Violencia contra el género

Antes de Internet se tenía una visión sesgada del mundo del cómic, limitada a los alrededores de cada uno, a la gente, títulos y opiniones que tenía más a mano. Se trataba de grupos reducidos y manejables, y si se quería tener la voz cantante se debían adquirir conocimientos, demostrarlos y saber expresarlos, de forma que las opiniones de uno tuvieran peso y valor. Sin embargo con la democracia bytal hemos descubierto que la especie mayoritaria es lo que podría llamarse “forum-zombie“, que visita la web para que le digan lo mucho que molan los Marvel Knights o sumarse al coro de alabanzas de Spider-man 2 (¿por qué 2?¿no hicieron pelis en los 70?¿pasará como con los títulos de Acorralado, que tras Rambo sacaron Rambo III? Y para destacar ahora en un mar de frikis, la solución está en ser más friki que los demás. X-Men 2 es la mejor película basada en un cómic que existe, Lobezno mola, y la lycra es lo más.

Pero, como decía, antes no era así. Para destacar antes se debía rechazar por sistema todo lo que oliera a yanqui o a superhéroes, y los referentes artísticos debían situarse en obras semidesconocidas o difíciles de encontrar. Si se disponía además de algún álbum original francés de algo, se era el rey del grupo. El factor clave para ser el centro de atención consistía en difamar constantemente a forum y al género superheroico por sistema, si acaso con excepciones puntuales de obras de Zinco o Alan Moore. Bien es cierto que al opinante no le quedaba más remedio que adquirir sus tebeos en la tienda más alejada posible del barrio en que vivía, para que los sumisos de su manada jamás le vieran portando el Spiderman o G.I. Joe con el que solía nutrirse. Ante su público debía siempre tener alguna frase mordaz para esos tipos asexuados con la ropa interior por fuera y que lanzaban rayos por el culo.

Lanzar rayos por el culo. Desde el primer momento siempre me sorprendió esta expresión. Porque jamás vi a ningún superhéroe hacerlo ¿con qué base lo afirmaban?¿dónde habían visto eso? Con forum editando tebeos juveniles y Marvel y DC con el sello del Comic Code, que alguno de sus personajes hiciera algo remotamente parecido a proyectar energía desde la zona donde la espalda pierde el nombre sin ser el cuello era imposible ¿estaban quizá los que así opinaban refiriéndose a algo que no habían leído? ¿se podía opinar sobre algo sin haberlo leído?

Y con esta duda me quede hasta hace poco. Hasta que abrí las páginas de un tebeo en el que pude apreciar por primera vez esa acción que los ahora llamados Europians Biempensantes (cuanto misterio encerrado en tan sólo dos palabras, Raimon Fonseca es grande), esos que desdeñan el que un talento español gane la segunda edición del Comic Book Idol, tanto anunciaban. Un héroe que lanza rayos por el culo desde hace casi 50 años.

Con ustedes, el Dios del manga.

Todos traen algún paquete, pero nadie a Rob promete

Con el calor comienza la temporada de salones y convenciones: Avilés, Gijón, Madrid, Getxo… Algunas editoriales sacan novedades especiales para la ocasión, pero dado que éstas se pueden conseguir en las librerías pocos días después (y no cobran por entrar), uno de los atractivos principales son los artistas invitados a los que someten a mesas redondas equipadas con traductores con conocimientos sobre cómics o idioma extranjero, pero nunca de ambas cosas al tiempo. O si en las jornadas hay buen rollo, los sueltan para que hagan dibujitos a la gente.

Me he preguntado muchas veces la forma de seleccionar a los artistas extranjeros que invitan (los nacionales están claros, Cels Piñol y los que caigan cerca). Lo primero que se piensa es que deben buscar a los más populares, pero la lógica dicta que esta gente debe estar pegada a la mesa de trabajo amasando pasta. Tentarles a cruzar el atlántico y pasar tres días acosados por una turba de fans que habla en extranjero a cambio de un camastro de hotel no debe parecerles muy apetecible. A menos que seas Sergio Aragonés y seas capaz de dibujar tus páginas de Groo sobre la cómoda del cuarto o en la terminal de cualquier aeropuerto (aparte de entender mejor el español que el inglés). Deben buscarse por tanto autores con cierto nombre en un pasado y que ahora dispongan de, por decirlo de forma fina, un hueco bastante amplio en su agenda que les permita el viaje pagado a un país soleado (otro eufemismo es decir “que se dedican a proyectos especiales”). Sugiero que miren las listas de invitados de los distintos salones bajo esta óptica y se les resolverán bastantes dudas.

Lo que nunca comprenderé es por qué no intentan traer a Rob Liefeld.

Es posiblemente uno de los autores que más pasiones levanta. Es el único que en nuestro país cuenta con una legión organizada de fans. Es aquel autor cuyas declaraciones en cualquier medio son las más comentadas. Es, en definitiva, el más esperado. Los únicos que alguna vez hablaron de traerle fueron los del Unicómic de Alicante, pero no volvió a saberse nada.

Es impensable que Rob no interese. Es más lógico pensar que todos lo han intentado alguna vez, pero este trabajador millonario californiano está demasiado pegado a su trabajo y su familia como para desplazarse aunque sea para contentar a sus numerosos fans. Sí, esto cuadra más. Porque de no ser así, aconsejo a los organizadores de jornadas que intenten traerle. Podría ser el acontecimiento de la temporada. Si a los adláteres nos avisan con tiempo nos cuadramos vacaciones, transportes y alojamiento para coincidir con Rob en el tiempo y el espacio. Todos allí, gentes de distinto pelaje y condición unidos por un amor incondicional a este Apóstol de la Nueva Era. Saldrían fans de Rob de debajo de las piedras, que es donde suelen esconderse. Vaya, si sólo con ponerse a vender gorras de Nike para recibir al Astro como se merece ya se amortizaría la invitación al evento. PensAdlo!

Mirad que carita tiene ¿no es adoraaaaaaaaaaaable?

Lo cierto es que Rob fue diseñado como un artista para minorías, y por eso siempre ha intentado autopublicarse, cambiando de editorial al poco que el sitio donde trabajaba se hacía conocido. Aún así mucha gente sigue con devoción sus trabajos. Y aunque ha estado más de un año sin publicar en ningún título, el público le adora y añora en la misma medida.

La gente hace lo que le da la gana.

This is the dawning of the age of the mighty Rob, age of the mighty Rob…

Ben Templesmith: el horror, el horror…


 
Por cosas de estas de el mercado, los Salones y la contraprogramación ha coincidido la publicación de dos miniseries de un género, el de horror, que está haciendo bastante furor en Ultramar, a cargo de los mismos autores: Steve Niles y Ben Templesmith. Son estas cosas que si las saca un extranjero están bien pero que si lo hubiera parido un español aún estaríamos apedreándole. Somos estrictos con nosotros mismos, y eso es bueno.
 
Devir edita Días Oscuros, que es la continuación de 30 Días de Noche. Lo de los títulos no es chiste, sino la pura verdad, aunque como dice el poeta “le vrait peut quelquefois n’être pas vraisemblable” (“increíble pero cierto y que me muera si miento“). La saga comenzó con una miniserie cuyo aval venía de haber vendido derechos para hacer una película. Como Blade o El Hombre Cosa, para entendernos. Pero hete aquí que abriendo sus páginas vemos como el horror de ahora nada tiene que ver con las miniaturas en b/n que editaba la EC. Y más allá de la fecunda inventiva de Niles (porque inventiva le habrá hecho falta para convencer a algunos editores de sacar algunas de sus obras) el horror tiene un nombre. Y ese nombre es Ben. Ben Templesmith.
 
Atrás han quedado tiempos en que para impresionar a las sensibles masas lectoras bastaba un sencillo primer plano del hombre lobo con reguerillo de saliva. El terror inteligente propugnado por Alan Moore en La Cosa del Pantano también queda atrás, poco más o menos cuando se introdujo la LOGSE. Son nuevos tiempos, más intuitivos, menos intelectuales. Abajo la rayita de Bissette y Toteblen. La mancha mola. Y si es mancha con color infográfico mola más.
 
Ben Templesmith es horror, y supedita todo su arte al horror. No a la narrativa. No a la claridad. No a las concesiones al lector. Lo suyo es horror. Un horror. El horror. Si para horrorizar debe llenar una página de grises, negro, dos puntos rojos y onomatopeyas de gritos lo hará. Aunque no venga a cuento. Porque él no cuenta una historia. Él transmite horror. Ver sus páginas es gritar.


 
Hubo toda una corriente de pintamonas antes que Ben. Y un claro referente es Kent Williams. De hecho, podemos decir que la saga de 30 Días Oscuros de Noche (ahora sí es un chiste) sería comparable a la añeja Blood, si en vez de haberla escrito el kármico DeMatteis lo hubiera hecho un potente Bendis.
 
La cosa va de vampiros que como en el ártico las noches duran seis meses se hacen groenlandeses y montan escabechina. Pero como hay una prota y derechos de película, al final se salva gente suficiente para hacer una secuela. En líneas generales esta es la historia, pero en vez de desarrollarla en seis páginas, la editorial IDW ofreció a Niles 3 números. Que lástima que IDW no publicara los 4 Fantásticos españoles:
 
(leerse con acento de Gato con Botas) “Esto de Abraxas y el destino de Franklin y los niños del Universo Marvel para desarrollarlo bien hace falta un mínimo de diez números
 
Marvel: “Perfecto, pero desarrolladlo en dos y dejad dos páginas para introducir un evento”
 
IDW: “¿10 números? Anda ya, 9 tomos, y los vendemos a LucasFilms como tres tetralogías. Vosotros haced el tebeo como siempre, pero entre cada dos páginas que hagáis irá Ben y colará tres de gritos, garras y dientes. No se entenderá mucho, pero os aseguro que molará, que es de lo que se trata, que son tebeos”.
 
En Días Oscuros se sigue el destino de una superviviente de la primera parte. Que como se vendió bien ahora son seis números, aunque tampoco es que pase mucho más. Salen más vampiros y esto permite a Ben dibujar más dientes sobre ese fondo de niebla londinense que tan bien le sale. Y aunque sea un tebeo y lo protagonice una chica, ésta tampoco está para mojarse la puntita. No es un tebeo para eso. No se sabe para qué es, pero no es para eso. Aunque hay gente para todo. El caso es que debe haber gustado porque ya hay tercera serie en marcha, Retorno a Barrow
 
Criminal Macabre ha pasado más desapercibida porque no tuvo tanta publicidad como 30 Días de Noche y además lo saca Norma. Va de un investigador de lo paranormal pero que no es John Constantine, ahí radica su originalidad. Y que no sólo salen vampiros, sino también hombres lobo y zombies (la fanfarria promocional dice “un investigador con cara de pocos amigos dispuesto a enfrentarse contra todo tipo de monstruos de la noche” pero puede inducir a confusión creyendo que saldrán Dinio o Cachuli). Aquí Ben pone toda la carne (muerta) en el asador y además de colmillos dibuja garras. Y oscuridad. Mucha oscuridad. El mestizaje del horror y el género negro se plasma en litros de tinta. Todo lo que no sea relevante debe ser mancha para no distraer. Si acaso usar tintas de distintos colores para distintos ambientes. Y para no desentonar con fondos tan simples, el argumento es sencillo, homenaje a aquellas sesiones de marionetas: “¿habéis visto al monstruo? ¿sí? y por dónde se ha ido? Pues yo no lo veo…“. Quizá alguien encuentre una lectura más profunda, pero ante tanto chapapote gráfico me resistí a bucear, lo admito. 
 
En síntesis, que Steve Niles es el nuevo pope del horror porque ha tenido el valor de sacar un tebeo de vampiros. Y que gente como Ashley Wood o Ben Templesmith son los únicos a la altura de sus guiones. Ya basta de limitarlos a las portadas. Si una portada suya mola, un tebeo entero debe molar veinte veces más. Recordad, lo importante es horrorizar. Y Ben horroriza.

¡ Al abordaje !

Acusamos recibo en la lista de correo de Adlo! del siguiente mensaje de Delfina Palma:

************************
El juego es el siguiente: dirigirse a www.villajoyosa.com, y pinchar en el banner negro de la izquierda abajo. Observar el popup con el cartel que emerge acto seguido.

Chulo, ¿verdad?

Por supuesto, lo primero que piensa una es que el autor del cartel les ha dado gato por liebre a los del ayuntamiento, que ninguna obligación tienen de saber nada de comics. Por lo tanto y movida por el afán de ser buena ciudadana que me embarga a veces,ayer les escribí un mail haciéndoles notar la similitud con la portada del album del Escorpión.

Pues no.No les han dado gato por liebre,como se puede comprobar.Paso a transcribir dos párrafos de la respuesta, que me ha llegado hace un momento:
———————-
Al respecto, nos cabe informarle que no se trata de un plagio, sino de una fórmula perfectamente publicitada, y hecha pública desde un principio por la Concejalía de Fiestas de nuestra localidad. En este caso no se trata del cartel anuncaidor de las fiestas, sino de un acto concreto como es el Desembarco. A tal fin, hemos realizado los carteles y unas invitaciones para el acto, en formato DVD, buscando las similitudes entre una puesta en escena como la que se produce, y una historia gráfica de aventuras, como es el caso del cómic. En consecuencia, se ha publicitado, como digo, el hecho de que el cartel se ha basado de forma íntegra en la portada de la revista.

El autor de esa portada de la revista El Escorpión, el dibujante belga Marini; considerado el sucesor de Hergé, de su misma nacionalidad y afamado básicamente por su personaje de Tin Tin, estamos seguros que no pondría ningún tipo de problema al hecho, que ha sido así anunciado; y que redunda también de algún modo en el conocimiento de su obra, teniendo en cuenta que las fiestas patronales de Villajoyosa fueron reconocidas el pasado año como de Interés Turístico Internacional, y así servirá de soporte publicitario en distintas ferias internacionales de turismo.

————————–
Que no es plagio porque ellos ya lo sabían.Y encima que le hacen un favor a Marini, que seguro que si lo supiera le iba a encantar.Y yo, contagiada del espíritu que al parecer posee al ayuntamiento de Villajoyosa, he decidido que debía compartir esta información, no sea
que haya algú otro malpensado que crea que ese cartel es un
plagio,cuando nada más lejos de su intención.
¡Es un HOMENAJE!

**********************

Mientras continuamos boqueando pensando qué decir ante tamaña genialidad, llega otro mail, de Jorge Arranz que puntualiza:

*********************
…El autor de esa portada de la revista El Escorpión, el dibujante belga Marini; considerado el sucesor de Hergé, de su misma nacionalidad y afamado básicamente por su personaje de Tin Tin, …

Esto es depués de que el ejercito belga conquistase Italia o Suiza, ¿no?
Porque como pone en

http://www.guiadelcomic.com/autores/marini.htm:

Enrico Marini, de nacionalidad italiana, nació en 1969 en la region de Bâle (Suiza).

Resulta que es un dibujante Suizo de nacionalidad italiana como el dibujante
belga Hergé (maldita constitución europea, ya no hay países)
**************

Seguimos boqueando, pero ante todo nos pica la curiosidad sobre qué formula publicitó la concejalía de Fiestas del Ayuntamiento de Villajoyosa.

PD: Que consten públicamente los agradecimientos a Delfina (¡en nuestra ML hay chicas! ¡y participan! ¡y no las acosamos!) y Jorge Arranz por sus aportaciones.

Tragaderas


El pasado 4 de Julio se celebró en un restaurante de Coney Island un concurso de comer perritos calientes, que ganó por cuarto año consecutivo el japonés Takeru Kobayashi al meterse, batiendo su propio record, cincuenta y tres longanizas de esas en doce minutos. A primera vista parece una animalada. Pero es que la misma semana me entero que la próxima Biblioteca Gigantes del Cómic, dedicada a clásicos de Ciencia Ficción tendrá periodicidad quincenal. Otra. El aficionado medio a los tebeos está devorando actualmente un número de páginas espectacular.

Remontándonos a unos diez años atrás, no era infrecuente seguir unas ocho series de superhéroes, que pongamos tenían 32 páginas. Este lector se contentaba con su consumo de 256 páginas mensuales, y aún se preocupaba de si sería demasiado. Abundaban los tebeos extras estacionales, 64 páginas con un annual y algún complemento. También tenían 64 páginas los bimestrales two-in-one. El tebeo más grueso del mercado era aquel mítico 100 de la Patrulla, con 96 páginas. Algunos mangas como Sanctuary también tenían esa cantidad de páginas, aunque lo normal era unas 64. En la actualidad un lector que siga una sola Biblioteca Marvel quincenal (Spiderman, Hulk, Daredevil, Thor) tiene ante si 320 páginas por mes. Y si tenemos en cuenta que esta línea de tebeos dice haber conseguido captar a público que habitualmente no lee tebeos, podemos deducir que:

a) el lector no habitual, cuando pilla una serie, lee más que los enganchados a los tebeos que hace diez años. Esto se comprueba también con los coleccionables semanales de 80 páginas, en los que también se llega la cifra de 320 páginas mensuales. Nada mal para un país que no lee, y menos tebeos.

b) Si la gente no muy aficionada a la historieta consume un mínimo de 320 páginas mensuales ¿Cuánto debe consumir actualmente un aficionado? Intenten hacer la suma en casa.

En este disparo del consumo han influido indudablemente los formatos, cada vez mayores. Con el razonamiento de que en los tebeos actuales el tebeo del mes se lee en cinco minutos, cada vez hay más tendencia a agruparlos por tomos, con un mínimo de 96 páginas. Así duran 20 minutos (menos en el caso de obras como Lobezno&Hulk). Pero esto se contradice con la densidad de las aventuras cincuentenas-sesenteras de las BMs-BGC, de la que se publican toneladas de páginas, o el Spiderman “de Romita”, al que se le ha ido aumentando las páginas porque los lectores decían que iba demasiado lento y mucha diferencia respecto a la serie americana. También Carles Miralles dijo que fue por petición de los lectores que cambió el formato de sus series americanas a tomos de 96-160 páginas en vez de Prestigios de 48. Prestigios que cuando aparecieron por primera vez muchos clamamos a favor de la grapa. Eran otros tiempos. Cuando aplaudíamos a Dude por sacar Bone y en un formato asequible.

Así, cuando uno acude a la librería tiene una amplia oferta de tomos japoneses de 200 páginas o más, BMs de 160 y tomos de 96. Pero esto no parece detenerse aquí. Empiezan a abundar las BMs de 250 o más de 350 páginas (Pantera Negra, Deathlok). Entre que son pequeños y cada vez más gruesas, estas BMs terminaran pareciendo un cubo de papel. El lobo Solitario y su Cachorro se dispara a las 430 páginas, las nuevas minis del Fenix de Tezuka son más gruesas que antes, y se aclama el que Blankets haya salido en un tomo de 600 y sin fraccionar como se hizo con Malas Ventas. Norma no se queda atrás y ofrecer series en integrales (Olivier Varesse, Espada de Cristal, Leyenda de las Landas Perdidas, Siete Vidas del Gavilán), al tiempo que salda una deuda histórica recopilando en tomo el inicio de sus series más punteras (léase vendidas). Este mes 100 Balas. Pero como es Norma los de siempre se quejarán. En América también empiezan a cogerle el gustillo a los TPs cada vez más grandes y ya está disponible la serie completa de Bone en un único tomo de 1400 páginas.

No se sabe como terminará esto. En mi tebeoteca el Comix 2000 es lo más grueso de momento, ocupando como 4 Essential Spiderman, pero creo que será superado en breve. Por lo pronto, he dejado de comprar tomos de series forum. Es una tontería, al final les pasará lo mismo que a las series en comic-book, que con 5 tomos sacarán un retapado por 9.99: Fuerza-X, Capitán Marvel, Thor…al tiempo si no ¿Monster? También pasando de esos libros tan finitos, mejor cuando lo saquen con 4 ó 6 tomos. También he dejado la compra de TPs de Cerebus, me espero a que recopilen la serie completa en un tomo. Y al ritmo que salen las ofertas en la web de Planeta, no me extrañaría en menos de dos años encontrar la segunda serie semanal de Spiderman en un único, lujoso y ancho tomo.

Y estaba pensando ¿no sería bonito esperar unos años hasta que se publique todo lo hbaido y por haber del Universo Marvel en un solo tomo?

Así que, lector, recuerda que comprando determinados formatos o dejando de comprarlos estás marcando el rumbo de millones de árboles. Tu verás cuantas páginas eres capaz de leer, de comprender, de disfrutar y de digerir. Y si en tu dieta prima la calidad o la cantidad.

Por cierto, el segundo en el concurso de perritos fue otro japonés. Se ve que con la costumbre de leer tomos tamaño guía de teléfonos se habitúan a tragar de todo.

Tiemporriva

Cuando en cualquier comunidad se establece una comunicación entre sus miembros, su propia evolución origina la aparición de expresiones nuevas. La lista de correo de Adlo!, con sus casi 200 miembros durante 5 años no es una excepción, de forma que es corriente emplear palabras como anarrosear (proceso de copiar y pegar, inspirado por el negro de la bienamada ARQ), emplear la exclamación final cuando queremos expresar genialidad! O felicitar las navidades (y cualquier día de caja roja, por extensión) con un sonoro “Aviv Bör“. Una expresión muy usada pero poco comprendida para los de fuera es Tiemporriva y el concepto que engloba. Vamos a intentar explicarlo. Intentarlo, decimos, porque tampoco sabemos si lo conocemos.

El Tiemporriva sucede cuando en el trayecto de un punto a otro algo se pierde para aparecer en el lugar esperado pero en un distinto punto temporal. Puede pensarse que se trata por tanto de una anomalía, pero es posiblemente al contrario, el Tiemporriva puede ser quizá la única constante fiable de este Universo.

¿Cómo se come esto? Es conocido por cualquiera con unas mínimas nociones de física que el tiempo es curvo, cosa que puede comprobarse también observando la redondez de la esfera de cualquier reloj. Justamente el hecho de que se llama “esfera” del reloj cuando la percibimos como un círculo nos da una idea de cuan deformados están nuestros sentidos, ya que la visión de redondez viene decodificada por unas células de los globos oculares (que aunque globos, estos sí se perciben como esféricos) con forma de bastones y conos. Dicho de forma llana, si tratamos de percibir una esfera con una células en forma de conos y bastones sitas en unos globos, lo que nos llegará será un círculo achatado. Pues este mismo simple razonamiento puede aplicarse al Universo y la interacción entre tiempo y espacio. Cuando el tiempo trata de seguir una trayectoria recta es cuando más distorsión se percibe.

Ejemplo: Un editor quiere sacar su producto lo antes posible, y es su empeño de llevarlo a los puntos de venta de forma tan directa el que origina el rodeo temporal, que no se hubiera dado si hubiera seguido una corriente temporal normal. Esto explica como un producto en imprenta la tercera semana de Marzo siga sin verse por ninguna parte pasado el Saló.

Más ejemplos. Un colaborador de una revista tiene una fecha de entrega de la que no puede pasarse. Si lo hace puede suceder que toda la revista se retrase o que el editor pase de complicarse y eche mano de algún artículo del tipo fill-in. Si el colaborador siempre ha dicho que el artículo estaba casi hecho, e incluso dos días antes decía que lo tenía perfilando los últimos retoques ¿cómo es que llegó quince días después de la fecha? Tiemporriva otra vez.

Para actualizar la web de Adlo! hay una cantidad de material inmensa, que los adláteres contribuyentes han mandado al Puto Amo varias veces, pero la web sigue igual. Tiemporriva.

El episodio de hoy de Los Simpson huele a ya visto. Tiemporriva.

El niño de Cuéntame está leyendo una Biblioteca Marvel. Tiemporriva.
Mandas un mensaje a una lista de correo y llega una semana después. Tiemporriva.

Por supuesto el Tiemporriva no sólo fluye hacia el futuro sino que también lo hace hacia el pasado, aunque es menos frecuente y suele suceder en torno a situaciones y personas dotadas de una gran genialidad!. ROB! sería un buen ejemplo, con esos mal llamados plagios que en realidad él imagino primero, antes que los autores que publicaron en un punto temporal anterior. El Tiemporriva actúa aquí trasladando la idea de Rob! hacia el pasado para que otros le imiten. Gente culta o que ha leído Watchmen llama a esto “taquiones”, pero como es una palabra que hace una rima fea en Adlo! preferimos “Tiemporriva”.

Dominando el Tiemporriva podemos también ir al futuro y ver las portadas de los tebeos Marvel de Planeta o Panini. Esto es lo que hemos hecho hace un rato, y hemos posteado un sesudo artículo en exclusiva de cómo están las cosas y como pintan. Aunque por más que le damos a actualizar parece que el mensaje tarda en colgarse. Cosas del Tiemporriva. Seguiremos esperando. Y recemos porque no tengan que intervenir los Exiles.

¿Qué perra han cogido con Conan ahora?


Un hecho singular ocurre en nuestro mercado desde Abril: Forum ya no edita material original de Conan. Desde que terminaron las series de Conan y La Espada Salvaje se habían ido apañando con reediciones con material extra y/o cambios de formato (la sección de Thomas en la edición definitiva de su primera etapa en Conan el Bárbaro, pasar Conan Rey a revista en b/n con portadas nuevas y algunas historias de complemento…). Pero ahora únicamente tiran de reediciones de tomos negros de Mejores Autores y La Espada Salvaje. Han exprimido el filón hasta secarlo y no les queda otra cosa. Así que aprovechando el momento de tranquilidad bárbara asoman en las librerías y el ciberespacio varias novedades relacionadas con el cimmerio. En escasos cuatro meses coinciden un especial de Tebeosfera dedicado en exclusiva a las creaciones de Howard, un libro en Pretextos Dolmen (T. Dolmen Editorial y Dolmen Publicaciones dicen los créditos, espero haberlos copiado bien), y un manual en Sinp Alabras (maldito diccionario, deja de corregirme, lo estoy escribiendo bien…).

Conan: Biografía de una Leyenda corre a cargo de Francisco Calderón, Paco para los amigos de la ML de cómics, y Fernando para quien presenta la entrevista en el número 101 del fanzine Dolmen (Dolmen Editorial, dice en una esquinita, aunque no sé si son los créditos). Una obra que tras los imprescindibles retrasos en imprenta puede decirse que ha tenido una doble mala pata. Ha aparecido en pleno debate sobre la relación chicha/precio de los manuales de Sinp Alabras, y como en Septiembre saldrá Conan. Paisajes Bárbaros por Yexus las comparaciones son inevitables pese a que uno de ellos todavía no tenga forma. La conclusión de quienes opinan suele ser que el manual será “más parco en el continente, pero a buen seguro mucho más jugoso en el contenido” fiándose de la firma de su autor. Arriesgada suposición sin haber leído uno ni haber aparecido el otro. Pero como son libros y no tebeos, es posible que sí sea valido criticarlos sin haberlos leído. Como decir que Alemania hará una buena Eurocopa.

El otro infortunio es que Biografía de una Leyenda se cimenta en una cronología ordenada de todos los tebeos habidos de Conan formando un relato, adjuntando al final varias tablas que ordenan el puzzle de sus aventuras. Y sucede que una tabla similar está disponible de gratis desde hace unos meses en Tebeosfera (aunque si no dejara el enlace directo la búsqueda navegadora sería larga). Similar, que no igual, hay diferencias entre ambas. Por lo que para cumplir el sueño de una colección cronológica de las aventuras del bárbaro ambos autores deberían limar esas asperezas primero, no sea que se cometiera un error que sólo se solucionaría repitiendo la tirada completa. Si Conan estuviera más asentado en el Universo Marvel igual podría arbitrar Pedro Angosto la contienda. Porque si no se ponen de acuerdo no tengo nada claro a quien haría caso Planeta ahora, si a Manuel Barrero o a uno que ha publicado para Dolmen.

Esta movida me pilla en plena lectura de Conan, empezando la segunda etapa de Thomas al frente de la serie. Marvelution total, portadas de McFarlane, Lee y Portacio, y en cuatro números Thomas hace más referencia a números pasados que en los diez años anteriores. Conan de pequeño no me gustaba. Me daba miedo. Mi padre tenía tres tebeos en la mesita con los que empecé a leer, uno de ellos un taco de Vértice con la historia de Conan y Elric contra la Emperatriz Verde. Como digo, me dio miedo, así que cogí otro, uno de Blancanieves pero distinto, el príncipe le hacía algo raro a la madrastra…me pilló mi madre con él, me pegó y lo escondió. Así que lo primero que leí y pude terminar fue un taco con el Spiderman de Romita, pero no como los Spiderman de Romita de ahora, aquel lo dibujaba Romita.

Con los gustos más trabajados y amigos que me los dejaban pude ya más mayor distinguir entre “el Conan normal”, bruto melenudo musculoso, y lo que yo llamaba “el Conan mariquita”. Cosas de chavales y la incorrección política, más tarde aprendí que no se debía decir “mariquita” sino “prerrafaelista”. Y que lo dibujaba un inglés llamado Barry Smith. Tanto miedo me dio de pequeño aquella primera aventura que ojeé, que cuando leyendo sobre el autor me enteré que al ir a buscar trabajo a Estados Unidos le robaron todo lo que llevaba encima me alegré retroactivamente, como si existiera una justicia divina desincronizada.

Suele decirse que Conan tiene un público fiel, y que es distinto del que compra tebeos habitualmente. Incluso tienen sus propios salones escindidos del del Cómic, como los otakus. De ser así chungo lo tienen Dolmen y Sins Entido para arrastrar público a su terruño con estas publicaciones. No me imagino al heavy que iba al quiosco de mi barrio a pillar un Conan y dos cigarros sueltos saliendo de una librería con Ideas Negras o los Mitos de Cthulhu bajo el brazo. Estos buscan tebeos de Espada, Brujería y Tías con Poca Ropa, no esa cosa que llaman “Fantasía Heroica”. Fantasía Heroica son Los Reyes Elfos, y todos saben que los elfos son mariquitas.


También es cierto el caso inverso, el friqui medio no sabe apenas de Conan quitando los nombres de Thomas, Smith y Buscema. Alguno hilará fino y dirá Neal Adams, aunque el hombre se limitara a media docena escasa de aventuras entre dibujos y tintas, lo suficiente para que forum apañara un tomo de los negros. Muchos desconocen por tanto detalles importantes para el buen adláter. Como que durante más de dos años estuvo dibujado por Val Semeiks, el único que ha dibujado la serie regular de los tres grandes hombres del tebeo(Conan, Lobezno y Lobo) e inició su imparable proceso de hipertestosterinización. O que al igual que la última serie de Namor que contaba aventuras de Namor de joven por Jemas y Larroca, también hubo un intento en la serie de narrar historias de Conanboy a cargo de Michael Higgins y…¡Ron Lim! (adláteres en pie). O que al poco de marcharse Thomas, J.M. de Matteis enfrentó a Conan con su abuelo. O que aunque el logo de Conan con un hacha es el más recordado, pocas veces ha empleado el cimmerio esta arma,
hasta que Claudio Castellini hace unos años le dibujó una de proporciones inmensas en una miniserie, con el fin seguramente de meterle en la moda molona de tebeos con armas grandes. Y es que Conan con una cazadora de piel y un arma enorme ganaría. Y una moto potente. Estos cambios que lo acercarían a un público más actual no son posibles en el Conan de siempre por estas cosas de la continuidad, de forma que ahora que Busiek ha empezado a escribir para Dark Horse lo que ha bautizado como un “Ultimate Conan“,quizá sería buen momento para hacer ajustes como estos. Molaría. Si Schwartz…Arnold supo pasar del look bárbaro al de Terminator ¿por qué no puede hacer lo mismo el cimmerio?

Nota final: Forum ha dejado inédita la última miniserie de Conan, Flame and the Fiend, que Calderón pone bastante bien en su libro y que convendría no dejar en el olvido ¿alguien puede pasar esta frase al italiano?

Edward Nigma al aparato

Si Kill Bill vol. 1 se publicitaba como “la cuarta película de Quentin Tarantino“, Kill Bill vol. 2 ¿debería anunciarse como “la quinta película de Quentin Tarantino” o “la segunda mitad de la cuarta película de Quentin Tarantino“?

¿Por qué el libro 5 de “Itto y Jaigoro” lleva en portada el mismo título que el 3?

¿Qué curso estudian Marcos y Eva?

Trama 37

Una de las funciones de esta página es dejar constancia de aquellas publicaciones en las que se haga referencia a Adlo! o a Liefeld. Y el número de Junio de Trama comete ambos pecados.

Para quien no la conozca, Trama es una revista de crítica e información de la historieta, mensual y gratuita si no eres librero. Se financia de una forma curiosa. La revista llega a aquellas librerías que pagan por colocar publicidad en la misma, y los libreros la ofrecen a su clientela. Y como la recibimos de gratis no deberíamos cuestionar el sistema, pero si lleva tres años funcionando un simple post no debería echar el sistema por tierra, así que ahí va: ¿ganan algo las librerías con esta publicidad? en mi ciudad hay una sola librería y ofrece la Trama. Debe suponerse que lo hacen como un detalle, ya que el impacto publicitario es nulo. Recapacitemos: el anuncio de esa librería sólo puede verse si vas a la librería a coger la revista. Y aún así estamos en el mejor de los casos, ya que en ciudades con varias librerías puede darse la paradoja de que yendo a la librería X y cogiendo la Trama, descubras por sus anuncios que existe la librería Y que te pilla más cerca de casa. Gracias por la información, librería X, y hasta nunca.

Estos son los detalles más llamativos de su número 37:

En la entrevista a Mark Waid le comentan “Parece ser que tienes el dudoso honor de haber sido el tipo que dio su primera oportunidad a Rob Liefeld y a Scott Lobdell en el mundo del cómic”, y éste responde “…Hablando en serio, Rob es un chico excelente y me llevo muy bien con él aunque no sepa dibujar”. Déjeme decirle, señor Waid, que, aunque como dice, usted no sepa dibujar y muy posiblemente envidie a Rob! por eso, este detalle no será ni mucho menos freno para unas buenas relaciones con tamaño artista y empresario. Sobre todo ahora que está de mecenas de guionistas “a lo clásico” para una nueva serie, Youngblood.

En las noticias hay un recuadro en el que se habla de Marvel y Panini. En la página siguiente otro recuadro se hace eco de los resultados de los Premios Internacionales del Comic Adlo!, y viendo ambas páginas al trasluz se puede apreciar que la noticia de nuestros Premios ocupa unos milímetros más de espacio que lo de Panini-Planeta. Se agradece.

Artículo sobre el Saló, en el que se lee “Nos hizo especial ilusión ganar por segundo año consecutivo el premio a la mejor revista, pero para que estos premios tuvieran la consideración que se merecen, tal vez debería definirse un sistema de votación que evite la sospecha de manipulación“, detalle de sinceridad que es también muy de agradecer. Para despistados, recordar que la mejor obra extranjera en esta categoría popular fue Lucifer: escarceo con los condenados.

Del repaso a lo más destacable del Previews: “X-Force #1. Vuelve Rob Liefeld a la serie que le hizo popular con la ayuda de Fabian Nicieza en los guiones. Retendrá algún admirador o sólo lo comprarán sus detractores para poder ponerle a caldo”. La última frase adquiriría más sentido si fuera una pregunta, pero entonces sería una burla a Rob!, y todos sabemos que el Universo está sincronizado para que nunca nadie jamás insulte al bueno de Liefeld, de forma que los signos de interrogación se han perdido en algún momento del proceso. Esta es la grandeza de Rob!, que hasta sus detractores son incapaces de odiarle.

En la reseñas se comenta Love Fights, una obra de Andi Watson sin candidato conocido para publicarla aquí. De momento. Ya veremos quién lo hace. En Trama la ponen bien.

Para reseñar El Monstruo de Color de Rosa, de Suehiro Maruo, el “reclusoJesús Jiménez Pelayo cita a Rimbaud, Duchase, Sade, Baudelaire, Pasolini, y una frase de Salvador Dalí en una sola página, con lo que bate el record de citas que ostentaba el artículo de La Cosa del Pantano en el 16 de la revista. Con tal bagaje casi ni es necesario haber leído el tebeo. Tebeo que no ha terminado mucho a Álvaro Pons, por cierto.

Artículo de Takahashi firmado a tres manos que concluye que Ranma está bien, Maison Ikkoku es lo más, y que Inu-Yasha defrauda un poco. Sin embargo, cuando vamos al Checklist vemos que Inu-Yasha #20 es de las pocas publicaciones con el letrero de “Obra destacada”. Esto es pluralidad, y más si tenemos en cuenta que es la primera vez que en la revista destacan este título.

También en “destacados” aparece el primer número del segundo volumen de The Authority. Tras darle muchas vueltas hemos supuesto que el que el guionista se apellide Morrison puede tener algo que ver, aunque no sea EL Morrison que todos pensamos.

Bernardo Vergara repite para la publicidad de Joker Comics el chiste que empleó en el número 22. No caí en la cuenta tanto por el chiste sino por una de las portadas que aparecen en segunda plano, la de Ediciones M.B., que me hizo gracia la primera vez. Y ahora también.

Debajo, continúa Vidas Ejemplares, sección que reclama su recopilación en alguna publicación vanguardista y horizontes más amplios que una marginal revista gratuita. Señores editores, no nos merecemos esta sección, llévensela donde sea apreciada como merece.

Termina la revista con un clásico. El perenne anuncio en contraportada de 30 Días de Noche. Estos de Devir debieron equivocarse con el cambio de escudos a euros y han debido pagar una pasta.

Concluyendo, un mes más una revista que vale lo que cuesta.

(direcciones de contacto para librerías o lectores interesados en saber cómo o dónde conseguirla: trama@astiberri.com , tel. 944 790 984, fax 944 157 384 😀 )

Batman: El Resto es Basura


Hoy toca. Salen las novedades de Norma. De golpe y a final de mes, como si eso aún fuera importante para el comprador, que vive a final de mes desde principios de siglo. Sin embargo, no dejo de preguntarme que pasaría si todas las editoriales hicieran igual. Imagino a los libreros tomando complejos vitamínicos y otras sustancias para aguantar el ajetreo del día que llegan todas las de Planeta. Porteadores, planos, cajas arriba y abajo. Como cuando les llegan las exclusivas de Mayo pero más y cada mes. Pero estoy desbarrando…

La cuestión es que aunque Norma es de las editoriales que más información ofrece (planning semestral , avances por la red, folleto publicitario en papel y pdf,…) al llegar a las librerías nadie recuerda qué toca salir y, ni mucho menos, sus precios. Pese a toda su publicidad, los novedades de Norma siempre son una sorpresa. Lo único que es seguro es que sacarán algo de Batman, algo también quizá de Superman, y dos o tres tomos de DCU y/o Vertigo. Bueno, y cositas de europeo y manga, pero eso ya sabemos que no cuenta, deben sacarlo obligados por su acuerdo con DC, seguramente: algo de Humanoids aquí, otro de CMX allá…

La estrategia de Norma a la hora de publicar se sintetiza en una palabra: VARIEDAD. Los títulos de los intermitomos del mes (no viene la palabra de “interminables”, sino de “intermitentes”) antes de los plannings semestrales eran objeto de porras y quinielas. Un mes podía ser Wonder Woman, Young Justice e Invisibles, para el siguiente cambiar a Green Arrow, JLA y Ángel y el Mono. Juran que detrás de esto existe una periodicidad trimestral o cuatrimestral, que las series más vendidas disfrutan de las tan famosas rotaciones, pero esto no parece calar en el lector, que compra el tomo con sensación de que pudiera ser el último que verá jamás en castellano. Lo único que tiene claro es que siempre le quedará Batman.

Es destacable el atractivo de Batman entre los fans, que tragan lo que sea si lo protagoniza el encapuchado orejudo. Ha sido masacrado por Miller, hemos terminado de ver un crossover de casi 40 números después de 25 tomos de Tierra de Nadie, la periodicidad de la saga Shhhhilencio es de traca y casi seguro objeto de algún futuro comentario en este bat-canal. Pero ahí sigue. A Superman por menos que eso lo cierran, y eso que su plantilla no está ni mucho menos descompensada (Loeb, Schultz, Kelly, Casey, McGuinness, Kano, Mahnke, Rouleau, Wieringo…).

Norma es consciente de esto y este mes sale la nueva serie Batman: La Sombra del Murciélago, en la que tendrá cabida todo lo que sin tener muy claro por qué se edita, tenga a Batman de protagonista. Para empezar, cuatro episodios de la serie regular de hace unos años que quedaron inéditos entre sagas, a cargo de Scott McDaniel (Daredevil de Chichester) y Larry Hama (G.I. Joe, Lobezno…). Si esto resulta viable se continuará con episodios de Brubaker y, una vez fidelizado el comprador, todo valdrá. Colar dos especiales de 48 páginas en el mismo tomo, alternar miniseries modernas y añejas, especiales de Elseworlds… lo que importa es tener una serie de Batman en el mercado, que es lo único que tienen seguro que van a vender. Ey, y si además de ser de Batman resulta que es bueno, entonces se saca serie aparte que igual lo compra más gente. En fin, está será la versión 3.0 del Batman de Norma. A ver hasta cuando, y a ver que otras series de DC van dejando de aparecer entretanto. Y es que de Norma terminará siendo la culpa hasta de lo que no les compran. Los tópicos son así.