdido es apasionante. Incluye espías soviéticos, a los hermanos Marx, incendios, a Ed Wood, escándalos sexuales, problemas con la justicia e incluso películas en 3D incompletas. Próximamente, habrán de incluir otro capítulo en la trágica historia de la pérdida del patrimonio fílmico universal. Hablamos del metraje perdido que Zack Snyder lleva un par de años asegurando que constaba en su versión de la película Justice League y que, por desgracia, no vamos a ver.

Lo que sí que parece que vamos a ver es a un montón de directores reclamar su porción del pastel a empresas envueltas en una batalla campal por los servicios de streaming y los contenidos exclusivos durante un año en el que se ha tenido que parar la mayor parte de la producción audiovisual durante meses. Así, tenemos a David Ayer asegurando que también tiene un “cut” de su Escuadrón Suicida.

Y Paul Feig dice que él rodó una película de Cazafantasmas de 3 horas y media, algo que por lo visto, alguien necesitaba ver.

Mientras esto ocurre, muchos nos preguntamos, ¿por qué parar aquí? ¿Por qué no se está reivindicando un Miller&Lord Cut de Solo? ¿Un Trank Cut de Fant4stic? ¿Un Raimi Cut de Spiderman 3? ¿O un Wright Cut de Antman? O aún más, ¿por qué Joss Whedon después de pasar por el insufrible trago de acabar Justice League para que ahora Snyder pueda aportar su visión, no reclama que le dejen rodar un Whedon Cut de Vengadores 3? Seguro que tendríamos un montón de incómodas subtramas sexoafectivas entre los personajes que nos hemos perdido.

¿Es porque Disney paga a los críticos? ¿Es porque los Marvel-fans están demasiado cegados por el lavado cerebral de Disney? ¿Es porque desde las absurdas montañas de dinero del Universo Cinematográfico Marvel Kevin Feige no oye los llantos? Nadie lo sabe. Salvo los youtubers españoles que dan noticias exclusivas como que Ben Affleck va a rodar, ahora sí, su película de Batman.

En medio de todo este asunto, solo hay una cosa que me da paz. Algo que me hace sentir que sé cómo debería sentirme al respecto del Snyder Cut.

ÉL lo aprueba.

Verdades como puños de ROB!

Como seguimos faltos de noticias y de actualidad en el Twitter de los tebeos (y su hermano importante, el Twitter de las películas de superhéroes), a una panda de indocumentados con ganas de acción y de bronca no se les ha ocurrido nada mejor que sacar de contexto las declaraciones de ROB!

Certificando de este modo que, como dicen por ahí, lo peor que le ha pasado a la cultura friki es haberse hecho popular, esta pequeña legión de ignorantes fans de la pose han decidido arremeter contra la producción artística de ROB! durante la década de los 2000, o intentar atizar al maestro con referencias y alusiones a los tebeos más populares de aquella década. A esto ROB! ha podido contestar sin apenas despeinarse, demostrando sus conocimientos enciclopédicos y su reverente respeto por los clásicos y los orígenes de los que venimos.

Y es que evidentemente, todo es una conspiración contra el talento. Una conspiración que él conoce. Una conspiración EVIDENTE.

Y es que al final, “the first Will always be best”.

No se puede discutir que ROB! tiene toda la razón. Si uno quiere disfrutar de verdaderas historias, originales y rompedoras, debe ir a los orígenes. A los comienzos. A la magra historia fundacional del género y sus personajes. Como por ejemplo, al Batman de Nolan.

Y es que la sabiduría desplegada durante los últimos días por el Maestro no puede dejar indiferente a aquellos que han caído en las garras de la todopoderosa Disney y en el empeño de sus directivos, ya desde finales de los 90, por destruir el legado dejado por los grandes creadores para allanar el camino a un manso rebaño de fans del infantilizado Universo Cinematográfico Disney.

Y es que si atendemos a la Historia y la lógica, vemos que muchos de los supuestos logros alcanzados por las grandes editoriales durante los 2000, comenzaron antes de terminar la década de los 90.

¿The Authority? Comenzó a editarse en 1999. ¿O me váis a decir que preferís la etapa que guionizaba Mark Millar? Y Transmetropolitan arranca en 1997. ¿Me váis a decir que preferís a Warren Ellis escribiendo Ultimate Fantastic Four? ¿Marvel Knights? Varias de sus cabeceras se lanzaron en 1998, incluyendo la más popular: Daredevil. ¿Me vais a decir que preferís a Kevin Smith escribiendo Una chica de Jersey? ¿La Liga de los Caballeros Extraordinarios? Se comenzó a publicar en 1999. Igual que Promethea y Top 10. Ahora va a resultar que somos todos fans del Alan Moore pornógrafo de Lost Girls. ¿Sabéis dónde estaba Bendis en los 90? ¿No? Yo tampoco, y creo que éramos más felices así.

Algunos, por no reconocer con humildad que ante la sabiduría de ROB! no les debería quedar otra que quitarse el sombrero, continúan insidiosamente tratando de ganar una batalla dialéctica que ya tienen perdida de antemano. Y para ello recurren vilmente a las obras menores (si se las puede llamar así) del Maestro.

Esgrimir contra ROB! su incomprendido trabajo en Onslaught Reborn es bajo. No porque la calidad de la obra no esté al nivel habitual de ROB!, sino porque se trata, a pesar el inmenso talento invertido en ella, de una obra alimenticia con la que nuestro hombre pagaba las facturas mientras preparaba el relanzamiento de Youngblood. Un regreso para el que la industria y la audiencia, contaminadas por los altos directivos de Marvel que odian los cómics, no estaban preparadas.

A pesar de eso, ROB! colaboró en los 2000, como hasta entonces había hecho, con los mejores. Por eso trabajó con Robert Kirkman en un relanzamiento de Killraven para el que, de nuevo, el infantilizado y falto de originalidad mercado de los 2000 no estaba preparado. Si hay un autor que en los 2000 desató su creatividad proponiendo nuevas e inexploradas ideas durante la década, ese fue Kirkman, quien en Invencible y The Walking Dead daba muestras de la solidez creativa de un hombre que reconocía a ROB! como un héroe con el que valía la pena trabajar.

Y es que es importante leer con atención a una mente tan grande como la Suya y entender las múltiples capas con las que se expresa ROB! Porque él no dice que no haya buenos tebeos entre el años 2000 y el 2010. Pero siendo sinceros, ante los rápidos y sencillos ejemplos presentados, ¿quién no prefiere una buena dosis de tebeos noventeros?

AVIV BÖR!

25 aniversario de un pequeño adiós

Este mes se cumple el 25 aniversario de uno de los grandes hitos de la Historia del Cómic de Autor. Hablamos de Spawn #31, en el tercer año de la publicación de la GENIAL! creación de TODD!

Y es que si bien Spawn era obra completa de McFarlane, que  tuvo un ferreo control sobre la criatura durante muchísimo tiempo, una cosa que caracterizó a la cabecera casi desde sus inicios, casi ecplipsando su importancia capital como obra de autor, fue la presencia de artistas invitados que entraban y salían para dar aún más renombre y brillo a la flamante estrella inaugural de Image Comics. Si bien son célebres las participaciones a los guiones de Alan Moore (Spawn #8), Neil Gaiman (Spawn #9), Dave Sim (Spawn #10) y Frank -yo creo que en 1993 ya podemos llamarle FRANK!- Miller (Spawn #11), algo menos recordadas son las participaciones de otros artistas sustituyendo a TODD! a los lápices.

El primer caso lo tendríamos en Spawn #16, primer ejemplar de la colección en la que TODD! no firma ni los diálogos ni los lápices, cediendo esa labor, respectivamente, a Grant Morrison y a Greg Capullo. El escritor escocés y GREG! continuaron esta colaboración durante 3 números, seguidas por otros dos números donde los guiones serían acreditados a Andrew Grossberg y Tom Orzechowski, en un breve hiatus de TODD! que se terminaría para el redondo número 20 de la colección, de nuevo firmado, tanto a los guiones como a los lápices, por el padre de la criatura.

McFarlane no volvería a abandonar el control de las historias de Spawn a lo largo de más de de un centenar de números y casi una década de carrera del personaje. Sin embargo, ya para el número 25 de la cabecera volvería a dejar los lápices a otro autor, Marc Silvestri y el siguiente número volvería a estar dibujado por Greg Capullo.

La colaboración entre TODD! Y GREG! se mantendría durante unos cuantos números más, pero McFarlane nunca volvería a aparecer acreditado en solitario como dibujante de Spawn. De hecho, a pesar de que seguiría apareciendo ocasionalmente acreditando junto a Capullo, en Spawn #32, Greg Capullo rediseñaría a su estilo barroco el uniforme y el aspecto del protagonista, el alter-ego de Al Simmons. El aspecto diseñado por Capullo vivió mucho más tiempo que el original, manteniéndose él como dibujante de la colección, con alguna excepción mensual para artistas como Tony Daniel, durante los siguientes 70 números de la colección.

Esto es, este mes se cumplen 25 años de Spawn #31, y por tanto, de la última vez que pudimos ver a Spawn vestido con el uniforme original con el que hizo tambalearse el mundo editorial del los 90. El fin de una prometedora era que, un cuarto de siglo después, solo podemos admirar…

Aunque, siendo sinceros, a estas alturas de los 90, ver, lo que se dice ver, ya no se veía una mierda.

Madre mía, ¿no os morís de ganas de releer esta etapa?

Periodismo especializado y de actualidad

Hay veces que cierra una cabecera de prensa más o menos conocida y entre el gremio de los periodistas se mueve al unísono un lamento, independientemente de la naturaleza de dicha cabecera. El cierre de una publicación es siempre un drama para quienes no saben en qué momento esas páginas o ese grupo editorial les iba a dar de comer. Sus posiciones políticas misóginas y rancias, sus intereses sobre la agenda cultural o, por ejemplo, la calidad de sus piezas, son indiferentes.

Por suerte, no hay nada que temer respecto a la prensa cultural sobre cine mientras les quede el recurso de hablar de la Marvel de verdad, esto es, la de las películas. Un truco que vale para cualquier medio que quiera inflar sus clics un rato a costa de aquellos espectadores ávidos de noticias sobre el hartazgo de las películas de superhéroes. ¡Hasta la prensa generalista de mayor prestigio se rinde ocasionalmente a esta tendencia!

Bien es cierto que ocasionalmente tener a trabajadores que no están especializados en el complejo mundo de los superhéroes puede llevar a errores de bulto importantes, como, por ejemplo en este caso de OKdiario, citar a Wonder Woman como una de las “chicas de las cómics de Marvel”. No pasa nada, cualquiera puede equivocarse. Pero los medios especializados tienen a un especialista. Hoy vamos a hablar de uno de esos especialistas: Juan Arcones, periodista de la revista Fotogramas. Veamos algunos de sus recientes artículos.

Como esta pieza publicada ayer, sobre la posibilidad de que el cierre de la trilogía del MCU para Spiderman incluya a Daredevil. La fuente es el popular guionista y director Kevin Smith. ¿No os suena esto? Pues claro que os suena. Como que esas declaraciones de Smith llevan rondando la prensa angloparlante desde hace casi dos meses.

Bueno, pero no pasa nada. Juan es un hombre minucioso que seguro que ha querido contar con nueva información jugosa y contrastada de cara a escribir su pieza. Por ejemplo, ayer comentaba la posibilidad de que Marvel eligiera (o no) a Charlie Cox, actor de la serie de Daredevil de Netflix, para volver a interpretar al Hombre sin Miedo.

Que es un rumor que efectivamente también habíamos oído y que el propio Charlie Cox salió a desmentir hace justo una semana. No el tiempo suficiente como para que Juan Arcones lo escuchase, pero no puedo esperar a su artículo del mes que viene haciéndose eco de estas declaraciones.

Bueno, puede que Juan no esté demasiado puesto en los rumores sobre Daredevil, pero es que no es su especialidad. Quizá su labor principal se centra en estar pendiente de la película de Venom.

¡Tom Hardy está a tope! Una cosa que es importante para Juan es que nos quede claro que Sony estaba tirando el dinero en una película basada en uno de los personajes más famosos de la franquicia de superhéroes que posee, una de las más importantes de la Historia, y que por eso la película fue una sorpresa. ¡Se quedó a un par de cientos de millones de dólares de igualar a Black Panther, una apuesta mucho más segura!

De hecho, para Juan Venom fue una de las sorpresas de 2018 de una forma tan rotunda que tiene que resaltarlo cada vez que habla de la película.

Y no acaban ahí las sorpresas para Juan, que también nos revela (en su artículo del pasado mes de abril) que hay un nuevo rumor sobre la secuela de Venom. Nuevo, dentro de los términos del libro de estilo de Fotogramas, claro.

Bueno, no seré yo el que discuta las fuentes de Juan, al fin y al cabo, él escribió la noticia sobre la ruptura entre Marvel y Sony para que Spiderman continuase en el Universo Cinematográfico Marvel…

Pero diría que hace algún tiempo que eso de que “el hombre-araña quedaba fuera del MCU”  había quedado descartado. ¿Maneja, quizá, nuestro periodista de Fotogramas fuentes nuevas que no conocemos?

Al fin y al cabo, Juan lleva bastante tiempo insistiendo en este tema. Concretamente, decía cosas muy similares sobre el “curioso” spiderverso de Sony en su pieza sobre Venom de agosto del año pasado.

No vamos a cuestionar la actualidad y frescura de los rumores y certezas que maneja Juan Arcones en sus artículos de Fotogramas. Hay que respetar la profesionalidad. Al fin y al cabo, la audiencia de Fotogramas puede necesitar de estas noticias.

Incluso puede considerar “adelanto” una imagen recortada de una portada de 1993. Porque como todos sabemos, cuando hablamos de esto de los tebeos, el tiempo es relativo.

Ultimatum al MCU

Como estamos muy aburridos con esto de que no salgan tebeos ni novedades, el internet de los tebeos está muy entretenido últimamente.Y todos pueden contribuir. Por ejemplo, si eres una librería puedes utilizar la excusa nazi de “es legal” para justificar el feedback negativo que recibes por hacer reparto online durante la pandemia.

Incluso, si te ves con muchas ganas, puedes ponerte a bloquear a clientes que te critiquen, jalear a quienes insultan a los que opinan que no es un buen momento para hacer repartos y hasta abrir un gran debate: ¿son los tebeos un bien esencial?

Y es que cualquier debate es bueno para combatir el aburrimiento durante la cuarentena, y mucha gente está cansada de la ausencia de noticias de actualidad con las que generar bronca. Sabes que la cosa ha tocado fondo cuando ves a la gente en Twitter debatir si el Jorge Javier Vázquez es de izquierdas o no lo es, cuando todos sabemos lo que sí es… Marvelita.

El panorama informativo está tan aburrido, tan vacío de posibilidades, que están recurriendo a lo impensable, a cosas tan bajas que uno no se lo esperaría. Solo así se explica que en RTVE hayan decidido darle voz a… editores de tebeos. ¡Casi a fanzineros!

Otros medios, más responsables quizá, se dedican a filtrar rumores de origen desconocido, siendo la última genialidad que el MCU vería próximamente una adaptación del evento marvelita ULTIMATUM.

Escrita por Jeph Loeb e ilustrada en su serie principal por David Finch, Ultimatum fue la respuesta de Marvel al rápido envejecimiento que sus cabeceras Ultimate habían sufrido a lo largo de su primera década de vida, convirtiéndolas de prometedoras apuestas de futuro en fanfics de corte fascista. Para resolverlo, decidieron matar a los incestuosos hermanos Maximoff, dejar a las puertas de la muerte a Sue Richards y al Capitán América en un maremoto, que un mutante descuartizase y deborase a la Avispa y que Magneto le rompiera el cuello a Xavier… en las primeras 48 páginas.

¡La clase de contenido que podemos esperar que Kevin Feige está valorando adaptar!

Para no bajar la velocidad, Ultimatum nos trajo al Hombre Gigante decapitando a Glob en venganza de un mordisco, para luego inmolarse en tamaño gigante. Docenas de mutantes muertos fuera de plano, o el Dr Extraño estrangulado y aplastado hasta la muerte por Dormammu, que tiene a la Antorcha Humana atrapada en un talismán.

¿Lobezno siendo desintegrado? ¿Cíclope ejecutando a sangre fría a Magneto? La clase de material que seguro que Disney está revisando para ver cómo introducir a los mutantes en el MCU.

Sin duda, este rumor es completamente cierto, no como los otros doscientos rumores difundidos antes por CBR y MCU Cosmic, que siempre dan en el clavo. ¿Quién mejor que JEPH! para dar lecciones a Marvel? Hablamos de un hombre que ha trabajado en los mejores momentos de Marvel. Y con la mejor compañía. Y es que, como todos sabemos, tras todo movimiento GENIAL! siempre están los maestros.

¡AVIV HPEJ!