En tu casa, series de villanos; en la calle, villanos de verdad

Corría el año 1975 y DC revolucionaba el panorama del cómic de superhéroes con un concepto visionario: Joker, el cómic. Con su primer número publicado en Mayo, con el incombustible Dennis O’Neil a los guiones, el príncipe payaso del crimen se convertía así en el primer villano importante en gozar de una serie propia.

Es cierto que anteriores intentos editoriales habían dado protagonismo a villanos o antihéroes en colecciones regulares, como es el caso de los Vengadores que una década antes habían incorporado a su alineación a villanos reformados como la Bruja Escarlata, Mercurio y Ojo de Halcón. Y en 1968 Marvel había dado una cabecera propia a Namor, personaje difícil de situar en la línea entre héroe o villano desde que Stan Lee lo recuperase de la Golden Age como enemigo de los 4 Fantásticos. Pero nunca una cabecera entera ocupada por un villano tan villanesco. Sin embargo, tan importante hito no dejaba de ser una reacción, una respuesta a la reciente publicación por parte de Marvel de Giant Size Super-Villain Team-Up, publicado apenas un par de meses antes.

Escrito bajo la pluma del mismísimo Roy Thomas, el entonces editor de La Casa de las Ideas puso a trabajar al gran John Buscema en una cabecera que reunía a Namor con un personaje aún más abyecto y reprobable, el mismísimo Victor Von Doom. En el cómic se narraba el complejo historial de ambos en una sucesión de flashbacks mientras el monarca atlante intentaba formar una alianza indestructible con Doom. La cosa acababa bastante regular, y en un segundo Giant Size, escrito también por Thomas pero dibujado por las menos competentes manos de Mike Sekowsky, ambos enemigos volvían a cruzar sus caminos. En este segundo número es el Doctor Muerte el que propone a Namor una alianza, y el atlante, al negarse, abriría las puertas a un enorme conflicto que daría lugar a una cabecera propia.

Por supuesto, Super-Villain Team-Up pretendía seguir la estela exitosa recogida por Marvel Team-Up, la cabecera en la que Spider-man haría equipo con diversos personajes del Universo Marvel (en especial la Antorcha Humana) en insustanciales pero divertidas aventuras. Sin embargo, y a diferencia de lo que Conway y otros estaban haciendo en la cabecera heroica, la trama de este cómic de villanos trazaría una épica historia por la que pasaron algunos de los grandes nombres de la Marvel de los 70. Tras el paso de Roy Thomas por los Giant Size, los guiones de la cabecera principal fueron pasando de Bill Mantlo a Steve Englehart, y de nuevo a Mantlo, es una historia río que recorría un mundo entero con numerosas estrellas invitadas.

Lo cierto es que tras un primer año prometedor en el que Doom se mostraría como el protagonista principal de la colección, con Namor como un acompañamiento, comenzaría a tomar peso Red Skull, quien finalmente en el número 15 tomaría el relevo y el protagonismo al monarca de Latveria. Con el criminal nazi como principal atractivo y Mantlo fuera de la colección, la cabecera duró apenas 3 números antes de desaparecer, no sin antes alcanzar un nuevo hito: ¡un desenmascaramiento del villano que revelaba que se trataba del mismísimo Hitler!

Lo cierto es que Marvel supo dar carpetazo al asunto en el momento justo. Empezaba la década de los 80 y los cómics protagonizados por villanos y nazis ya no tenían demasiado futuro.

Sin embargo, no sería el último intento de Marvel de darle a Victor von Doom una cabecera propia. A finales del siglo pasado el venerable enemigo de los 4 Fantásticos pudo gozar de no uno, sino dos soporíferos tie-in relacionados con Heroes Reborn y guionizados por Chris Claremont. Pero lo GENIAL! estaba a la vuelta de la esquina y es que ese mismo año 2000 Chuck Dixon estrenaba una miniserie escuetamente llamada Doom.

Ambientada en un momento apocalíptico impreciso, un Doctor Doom sin armadura debe luchar contra animales salvajes, moteros, cazarrecompensas y demás derivados de Mad Max hasta alcanzar la supremacía que le corresponde. Sé lo que estás pensando, querido lector. ¿Merece la pena esta miniserie? ¿No nos defraudará?

De verdad que os prometo que no defrauda.

Recuerden: lo leyeron aquí primero

El mundo de la cultura es una cosa fascinante. El de la industria cultural, ni te cuento. El de la prensa cultural ya es otro nivel. Uno diría que con los nuevos retrasos en el estreno de las dos películas de superhéroes que tenemos más cerca (Black Widow y Wonder Woman vuelven a recolocarse en el calendario para evitar pegarse una hostia nivel Tenet… o incluso Nuevos Mutantes) alguien tendría que hablar DE ALGO DE TEBEOS.

Por supuesto, la prensa seria no defrauda nunca, tocando todos los temas desde las perspectivas y ángulos más relevantes e insólitos. Es curioso, por ejemplo, que con lo mucho que se ha hablado de Milestone recientemente gracias al anuncio de la DCFandome nadie esté escribiendo sobre lo que significó Milestone a nivel de derechos de autor para los creadores racializados, ni lo que supuso el cambio de estatus de los personajes y el editorial dentro del esquema global de DC en 2008. O de qué va a pasar ahora con dichos derechos de autor. Asumimos que esos temas no son interesantes. Ahora los derechos de autor solo importan para debatir sobre si está bien o mal piratear Mulán, o para bajarse de gratis un juego creado por un estudio independiente que lo tiene a 4€ en todas la plataformas (menos para móvil, que ya es gratis).

Estas son, ahora sí, la clase de debates sobre derechos de autor que importan en el Grupo PRISA. No sé de qué me sorprendo. Pero hoy vengo a hablar de otros tipo de piratería. Y es que repasando la prensa me encuentro con que en ElEspañol/Vandal/Sala del Peligro publican este artículo:

Un tema sobre el que ya habíamos hablado en ADLO! hace más de un año. Y es que nuevamente, en esta web vamos por delante de la “prensa de verdad”. Recuerden: lo leyeron aquí primero.

Esto no lo leerán en la prensa

La web argentina Que Ver ha logrado infiltrarse rápidamente en la conversación del twitter que habla de películas gracias a un par de rotundos titulares sobre Mulán, el estreno en imagen real de Disney del que todo el mundo quiere hablar.

Como la gente lo que quiere es que le digan que es muy listo y que tiene razón, ya sea en las noticias de Internet o yendo a ver la última película de Nolan, el titular que puso a todos los influencers que hablar sobre cine comercial sobre la pista de Que Ver fue este:

¿De dónde sale esta información? ¿Cómo se mide si la película es “la más pirateada del mundo»? Por supuesto, no se puede. La afirmación se basa en un poco de fe y el dato de que la película encabeza las descargas de The Pirate Bay durante estos días, lo que es bastante normal dado que se trata de una película de estreno con muy pocos enlaces distintos para descargar.

Para darle una capa de respetabilidad al asunto (si vas a contar una mentira, hazlo bien), se cita de pasada que Deadline adelanta que la versión de imagen real del clásico Disney ha sido un fracaso comercial. Lo más parecido que Deadline comenta al respecto, si acaso es que:

”This weekend, Mulan began a soft theatrical rollout in the markets where Disney+ is not a factor. The live-action update on the animated classic grossed an estimated $5.9M from nine hubs, landing No. 1 in the UAE, Malaysia, Singapore and Thailand. In both Singapore and Thailand it scored the best opening weekend of 2020.”

Resumiendo, que la película se ha estrenado en algunos países en los que Disney + todavía no está disponible, donde ha sido un éxito de taquilla para los estándares de esos países. De hecho, la película todavía no se ha estrenado en cines en China, claramente el mercado mayoritario que Disney tiene en mente, y donde no llegará hasta el día 11 de este mes. Evidentemente, Disney no va a revelar tan rápido los datos de recaudación de Disney + con esta nueva apuesta (si llega a hacerlo) por lo que cualquier presunción sobre su recaudación es, de momento, pura fantasía especulativa.

La atención recibida por esta noticia por parte del Twitter defensor de la piratería sin duda ha animado a los compañeros de Que Ver a seguir explotando la gallina de los huevos de oro con otro de esos anuncios que a la gente le encanta poder compartir para afirmar que tiene razón.

Aquí la redacción de la web se volvió loca a la hora de citar fuentes pero sin enlazar nada, no vaya a ser. Volvemos a citar a Deadline a través de un reportaje imposible de encontrar.

Se cita la baja recaudación de la película (5,9 millones en todo el mundo, siendo todo el mundo, como hemos visto, media docena de países que no son, precisamente, los que tiran del carro de la taquilla mundial), y se comenta oscuramente que ha trascendido (en qué forma, no se dice) que Mulán no ha generado las ventas esperadas. ¿Tendrá Que Ver algún insider en Disney?

La traca final viene cuando el artículo finaliza diciendo que según Forbes, la audiencia de China tampoco espera con expectación la película, ahondando aún más en el supuesto fracaso que va a ser Mulán para la compañía del ratón. Sin embargo, lo que dice Forbes es que…

Todo esto no ha impedido que un montón de gente en Twitter comparta alegremente los titulares de Que Ver apuntándose el gran tanto que, como treintañeros sin hijos, han marcado a Disney no pagando por ver su película para todos los públicos. Porque ya sabemos, la vida pirata es la vida mejor.

¿Se estrenará Black Widow en cines? Probablemente sí, aunque las débiles cifras recaudadas por The New Mutants durante estas semanas, e incluso la modesta recaudación de la gran apuesta para las salas de cine actuales, como Tenet, podrían obligar a rehacer una nueva vez más el calendario de Disney, o incluso volver a valorar la posibilidad de pasarla por Disney +. Lo que podemos afirmar con más seguridad es que no será en Que Ver donde nos enteremos.

Evitar la polémica durante un proceso sucesorio

Resulta que por casualidades que nada tienen que ver con nada, Marvel Unlimited, probablemente la mayor responsable de la cantidad de tomos asequibles que le estamos viendo anunciar a Panini en los últimos meses, ha decidido “Celebrar el Legado de Pantera Negra (Black Panther para los de marketing)”.

Esto implica una lista de lecturas recomendadas para conocer en profundidad al vengador africano. Por supuesto, Marvel no da puntada sin hilo, su primera recomendación es la cabecera de Black Panther surgida en 2018, coincidiendo con el estreno de la película del personaje, escrita por Ta-Neishi Coates y dibujada por Daniel Acuna (sic), al que siguiendo la estela Antonio Banderas, suponemos que podemos considerar PoC.

También nos recomienda la cabecera de Black Panther de 2016, que curiosamente también coincide con otro estreno cinematográfico (Capitán América 3: Mucha gente) y primera aparición en la pantalla grande del personaje. A los guiones, el mismo Ta-Neishi Coates, y al lápiz Brian Stelfreeze, ambos afroamericanos.

Más recomendaciones, la cabecera de Black Panther de 2005, la de Reginal Hudlin, famosa entre otras cosas porque canonizó el matrimonio T’Challa-Ororo que tan buenos momentos nos ha dado desde entonces. A los lápices inauguraba la colección John Romita Jr, que en aquel momento estaba un poco a la que le mandaban, pero a los 6 meses ya se había marchado y fue sustituido por una serie de señores igualmente blancos (Trevor Hairsine, Scott Eaton,…)

Y es que se va notando cómo pasa el tiempo. Desde 2005 las recomendaciones pasan por los New Avengers de Hickman (a los que no les vamos a pedir autores de color… que para algo son los Vengadores) y luego a la colección de Black Panther de 1998, con ÉL, EL QUESADA a los dibujos y Christopher Priest a los guiones. Y bueno, no podemos juzgar 1998 con los prejuicios del presente, eran otros tiempos, lo de la representación estaba en otro sitio, y bueno…

Llegados a este punto y derrotados por la lógica evidencia de que los tiempos eran otros y esto era muy progresista para su época y es que los n*gros no se habían inventado antes del año 2000, Marvel Unlimited decide abandonar el orden cronológico inverso para ofrecernos algunos clásicos, como la primera aparición del personaje, escrita por el siempre sensible, nunca insensible creador Stan Lee. O su debut como Vengador, escrito por Roy Thomas y dibujado por John Buscema.

Después de esto tienen una recomendación autocomentada con este post en mente.

Pero la sorpresa viene justo después de esta buena ración de cómics clásicos, y es que Marvel nos descubre que entre la serie de 2005 y la serie de 2016 hubo otra renumeración de la cabecera de Black Panther. Con Reginald Hudlin (que repite) y Ken Lashey. ¿Por qué no nos la habrán puesto antes, entre las otras? ¿Por qué poner tan abajo una cabecera con un equipo creativo PoC? ¿Qué motivos les habrán llevado a…?

¡Ah! Vale. Que no quieren que la gente tenga ideas raras en la cabeza. Ideas, que We Got This Covered ya tenían hace un año

O la gente de ScreenRant desde hace unos 5 meses

Ideas que ahora, de pronto, mucha gente parece estar debatiendo.

Y no sin cierta sorna, la lista termina con un The Future. La recomendación es, por supuesto, GENIAL…

Si Batman pagase impuestos, si DC vendiese cómics

Se ha hablado mucho durante las últimas semanas de DC. Primero por los líos empresariales, y después por los grandes anuncios de su reciente evento promocional. Sin embargo, en ambos aspectos se debe leer una cuestión que da pocos clics a “insiders” y alimenta pobremente las hambrientas fauces de las webs de noticias y rumorología de Internet. Por eso, en un acto de servicio público, hoy en ADLO! vamos a hablar de dinero.

Vamos a empezar por lo primero. ¿Cuánto dinero da realmente DC Cómics? Lo cierto es que ahora mismo es prácticamente imposible de calcular. Hay quien ha querido aventurar. En The Motley Fool calculan contando que DC, al poseer el 29% de un mercado editorial que en Estados Unidos mueve aproximadamente unos 1.100 millones de dólares anuales, generó en 2019 unos 300 millones de dólares. Esta cifra del 29% viene dada de los datos de Diamond de 2019. Podéis profundizar un poco en esos datos en Comicsbeat. Sin embargo, reconozcamos que esta cifra hay que cogerla con pinzas. ¿Por qué?

Primero, porque Diamond da sus cifras. Y Diamond es una distribuidora, pero no es ni remotamente la única forma de distribución de tebeos que hay ahora mismo en Estados Unidos. Comicsbeat ofrece aquí una perspectiva bien distinta, en la que DC Comics controla apenas un 8% de un mercado completamente distinto. ¿De dónde salen estas cifras tan diferentes? De Bookscan. Que contempla las compras en grandes superficies y librerías como Barnes & Noble, Amazon, Costco, Hastings, K-Mart, Walmart y otros. En el mismo texto de Comicsbeat se explica, “¿qué ventas no aparecen contempladas en BookScan?» Tiendas especializadas y ferias, por ejemplo. Donde Diamond es la reina. 

¿Qué nos dice todo esto? Que es muy complicado determinar el dinero que produce DC porque ese dinero no viene de una sola fuente. En las ventas de Diamond no viene toda la venta de Amazon y grandes superficies, donde la “novela gráfica” y los tomos tienen una vida mucho mayor que las colecciones regulares.  Y a todo eso habría que sumar los estrechos, pero podemos asumir que existentes, márgenes de beneficio de la publicación en el resto del mundo de los cómics de DC.

En cualquier caso, los cálculos más conservadores hablan de que DC Cómics puede significar unos 330 millones de dólares. Según datos de Forbes, WarnerMedia ingresa anualmente unos 31.000 millones. Cálculos más optimistas elevan esa cifra a 33 billones angloparlantes. Podemos decir que los ingresos que DC Cómics produce para WarnerMedia son de un 1%. En el 99% restante hay que contar un 42% que produce el resto de la división Warner Bros. Y el 57% restante de Warner Media lo producen entre Turner, HBO y un par de pequeñas filiales más.

Es decir, los cómics de DC son algo insignificante incluso para la división de Warner Bros, la filial del grupo multimedia a la que pertenecen, con menos de un 3%. Otras cosas que pertenecen a Warner Bros, por ejemplo, son New Line Cinema, Warner Bros. Pictures, Rocksteady Studios, NetherRealm Studios, Adult Swim,… Cartoon Network, también parte de Warner Bros, tiene unos ingresos anuales que se estiman alrededor de los 560 millones de dólares. El doble que DC Cómics.

Las comparaciones son odiosas. Si según Diamond DC ingresa en Estados Unidos en tiendas especializadas unos 330 millones de dólares, Birds of Prey, la última película de DC Films (también parte de Warner Bros/ Warner Media), considerada por muchos un fracaso en taquilla, ingresó a nivel mundial casi 202 millones. En 2017, con el estreno conjunto de Wonder Woman y Justice League, DC Films sacó en taquilla 1.477 millones de dólares. Joker, que no pertenece a DC Films, sacó este año pasado más de 1.000 millones a nivel mundial. Solo en el mercado doméstico, Joker recaudó en taquilla el equivalente que Diamond le otorga al total de las ventas anuales de tebeos de DC en 2019.

Hay ventajas evidentes sobre los ingresos mundiales de estas películas. Por alto que sea su presupuesto, una vez rodadas no dejan de dar dinero. A estas cantidades habría que sumar el mercado del DVD/Blu-Ray doméstico, los derechos de emisión en televisión y streaming, y un largo etc de ingresos derivados. Sobre el margen de beneficio que dejan esos tebeos impresos habría que hacer cuentas también. Será un poco más complicado ahora que DC ya ha dicho que deja de trabajar con Diamond. La crisis del “mercado directo” de la distribución de tebeos y lo que va a significar a nivel de la producción de las editoriales en los próximos años igual le podemos dedicar texto en otro momento. Para hacernos a la idea, Penguin Random House para a ser la referencia para la distribución de las “novelas gráficas” de DC en el mercado yankee.

¿Quiere decir esto que DC Cómics no es lucrativo? En absoluto. La compañía da dinero. Aunque la cuestión es más bien si da suficiente dinero. En Forbes opinaban en marzo que no. AT&T, el gigante multinacional que posee WarnerMedia, ingresa al año unos 181.200 millones de dólares anuales, según una búsqueda rápida en Google. Según estos cálculos conservadores que ofrecen The Motley Fool y otros, DC Cómics supone apenas un 0,2% de los ingresos anuales de la compañía. Sin embargo, ellos asumen que AT&T no tiene interés en vender DC Cómics. Las licencias son muy lucrativas. En 2016 Warner declaraba unos ingresos en merchandising de DC de 4.500 millones de dólares. Asumimos que son cifras mundiales, pero sigue siendo 13 veces más que lo que 3 años después ingresan sus tebeos vendidos en América.

Cabe entender que para la gente de AT&T, pero incluso para las personas que dirigen WarnerMedia, los tebeos son solo otra forma de merchandising de sus licencias. Una forma no particularmente lucrativa, además. Detective Comics 1000, el número más vendido de un cómic en 2019 según Diamond, es el segundo tebeo con mejores ventas de la década, con más de medio millón de ejemplares vendidos. Se estima que Joker ha podido vender más de 10 millones de entradas en los cines norteamericanos. No solo los cómics no son lucrativos, es que además son un producto minoritario que no crea tantos consumidores de nuevo merchandising como las películas o, por ejemplo, los videojuegos.

Parece que DC no necesita sacar una colección regular de sus personajes con representación audiovisual (como StarGirl, la Doom Patrol o, incluso, los Titanes o Aquaman). Contrariamente a lo que esos fans que creen estar sosteniendo la industria con su visita semanal a su tienda de tebeos, DC no necesita nuevos lectores para nada. No es solo que la antiquísima idea de que las adaptaciones audiovisuales se hacen para atraer nuevos lectores (un concepto que lleva devaluado desde finales de los 90) sea ridícula, es que ni siquiera parece que ese utópico aumento de los lectores signifique apenas nada para Warner Bros, mucho menos para la matrioska de empresas cada vez más grandes que son los verdaderos propietarios de las licencias. Es probable que para AT&T sea más importante la venta de camisetas en Primark con el logo de Superman.

Quizá ha llegado el momento de plantearse que nada es para siempre, y que aunque se seguirán editando tebeos de superhéroes, muchas cosas van a cambiar. Hay una etapa del medio que ha llegado a su fin. Algún día, cuando se empiece a contar, quizá se date el comienzo del fin en la desaparición de los kioscos de prensa. O en la aparición de la tienda especializada. O en el surgimiento de la odiosa expresión “novela gráfica”. Mundos vivirán, mundos morirán y el Universo DC no volverá a ser el mismo.

Parque Warner en Madrid - Guía, Novedades 2018 y Alojamiento ...

Señores y tebeos, una relación incuestionable

Uno pensaría que después de la reconfiguración a una plantilla de trabajadores más minimalista en DC, el gran evento de esta semana para la editorial/grupo multimedia, la DC Fandome, sería acogida con ciertas reticencias. Sin embargo, el fandom de los cómics es famoso por muchas cosas, y ninguna de ellas es su falta de optimismo a la hora de esperar buenas noticias de compañías que no les han provocado nada más que dolor. Es una relación muy especial. Una de esas relaciones en las que ante un montón de despidos, a algunos lo que más le preocupa es el futuro editorial de sus personajes favoritos. ¿Empatía? A mí dame tebeos.

De modo que si lo que te interesa del futuro de DC son los tebeos, y poco o nada más, puedes coger los eventos que han sido desvelados para la gran Con digital de la editorial, y hacer unos cálculos rápidos sobre por dónde van a ir, probablemente, los tiros de aquí a finales de 2021. Vamos a repasar algunos de ellos. Además del calendario completo del evento oficial, nos servimos de la guía de brainstomping que Calduch nos enlazaba ayer para hacer un repaso rápido.

The sandman universe: Enter The Dreaming

Presentada en el espacio Hall of Heros, se trata de una charla de media hora. Acude Neil Gaiman, que ha dejado caer algunos comentarios sobre la actual situación de DC.

También Willow Wilson, que está escribiendo The Dreaming: Waking Hours para el sello Black Label, una novela gráfica que continúa lo que DC ya ha venido a llamar “Sandman Universe”. Acude Dirk Maggs, que se ha encargado de novelizar Sandman para el formato audiolibro, y por último Michael Sheen que interpreta a Lucifer (ah, el clásico humor inglés) en la versión audiolibro. Hay quien cree que estos 30 minutos van a tratar sobre cómics. Los demás ya estamos desempolvando los auriculares para escuchar tebeos en el transporte público.

Tomorrow’s Super Heroes with Jim Lee

15 minutos con JIM! hablando sobre la aportación de los asiáticos al mundo del cómic. Dura 15 minutos porque, bueno, seguro que no hay tantos.

First Look at “Nubia: Real One”

¡Pedid un deseo! ¡Es una ponencia presentando un tebeo nuevo!

Una novela gráfica “young adult” escrita por la autora de “young adult” afroamericana que ha logrado venderle su saga de novelas protagonizadas por una chica de color a Lionsgate para la televisión.

The Expansion of DC’s Watchmen Universe

El azote de los comicpuertas Tom King nos habla de su próximo tebeo para el sello Black Label, ampliando lo que promete ser una prolífica nueva rama del universo DC igual que el de Sandman. También estará Lindelof, porque hay que estar al toque con lo de las adaptaciones televisivas.

Teen Titans: Spotlight on Kami Garcia and Gabriel Picolo

Otra charla sobre tebeos… sobre la línea Young Adult. Con la autora que le colocó a Warner los derechos cinematográficos de su novela Beautiful Creatures.

¿Tendrá algo que ver que dos de las 4 charlas sobre tebeos que llevamos comentadas pertenezcan a la línea  que fue proyectada por Michele Wells? ¿Y que tras los últimos despidos se esté hablando tanto de ella y se esté tan pendiente de sus próximos movimientos? Seguro que no.

Batman: Three Jokers

El productor del audiovisual Geoff Johns presenta  su próxima novela gráfica del sello Black Label. Se promociona muchísimo insistiendo en el aniversario de La Broma Asesina porque alguien en DC está decidido a matar a Alan Moore antes de que acabe 2020.

New Voices of Wonder Woman

Frente al Panel “Wonder Woman 80th Celebration”, con Patty Jenkins y Gal Gadot, este otro evento sí que tiene que ver con la Wonder Woman de los tebeos. Lo presentan la ya mencionada autora de young adult L.L.MCKinney junto con la artista de origen asiático Victoria Ying, que ha trabajado en proyectos de la mujer maravilla como Diana Princess of the Amazons.

Completa el Panel Laurie Halse Anderson, otra autora de novelas Young Adult que ha trabajado en la novela gráfica Wonder Woman: Tempest Tossed.

No olvidemos que todo esto es en los espacios “adultos” porque luego tenemos un espacio entero, Kidsverse, en el que tenemos una charla sobre tebeos.

Como vemos, el cómic está vivo y vigente para la DC Fandome a pesar de las malas lenguas, y es inevitable vislumbrar un prometedor futuro que va a tener muchísimo en cuenta al fan hombre, blanco y heterosexual, porque claramente es él quien, con su compra mensual en su tienda especializada, está sosteniendo económicamente la viabilidad comercial de las grandes licencias y personajes de DC.

Fantástico Mr. Mengele

X-Men + Fantastic Four puede ser un título que uno no esperaría ver hace apenas unos años impreso en una portada de Marvel. El desinterés con el que la Marvel de verdad (la de las películas) ha estado tratando durante la última década a ambas licencias hacía imposible pensar en que nadie estuviera intentando atraer la atención sobre estos personajes con un evento conjunto. Por supuesto, la nueva situación de los derechos audiovisuales de Disney sobre estos dos grupos es el caldo de cultivo propicio para crear una nueva y sinérgica relación entre ellos para calentar motores de cara a las películas.

Hasta aquí todo bien. Marvel coge entonces a algunos autores de primera línea que no sean el propio Hickman para ver si logra hace algo interesante con ellos, o al menos, que haga que los aficionados se compren los 4 números, y no solo el primero. En lugar de optar por Dan Slott, que está ahora mismo guionizando a la Primera Familia (con resultados… vamos a decir que cuestionables), Marvel ha optado por Chip Zdarsky, que ahora mismo es su nueva gran promesa para venderlo todo, todo y todo. ¿Os acordáis de cuando ese puesto lo ocupaba Jason Aaron? Ah, los 80.

A los lápices y las tintas se pone el matrimonio Dodson, siempre dispuestos a bajar el nivel respecto a su anterior trabajo en una vorágine de decadencia que casi parece digna de John Romita Jr. El fondo del conflicto, como no podía ser de otra forma, consiste en que uno de los dos supergrupos se vuelva muy estúpido, y el otro muy facha. ¿Cómo de estúpido? ¿Cómo de facha? Por suerte la cosa no llega a la Justicia Preventiva de Civil War II ni tampoco del genocidio religioso planteado en X-Men vs Inhumans.

Para los 4 Fantásticos, Krakoa es Cubazuela del Norte, una peligrosa nación que se cree por encima de los demás por aquello de que no tiene un historial reciente de genocidio contra los mutantes. Para los mutantes liderados por Xavier y Magneto, los 4 Fantásticos son una familia de la América profunda que no acepta que su hijo Franklin igual está a gusto participando en orgías en su isla paradisiaca y que incluso puede que le gusten los chicos.

Todo esto digamos que tiene un pase. Lo podemos ignorar. Que Xavier y Magneto son más tontos que morderse un ojo lo tenemos asumido. Y no es la primera vez que Reed Richards es un completo idiota, y si le pudimos pasar que en la primera Civil War construyera un Guantánamo mutante, podemos también aceptar que sea de esos que “tengo amigos mutantes, pero si mi hijo fuera uno de ellos…”.

Se supone que Reed no es el malo de este tebeo. El malo es el Doctor Muerte por tener robots asesinos que atacan a mutantes.. Que es una cosa que el gobierno de Estados Unidos nunca ha hecho… si contamos desde hace un mes o así. ¡Y ojo! Que los robots de Muerte no son racistas. Matan mutantes, humanos, o lo que se les acerque.

Estas cosas pasan. Un día tienes a Pablo Casado siendo un fascista, al día siguiente lo tienes señalando a VOX para ver si por comparación nos parece moderado. Ese es Reed Richards. El Pablo Casado de Marvel. Alguien debería investigar cómo se sacó el doctorado. Sin embargo, Zdarsky no se puede estar quieto. Necesita que la cosa vaya a más. Richards no solo es un poco facha, también le pone implantes a sus hijos que modifican su genética, les espía con microchips camuflados en vacunas y básicamente diseña “por casualidad” un dispositivo eugenésico capaz de erradicar a todos los mutantes de la tierra.

Oficialmente, Zdarsky ha logrado convertir a Reed Richards en el personaje más facha de Marvel. Temporalmente, aún están a tiempo de poner a Carol Danvers a hacer alguna movida supernazi antes de que se estrene su siguiente película, supongo.

Los chistes de ayer a precios de mañana

Han pasado tantas cosas en estos últimos meses que parece como si Enero fuera hace una eternidad. Parece que ha pasado tanto tiempo como para poder reciclar los chascarrillos y publicar un refrito.

Por ejemplo, ¿se acordará alguien de cuando a principios de año subieron de precio las grapas de Panini? Aparte de los dependientes de las tiendas de tebeos, quiero decir. Diría que sus clientes, pero ya sabemos que para estas cosas el comprador compulsivo tiene mala memoria. ¿Os acordáis de cuando comentábamos la diferencia del relleno que traían las cosas de Panini con las cosas de ECC?

Como ahora estamos en crisis, estas cosas ya no se hacen. Ahora se busca lo barato, lo económico, aquello que le tiene que salir rentable al lector. Nuevos e inexplorados terrenos nos aguardan. Ahora Panini no te cobra a 6 euros 48 páginas.

Te cobra a 10 euros 288 páginas. Junto con Marvel Unlimited, el gran impulso que necesitaban las grapas de Panini para entrar en sintonía con 2020.

Por otra parte, ECC ya no saca tomos gargantuescos de 1160 páginas a 60 pavazos, como hacía antes.

Ahora son solo unas 930 páginas. ¡Pero sale BATMAN!

Y es que los taquiones lo vuelven todo confuso. ¿Marvel YA y Marvel Now no son la misma cosa? ¿ECC no iba a celebrar este año EL AÑO DE LAS MUJERES?

Tantas dudas.

¿Se acordará alguien de este post en el que compara el precio de las nuevas grapas de Panini con otros productos?

¿Podréis hacer el chiste vosotros solos?

Cómo arruinar una carrera

Hace muchos años (pero no tantos años como la mayoría de abajofirmantes de esta desorganización) tenía un blog donde me dedicaba, joven e incauto de mí, a hablar sobre webcómics en, diremos, términos y tonos poco constructivos a veces. Una vez publiqué una desganada pero virulenta reseña de la obra de cierto autor de webcómics y este me dejó un dolido comentario preguntándome si se trataba de alguna inquina personal que publicase tan amargo texto precisamente el día de su cumpleaños.

Nunca sabré si era cierto, y arruiné el cumpleaños de esta persona, o si se lo inventó para que ahora, casi una década después, me siga sintiendo mal por haber publicado aquel post. Lo cierto es que como jugada es buena. Aunque reconozco que puede pulirse, porque casi nada en este mundillo es perfecto a la primera. Por ejemplo, puedes mejorarlo defendiéndote de las acusaciones de haber colaborado con el comicgate diciendo que se ha muerto tu perro justo el día que te lo echan en cara.

¡Maldito seas, Tom King! ¡Decidiste destruir la carrera de Jae Lee justo el mismo día que se había muerto su perrete! ¡Eres una persona espantosa! ¿Qué? ¿Qué de unas portadas? ¿De unos nazis? ¿Qué de que si estoy de acuerdo con…? ¡A mí no me mire, mi perro ha muerto! ¡Y mi carrera se ha arruinado!

Y hablando de carreras arruinadas, Twitter no ha parado esta semana de arruinar a la gente su sueño de hacer portadas para gente un poco facha.

Resulta que tú eres una buena gente que tienes una idea estupenda para hacer cómics. ¿Qué una? ¡Tienes muchísimas!

Entonces un editor de dice que una de tus ideas es buena, que les gusta. Pero que no te la pueden publicar. Te ofrecen que busques tú, “por foros” a un dibujante profesional que quiera, de forma no profesional (porque no, aquí nadie paga siquiera un adelanto), dibujar tu cómic.

Estos dibujantes profesionales contactados para trabajar gratis no solo no quieren trabajar gratis como dibujantes, tampoco quieren, los muy sinvergüenzas, trabajar como correctores de estilo, asesores o, no sé, editores sobre las páginas de muestra que les han enviado. ¡Así no levantamos España!

Pero bueno, no pasa nada, finalmente la editorial, tras 5 años y tras encontrarte un compañero que dibuja las páginas sin mediar dinero ni garantías, finalmente decide haceros el contrato a los dos ¡Al fin van a publicar tu cómic! Después de que le hagas un montón de cambios, claro.

Eso sí, te comentan que igual tu nombre no tiene tirón comercial. Que mejor que lo escondemos en un sitio que se lea poca gente. Mira, queremos que seas una joven promesa del Mangañol, pero tampoco nos vengamos arriba.

¡No pasa nada! ¡Es tu editorial! Llevan 5 años confiando en tí, no te van a dejar en la estacada. Estás deseando que publiquen tu cómic, el primero de una larga carrera.

Pero algo no va bien. A la gente no le gusta tu portada. ¡Diantres! ¡Hay incluso quienes te acusan de PLAGIO! Empiezan a salir fotomontajes. Que si la cabeza es de una escena desconocida de un manga medio famoso, que si partes del cuerpo del ángel podrían haberse tomado de la portada de una superheroína cuya película no se va a estrenar este año… La gente se burla, se cachondea, se mofa y hasta se pitorrea de tu portada. Y tu editorial decide salir en tu defensa.

¡O casi! Que no es que digan que es tu culpa, pero por si acaso, que quede claro, a ellos les han engañado porque “a nadie se le pasó por la cabeza que un autor trabajase de esa manera”.

¡Amigo, DATE CUENTA!

Finalmente el cómic no se va a publicar. Dice David Rubín que siempre es mejor que un cómic malo se publique a que no lo haga. Supongo que a David Rubín su editorial no le dejaría a los pies de los caballos si se le pillase plagiando algo y a alguien le diera por denunciarlo. Claro que dice David que no es un plagio. Y David, que tiene muchas opiniones, también las tiene sobre los plagios.

¡Pero estamos hablando de carreras arruinadas! Como la de este pobre autor, de Angelica, un tebeo que jamás verá la luz. Quizá su autor tampoco. Así de trágica y dura es la cultura de la cancelación en Twitter. Así de implacable es que tu editorial te cargue el muerto a la mínima.

Sin embargo, el proyecto Angélica suscita todavía muchísimas dudas. Grandes incógnitas quedan sin resolver. Dudas que quizá solo el material original podría resolver.Puede que ni eso. Por ejemplo, ¿qué llevó a la editorial a hacer un seguimiento de casi 5 años de un proyecto que claramente no cumple los mínimos estándares de profesionalidad?

En mi búsqueda de la verdad, intento encontrar información sobre el proyecto Angelica en la página de Drakul. No encuentro nada sobre el manga ni sus misteriosos autores, pero sí encuentro esto.

Solo por el HOMENAJE al maestro ya merece la pena salir en ADLO!

Se trata de otro cómic editado por Likantro, un sello de Drakul. Es una obra creada, según la propia web de Drakul, por Javier Ara. Ara ha publicado un par de cosas con la editorial, y está pendiente del reciente lanzamiento de este Dark Investment. Además de eso, estaba etiquetado en la imagen de la portada de Angélica durante su lanzamiento…

Y lo sospechoso de todo es que en Dark Investment la protagonista se llama, casualmente… ¡también Angélica!

Y si uno mira un poco en el catálogo de Drakul, descubre que Javier ha dibujado para Drakul otro cómic guionizado por Javier Ortiz…

Al que la web de Drakul acredita como socio de la editorial

Y entonces me puse a pensar…

¿Y si?

¿Y SI?

¿Y si revisamos los dibujos de Mihal El Guerrero, obra en solitario de Javier Ortiz, socio de Drakul?

Pero se me está haciendo tarde.
Me acercaré otro día a la biblioteca a ver si lo tienen.
Porque no paro de pensar, e igual es cosa mía…

¿Y SÍ?

Pepe Silvia | Know Your Meme

Dinamitando la diversidad forzada

Aunque ya nos pusimos un poco en antecedentes el lunes, hay que seguir con atención lo que pasa en Dynamite Comics, porque uno nunca sabe por dónde pueden salir las cosas. ¿Por dónde nos habíamos quedado?

Ah, sí, Dynamite, que está ahora muy ocupada aprovechando que tiene los derechos de The Boys ahora que le están haciendo una serie de la tele, saca un proyecto por Indiegogo (¿veis? Lo de hacer crowdfundings es una cosa que hacen las editoriales serias). El asunto es una colaboración de la editorial en su NÚMERO 1 de Vampirella con un tal Cecil, que tiene un montón de proyectos en Indiegogo incluyendo una NOVELA GRÁFICA de 48 páginas y que tiene serias vinculaciones con los comicgaters. Y aún peor, es Youtuber.  La gente se queja, algunos autores dicen que van a dejar de trabajar con Dynamite y entonces la editorial recula y decide cancelar el proyecto.

.

Hasta aquí, todo parece un día normal en el mundo editorial estadounidense.

Pero entonces llega Ethan Van Sciver y suelta la bomba. Resulta que Nick Barrucci, fundador y editor de Dynamite, ha estado ayudando y asesorando a Van Sciver y a otros comicgaitas durante estos últimos años a lanzar sus creaciones a través de plataformas como, precisamente, Indiegogo. ¿Quién iba a decir que el jefe de una editorial de tebeos podía ser una mala persona? ¿Qué será lo próximo, que los directivos de las empresas de videojuegos también son escoria?

Seguiremos informando sobre este tema, a la espera de que alguno de “la prensa” de los tebeitos en castellano diga algo. Están muy ocupados viendo a ver qué dicen sobre lo de Warren Ellis, que todavía hay algunas zonas de internet donde no se ha mencionado el asunto…