Si las portadas matasen

Cuando ves que el megabombazo cinematográfico de DC de los últimos (y próximos) años se apoya en Deadpool en su trailer promocional, nos damos cuenta de que por fin Masacre se ha vuelto mainstream. Tanto Cable como Masacre, merced al estreno de la segunda película del Mercenario Bocazas, que adapta los conceptos fijados por ROB! para estos personajes y X-Force. Snifs, disculpad porque se me ha metido algo en el ojo…

Y como viene siendo preceptivo, las editoriales Marvel y Panini aprovechan la situación sacando material de los personajes. Marvel se saca de la manga un annual de un título inexistente en la actualidad con ambos héroes compartiendo cabecera…

…y Panini apuesta fuerte recuperando en su línea de Mayores de 40 (no se refiere necesariamente a la edad del comprador, sino al precio) la primera mitad del título original.

Una serie que alcanzó la considerable (y hoy día inalcanzable) cifra de cincuenta entregas consecutivas y que aquí se recuperará previsiblemente en dos partes. Una señal de la confianza del mercado actual en el producto, una situación que, debemos recordar, no siempre fue así. De hecho, esta serie tuvo originalmente en nuestro país una trayectoria editorial muy pero que muy errática. Todo comenzó con un tomo con los seis primeros episodios y mismo título que el taco actual:

Años después, una grapa relacionada con Civil War nos trajo los números 29 a 31 de la serie:

Lo siguiente que vimos fue ya el final de la serie, un tomo conteniendo los números 43 al 50, con Masacre en solitario y bajo un título confuso:

Tuvimos que esperar a que se instaurase lo de los tomos de tamaño considerable (Marvel Monster los llamaban, y eso que sólo traían una docena de episodios y en tapa blanda, animalicos) para que en tres de ellos se recopilase en material faltante (7 a 18, 19 a 28, 32 a 41) y se pudiera dar por concluida la accidentada publicación de esta cabecera.

Un título que tuvo buena recepción, buenas críticas, ventas que le supusieron mantenerse una cincuentena de entregas en el mercado, y tan buen recuerdo que hoy día publican un Annual para hacer caja ¿por qué no funcionó aquí a la primera?

Siempre habrá quien crea que publicar tebeos es tan sencillo como meterlo todo en un tomo y ya está. Puede hacerse así, desde luego, pero hay muchos factores que deben considerarse también ¿grapa, tomo medio, tomo gordo, tapa blanda, tapa dura? y sobre todo ¿Qué portada elijo? en aquel momento una Panini algo primeriza decidió lo que pudiera parecer más obvio:

Si ROB! hace las portadas, saca una portada de ROB!

Y esta decisión hundió la serie.

¿Qué cómo osó afirmar esto? pues muy sencillo. Imaginad la situación: llegas a la tienda y una portada como esa te llama, te atrae, sientes la necesidad de coger el tomo, de abrirlo…y cuando lo abres ves que lo de dentro lo dibuja otro, un tal Mark Brooks que tan poco conocido era entonces que ni siquiera lo acreditaron, dando todo el mérito a Patrick Zircher. El término publicidad fraudulenta se queda corto. Ese desengaño tras el subidón de la portada causó que mucha gente no terminara adquiriendo el tomo, lo que se tradujo en una número de ventas bajo y motivo por el que Panini se lo pensó para volver a ir editando la serie de manera gradual aunque progresiva (ahora una grapa, ahora un tomito, ahora tres Monsters). Y al pobre Patrick Zircher me lo vi hace poco en la serie DC de Trinidad publicando casi bajo seudónimo, Patch Zircher, fijaos si salió quemado de aquello.

Está claro, lo que tenía qe haber hecho Panini en su momento era haber sacado el material con la misma portada, pero en un tomo retractilado. Compra y paga primero, abre y lee después. De haber sido así la historia hubiera sido otra. Lo de mirar lo de dentro antes de llevártelo jugó en su contra, es lo que sucede cuando la cubierta genera tantas expectativas.

Ahora Panini nos lo saca con una portada cualquiera de Zircher, así nadie se llamará a equívoco. Y paradójicamente, funcionará. La labor editorial implica decisiones, y no siempre lo más lógico es lo más efectivo. Sobre todo con Masacre por medio.

 

 

 

(y este debe ser el primer escrito sobre esta extensa serie en el que no se menciona para nada a Fabian Nicieoops)

Caretas

Poquito a poquito se va pasando el verano. En otra época las editoriales comenzarían a planificar la próxima temporada con las salidas especiales para las campañas de Navidad y salones, pero ahora van todas a piñón fijo editando al máximo cada mes y no hay apenas esos saltos entre meses tranquilos o intensos. En Agosto sí se para la cosa un poco, claro, que si las librerías hacen vacaciones a ver dónde colocan las cosas. Pero esto se aplica a las editoriales asentadas, mientras que las vías de distribución más novedosas todavía están optimizando su dinámica. Hay una vía, de hecho, cuyos meses más intensos siguien siendo precisamente Septiembre y Navidades: la de los fascículos coleccionables, que aprovechan esos momentos de regreso vacacional para hacernos tentadores propósitos de cambio. Y en esto de los tebeos hay ahora un combo ganador, la maniobra Salvatecc, que para esta rentreé nos proponen celebrar los 25 años de Vértigo con una tentadora colección que ofrece algunas de sus series más emblemáticas (uf, casi escribo la palabra “variedad”…).

Sugerencia de presentación. Monete no incluido.

Ochenta entregas, que al incluir completos títulos extensos como Sandman (14 tomos), Predicador (13), Y El Último hombre (10) o Fábulas (26), no cunde tanto como podría parecer. Aunque claro, se supone que el que ya tenga este material no es el público objetivo de esto. El público objetivo de esto debe de ser…debe de ser el que no tenga absolutamente nada y al pillar la primera entrega con la mitad de V de Vendetta vea la luz y pase de la nada a pillarse los ochenta. Ese debe ser. Otra opción más probable es el lector habitual al que le falte algo (por ejemplo, tenerlo todo excepto la entrega 75: Los Leones de Bagdad) y que decida pillárselo todo de todas formas para que no le haga cosas raras el dibujito de los lomos. No es tan descabellado, los dibujitos de los lomos son poderosos. Cuando Norma publicaba Vertigo los lomos no tenían dibujo pero sí un numerito, y más de un afortunado (no por suerte, sino por recursos monetarios) pillaba lo que saliera por no dejarse huecos en la cole.

Una vez establecido el escenario (80 entregas) y el contenido, es inevitable hacer cábalas sobre lo que cada uno considera sobre el material que sobra y sobre todo el que falta. Inevitable, repito, pues dentro de cada español habitan un seleccionador de fútbol, un líder de Ciudadanos y un planificador editorial. Se puede entender que al ser una colección destinada al gran público (el del párrafo anterior) no se hayan incluido cosas como el Morrison transgresor de la Doom Patrol, El Asco o Los Invisibles, de forma que el autor esté representado sólo por un tomito con We3. Se trata de, dentro de lo alternativo, bucar lo emblemático y que sea más mainstream. Y como en el fondo es material DC, obviar cualquier referencia fílmica (como Los Perdedores). Pero aún dentro de esas reglas, hay cosas que podrían haber estado.

A mi me falta Peter Milligan.

Que sí, que Milligan ha tenido rayadas muy gloriosas (Shade, Enigma…) que pueden no ser para todos los paladares, pero hay una obra suya asequible, bastante breve, y con la que podrían haber representado el toque noir de Vertigo que les faltaba al no haberles cabido 100 Balas. Esto hablando de Blanco Humano.

Que todo este previo era para decir que me la he releido este verano y he disfrutao como un gorrino. Milligan construye y deconstruye de manera portentosa al hombre con tantas identidades que no tiene ninguna. Un personaje al que creemos conocer porque cree conocerse, pero dónde todo puede cambiar al girar la página. Juegos de engaños, equívocos, mascaradas e identidades reemplazadas. Y si a un Milligan en plena forma le sumamos que la mayor parte del peso gráfico lo llevan Javier Pulido y Cliff Chiang, dudo que nadie se apeara de las entregas de Salvatecc por haber incluido esto. La propia ECC los tiene editado en 4 tomos, aviso por si el público objetivo u otro despistado no tiene bastante con la oferta de 80. Y cómo buen título de Vertigo no hay tema que no se atreva a tocar:

Edición Planeta, aclaro.

Tocar creencias e iconografías religiosas es un clásico del sello, incluso antes de que este naciera, como pudimos ver en el DC News de “ayer”. El sexo también, claro, que eso vende siempre, incluso con algo de hetero se han atrevido.  Lo de la política es menos habitual, si acaso en series con espionaje se tratan tramas de multinacionales y complots gubernamentales de política exterior y…

…y con Vertigo debes esperarte lo inesperado.

También hay que decir que uno se esperaría de un guionista de Vertigo una postura más aperturista, pero en descargo de Milligan podemos argumentar que en un título con tantos juegos de actitudes impostadas y falsas identidades…

…en aquel momento no era él (y no es la primera vez que le pasa).

Perdido

Han pasado ocho años ya. Creo que podemos hablar de aquello. De Perdidos. De Lost.

Una serie de la que pasado el tiempo se habla sobre todo de su ¿críptico? final, pero debemos dejar también en la memoria colectiva lo bonito que fue recorrer aquel camino. Todas aquellas temporadas en las que se iba tejiendo una confluencia de relaciones, acontecimientos, sincronías. Un capítulo tras otro, una temporada tras otra, siempre dejando ojiplatico al espectador y con ganas de más. Disfrutando. Porque sí, disfrutamos de Perdidos, prácticamente de su totalidad. Casi de toda. Por lo menos hasta…hasta…buena pregunta ¿hasta cuándo moló Perdidos para ti? ¿te quedaste en la tercera temporada? ¿en la quinta? ¿crees que la sexta temporada sobraba? ¿por qué tuvieron que darle un final, no podían haberlo dejado estar?

Para muchos, Perdidos fue el gran trampolín que impulsó a J.J. Abrams a sus futuros éxitos de taquilla, aunque años antes había colaborado en una de las películas más molonas de todos los tiempos: Armageddon. Y para televisión, antes de Perdidos ya había creado la serie de acción e intriga definitiva con Alias. Cuando alguien te viene diciendo que Agentes de Shield mola, es recordar Alias y te cae una lagrimita. Molonismo intenso con giros constantes y protagonista empoderada. Una obra adelantada a su tiempo. Una obra que, nunca está de más recordarlo, estuvo a punto de ser adaptada a historieta con guión del mismísmo Abrams, que no se ha prodigado todavía en este medio. Se llegó a anunciar y existen páginas dibujadas, pero se ve que finalmente Abrams y el editor de Awesome Enterntaiment no se entendieron y la cosa no fraguó.

Pero volviendo a Perdidos, aquello vivido en su momento, cuando no se había asentado la tendencia de que te volcasen las temporadas y había que esperar entre un episodio y el siguiente, fue un carrusel de sensaciones. Sorpresa, drama, angustia, adrenalina, todo a cargo de un elenco de personajes a cada cual más singular y enigmático.

Pero siempre queda el tema de lo del final. Claro, se tenía que acabar de alguna manera, la propia narrativa lo exige, pero ¿debe de ser siempre así? ¿todo debe tener un final? si cuando el flujo de la historia es tan placentero que buscarle una conclusión lo empeoraría ¿no tendría más sentido dejarlo un buen día como se ha quedado y no seguir más?

Te había preguntado antes hasta cuándo te moló Perdidos. Retén ese momento, ahí en todo lo alto. Que buen sabor de boca te hubiera quedado si lo hubieras dejado ahí. Como esas sentadas de restaurante magníficas de las que sales con el mal gusto de haber terminado con un café requemado ¿por qué no paraste a tiempo en el postre?

Muchas series quisieron luego coger el testigo de Perdidos, aunque ninguna lo consiguió. Al menos no en televisión. Pero en historieta, tres meses después del final de Lost comenzó en Image Morning Glories.

Su escritor, Nick Spencer, no se cortó al describirla como “Runaways meets Lost“, potente sentencia que estuvo en su top hasta descubrió otra más escueta todavía: “Hail Hydra“. Lo cierto es que la estructura de la serie, con sus misterios ofrecidos y sugeridos, sus flashbacks, sus giros de guión y el que cada episodio tenga entidad por si mismo al tiempo que avanza la trama principal, que se va desarrollando por temporadas, recuerda mucho a la serie televisiva. Otra cosa que tienen en común es conseguir esa atmósfera en la que suceda lo que suceda, el lector/espectador se lo traga. Hay pasajes de Morning Glories (ese invernadero) en el que se hubieran podido cruzar con el universo de Lost y te lo crees.

Panini tuvo en cuenta esta similitud con Perdidos y tuvo en cuenta la lección a la hora de sacar la edición española de Morning Glories. Quiso que fuera como Perdidos, pero mejor.

Y lo consiguió ¿cómo? pues aquí lo tenéis.

Con la lección aprendida de la serie de Abrams, Panini comprendió que no había de dejar que la cosa decayese, tenían que llevar al lector a lo más alto y dejarlo ahí, pues todo lo que siguiera sería cuesta abajo. De manera que sacó el primer tomo, luego el segundo, luego el tercero y ya. Sí, hay otros siete tomos en la edición original, pero ¿y qué? ¿acaso mejoraría la experiencia seguir una trama tan jugosa y sugerente hacia una conclusion que a lo mejor no nos convence? ¿no es mejor por tanto dejarlo cuando mola? pues acertadamente, Panini es lo que decidió, a costa incluso de perder ventas y cabrear lectores. Si no emites la última de Perdidos los espectadores pueden enfadarse contigo, pero a la obra la dejas en un pedestal de aura mítica increible. Eso mismo han pretendido con Morning Glories, retomar la experiencia de Perdidos y mejorarla con la perfección de lo inacabado.

¿Teoría absurda para justificar una cancelación? ¿osáis hablar de teorías absurdas en un texto que se trata sobre Perdidos? nada, de eso, de hecho los diez tomos de Morning Glories comprenden sus cincuenta episodios que a su vez se estructuraron en dos temporadas. Spencer y Eisma tienen anunciada una tercera temporada que continuará el cliffhanger del final de la segunda…desde hace casi dos años. Pero después de haber llegado a la cincuentena sin apenas pausa, ahora les cuesta horrores cuadrar las agendas para poder seguirlo, y algo tienen en mente, sí, pero ya verán si podrán ponerse. Aunque ahora mismo lo han dejado en todo lo alto.

La perfección de lo inacabado.

Y luego está Saga. Saga sí que mola ¿eh? con sus personajes, sus giros, sus misterios y todo eso ¿eh? no es Perdidos ni falta que le hace, que el Vaughan sabe trabajárselo. “Star Wars meets Game of Thrones“, porque todo hay que relacionarlo con algo. Que bien está Saga ¿verdad? pues precisamente hace poco Vaughan y Staples han anunciado que se van a tomar un descanso más largo de lo habitual para afrontar la continuación de la serie. La paran en todo lo alto para seguirla más adelante. En un futuro. Cuando puedan.

¿Hay algo que debas decirnos, Brian?

 

 

 

(para los que no la hayais descubierto aún, el canal Energy está retransmitiendo desde Junio Perdidos; se emite los Jueves, bueno, excepto el Jueves pasado, que termino la segunda temporada y dicen que seguirán con la tercera…pronto)

Obituando

Aunque no nos consideramos un sitio de noticias, hay eventos que cuando suceden es importante reaccionar a tiempo. Por ejemplo, hacerse eco del pesar por la muerte de algún autor de importancia. Informar de un fallecimiento es como cocinar pasta, mejor al momento. Si hablas de eso habiendo pasado demasiado tiempo, se enfría y huele. La noticia.  Y de aquí pasamos a la cuestión del enfoque.

La reacción de un sitio de noticias es de manual: “(Nombre del artista) ha fallecido“. Ya tienes titular. Se repite y amplía en el primer párrafo (edad, causas…), otro con una reseña bio/bibliográfica, y se cierra el escrito con las condolencias pertinentes. Además, dependiendo de la profesionalidad del sitio puede tener hasta escritos en espera de algunos autores destacados y con papeletas que vas actualizando cada cierto tiempo de tal manera que cuando el fatal desenlace se produce sólo hay que repasar y darle a Envíar. La parca es imprevisible, de acuerdo, pero aquella vez que Frank Miller fue trending topic todos tuvimos un escalofrío ¿no? o a ver si pensabais que las parrafadas en medios tras la muerte de Fidel Castro las escribieron al momento.

Pero en Adlo! no trabajamos así. Cada artista, cada situación tienen unas circunstancias completamente diferentes, y tratamos de adecuarnos para presentar cada vez un posteo que sea a la vez informativo, respetuoso, y que tenga ese algo inédito que no encuentras en otras partes. Manteniendo el equilibrio entre la admiración, el respeto y el chascarrillo. En uno puede ser adecuado un titular llamativo, en otro merece la pena rescatar un video, o un par de imágenes representativas. No tenemos dos necrológicas similares cortadas por un mismo patrón. Que se muera alguien es una p*tada, pero que además te toque contarlo en Adlo! es doble responsabilidad, pues nos autoexigimos rapidez e ingenio. El espíritu es este. Informar con humor sin faltar al respeto.

Ese es nuestro cometido autoimpuesto. Y si alguna vez no lo conseguimos…

…pues si alguna vez no lo conseguimos, volvemos a mirar la necrológica que DC hizo para Tony DeZuñiga y se nos pasa.

La Multiversal

Existen muchas razones para leer un determinado título de superhéroes. Las más es por gusto, pero no debemos nunca descartar la rutina, el masoquismo y el querer estar informado de lo que ocurre en un universo superheroico. Para este último motivo hay siempre determinados títulos clave que te dan un repaso de los eventos más importantes de la casa madre. Sin profundizar demasiado, para saber qué se cuece en el Universo Marvel suena como imprescindible Vengadores (un título o catorce según las temporadas). En DC podría ser la encarnación/es que toque de la Liga de la Justicia, pero tradicionalmente se concentra bastante poco en los ya de por si ramificados subuniversos del superhombre y el murciélago. Esto lo solventó la editorial hace un tiempo con un título dedicado a Batman y Superman, y no hace mucho lo ha ampliado a tres personajes bajo el título de Trinidad.

Una idea que tuvo un día Francis Manapul y que luego de lo suyo ha seguido publicándose con otros autores. Por gusto, por rutina, por masoquismo o por querer estar informado. A priori parece una colección interesante para saber qué sucede con estos tres emblemáticos personajes. Sin embargo las más de las veces sucede justo al contrario: las circunstancias de cada personaje, que generalmente suelen desparramarse por toda su familia de seres derivadas, afectan también a esta, haciéndola formar parte tangencia de cruces y eventos domésticos. Así, por ejemplo el número 8 de la serie narraba acontecimientos posteriores a Superman: Renacido, como se hacía constar en la primera viñeta de la primera página.

La acción se iniciaba de repente con Superman peleando contra Superman ¿son idénticos, no lo son, tienen el pelo parecido pero no igual, qué ha sucedido?

En pos de la comprensión, debemos tener en cuenta que se narran acontecimientos posteriores a Superman: Renacido, como se hace constar en la doble esplash tras la primera página.

Por tanto, la potencial utilidad informativa de Trinidad rebota en el lector ¿querías leer Trinidad para evitar comprarte Superman, Batman y Wonder Woman? pues ahora tendrás que comprar Superman: Renacido para saber de qué va lo que pasa en el Trinidad de este mes.

Pero aunque no se tenga claro cómo se ha originado la trama, esta se debería disfrutar igualmente, sobre todo si uno se ha criado con tebeos de Vértice y Bruguera, que aunque la numeración fuera correlativa no había garantía de que lo de uno siguiera al anterior. De manera que nos sumergimos en la aventura de Trinidad 8 hasta que llegamos a la segunda doble splash de la grapa, en la que se nos arrojan múltiples versiones de cada personaje.

¡MULTIVERSO! es lo primero que viene a la cabeza. Multiples personajes ergo múltiples universos ¿52? o más, infinitos, por qué no ¿pero no se había quedado en que DC era sólo uno? no lo sé, igual me lo han cambiado, que me quiero informar de estas cosas leyendo Trinidad y pasa lo que pasa. Y para mi, que haya infinitos es lo más pausible a la vista de esa splash.

Además, el número infinito es de lo más sugerente porque abarca todas las posibilidades imaginables y también las no imaginadas. Hay un universo idéntico al que habitamos pero en que este escrito se publicó ayer, otro en que este texto habla de Trinidad, pero de su número 9, otro idéntico en todo al nuestro pero en que escribimos en otro idioma (en el que los chistes que salen, por cierto, son mucho mejores).

El lenguaje, tema nada baladí. Hay universos en que a esto le llamamos dolmen:

Y esto por tanto son dólmenes.

Universos en los que las tradiciones religiosas festejan a una determinada Virgen.

Y a lo largo del año se festeja a determinadas Vírgenes.

Pero también hay universos en los que lo que están viendo lo llaman dolmens y virgens.

Debe haber formas menos enrevesadas de explicar a dónde quiero llegar, pero las estoy aplicando en otros universos, se siente. En el nuestro volvemos a la splash que quiere plasmar el multiverso infinito.

Un multiverso visto desde un universo en que el plural de “-man” en inglés es “-men“.

Pero hay universos en los que en su castellano Superman es palabra aguda. Y su plural por tanto es Supermanes.

En otros universos Batman y Wonder Woman son palabra llana, y además su plural se forma de manera similar al de dolmens y virgens.

Y como el infinito lo abarca tooodo, hay universos también en que los dos plurales se dan a la vez.

Espero estar publicando esto en el universo correcto. Hay uno en que la campaña del Museo de Benavente ya ha completado su objetivo. Así de bruto es lo infinito.

La Mundial

Que tranquilo está todo estos días ¿verdad?    

Eso es porque ha empezado el Fútbol. Terminada la Liga, terminada la Copa, terminada la Champions, llega el Mundial. Un evento tan global (¿acaso no lo son ya todos?) que hasta la mismísima Marvel/Disney/LucasFilm/Pixar/ABC/ESPN le dedica un espacio en forma de historieta en línea, que aunque pretenda ser imparcial debemos hacer notar que está escrito por un bonaerense.

(o a lo mejor sí es imparcial y Messi se ha subido a un escalón o algo)

Ya. Hay tanto Mundial por todas partes que os puede parecer excesivo que hasta también aquí se le dedique un espacio. Por eso no está de más hacer memoria y recordaros que fue precisamente un acontecimiento deportivo (los Juegos Olímpicos de Moscú de 1980) los que iniciaron dos de las tendencias más rentables hoy día del tebeo americano: las series limitadas y los eventos.


Contest of Champions, primera serie concebida por Marvel como de duración limitada, englobaba héroes de diferentes nacionalidades del Universo Marvel. Inicialmente, Mark Gruenwald lo concibió como una aventura especial de larga extensión que conmemoraría las Olimpiadas de Moscú. Lo que pasa es que mientras John Romita Jr iba avanzando con los dibujos, el entonces Presidente de los EEUU, Jimmy Carter, anunció el boicot del país a esos Juegos como protesta por la invasión soviética de Afganistán (un territorio tradicionalmente conflictivo, hay que decirlo). El proyecto, por tanto, fue abandonado por parte de editorial, guionista y dibujante.

Pero olvidaron avisar al entintador.

El peruano Pablo Marcos, ajeno a vaivenes diplomáticos, siguió repasando a tinta los lápices de Romita en tanto que nadie le dijo que dejara de hacerlo, y fue ya entrado en 1981 (lento, pero cumplidor) cuando un buen día se presentó con el taco de páginas terminadas y pidiendo las siguientes, de manera que en la editorial tuvieron que decidir qué hacer con aquello tras pagar el trabajo. Así que tras unos apaños argumentales por parte de Bill Mantlo para reajustar los cambios habidos en la continuidad de los personajes durante aquel tiempo, eliminar las referencias a aquellas Olimpiadas, y el redibujado de algunas partes por parte de Bob Layton (no sería esta la última limitada/evento con la que le tocaría lidiar para apañar plazos en Marvel u otras editoriales), aquello salió como historia en tres entregas. Lo que sigue a partir de aquí es historia, es negocio.

Y todo gracias a un evento deportivo, descreidos.

¿Sabéis a quién tampoco le gusta el fútbol? a Ibáñez.

Y sin embargo con este Mundial ya hace 11 que sus emblemáticos personajes ligan sus aventuras a los designios del campeonato. Desde Argentina 78 sin faltar ni una sola vez a su cita ¿que en Méjico 1986 no tienen a Ibáñez? pues lo realiza el Bruguera Equip ¿que a las pocas entregas de la historieta cierra Bruguera? pues en cuanto Ediciones B se hace con los derechos, reanuda al aventura en las páginas de Super Mortadelo.

¿que no teneís en vuestras estanterías ningún álbum dedicado al Mundial de Italia de 1990? fue el inicio de una década convulsa en muchos aspectos, pero aunque fuera en una sola entrega mortadeliana de 8 páginas la aventura existió, y con guión de Ibáñez.

Y así hasta hoy y lo que le queda.

Y en dos años, Olimpiadas.

No receléis por tanto de estos acontecimientos, pues representan una oportunidad excelente para dar salida a nuevos proyectos y formatos.

Y si nada de esto os ha convencido, pongo en juego la carta de Pablo Ríos.

Artista y futbolero que, entre otras cosas relacionadas con el balonpié, sube a Tumblr a diario la crónica de cada jornada mundialera: Le Futebol.

Y es que os gusten o no Mundiales seguirán habiendo, así que disfrutAdlo! en lo que podais.

ACTUALIZACIÓN: ¡Y VIVA MÉXICO, CARBONES!

¿O sois más de otros deportes?

LdlJ: BCCS (ECC)

Admito que soy ante todo lector en papel y de librería. Me gusta palpar in situ el producto, mirotear portadas, sopesar gramajes. Poco caso hago por tanto de avances de próximas novedades más allá de los que también se ofrecen en el papel y en la tienda. Esto es, en las propias páginas de las grapas o en revistas promocionales gratuitas. Panini, vaya. Posiblemente es por eso y también por Renacimiento por lo que voy más perdido con las cosas de DC&ECC.

Que me suena que solían tener un checklist de las cosas que salen cada mes en las propias grapas, pero de un tiempo a esta parte esas páginas traen ahora anuncios genéricos de su monstruoso ya fondo editorial: portadas con Liga de La Justicia: Mejores Autores (25 tomos), Superman: Mejores Aventuras (20 más), Batman: Lo Mismo (otros 15)… De manera que la información de novedades queda restringida a su boletín mensual que se difunde por la tebeosfera, pero también me es confuso porque suelen avanzar las novedades de dentro de dos meses pero que saldrán el mes que viene. Así, me suele ser más práctico verlo directamente en librería y que sorprendan con sus Metales Varios y Derivados, Caballeros Oscuros, Caballeros Blancos, Batman Lo que Sea, Liga de La Justicia con Algo También

Sirva el preámbulo para que se me comprenda cuando visitando sitios y topándome ayer con los anuncios de novedades para Agosto (con salida en Julio), vi algo en las páginas de Destacados, justo después de un tomaco de La Cosa del Pantano, que llamó mi atención.

Habría pasado en las noticias americanas bajo mi poco exigente rádar, y el título traducido aunque no me sonaba nada (cosa para nada rara, tengo que hacer un gran esfuerzo para recordar y distinguir adjetivos de las series de la Patrulla-X), prometía mucho. Molón, sí, y más extraños que he visto.

Coñe, y va y al final resulta que no era un tebeo…

Un producto destacado en sus primeras páginas de pdf, con instrucciones con exclamaciones para cantar sus bondades.

Eso sí, un producto harto discriminante, como algun@s os habréis dado cuenta ¿verdad?

Aquaman apenas sale.

Y habiendo hecho esta reflexión, comienzo a sospechar que aquello que tanto espero y se retrasa de Ultimate Guard igual no se trata de un sello nuevo…

American Pieses

Ni sé ni me importa lo que marquen las recaudaciones. Los resultados que marcan los estudios hechos en la Universidad de la Vida (esto es, mirar escaparates en el centro comercial) determinan que el merchandising de Deadpool supera en mucho al de otros fenómenos como Wonder Woman o la Liga de la Justicia. Poco importa lo mucho o poco que esté trabajada la coherencia de los respectivos universos, al final la gente decide y elige lo que verdaderamente le mola independientemente de dónde venga. Lo demás son detalles sin importancia que no suelen tener en consideración, de esto me di cuenta aquella vez que un amigo me decía que pensaba ir a ver la película de “los malos de Marvel” refiriéndose al Escuadrón Suicida.

Y lo mejor es que por cada venta de un producto derivado de Masacre, ROB! vive un poquito mejor.

Brevemente, ROB! creó a Masacre bajo contrato con Marvel, y poco después él y otros artistas se marcharon para fundar su propia editorial con el fin de conseguir mejores derechos sobre sus creaciones. Porque los derechos bajo los que trabajaban para Marvel eran mejorables.

Mejorables, pero suficientes, ya que le permiten hacer cosas como esta:

Comprar una sesión completa en su localidad de residencia para invitar a todo fan que quiera ver la peli con él.

Una filmación que se proyecta en el más adecuado sistema de reproducción que existe:

 

Así, un buen puñado de fanes habrán tenido el privilegio de acudir por la patilla a una sesión íntima con el creador del personaje, en un filme en el que una de las gracietas del personaje, rompiendo la famosa cuarta pared, es a costa del mismo ROB! y la inmerecida fama que se le ha otorgado de evitar el dibujo de los pies de los personajes.

¿Cómo le puede sentar a ROB! esta crítica? ¿Cómo le sientan a ROB! las críticas?

Cierto es que no se prodiga tanto ante el tablero como antaño, es lo que tiene haber conseguido mejores derechos sobre sus creaciones, que estás más tiempo gestionando que haciendo. Pero eso le da más oportunidades a otros talentos, a los que cede de tanto en cuando sus títulos y creaciones para que puedan foguearse. Y cuando tiene algo que decir no duda en pedirles un espacio en esas publicaciones para sacar una historia de complemento en la que pueda expresar sus inquietudes y opiniones. Como será la que saldrá en el Bloodstrike de este mes:

Y es por cosas como estas que no podemos dejar de quererle. De los bocetos al papel en un par de meses ¿para cuándo en Netflix? todo es posible, nada es demasiado descabellado para ROB!. Entretanto, seguid haciéndole feliz poquito a poquito, pues cuanto más feliz le hagamos, más nos hará él también a nosotros.

Ah, y si no le ha dibujado los pies es porque no cabían.

Nosotros y los japos

A ver, decid ¿quién ha dibujado así a Andrés Iniesta?

La solución, al final del posteo.

Y cuando hablo de la solución, no me refiero a quién lo ha dibujado, sino a quién diréis que lo ha dibujado, que parece lo mismo pero no es igual.

Y es que aunque parece que el manga y anime japonés ya están plenamente integrados en nuestra sociedad, tampoco ha llovido tanto desde que comenzó a implementarse en nuestro mercado como una cosa exótica, y sobre todo a rebufo de Dragon Ball. Un tiempo en el que se debatía si el formato idoneo para el manga eran el cuaderno de 48 páginas o había que subirlas a 96, se discutía si dejar de espejar el orden de lectura podría producir disxelia a los lectores, y la estrategia de mercado mandaba que si un manga se quería colocar en el mercado culto debía contar con portada de autor español. A ver quién era el gafapasta que compraba algo de Tezuka con una portada de Tezuka, por Diso.

Y en ese ambiente hostil, los imaginativos creativos editoriales debían idear llamativos anuncios que cautivasen al público potencial. Y en aquellos esplendorosos noventa, gracias a la tecnología disponible, creaban sus llamados con imágenes, textos y fondos en los que desplegaban sus reclamos. Mirad por ejemplo la chulada que les quedó para anunciar Outlaw Star:

Algo original, algo agresivo. O lo compras o te preparas, que soy un dibujo inquietante. Y ten cuidado porque si no lo haces le pegaré a ella (o él, que con estos japos no se sabe) también. Es su si no.

¿A qué esperas? ¿Acaso necesitas más información?

Anuncio tipo de manga de PlanetaDeAgostini en los inicios del boom. Elaboración propia con creatividad, complicidad con el público y toda la información necesaria.

Incluyendo, evidentemente, datos sobre el formato de la edición y el autor de la obra.

Lo que pasa es que entonces aquellos nombres tan raros nos parecían todos iguales y si queríamos informar en vez de confundir debíamos tirar de referentes más que de datos. Entonces éramos así de brutos, tampoco hay que esconderlo.

Al menos podemos presumir de haber aprendido, evolucionado y cambiado a mejor.

Con la excepción, claro, de los que a la pregunta de Iniesta hayamos contestado que “el de Campeones” (aka “el de Oliver y Benji”).