La Mundial

Que tranquilo está todo estos días ¿verdad?    

Eso es porque ha empezado el Fútbol. Terminada la Liga, terminada la Copa, terminada la Champions, llega el Mundial. Un evento tan global (¿acaso no lo son ya todos?) que hasta la mismísima Marvel/Disney/LucasFilm/Pixar/ABC/ESPN le dedica un espacio en forma de historieta en línea, que aunque pretenda ser imparcial debemos hacer notar que está escrito por un bonaerense.

(o a lo mejor sí es imparcial y Messi se ha subido a un escalón o algo)

Ya. Hay tanto Mundial por todas partes que os puede parecer excesivo que hasta también aquí se le dedique un espacio. Por eso no está de más hacer memoria y recordaros que fue precisamente un acontecimiento deportivo (los Juegos Olímpicos de Moscú de 1980) los que iniciaron dos de las tendencias más rentables hoy día del tebeo americano: las series limitadas y los eventos.


Contest of Champions, primera serie concebida por Marvel como de duración limitada, englobaba héroes de diferentes nacionalidades del Universo Marvel. Inicialmente, Mark Gruenwald lo concibió como una aventura especial de larga extensión que conmemoraría las Olimpiadas de Moscú. Lo que pasa es que mientras John Romita Jr iba avanzando con los dibujos, el entonces Presidente de los EEUU, Jimmy Carter, anunció el boicot del país a esos Juegos como protesta por la invasión soviética de Afganistán (un territorio tradicionalmente conflictivo, hay que decirlo). El proyecto, por tanto, fue abandonado por parte de editorial, guionista y dibujante.

Pero olvidaron avisar al entintador.

El peruano Pablo Marcos, ajeno a vaivenes diplomáticos, siguió repasando a tinta los lápices de Romita en tanto que nadie le dijo que dejara de hacerlo, y fue ya entrado en 1981 (lento, pero cumplidor) cuando un buen día se presentó con el taco de páginas terminadas y pidiendo las siguientes, de manera que en la editorial tuvieron que decidir qué hacer con aquello tras pagar el trabajo. Así que tras unos apaños argumentales por parte de Bill Mantlo para reajustar los cambios habidos en la continuidad de los personajes durante aquel tiempo, eliminar las referencias a aquellas Olimpiadas, y el redibujado de algunas partes por parte de Bob Layton (no sería esta la última limitada/evento con la que le tocaría lidiar para apañar plazos en Marvel u otras editoriales), aquello salió como historia en tres entregas. Lo que sigue a partir de aquí es historia, es negocio.

Y todo gracias a un evento deportivo, descreidos.

¿Sabéis a quién tampoco le gusta el fútbol? a Ibáñez.

Y sin embargo con este Mundial ya hace 11 que sus emblemáticos personajes ligan sus aventuras a los designios del campeonato. Desde Argentina 78 sin faltar ni una sola vez a su cita ¿que en Méjico 1986 no tienen a Ibáñez? pues lo realiza el Bruguera Equip ¿que a las pocas entregas de la historieta cierra Bruguera? pues en cuanto Ediciones B se hace con los derechos, reanuda al aventura en las páginas de Super Mortadelo.

¿que no teneís en vuestras estanterías ningún álbum dedicado al Mundial de Italia de 1990? fue el inicio de una década convulsa en muchos aspectos, pero aunque fuera en una sola entrega mortadeliana de 8 páginas la aventura existió, y con guión de Ibáñez.

Y así hasta hoy y lo que le queda.

Y en dos años, Olimpiadas.

No receléis por tanto de estos acontecimientos, pues representan una oportunidad excelente para dar salida a nuevos proyectos y formatos.

Y si nada de esto os ha convencido, pongo en juego la carta de Pablo Ríos.

Artista y futbolero que, entre otras cosas relacionadas con el balonpié, sube a Tumblr a diario la crónica de cada jornada mundialera: Le Futebol.

Y es que os gusten o no Mundiales seguirán habiendo, así que disfrutAdlo! en lo que podais.

ACTUALIZACIÓN: ¡Y VIVA MÉXICO, CARBONES!

¿O sois más de otros deportes?

LdlJ: BCCS (ECC)

Admito que soy ante todo lector en papel y de librería. Me gusta palpar in situ el producto, mirotear portadas, sopesar gramajes. Poco caso hago por tanto de avances de próximas novedades más allá de los que también se ofrecen en el papel y en la tienda. Esto es, en las propias páginas de las grapas o en revistas promocionales gratuitas. Panini, vaya. Posiblemente es por eso y también por Renacimiento por lo que voy más perdido con las cosas de DC&ECC.

Que me suena que solían tener un checklist de las cosas que salen cada mes en las propias grapas, pero de un tiempo a esta parte esas páginas traen ahora anuncios genéricos de su monstruoso ya fondo editorial: portadas con Liga de La Justicia: Mejores Autores (25 tomos), Superman: Mejores Aventuras (20 más), Batman: Lo Mismo (otros 15)… De manera que la información de novedades queda restringida a su boletín mensual que se difunde por la tebeosfera, pero también me es confuso porque suelen avanzar las novedades de dentro de dos meses pero que saldrán el mes que viene. Así, me suele ser más práctico verlo directamente en librería y que sorprendan con sus Metales Varios y Derivados, Caballeros Oscuros, Caballeros Blancos, Batman Lo que Sea, Liga de La Justicia con Algo También

Sirva el preámbulo para que se me comprenda cuando visitando sitios y topándome ayer con los anuncios de novedades para Agosto (con salida en Julio), vi algo en las páginas de Destacados, justo después de un tomaco de La Cosa del Pantano, que llamó mi atención.

Habría pasado en las noticias americanas bajo mi poco exigente rádar, y el título traducido aunque no me sonaba nada (cosa para nada rara, tengo que hacer un gran esfuerzo para recordar y distinguir adjetivos de las series de la Patrulla-X), prometía mucho. Molón, sí, y más extraños que he visto.

Coñe, y va y al final resulta que no era un tebeo…

Un producto destacado en sus primeras páginas de pdf, con instrucciones con exclamaciones para cantar sus bondades.

Eso sí, un producto harto discriminante, como algun@s os habréis dado cuenta ¿verdad?

Aquaman apenas sale.

Y habiendo hecho esta reflexión, comienzo a sospechar que aquello que tanto espero y se retrasa de Ultimate Guard igual no se trata de un sello nuevo…

American Pieses

Ni sé ni me importa lo que marquen las recaudaciones. Los resultados que marcan los estudios hechos en la Universidad de la Vida (esto es, mirar escaparates en el centro comercial) determinan que el merchandising de Deadpool supera en mucho al de otros fenómenos como Wonder Woman o la Liga de la Justicia. Poco importa lo mucho o poco que esté trabajada la coherencia de los respectivos universos, al final la gente decide y elige lo que verdaderamente le mola independientemente de dónde venga. Lo demás son detalles sin importancia que no suelen tener en consideración, de esto me di cuenta aquella vez que un amigo me decía que pensaba ir a ver la película de “los malos de Marvel” refiriéndose al Escuadrón Suicida.

Y lo mejor es que por cada venta de un producto derivado de Masacre, ROB! vive un poquito mejor.

Brevemente, ROB! creó a Masacre bajo contrato con Marvel, y poco después él y otros artistas se marcharon para fundar su propia editorial con el fin de conseguir mejores derechos sobre sus creaciones. Porque los derechos bajo los que trabajaban para Marvel eran mejorables.

Mejorables, pero suficientes, ya que le permiten hacer cosas como esta:

Comprar una sesión completa en su localidad de residencia para invitar a todo fan que quiera ver la peli con él.

Una filmación que se proyecta en el más adecuado sistema de reproducción que existe:

 

Así, un buen puñado de fanes habrán tenido el privilegio de acudir por la patilla a una sesión íntima con el creador del personaje, en un filme en el que una de las gracietas del personaje, rompiendo la famosa cuarta pared, es a costa del mismo ROB! y la inmerecida fama que se le ha otorgado de evitar el dibujo de los pies de los personajes.

¿Cómo le puede sentar a ROB! esta crítica? ¿Cómo le sientan a ROB! las críticas?

Cierto es que no se prodiga tanto ante el tablero como antaño, es lo que tiene haber conseguido mejores derechos sobre sus creaciones, que estás más tiempo gestionando que haciendo. Pero eso le da más oportunidades a otros talentos, a los que cede de tanto en cuando sus títulos y creaciones para que puedan foguearse. Y cuando tiene algo que decir no duda en pedirles un espacio en esas publicaciones para sacar una historia de complemento en la que pueda expresar sus inquietudes y opiniones. Como será la que saldrá en el Bloodstrike de este mes:

Y es por cosas como estas que no podemos dejar de quererle. De los bocetos al papel en un par de meses ¿para cuándo en Netflix? todo es posible, nada es demasiado descabellado para ROB!. Entretanto, seguid haciéndole feliz poquito a poquito, pues cuanto más feliz le hagamos, más nos hará él también a nosotros.

Ah, y si no le ha dibujado los pies es porque no cabían.

Nosotros y los japos

A ver, decid ¿quién ha dibujado así a Andrés Iniesta?

La solución, al final del posteo.

Y cuando hablo de la solución, no me refiero a quién lo ha dibujado, sino a quién diréis que lo ha dibujado, que parece lo mismo pero no es igual.

Y es que aunque parece que el manga y anime japonés ya están plenamente integrados en nuestra sociedad, tampoco ha llovido tanto desde que comenzó a implementarse en nuestro mercado como una cosa exótica, y sobre todo a rebufo de Dragon Ball. Un tiempo en el que se debatía si el formato idoneo para el manga eran el cuaderno de 48 páginas o había que subirlas a 96, se discutía si dejar de espejar el orden de lectura podría producir disxelia a los lectores, y la estrategia de mercado mandaba que si un manga se quería colocar en el mercado culto debía contar con portada de autor español. A ver quién era el gafapasta que compraba algo de Tezuka con una portada de Tezuka, por Diso.

Y en ese ambiente hostil, los imaginativos creativos editoriales debían idear llamativos anuncios que cautivasen al público potencial. Y en aquellos esplendorosos noventa, gracias a la tecnología disponible, creaban sus llamados con imágenes, textos y fondos en los que desplegaban sus reclamos. Mirad por ejemplo la chulada que les quedó para anunciar Outlaw Star:

Algo original, algo agresivo. O lo compras o te preparas, que soy un dibujo inquietante. Y ten cuidado porque si no lo haces le pegaré a ella (o él, que con estos japos no se sabe) también. Es su si no.

¿A qué esperas? ¿Acaso necesitas más información?

Anuncio tipo de manga de PlanetaDeAgostini en los inicios del boom. Elaboración propia con creatividad, complicidad con el público y toda la información necesaria.

Incluyendo, evidentemente, datos sobre el formato de la edición y el autor de la obra.

Lo que pasa es que entonces aquellos nombres tan raros nos parecían todos iguales y si queríamos informar en vez de confundir debíamos tirar de referentes más que de datos. Entonces éramos así de brutos, tampoco hay que esconderlo.

Al menos podemos presumir de haber aprendido, evolucionado y cambiado a mejor.

Con la excepción, claro, de los que a la pregunta de Iniesta hayamos contestado que “el de Campeones” (aka “el de Oliver y Benji”).

Tekno Logia

Los Noventa fueron La Explosión. La explosión de las historietas molonas, la explosión del manga, la explosión del color informático. Los avances tecnológicos fueron aprovechados por la industria como gasolina para avivar esa explosión. Y estos avances se aplicaron, cómo no, a todo lo aplicado al diseño editorial. Correos de los lectores con fuentes y fondos de colores caleidoscópicos, publicidades epileptizantes, y mucho, mucho horror vacui. Cualquier hueco era aprovechable para poner un efecto, un fondo, un gráfico, un letrero. Que se notase que no faltaba de ná. Eso de que lo simple es elegante se lo inventó la gente simple. Y es que en aquella época efervescente cualquiera podía dedicarse al diseño a poco que se manejase algo en el Geocities.

htmls, CD-ROMS, modems…, toda una novedosa tecnojerga a rebufo de una autopista de la información que iba camino de ocupar más discos que la mismísima enciclopedia Encarta.

Y lo más de lo más en aquel entonces, combinando diseño, historieta y manganime…

Diseño molón es poder meter el código de barras y que el ojo apenas llegue a percibirlo

…tenemos publicidad de cromos de Dragon Ball Z en las contracubiertas de los cuadernos de historietas ¿dije “cromos“? ¡Cielos, no! ¡los cromos son cosas de carrozas, no como nosotros que vamos a cambiar de siglo, de milenio! ¡esto no son cromos, son Cards! ¡mejor aún, son Changingcards!

Eh, y nada de pensar que son dibujos de palo, que aquí hay tecnología, nada que ver con aquellas Tarjet Cards que se sacaron los de Ediciones Este dibujadas por algún familiar. No, lo nuestro es lo último de lo último…

…tecnología screener, titis.

 

(y no, no pone “Ilmágenes”, lo primero es un signo que antes se usaba cuando las exclamaciones…)

Sigamos siendo lo que el público pide (DEADPOOL 2 1080HHD BS-Screener)

Abril-Mayo de 2018. El Proceso conocido tradicionalmente como Normalización puede darse por concluido. La frontera entre el undergroud y el mainstream se ha diluido. La gente normal va por la calle con camisetas del Capitán América y Masacre. La tercera película de los Vengadores es récord de taquilla y se estrena Deadpool 2, con Cable y Domino. Los medios hablan del género, algunos hasta recuerdan que se basan en historietas, y un programa ¿mainstream? ¿underground? se atreve a llevar a un autor de las mismas a su programación. Y la maravilla adliana, la que consigue darle la vuelta al marcador de la normalización, es cuando además el Artista se come al entrevistador con patatas. Y limones.

Dadle al Play y disfrutad. Esto es lo segundo mejor desde aquel anuncio de vaqueros.

Meofendo

Mark Waid ha hecho una llamada AMENAZANTE a una editorial para impedir que publiquen un título. Linchémoslo.

 

Aficionados se ponen de acuerdo para BOICOTEAR la salida de un título. Este CHANTAJE incluye tanto a productos de la editorial que lo publica como a las librerías que traten su material. Este complot es una clara AFRENTA a la LIBERTAD de expresión. Salgamos en masa a DENUNCIARLO.

 

Antartic Press anuncia que va a publicar Jawbreakers, The Lost Souls, que ya se ha financiado mediante crowdfunding (>260.000$, >7.000 patrocinadores). Los patrocinadores que se comprometieron con el crowdfunding no van a tener NINGUNA VENTAJA respecto a los que lo compren por la editorial tradicional. Esta INTROMISIÓN EDITORIAL constituye un AGRAVIO OFENSIVO para los verdaderos aficionados.

 

 

Despues de ser DESPEDIDO de Marvel por TWEETS OFENSIVOS para el público con inquietudes sociales, Jon Malin se asocia con el ULTRADERECHISTA Ethan Van Sciver y el ULTRAULTRADERECHISTA Richard C Meyer para vender a suscriptores un cómic MILITARISTA y posiblemente RACISTA. No puede permitirse que esta BAZOFIA tenga la menor publicidad.

 

Ley de Godwin inversa.

 

En el mejor sentido de la palabra

En el clásico futbolero de anteayer marcaron gol tanto Messi como Cristiano. Por separado podrían considerarse como jugadores excepcionales, pero no puede negarse que el hecho de que hayan coincidido en el tiempo, en la misma liga y en equipos rivales hace que tengan ese plus de estímulo que les hace esforzarse más y seguir superándose hasta cotas que no habrían alcanzado sin el otro tocándole los narices. En ese sentido la competencia les retroalimenta para mejorar. Tener al otro como referente les hace tener una marca que batir. Algo parecido sucedió en su día con las ediciones de fórum y Zinco.

fórum había establecido un mercado de la grapa con una serie de títulos, periodicidades y formatos con las que el lector de la época estaba contento por ser mejor que lo anterior, pero la falta de competencia les hizo acomodarse y estancarse en sus fórmulas, de manera que cuando Zinco implantó novedades como el tamaño americano, los números de extensión doble, las series limitadas, los formatos prestigio, etc, les tocó espabilarse para no perder el tren. Y los aciertos de uno los implantaba rápidamente el otro, logrando entre ambos unas ediciones que durante mucho tiempo nos dijeron que fuera de los USA era de lo mejorcito que había. Luego ya llegaron los temas y cierres empresariales, los litigios de derechos y demás, pero esa es otra historia y ya se sabe que la historia la escriben los vencedores (link). Lo cierto es que en un entorno marvelita como era el nuestro, Zinco consiguió que hubiera un nicho para DC del que luego siguieron la senda Norma y ECC (¿que me dejo alguno?¿que Planeta publicó DC? mi memoria está fatal, luego miraré en su web para comprobarlo…). Es por eso que para que este hecho perviva en la memoria colectiva en este sitio tenemos la sección de Zinco Museum.

Y en esta sección se tocó dos veces en las últimas semanas el título de La Sombra.

Un tebeo que 30 años después nadie ha tenido narices de reeditar por aquí. Del Howard Chaykin denso, complejo y al mismo tiempo molón. Balas, onomatopeyas y mujeres maduras con liguero. Que de recuerdos me trajeron estas dos entradas. Y fueron esos dos posteos los que me recordaron (¿he dicho ya hoy que tengo la memoria fatal?) que tenía todavía pendiente de lectura un Chaykin de aquella época, el tomo de Ironwolf.

Ante este hueco en mi lecturografía sólo puedo aducir que el precio de entonces me echó para atrás, y que fue muuucho después cuando un festival de saldos me hizo adquirir bastantes cosas de lo que entonces llamábamos “tapa buena” (ahora ya culturizados sabemos que la palabra correcta en castellano es cartoné). Y como decía fueron aquellas dos entradas las que me impulsaron la semana pasada a desempolvar (literalmente) mi ejemplar de Ironwolf y prestarle atenta lectura.

No es Chaykin el único autor de la obra, pues su función es la de escritor. El arte a lápiz corre a cargo de Mike Mignola, un tipo con agallas. Tantas que en plena explosión noventera de acción y líneas cinéticas se mantuvo en su estética de estatismo estatuario y tinta negra. Y aún así ROB! le buscó para que dibujara uno de los primeros X-Force.

El lector desprevenido picaba con esta dinámica portada…

…y dentro se encontraba con un mannequin challenge.

Pero como el guión y los bocetos seguían siendo de ROB!, molaba.

En Ironwolf se sumaban a este dream team las tintas de P. Craig Russell, autor que selecciona muy mucho sus contadas colaboraciones y que supondría iba a aportar sus acostumbrados minaretes, arpegios y convolutaciones. Y efebos.

A esta terna la portada indicaba también la colaboración de Moore.

Moore, nada menos ¿y qué hacía él? pues de eso si que me acuerdo de una conversación entre dos en una librería con el tomo en la mano “¿esto es de Alan Moore?” “que va, seguro que sólo escribe el prólogo”. Lo cierto es que el Moore al que se refieren es el otro, John Francis Moore, conocido ante todo por ser el guionista creador de los X-Men 2099 y además de una larga etapa de más de 40 números entre 1997 y 2000 de, atención, X-Force. En esta obra ejercía de coargumentista, que es al guionista lo que el entintador al dibujante. Dos X-forceros de renombre, poca broma. Esto debía ser canela fina.

Leer al Chaykin de los ochenta-noventa es todo un ejercicio intelectual, debo advertirlo. No es aconsejable pasar de los supermallas de turno a esto, no me responsabilizo de reventamientos mentales. El sistema narrativo del Chaykin de entonces hacía que a veces lo que mostraba la escena principal era una cosa pero la trama iba por un carril secundario. En esto Ironwolf no era una excepción. De hecho, el personaje lejos de ser protagonista no es más en muchas ocasiones que una excusa para que los acontecimientos le vayan pasando por delante de las narices y los espectadores seamos testigos. Mola, aunque a veces parezca más que sea un fardo perdido de amazon rodando de un sitio al siguiente que un verdadero héroe. La cosa va de space opera, pero estando Mignola y Russell de por medio se plasma con jardines victorianos y hojarasca otoñal. Y el malo a batir para derrocar el régimen y traer el nuevo es una pérfida mujer.

Una hembra que de entre todos los nombres posibles para una malvada, lleva por nombre…

¿Se trata de un hecho consciente o de una desacertada conjunción de fonemas para la edición española?

Lo cierto es que hay indicios dispersos de que podría tratarse de una elección consciente.

Pero también es cierto que puede ser casualidad, pues pertenece a la estirpe vampírica.

Difícil discernir.

 

Que el efebo no os confunda. Asumamos finalmente que si así la llaman, así será. Y de serlo ¿hasta que punto lo es? pues a tenor de lo que se cuenta, y teniendo en cuenta de que esto lo lei precisamente la semana pasada (y nada sucede por casualidad)…

…me atrevo a decir que bastante.

Howard Chaykin, lectura adulta. No diga ligero, diga liguero.

Jrandeur

Toda tebeoteca que se precie debe tener un lugar pensado para los tebeos de dimensiones especiales.

Y en mi caso, ese rincón va a acoger en breve a un nuevo inquilino.

X-Men Grand Design, un tebeo de gran formato pero diseñado precisamente para ahorrar espacio.

¿Cómo es eso? pues porque se trata de un proyecto en el que Ed Piskor, artista alternativo y flipado, planea homenajear los primeros 30 años de historia de los X-Men, haciendo una narración lineal de aquellas aventuras.

¿Y por qué justo 30 años? pues porque digamos que es la parte que necesitaba un arreglo, una puesta al día. A partir de entonces todo comenzó ya a molar.

(aunque hoy les cambiaría el diseño de los cuellos)

Así, en vez de recopilar todo aquello en una docena de voluminosos Omnigolds escritos y dibujados por catorce mil personas distintas, se tiene todo seguido y hecho por el mismo artista. Todo uniforme y lineal.

Esto de la linealidad es importante ¿acaso hay algo más enervante que un retcon de una historia que te obligue a reordenar episodios si se quiere tener todo seguido? pues Piskor toma la historia completa y coloca los pasajes perdidos en el sitio que les corresponde cronológicamente, de forma que el lector tenga las piezas de información donde y cuando corresponde, nada de engaños.

¿Todo, todo, todo, completamente ordenado? digamos que salvo cierta excepción de una cosa que aún no queda claro cómo se resuelve, sí.

Por todo lo demás, se tiene la historia conocida, ordenada y completada con detalles interesantes, como por ejemplo cuando los malos son excarcelados y reclutados por la siguiente banda que amenazará a los mutantes.

Claro, documentado y en un mínimo espacio. Todo son ventajas.

Pero que quede claro ante todo que esto es una obra de amor de Piskor hacia los tebeos y juguetes de su niñez.

Aquellas historias que le inspiraron no sólo a rotular letras rotas como las que salen en Savage Dragon o proyectos vintage, sino que le impulsaron a hacer sus primeros dibujos, como muestra el documento gráfico aportado por su buena madre (todas las madres son buenas, pero una que no termine tirando los dibujos es una muy buena).

El cariño que destila la obra se comprueba nada más pasar de la portada.

Y el detalle de no obviar a ninguno de los autores que nos regalaron esos 30 años de aventuras que ahora recrea para el lector actual.

Y cuando digo que no obvía a ninguno, es que no obvia a ninguno.

Sucedió, recordAdlo!    

Y en algún momento Ed Piskor lo recreará.