En este mundillo somos todos hermanos

Una cosa muy bonita del mundo del cómic es que todo se perdona. Los aficionados somos todos una gran familia y pase lo que pase al final vamos a estar juntos y vamos a estar unidos. Por ejemplo, puede que Angel Luís Sucasas amenazase a una periodista e insinuase que activamente veta a mujeres críticas con el machismo. Pero le dejamos seguir escribiendo sobre tebeos en El País. Porque aquí todo se perdona, y la amenaza a la libertad de prensa solo pasa cuando alguien de Podemos dice cosas. O si se le dice a los de eldiario que corrijan un artículo. Es más, ¿por qué va a escribir Sucasas un solo artículo cuando aquí no se tira nada y puede sacarse dos?

Claro que esto es una práctica habitual en El País cuando se habla de tebeos. Los artículos se sacan de dos en dos. Por eso Eneko Ruiz puede destacar que hay “Una española en el Universo Marvel” en 2015, cuando se anunció que Natacha Bustos iba a comenzar a dibujar su estupenda Moon Girl y el Dinosaurio Diabólico, y luego un año después lo podía repetir Victor Parkas a raíz de la edición en España del mismo título. Mismo contenido, doble de clics. No nos podemos quejar (salvo si tienes una tienda y te vinieron en 2015 personas preguntando por el cómic de Marvel de Natacha, que no te llegaría hasta un año después).

Pero como decía, estamos en familia y al final lo perdonamos todo. Por ejemplo, yo ahora espero que la Sectorial del Cómic me perdone. Es cierto que igual no han estado presentes en muchas de las polémicas del sector desde su fundación, pero también es de rigor que han conseguido un hilo de tuits de la Biblioteca Nacional de España que quizá de aquí a 10 años se materialice en algo (las cosas de palacio van despacio) y también un Proyecto No de Ley del PSOE para impulsar y dignificar el medio. De aquí a que estemos como en Francia no debe quedar tanto.  Y yo quejándome.

En grapas de Panini eso son casi 50 grapas.

No solo eso, sino que en la Sectorial también han dado un asiento a Pedro Kat como representante de la AEPV. Y Pedro es como si fuera de ADLO!, solo que prefiere colaborar en la prensa seria. Y cuando hablamos de la prensa seria nos referimos a la que hace una lista de Las Mejores 25 Frases del DCEU e incluye varias de una película que no se ha estrenado. Y algunas de las frases están incluídas para decir de ellas cosas como “Es en esta frase cuando quedó patente que Zack Snyder no entiende a Superman”, lo que nos hace plantearnos la definición de “mejor” que mantienen los redactores de Sala de Peligro. Cosas de la prensa de verdad. No preguntes.

Pero estábamos hablando de perdonar. Y es que como decía, aquí somos todos una gran familia. Por eso no pasa nada si se firma un comunicado contra el fascismo y un par de semanas después se está defendiendo a Juanjo Guarnido, que “levantó la polémica” alabando en redes sociales la labor divulgativa del famoso youtuber de no-de-derechas-solo-políticamente-incorrecto de turno. Aquí se perdona todo. Y se blanquea. No pasa nada, en ADLO! también hay gente que no es ni de izquierdas ni de lo otro. Como decía, somos una gran familia.


Y las familias tienen desencuentros, problemas, discusiones. Pero siempre pueden reunirse a la mesa, preferiblemente en Navidad pero también puede ser durante el caluroso estío, a declarar públicamente su empeño en propiciar un diálogo de franca distensión que les permita hallar un marco previo que garantice unas premisas mínimas que contribuyan a crear los resortes que impulsen un punto de partida sólido y capaz, de Este a Oeste y de Sur a Norte, donde establecer las bases de un tratado de amistad que contribuya a poner los cimientos de una plataforma donde edificar las nuevas bases de los futuros premios y tender puentes de comunicación.

Haría una porra de «colectivos», pero esta semana ya hemos tenido bingo.

Los tebeos son los ríos

El otro día me leí Heroes Reborn. La nueva. La de Jason Aaron. En esta nueva década en la que, como en todas, se empiezan a añorar las cosas que leías cuando todavía podías tomar hiperprocesados sin sentirte mal durante una semana, parece que todo regresa. Aunque es verdad que Marvel lleva tan puesto el acelerador que a veces parece como que nunca se ha ido.

Por ejemplo, oficialmente Kaine Parker, el malogrado clon de Spider-man, murió oficialmente en Spectacular Spider-man 227, publicado en 1995. Sin embargo, el personaje era demasiado popular, se le dió un pequeño arco de redención y siguió apareciendo durante los 3 años siguientes, dispuesto a vengarse de Norman Osborn por haber estado detrás de todo el asunto de los clones. La cosa se quedó en unos pocos ganchos pero nadie se animó a continuar aquello y como por el 98 ya se dejó de hablar de él.

Hasta que llegó 2009, y es que 11 años después, Marc Guggenheim decidió que no debía olvidarse de ello, de modo que decidió traer de vuelta a Kaine en Amazing Spider-man 609, todo a cuenta de un viejo asunto pendiente de Ben Reilly, claro.

Ah, Ben había muerto en 1996, al final del arco Revelations que ponía punto final al asunto de los clones. Desde entonces había aparecido escasamente en algún flashback breve o alguna mención peregrina, pero su regreso en forma de flashback con arco relevante en 2009 era algo distinto. Guggenheim había abierto la veda. Al final del arco de tres números, Kaine escapaba… para ser convertido poco después en un monstruo arácnido por el Chacal.

Ah, sí, el Chacal también había regresado. Realmente nunca murió, o algo así, sino que había sido un clon suyo… en fin, el viejo truco de los clones, los Muertebots y los replicantes de Thanos, ya sabéis. De hecho, que Miles Warren estaba vivo lo llevábamos sabiendo desde 2006, cuando había aparecido con una nueva identidad villanesca en la miniserie Daredevil vs Punisher de David Lapham. Sin embargo, como en aquella época los guiones de Spidey estaban en manos de JMS, enredados en aquella cosa llamada El Otro, pues el tema quedó bastante en el aire durante años.

A finales de 2009, como decíamos, Kaine y el Chacal aparecerían en el evento Spider-Island de Dan Slott. ¿Hasta qué punto la reaparición de Kaine en 2009 por Guggenheim y la resurrección del personaje por DeMatteis (viejo conocido) fueran decisiones tomadas pensando en su papel en este evento dos años después? Supongo que nunca lo sabremos. El caso es que al final de Spider-Island Kaine se recupera de la enfermedad degenerativa que llevaba matándolo ya más de 13 años de publicaciones, y se convierte en la nueva Araña Escarlata.

Por supuesto, el Chacal seguía en danza, y el siguiente paso de Miles Warren era, lógicamente, revivir a Ben Reilly, que estaba tan a gusto muerto 20 años (que en términos de Marvel, es muchísimo). Ben acabaría tomando la identidad de Chacal en el evento Dead No More: The Clone Conspiracy (publicado en 2016), en el que clonaba y “revivía” a todas las personas muertas alrededor de Spider-Man durante todos estos años. Dan Slott preparaba aquí uno de los golpes más duros a la moral del trepamuros de su larga etapa en Amazing Spider-Man.

Al final del evento, Ben Reilly y Miles Warren luchan a muerte, aparentemente venciendo el clon de Peter, que retomaría su labor como, de nuevo, la Araña Escarlata. Por supuesto, a Kaine, que todavía ostentaba dicho título, la cosa no le hace gracia, lo que les llevó a un enfrentamiento en la serie Ben Reilly: Scarlet Spider dibujada por Mark Bagley en 2017, que siempre se queja de que no le dejan dibujar a Spider-Man pero que probablemente es la persona que más Ben Reillys y más Kaine ha dibujado jamás. La serie es un auténtico sindios que incluye clones,  resurrecciones, Mephistos y todas esas cosas por las que Spider-Man es bien recordado y reconocido. Desde entonces, ambos clones han seguido saliendo de cuando en cuando, ambos como sus respectivas versiones de la Araña Escarlata.

Lucha a muerte por ser los favoritos de nadie.

Mientras tanto, Miles Warren se pega un viaje interdimensional (¡por supuesto que no está muerto!) para intentar ligar con la Gwen Stacy de Tierra 35, también conocida como Ghost Spider (o Spider-Gwen, si sigues siendo un básico). Esto ya es cosa de 2019, en la miniserie del personaje arácnido.

Ahora sabemos que a finales de este 2021 Nick Spencer deja su etapa al frente de la cabecera arácnida, siendo sustituido por un grupo de guionistas que van a llevar a cabo el evento Spiderman Beyond. ¿Y en qué consiste la cosa? Pues aunque aún no sabemos mucho, sí sabemos que el bueno de Peter dejará (temporalmente, asumimos) el traje de telarañas. ¿Quién será su sucesor? Pues Ben Reilly, nada menos. No es una cosa que ya haya pasado, o que vaya a volver a pasar. Aún no sabemos qué papel jugarán Kaine o Miles Warren en todo el asunto, aunque podemos imaginar que no permanecerán al margen.

Con todo esto quiero decir que a veces parece que las cosas se mueven por ciclos. Que cada 20 o 30 años toca reivindicar lo anterior. Pero la vida a veces no es como el Guadiana y a diferencia de los tebeos de la DC actual, tiene continuidad. Desde mediados de los 90 hasta aquí, pequeñas semillas han ido dando frutos que nos han traído hasta este momento. Y si algo podemos aprender de la Heroes Reborn de Jason Aaron es que siempre podría ser peor.

No he querido entrar en que ya hemos tenido una saga del clon este año con Miles Morales. Libre de chacales.

No es país para niños blandengues

Lo bueno que tiene que te gusten los tebeos de superhéroes en España es que perteneces a un colectivo de fans al que le gustan muchas cosas.

Bueno, ahora en serio, hay algunas cosas que le gustan al público. Como por ejemplo las renumeraciones, o no renumerar las colecciones, o los tomos gordos recopilatorios, o las grapas, o los tomos integrales o las colecciones de tapa dura, o ninguna de esas cosas. Las portadas con brilli brilli pero que tampoco tengan brilli brilli.

Bueno. Puede que no nos gusten tantas cosas. Pero hay algo que sí que nos gusta a todos: los tebeos baratos. Y por eso, no es de extrañar la gran atención que ha atraído la colección especial que Panini ha lanzado recientemente en colaboración con la cadena de supermercados Carrefour. “El renacimiento de Marvel” han venido a llamar la colección, también apostillada con un “Marvel Los Años 2000”. 10 tomos de 240 páginas de papel de periódico con tapa blanda con solapas con un precio de lanzamiento durante el verano de 2.99€ que luego, lo indica en la contraportada, pasará a costar 9.90. Está bien que Panini recupere este formato, proscrito en favor de una tapa dura perenne en nuestras estanterías de novedades.

Lo han anunciado tan poco que es más fácil encontrar la promo en Francia que aquí.

Por supuesto, el propósito de la campaña no puede escaparse a nadie, y es atraer al nuevo publico de Marvel a la materia prima, los tebeos. De paso, sacando material más o menos moderno pero no de actualidad que no esté ahora mismo compitiendo en las tiendas tradicionales en formatos… digamos que menos asequibles para el bolsillo juvenil. A pesar de eso, los aficionados de toda la vida no han dudado en arrojarse sobre la colección a rascar cualquier contenido que tuvieran a faltar en su colección. Un servidor se pegó un viaje y rascó 12 euros de la cartera para hacerse con varios de ellos. Y una vez vistos, surgen muchas preguntas.

Asumamos que hay cuestiones ineludibles en este trato con Carrefour (que no parece venir de España, la colección también se ha dejado ver en Italia con precio similar) como por ejemplo, la delimitación temporal a tebeos de la década de los 00, y los personajes. A nadie se le puede escapar que la presencia de personajes como Pantera Negra, Capitana Marvel o la Viuda Negra frente a la ausencia de otros como Daredevil o los 4 Fantásticos atiende a criterios de popularidad comercial. Aceptemos, pues, que algunos excelentes tebeos de los primeros años del siglo XXI no pueden estar presentes. ¿Para qué vamos a debatir que Runaways ha tenido una serie de televisión cuya tercera temporada se estrenó hace menos que el último estreno protagonizado por Lobezno? ¿Para qué decir que queda menos para un próximo estreno audiovisual de Hulka (basado en la etapa dosmilera de Dan Slott) que de Muertopiscinas? O que una colección equivalente de hace poco en Francia incluye el Venom de Daniel Way, que es uno de los personajes con estreno más próximos? La persona que ha elegido estos personajes no tiene ni idea de esto, y se la suda.

Pero imagino que alguien, alguien que en algún momento se ha leído algunos tebeos, ha tenido que seleccionar el material dentro de estos márgenes estrechos y potencialmente controvertidos. Y aquí es donde la colección pasa de lo cuestionable a lo GENIAL!

Es cierto que de todas las cosas, buenas o malas, que se pueden decir de los primeros años de la etapa Quesada en Marvel, el contenido infantil/juvenil no es lo que más podemos destacar. Pero aún así, tiene mérito que en el tomo de Lobezno (¡Lobezno! Un personaje con poco material publicado entre 2001 y 2010) incluya Enemigo del Estado, un trozo de un crossover donde el mutante protagonista del tomo es el malo, que es una auténtica carnicería y que incluye un brillante momento de Mark MIllarero en la que Logan se queja de que Daredevil folla mucho más que él. Remata esta selección GENIAL! otro arco de otra etapa completamente distinta en el que Mística se pasa en bolas la mitad del tiempo. Ya sabes, ¡para niños!

En esta foto podéis apreciar también la calidad de la impresión de color de la colección.

Que no se me malinterprete. Después de comprar varios tebeos sueltos durante mi infancia, la miniserie más o menos autoconclusiva con la que el que aquí escribe se inició en los tebeos de Marvel fue… Matanza Máxima. Que se editó en España en 1994 y yo debí leer de segunda mano un par de años después… con 6 o 7 añitos. Es decir, que no es que crea que una buena carnicería injustificada y ridícula sin demasiado hilazón ni contexto no pueda ser perfecta para que los chavales se aficionen a Marvel. Pero es, indudablemente, una decisión que de todo lo editado, y precisamente para una selección que se expone en centros comerciales junto a Geronimo Stilton y El diario de Greg, alguien coja todo esto.

Hay más colecciones mutantes, por supuesto. Alguien decidió que la cabecera principal de los mutantes en los 2000 solo se podía representar de una manera: con Morrison. Sexo telepático, metáforas sobre la discapacidad y la deformidad física, personajes con incómodas deficiencias mentales, Quentin Quire haciendo palizas al estilo drugo, Magneto cometiendo genocidios. Desde luego, incluso en una etapa tan larga, elegir justo los arcos escogidos (¡Planet X!) tiene mérito. El tebeo de Fenix no lo he leído porque no leo cosas dibujadas por Greg Land, pero qué duda cabe de que elegir para los niños un tebeo dibujado por Land es, en sí mismo, una decisión. Una decisión que tomaría Pérez-Reverte.

Hay cosas que se entienden mejor. Como Iron Man no ha tenido nunca una etapa decente, aquí cogen Extremis. Así es la vida, a Plácido Domingo le aplauden por acosador sexual y a Warren Ellis lo saldan. O de Spider-man se coge el trocito de Morlun de JMS, los números que dieron carta blanca a JMS para hacer lo que quisiera con el personaje durante años. Dentro de que quizá el cómic en el que Devin Grayson decidió que las Viudas Negras (Natasha y Yelena) hicieran un Travolta vs Cage no es para todos los públicos, entiendo el motivo por el que, con la película en mente, se haya optado por incluir unas pocas historias que introduzcan al personaje que va a interpretar Florence Pugh.

¿De Muertopiscinas han puesto un cruce con Invasión Secreta? ¿Por qué no? Era el único tomo que estaba agotado en mi Carrefour: las nuevas generaciones prometen. ¿Ultrón y Bendis en los Vengadores? Bueno, es un arco insoportable, pero ya sabíamos a lo que veníamos. De Pantera Negra han puesto el arco del matrimonio con Tormenta, que hace cruce con Civil War y que no sé cuánto le va a cuadrar a los chavales con las películas, pero al menos no es la cosa más gore que ha escrito Hudlin, supongo. Decisiones, decisiones.

Debatir sobre “el público objetivo” de un producto que al final tiene pinta que va a vender más entre adultos hechos y derechos que echan de menos cuando leer tebeos era más barato que ser adicto a la cocaína que entre chavales igual es trivial. Sobre todo cuando tenemos a DC sacando cosas de verdad dirigidas para los chavales y la editorial titular de la Distinguida Competencia en España ha dejado pasar la oportunidad y les ha pasado la mano por la cara una gente que ni sabíamos quién era con nombre de grupúsculo nazi.

Solo hay una cosa que no me acabo de quitar de la cabeza. Una duda que me corroe por completo, que me persigue, que me enloquece un poco. Y es que viendo todo el asunto, lo que más me flipa es que cuando te compras cualquiera de los tomos vienen con unas páginas de contexto histórico de lo que vamos a leer. Y luego, otras dos páginas con una guía de lectura para continuar a partir de este tomo, ya sea buscando cosas más clásicas o más actuales. Títulos y tomos disponibles para la compra en cualquier librería con algo de fondo o ganas de hacerte un pedido si lo necesitas. Y no paro de mirar esos tochos de tapa dura a precio de oro que tengo en la estantería y me pregunto qué costaría meterles un equivalente, sobre todo ahora que la página web de Panini ya es completamente hostil a intentar entender la continuidad de las cosas.

Porque igual el problema de lo de los tebeos de superhéroes siguen sin ser los tomos baratos de 3 pavos o las novelitas Young Adult autoconclusivas con dibujantes cuquis. Igual sigue siendo el entorno hostil y la falta de accesibilidad para el que quiere aficionarse. Para el que no quiere un único tebeo barato y majo, sino hacer gasto frecuente. Igual ese lector necesita más esfuerzo (y menos decisiones rocambolescas), pero bueno, gracias por los tomos baratos y por sacarnos de la Eurocopa, Italia. Sois los mejores.

La sartén dice que el cazo no arriesga

Tras una larga ausencia producida por los acontecimientos socio-sanitarios del último año derivado de la crisis del coronavirus, después de varios retrasos y una impaciente espera para los aficionados, entre los que este humilde redactor siente el derecho de contarse, ya han llegado. Son: las reseñas sobre películas de Marvel. El inminente estreno de la película de la Viuda Negra ya ha traído a nuestras pantallas la ansiada continuación de un Universo Periodístico Marvel, ocupando un lugar destacado en las secciones de Cultura de casi todos los medios, y probablemente de los que están a faltar de aquí al 9 de julio.

Lo que hemos podido ver hast ahora garantiza las mismas cosas que han hecho de estas reseñas un éxito por derecho propio durante los últimos 10 años. Piruetas dialécticas, un vertiginoso vaivén en el debate entre la alta y la baja cultura y un montón de palabras construidas a partir de la palabra “entretenimiento”. Sin embargo, ya empezamos a sentir cierto agotamiento, ¿por qué no decirlo?, cierta fatiga ante la falta de riesgos que la mayoría de estas piezas han demostrado. Se repite la clásica fórmula del UPM de reclamarle innovación y modernidad a las películas de Marvel, en una clara zona de confort para los comentaristas cinematográficos que no acaban de atreverse a elaborar una pieza más rupturista, que diga a las claras si le está buscando tres pies al gato o en realidad es que no le están gustando estas cosas.

Y es que si bien muchos de estos medios prefieren acogerse rápidamente al vapuleo y el escarnio contra Marvel cuando llega la hora de poner en valor, vía comparativas, otras producciones cinematográficas, cuando llega la hora de mencionar en particular a una de ellas, nos encontramos con la misma producción plana que busca y logra agradar de forma aparente a todas las partes, pero que carece del desarrollo merecido. Solo algunos destellos de artistas de renombre, como Boyero, se arrojan a algo más experimental, mientras que la mayoría se ciñe a la nota de prensa con cuatro adjetivos previsibles.

Las anodinas apreciaciones sobre la carencia de interés de las escenas de acción se repiten sin ser capaces de llegar más allá o presentar el lugar donde esas carencias tienen lugar. Atrás quedó el momento de alabar la mano de los hermanos Russo en El Soldado de Invierno, y ahora nos limitamos a una vaguedad que no permite extraer en qué momento el mérito de aquellos se convirtió en demérito a medida que se hacían cargo de la franquicia grande en las últimas dos entregas de los Vengadores.

Al final, comentar una película Marvel debería permitir al género periodístico explorar distintos géneros, lenguajes y oportunidades. Reseña, crítica, crónica, reportaje, noticia, exclusiva de insider, podcast de duración inasumible,… Sin embargo, nuestros plumillas parecen plegarse a los requerimientos industriales de la producción periodística de masas, buscando en la repetición de lo ya leído la empatía de un mínimo denominador del público. Y todo queda en estas piezas, algo blandas, algo anodinas e intercambiables, donde la personalidad de sus redactores se difumina hasta que solo podemos apreciar la estructura. En resumen, se trata de un divertimento sin pretensiones que gustará a los acérrimos y no aportará mucho más a quienes nunca han comulgado con experiencias anteriores.

Tres Estrellas Sobre Cinco.

Hoy la D es de NICK!

Soy un defensor de causas perdidas. Por eso, y solo por eso, escribo en ADLO! (¿amiguismo? ¿Necesidad acuciante de redactores? No sé de que me habla). El caso es que a mí la etapa de Spencer en Spider-Man me gusta. Sé que no es una opinión popular. Nunca lo es. Quiero decir, que yo empecé a leer a Spidey en la época en que guionizaban Michelinie y DeMatteis, luego DeFalco y demás. Bueno, a nadie le gustó mucho, y con el paso del tiempo casi todos los que gozaron aquellos tiempos bajan la mirada y disimulan. Como con el franquismo en la Transición. Ya llegará el momento de reivindicarlo y le volverá a gustar a todo el mundo. Como el franquismo y ahora.

Tras un breve receso leyendo al trepamuros volví cuando escribía… Straczynski. Que hubo un momento en el que mucha gente estaba muy contenta, sobre todo porque le dibujaba Romita Jr antes de que la edad le pasase factura del todo a su estilo (o cuando Scott Hanna todavía le arreglaba las pifias con el entintado). Pero claro, luego se fue Romita, JMS demostró que no tenía un buen plan ni lo iba a volver a tener… Y de pronto dejó de ser tan popular. Por suerte, porque tampoco es que fuera la gran cosa, y había gente haciendo cosas mucho mejores en las series secundarias. Imagina que Paul Jenkins hubiera podido hacer un poco más con Spectacular Spider-Man. Pero en su camino se cruzó Bendis con su Vengadores Desunidos, y luego alguien decidió que queríamos más tebeos sobre la hija secreta de Gwen Stacy y Norman… Bueno, el caso es que cuando JMS se fue hubo un cierto respiro.

Luego llegaron los equipos creativos del Brand New Day. Bueno, a ver. Recuerdo que nos vendieron que eran los mejores equipos creativos nunca vistos. Ahora comparas aquellos desastres con, por ejemplo, los equipos reunidos alrededor de Hickman para lanzar el reboot mutante y se te cae un poco el alma a los pies. Pero la gran diferencia es que en los mutantes está Hickman haciendo un poco de guía. Aquí no había nadie al volante, hasta que alguien cogió las riendas. Ese alguien fue Dan Slott.

La etapa de Slott no ha estado desprovista de polémicas. Aunque al final de sus años al frente de Amazing parecía indiscutible, le hizo falta casi una década para lograr acallar las voces que aseguraban que estaba destruyendo el personaje (aún siguen ladrando unos pocos, claro). Ay, qué bien lo pasamos durante Superior Spider-Man leyendo los foros de fans. En fin.

El caso es que Spider-Man no suele tener buenas consideraciones mientras una etapa está “en curso”. Ni inmediatamente después. Sorprende bastante que para ser el personaje más popular, prolíficamente editado y representativo de la editorial, cuando llega el momento de hacer una recopilación de sus mejores momentos… casi no hay nada que brille. Nada con lustre. Todas sus etapas tienen mala fama. Que si Stern y DeFalco en los 80 daban demasiado la turra con la identidad del Duende, que si Gerry Conway era demasiado tebeo pulp juvenil,… El caso es que parece que nunca podrá haber una etapa que sea La Etapa después de la parte de Stan Lee… sobre la que también hay una considerable pugna sobre si los guiones buenos son lo que hizo sin acreditar Ditko o los que hizo sin acreditar Romita.

Supongo que es más fácil escoger el mejor disco de los Who o los Rolling que de los Beatles, porque lo que tiene ser el mejor es que a todo el mundo le parece que deberías haberlo hecho un poquito más mejor todavía. Estas cosas no les pasan a los Lobezno ni a los Iron Man.

El caso es que, como decía, soy un gran defensor de las causas perdidas. Y Spencer, con todas sus cosas, ha sido capaz de glosar un montón de las mayores GENIALIDADES! del personaje. Como por ejemplo… ¡Clones!

¡Refritos de La Última Cacería!

Versiones femeninas de personajes señores. ¡Carolyn Trainer y Scorpia!

¡Simbiontes asesinos!

¡Spiderman 2099!

¡Trajes “modernos” más feos que ni sé! ¡Revelaciones sobre la identidad del gran villano detrás de todo! ¡Bailes de dibujantes! ¡Con Bagley! ¡Más tebeos arácnidos al mes de los que ningún lector puede soportar! ¡Vivan los 90! ¡Viva Spider-Man!

¡KCIN AVIV!

Holding out for a Hero

Héroe
Del lat. heros, -ōis, y este del gr. ἥρως hḗrōs

1. Persona que realiza una acción muy abnegada en beneficio de una causa noble.
2. Persona ilustre y famosa por sus hazañas o virtudes.

Bueno, ante esto no debería quedar demasiada duda, supongo. Pero si en lugar de a la RAE quiere acudir a una fuente con algo más de prestigio, como, por ejemplo, la película Hércules (1997), podemos escuchar:

Vuelve locas a las chicas / «Uuuus» y «aaaas» / Y en dónde estéis su rostro veis/ Hermosa faz

No hace falta aclarar dónde podemos ver la hermosa faz que vuelve locas a las chicas. Lo podemos imaginar.

Es una polémica estéril. Quiero decir, pues claro que Batman se los come. No porque sea Batman, de Batman no nos podemos fiar. Pero podemos depositar toda nuestra confianza en la capacidad de Catwoman para imponerse. Al fin y al cabo, tiene cogido el látigo por el mango. Si en Injustice 2 le dejaron llevar este arma…

… que ahora no nos intenten convencer de que esta señora se va a dormir sin que Batman haya bajado al Sur de Gotham. Esto es material oficial. No tenemos ni que irnos a los fanfics y las parodias porno.

Estamos ante un robo, simple y llano. No es el primero. Ni, por desgracia, será el último, porque estas cosas son así, y mientras que alguien ha decidido que Batman no se los coma, a otra personas les pareció igualmente correcto que se tirase a Batgirl sobre una azotea. El caso es tomar siempre las decisiones equivocadas.

Fuente aquí.

Pero en ADLO! siempre queremos defender la libertad de los autores, y eso implica a esos guionistas de TV que tenían un chiste sobre sexo oral y Batman. ¡Siempre en el bando de la libertad!

Lo que no acabo de entender es la idea de que si Batman se los come, es más complicado vender juguetes. La verdad es que parece la clase de cosa que se dice un poco sin pensar. 

Me voy corriendo a patentar la palabra «Bat-isfyer».

Vuelta a la normalidad

Han quedado vertidas palabras más que de sobra sobre El Asunto que nos ha mantenido entretenidos durante la última semana. 11 entradas de ADLO! sobre Antonio Martín, Artículo 20, Forum, Planeta, David Ramirez, el Saló del Manga Barcelona y mucho más. Sin embargo, lo que tienen estas tendencias es que se van transformando, alterándose, dando lugar a líneas alternativas, divergentes, relacionadas de una forma casi imperceptible que con el devenir de los años un buen divulgador debería ser capaz de volver a ligar.

Así, David Rubín hablaba sobre la agria polémica que está emponzoñando, de forma paralela, la entrega de premios del Salón de Angouleme. Por su parte, Alfonso López escribía sobre los orígenes del Salón del Cómic de Barcelona, vinculados a una hoy inexistente sección sindical de la UGT para historietistas. En Sala de Peligro el guionista Fernando Llor se preguntaba “¿Y ahora qué?” señalando como uno de los elementos clave de la polémica la precariedad de quienes trabajan creando para el medio de la historieta. Y nosotros… bueno, nosotros seguimos hablando de lo nuestro. El caso es que cualquiera diría que detrás de todo esto hay… un conflicto de clase.

*sonido de tormenta ominosa*

El caso es que de pronto sale la lista de nominados para los premios Eisner.Y resulta que hay un buen puñado de españoles nominados. No tanto como los canadienses, pero más o menos en la misma medida que los italianos, e incluso en pugna con los británicos. Más españoles que mujeres. También han nominado al hermano de Ethan Van Sciver, pero de eso estaríamos hablando si no se hubiera liado la que se ha liado. El caso es que esto lleva a una cuestión, una pregunta, una incógnita. Llamémoslo intuición.

Si vivimos en un momento en el que hay tantos autores españoles con amplia proyección internacional, ¿qué pasa que les hacemos tan poquito caso? Tan poco como para que Diálogos de Cómic lo vean “cuatro gatos”. ¿Y con los autores nacionales? Parece sencillo determinar quiénes eran los merecedores del premio hace 15 o 20 años, autores que crearon escuela entre los 60 y los 80. Sin embargo, parece complicado ahora imaginar a quién se le dará el premio dentro de 15 años. Como si de pronto en España se estuviera haciendo menos tebeo, como si se estuviera publicando mucho menos. ¿La culpa? Igual ciertas trayectorias podrían arrojar algo de luz.

El caso es que aquí me encuentro, pensando en todo esto, en la industria, los autores, lo nacional, lo internacional, los sindicatos, la sectorial del cómic… y entonces caigo en la cuenta de que estoy perdiendo el tiempo. Porque se ha estrenado ya Loki, y eso quiere decir que podemos volver a hablar de la Marvel que de verdad importa. ¡La Marvel De Las Pelis Audiovisual!

¡Ahí sí que no hay ningún problema laboral que nos amargue el día!

Jurados hasta arriba

Uno de los adlateres tiene un lema. Dice que los premios dicen más de quien los da que de quien los recibe. Pocas semanas ha sido esto tan cierto como ahora en el mundo del cómic español. Y es que no quiero hablar de Antonio Martín, pero podemos hablar del jurado. Contamos ocho nombres (3 mujeres y 5 hombres) de los cuales 4 aparecen acreditados en cierto modo como autores. Y un 5º autor, Antonio Altarriba, cuyo único mérito mencionado es ser el ganador del Gran Premio en 2019, algo que hasta hace unos días bastaba para sobreentender que también él es, ante todo, autor de cómic.

No hace falta decir demasiado de Antonio Altarriba. Al fin y al cabo, ya se ha retratado él solo en El Periódico, probablemente el primer medio “serio” en comunicarse con alguna de las partes. ¿Con el premiado? ¿Con los autores firmantes del comunicado? No, con Altarriba, miembro del jurado. Parece por tanto que no hay nada vil ni despiadado en hablar de ellos, ha sido uno de sus miembros el que ha dado el primer paso. Resulta curioso contrastar la noticia tal y cómo se publicó, que empieza hablando del comunicado con la versión editada y disponible ahora en la web del diario, que comienza hablando del Prestigioso Premio. Algo habrá ocurrido entre medias. Publicada como un “Comunicado”, no tenemos firma responsable, al parecer, que pueda explicar si era muy complicado contactar con alguno de los autores del comunicado. Por cierto, tampoco firma nadie la nota publicada por El País, donde ha sido pluma habitual otro miembro del jurado, Álvaro Pons.

Pons, además de bloguero, divulgador y conocedor de los antiguos premios a la Divulgación que daba el Saló (puesto que ganó el suyo en 2007) ha sido colaborador de esta desorganización, aunque no podamos descartar por completo que ejerza su Derecho al Olvido en ese sentido. Pons ha preferido mantenerse en un perfil bajo al respecto de la polémica, delegando la responsabilidad de las explicaciones en un comunicado que Ficomic debería sacar en algún momento. En cualquier caso, sabemos que comparte con Altarriba algunas de sus opiniones sobre lo sucedido en el asunto entre el galardonado y David Ramirez. Tras la sentencia (la nota Jueves.09. Enero) Álvaro comentaba que al mundo del tebeo le venía bien un poco de amor duro en forma de condena a un artista en mala situación económica para espabilar todos y no confundir libertad con libertinaje.

El hecho de que unos años después él mismo ganase un premio en el Saló de Barcelona que precisamente contaba con un gran apoyo popular sin que nadie arquease una ceja nos puede servir de muestra de que aquí el eje del problema no son las opiniones sobre la libertad de expresión, sino esto es solo un añadido a una interpretación free style de las bases.

Pero si hablamos de personas implicadas en el asunto entre Martín y Ramirez, en el jurado tenemos a la persona más implicada en ello aparte de autor y denunciante. ¿Cels Piñol? No hombre, él se mantiene al margen. Para variar. Me refiero a Toni Guiral, que aparece también mencionado en la susodicha tira. Lo curioso del asunto es que aunque Guiral es probablemente más conocido y recordado por su labor como divulgador, él sí es autor y podría optar al Galardón sin tener que retorcer las bases de nada. Guiral no ha movido ficha sobre el tema, aunque fue compañero en el sector e incluso en la misma editorial que el galardonado.  Ambos coincidieron en esas editoriales que usted sabe con Marika Vila, también parte del tribunal que nos ocupa. Todo en familia.

Además de jurado, Guiral es, según la Wikipedia, comisario de las Exposiciones del Salón del Cómic de Barcelona. Curiosamente, una de las dos exposiciones anunciadas en la página web de Ficomic está dedicada, precisamente, a Antonio Altarriba. Dado que la Wikipedia le atribuye a Guiral ese puesto desde 2013 cabe atribuirle también responsabilidad en este misterioso suceso de 2016 en el que algunas pinturas desaparecieron de una exposición, se le dijo al autor que era por mostrar vello en el cuerpo de las mujeres ilustradas, pero luego se apresuraron a decir que era por otra cosa. Recordemos de nuevo que no hay que confundir la libertad con el libertinaje. Al año siguiente a Guiral lo ascienden a «director de contenidos» del Salón.

Hablando del tebeo de Ramirez, hay que reconocerle a La Vanguardia, cuya pieza sí que firma Justo Barranco, que no solo publica la polémica página, también desliza el listado del jurado de los premios de este año. No obstante, no parece que hayan logrado ponerse en contacto con ningún otro miembro del mismo, con lo que no goza del incalculable valor de hemeroteca que supone la nota de El Periódico. Quienes no han parado han sido los de Vandal/El Español, que no contentos con publicar una nota desde el propio Vandal (recordemos, una web de videojuegos) han publicado no una sino dos columnas de opinión sobre el tema en su apartado de tebeos, Sala de Peligro. Con sorprendentes resultados.

Por supuesto, aparte de los autores presentes en el jurado hay más autores de cómic perfectamente conformes con el premio. Por ejemplo desde ARGH!, Asociación Profesional de Guionistas de Cómic, no se han pronunciado, aunque sí que han compartido no solo su participación en los eventos del propio Salón de Ficomic sino también la conversación que Elisa McCausland tuvo, también en el marco del salón, con… Antonio Altarriba. 

A estas alturas no debería haber dudas: Altarriba es miembro de la asociación de guionistas. También lo es Fernando Llor, firmante de una de las dos columnas, críticas con el fallo del jurado, en Sala de Peligro. Otro conocido de este blog, El Torres, aparece también como uno de los miembros que conforman ARGH!. Aunque diríamos que El Torres preferiría que la asociación se mojase un poquito.

No os voy a recordar que ARGH! es uno de los colectivos fundadores de la Sectorial del Cómic, porque hoy no hemos venido a hablar de eso. Aunque sí que es una pregunta interesante, ¿dónde están los colectivos? Por ejemplo, el resto de Salones del Cómic que se celebran en España. Ya sabemos que perro no come perro, pero la gente de Expocómic (Heroes Comic Con Adolfo Suarez Madrid Barajas) sí que ha sido de comerse a otra gente. Igual sería un gran momento para, no sé, salir a defender a los autores. Es raro porque en la página web del evento madrileño no he podido encontrar las bases de sus premios para comparar, solo un montón de cosas que acreditan que el mundillo está lleno de trileros.

De modo que mientras seguimos esperando ese comunicado de Ficomic, o a que los señores y señoras del jurado se pronuncien de alguna forma, los periodistas, divulgadores, lectores, editores, fans y otras personas podéis sumaros (vía email a comunicado.mundillo@gmail.com) a un nuevo comunicado, creado para paliar las ganas que pudieseis tener de sumaros al de los autores sin serlo. ¡Si es que no era tan difícil!

La resaca del día después

Lo de ayer ya fue una efeméride en toda regla: no le importa a nadie salvo a las marcas. Lo friki gana así el mismo estatus que el Día de la Madre, San Valentín o cualquier otra celebración que no incluya un festivo de trabajo.

¡15 años! Algunas firmas de este blog cuando empezó lo del Orgullo Friki eran todavía jóvenes. La normalización todavía no había empezado, y el debate era sobre si había algo que celebrar o no, si eran las toallas, las violetas o las espadas láser y toda esa serie de cuestiones ahora completamente superadas. Y es que lo que en otro tiempo era una festividad vacía de sentido y carente de guía, ahora tiene bien clara su función.

Lo verdaderamente friki ya no son los libros, los cómics o las películas, son los Funkos, las camisetas divertidas y las figuritas estrambóticas. Al fin la normalización ha venido a declarar que el arte es arte y lo demás, frikerío. El merchandising es el verdadero becerro de oro al que hay que adorar, una cuestión fundamental que ha garantizado la supervivencia de nuestra cultura. Y es que la única cosa más de friki que tratar mal a las minorías es lamerle las botas a empresas multinacionales.

Por supuesto, y como siempre que algo se vuelve extremadamente popular, empieza a llegar la gente que no lo entiende del todo pero se quiere subir al carro. Los outsiders. Lo muggles. Es importante entonces empezar a trazar líneas y a dejar claro qué se queda dentro y qué se queda fuera. Es importante decir «esto no es friki» y también «The Big Bang Theory es inaguantable».

Viñeta completa de 2017 aqui.

Y es que si no lo dejamos claro, si no vamos poniendo los puntos sobre las íes y delimitando nuestro terreno, ahora tan extenso como hasta donde llega la luz del sol, corremos el riesgo de que algunas empresas oigan campanas y traten de volver la normalización en su favor. Y los resultados pueden ser… cuestionables.

«Esto nos lo dibuja mi sobrino, que le gustan los superhéroes.»

Diversidad, números, listas, clubs…

Se viene el Asian Pacific American Heritage Month y con él vienen las consabidas celebraciones por parte de la industria del tebeo. DC lo celebra con una antología con sus artistas con herencia asiática, incluyendo la portada de JIM!, y Marvel hace lo suyo con otro Jim, en este caso Cheung, y sus propios personajes asiáticos.

¿Hace cuánto que nadie de esta gente tiene cabecera propia?

Marvel ha decidido enmarcar este evento dentro de su concepto Marvel Voices, que en 2020 ya alumbró con un número especial dedicado a los indígenas norteamericanos. Este número fue tan impresionante que incluía una portada de James Terry, que ni había trabajado ni ha vuelto a trabajar en nada para Marvel, o Jimmy Gomez y B. Earl, que solo cuentan en su mochila de Marvel con el tercer volumen de la cabecera Werewolf at Night, que lanzaron en 2020 y cancelaron tras cuatro números. En fin.

Marvel ha sido honesta: no llega ni a media docena de personajes.

¡Pero con la gente asiática es diferente! ¡Incluso se las han apañado para que haya…¡mujeres asiáticas! Y todo dentro del marco promocional de dos películas protagonizadas por personas asiáticas: Viuda Negra y Shang Chi. Una muestra más del gran cariño que el editor de la Casa de las Ideas tiene por la cultura y los creadores asiáticos.

Pero ya tendremos tiempo de hablar del contenido de estas obras, porque ha sido una semana muy movida en el mundo del cómic en castellano, principalmente porque hay algunas personas incendiarias y conflictivas que han decidido hacer lo que nadie hace, lo que no hay que hacer. ¡Sacar los números a la luz!

Y claro, si Bayarri se pone a publicar estas cosas, es posible que incluso podamos empezar a hacernos una idea del tamaño de las tiradas en España. Y de la cantidad de ventas que se supone que son un éxito. Y a preguntarnos cuántos éxito es que Arrugas haya vendido unos 72.000 ejemplares en diez años.

Son todas preguntas muy pertinentes. El panorama ha estado movido también porque el Colectivo de Comunicadores del Cómic, un proyecto que en ADLO! apoyamos porque no hay nada más afín a esta desorganización que un puñado de señores que quieren hacer sus cosas sin rendir cuentas a nadie, ha sacado su lista de esenciales ¡recomendados! de 2021. Y claro, las comparaciones son inevitables.


Por ejemplo, nos podemos dar cuenta de que en esta lista hay 6 tebeos de superhéroes. Mientras que en la última lista de la ACDC solo había uno. A cambio solo hay 3 cosas de Astiberri, es decir, auténtica novela gráfica con denominación de origen, por lo que podemos considerar que es una lista completamente diferente. También hay más reediciones. Muchas reediciones, en realidad. Y a cambio, por supuesto, hay algo que ha tenido que quedarse fuera. Por casualidad, han sido las obras firmadas por mujeres, que no llegan ni al 20%. Tampoco hay que exagerar. ¿Cómo va a ser una lista con sesgo machista si está la Thor de Jason Aaron? Podéis revisar su listado de miembros para corroborar que sesgo, ninguno. Hay dos mujeres y todo (pero no entréis en el de este, vuestro blog de confianza. Por si acaso).