A veces no hace falta una pareja para pasar un buen rato

En este revival de los Maravillosos Años Noventa que estamos viviendo, había un aspecto que pensaba que no podrían volver a recuperar: los Amalgam Comics.

Aquellas fusiones locas entre los héroes preferidos de dos universos representó el punto en que las Dos Grandes demostraron que juntas eran capaces de hacer grandes cajas, digo grandes cosas. Doce números especiales en un evento irrepetible…que tuvo su continuación al año siguiente con otra miniserie y otros doce especiales, y concluyó años después con una tercera miniserie.

Batclaw, Iron Lantern, Thorion… toda una panoplia de sugerentes conceptos que vista la deriva de las respectivas compañías pensábamos que no podrían volver a suceder. Y es que ya no hablamos sólo de gente haciendo tebeos, sino de grandes corporaciones, de imperios audiovisuales. De personajes, de contratos, de royalties, de claúsulas, de derechos de imagen. Volver a poner de acuerdo a estos dos gigantes en un cruce que comprometería el status de sus personajes principales se antoja harto imposible.

Pero que no consigan juntarse las dos no significa que no podamos rememorar aquellos tiempos. De manera que si gracias a la película de los Vengadores, te picó la curiosidad con Thanos y las gemas del Infinito, y no sólo no has tenido suficiente con los Starlin en tapa dura sino que además te atreviste con la precuela-evento Cuenta Atrás a Infinito, y sigues con avidez las Guerras del Infinito, tu recompensa está al caer:


Martillo de Hierro y Stephen Rogers, el Soldado Supremo, son sólo la avanzadilla del Mundo Trenzado (no, no podían llamarse Amalgam), lo que puede suceder cuando una mente desquiciada adquiere poder para cambiar las cosas, cosa que también sucede dentro del tebeo.


Vivimos tiempos maravillosos, y si es así es porque recrean los Noventa. RecordAdlo!, recordAdlo! siempre.


22

Fue el estándar de paginación durante 30 años en el comic book mainstream, las 22 páginas de historieta. A principios de la década presente se rebajó hasta las 20 actuales, y su número más habitual ha oscilado entre las 17 durante gran parte de los años setenta y las 24-25 de los primeros sesenta. También ha sido frecuente el formato de 28 páginas en algunas series especiales de mayor precio, en los que la disminución de páginas de publicidad se compensaba con lo que pagaba de más el lector. Pero al menos para mi, si hay un número que define a los tebeos americanos, ese es el 22.

Lo considero por tanto la unidad de medida argumental. La decompresión y los recopilatorios invitan a pensar que lo que al final cuenta son los arcos argumentales, pero la realidad es que cada episodio, cada grapa, debe contar lo suficiente como para que el lector piense que el seguimiento mensual del título merece la pena. Esas 22 páginas deben contar algo. Planteamiento, nudo y desenlace. Todo un universo de situaciones y personajes que se despliegan y muestran ante nosotros al abrir esas 22 páginas. 22. Ese es el número que define al cómic book, a sus personajes, a las buenas historias.

Y esa debe ser la razón, supongo, por la que este episodio de presentación dura precisamente dos minutos y veinte segundos. Para homenajear las raices tebeísticas. Tendría sentido. Posiblemente, lo único que lo tendría…





Batman: se descubre el pastel

Hoy es el día.

La Boda.

Debo admitir que como nombre de saga me parecía soso. Poco trabajado. Se casan, pues lo llaman La Boda. Y ya.

Pero mira, así venía titulado de origen. De manera que lo respetan. Y otros vendrán que bueno te harán.

Y en cuanto a lo de hacer cosas de cosecha propia, hay que reconocer que meterle tapa dura exclusiva de Monteys es un puntazo. Pero no bastaba con eso, querían fijar la fecha en el calendario con algo que marcase. Y así se han sacado de la manga (pastelera) lo que ellos denominan una réplica de la tarta nupcial.

Que como todo en esto de los tebeos, lo mejor es no pensarlo demasiado. Porque si lo pensamos y nos vamos a la definición de réplica nos encontramos con

Con que si es una copia exacta, con ese tamaño no se nota demasiado que el novio es millonario. Algo pequeña ¿no?

Y si seguimos por ese camino, queda raro que en la boda de Bruce Wayne en la tarta haya un dibujo de Batman ¿no?

Y ya puestos, si se dice que es una réplica ¿dónde está la original? ¿sale en la historia, la horneó alguien por el acontecimiento?

Indagando un poco (más que nada porque va firmada), vemos que corresponde con una ilustración de Lee Weeks incluida en el tebeo.

que a su vez es un homenaje a una foto de boda que aparece en el segundo número de Batman/Superman (Greg Pak & Jae Lee).

¿Cómo conseguir la réplica? ¿Recordáis el Batman Day? ¿recordáis que ese día en la librería os dieron una invitación de boda? ¿la conserváis? si has contestado “” al menos a la cuarta pregunta, acude durante esta semana con la invitación a por el tebeo, cómpralo y canjea tu invitación por la réplica de la tarta.

Parece sencillo, y lo sería en circunstancias normales.

Pero hablamos de lectores de tebeos. Y en gran número, de COLECCIONISTAS.

Tienes ya una invitación de la boda. De eso hay pocas, y si la gente la cambia por pasteles habrán menos todavía. Tendrá aún más valor.

Pero si toda la gente piensa igual y no cambia su invitación, lo que cobrará valor por su escasez serán las réplicas de la tarta en circulación.

¿Invitación o pastel? he ahí un dilema. El otro es si el envasado permitirá que todavía las tengan como obsequio en Salones del próximo año.

Y la posibilidad de que algún coleccionista haga el canje y SE COMA la réplica ni la consideramos.

¿Conservarla en congelador? ¿hará falta bolsa acid-free?

En fin, sea como sea, disfrutad del evento. Y tanto si estáis invitados como si no, si os apetece tarta recordad que siempre podéis hacer el modelo básico, sencillo, sabroso y adliano ¡Él también estuvo casado!

Has aprendido a temerle

Os aseguro que pocos anuncios han conseguido producirme más zozobra que este que apareció hace un par de semanas.

 

Mis aplausos al maquetador.

 

Debió salir en bastantes tebeos, pero yo lo vi en un must have del adlianismo.

Ya no sólo por el concepto, sino también por tener al bueno de Mark Texeira, una debilidad personal.

Y encima marcándose una swipe de libro ¿o son dos

José Luis García Liefeld

Se estima que nuestro universo nació hace casi catorce mil millones de años (1,4e10) , y en nuestro planeta se estima que los primeros Homo sapiens aparecieron hace unos doscientos mil años (2e5). O sea, que si condensamos la historia del Universo en un día, la raza humana estaría presente únicamente durante el último segundo con veintitrés centésimas.

Mirando hacia adelante, al astro de nuestro sistema se calcula que le quedan unos cinco mil millones de años (5e9) de funcionamiento. Durante este tiempo se irá haciendo cada vez más grande y brillante, aumentando la temperatura en la Tierra hasta que deje de soportar la existencia de agua, hecho incompatible con la vida en el planeta y que las previsiones más optimistas situan en un horizonte de tres mil doscientos cincuenta millones de años (3,2e9). Cuando ese momento llegue, si nuestra civilización sigue ahí habrá permanecido casi cinco horas y media de ese día que representará entonces la vida del Universo. No es mucho, pero más que el segundo y pico de ahora.

La probabilidad dicta que existen muchos, mogollón, planetas con potencial para generar vida, y que esta pueda generar una civilización. Pero para poder encontrarla deberemos coincidir con ella en el tiempo. Si vienen unos dentro de cuatro mil millones de años a buscarnos, ya no nos encontrarán aquí.

Y dejo aparte el tema de las distancias a cubrir, claro, pues si coincidimos en el tiempo pero estamos a un año luz o así de distancia, no llegamos ni saliendo los dos a la vez uno hacia el otro. La sonda Voyager 1, lanzada en 1977, se encuentra a unos 140 UA, lo que equivale a 0,0022 años luz. El planeta habitable más cercano, Próxima Centauri b, está a 4,2 años luz. Y estar más o menos cerca no es garantía de encuentro. Mi navegador me dice que hay cantidad de solteras divertidas en mi misma zona, y por más que me asomo no veo ni una.

Sirva este preámbulo con una explicación muy libre de parte de la paradoja de Fermi para mostrar que muchas veces por más que se den las circunstancias propicias de algunas variables, si otras no coinciden el resultado no es el esperado. Es por esto, por ejemplo, que en toda la historia del noveno arte sólo ha habido un ROB!

Casi sucede otras veces, sí, pudo haber sucedido antes, pero siempre hubo algo que no coincidió y lo que pudo haber sido un hito histórico se queda en un hecho notable. ROB! ha sido capaz de destacar como artista total tanto en argumentos como en dibujo, area en la que ha creado escuela y ha definido una época. Y no debemos desdeñar su labor como editor en sus distintas aventuras editoriales ¿quién puede comparársele? ¿Dave Sim? no creó escuela ¿Stan Lee? guionista y editor, pero no le hagas dibujar ¿Jack Kirby? dibujante que creó escuela, pero con poca visión editora ¿Byrne? argumento, dibujo, escuela, aceptamos Next Men como labor editorial, pero le falla el carisma y cercanía ¿Bill Ward? ¿cómo, no hemos hablado todavía por aquí de Bill Ward? vale, otro día. Lo más cercano que llego a pensar sería Bob Kane, pero sigue habiendo diferencia de nivel. Como veis, para que surgieran los Extreme Studios y los Gloriosos Años Noventa se tuvieron que conjugar muchos factores, algunos de los cuales pueden haber sucedido otras veces, pero no habían conseguido confluir tantos hasta ROB!

Sin embargo, hubo una vez en la que CASI todo coincidió.

ROB!CASI pudo haber surgido en DC.

ROB! CASI pudo haber sido español.

De todos es sabido cómo surgió la leyenda, con ROB! llegando a los New Mutants, serie que ya tenía una trayectoria anterior, no demasiado exitosa, a cargo de otros autores.

Esto ya había sucedido antes, en DC.

Una vez llegado a la serie, ROB! sacó de su chistera un grupo de originales personajes que fue reclutando con el paso de los números…

…encabezados por un veterano mentor que los convirtió en una fuerza de choque con actitud y de pistolas tomar.

Que fue lo mismo que sucedió en DC con otro mentor…

…para formar otro equipo de freaks de gatillo fácil.

En este caso el espectacular dibujo lo llevaba a cabo un muchacho, un trotamundos de Pontevedra.

No puede negarse que, aunque había uno que firmaba como guionista, la serie se hizo un huequecito en las estanterías gracias sobre todo a los lápices de José Luis. Talmente como pasó con la etapa final de los New Mutants.Y si a la larga ROB! terminó creando un estudio de imitadores, José Luis también estableció un cierto magisterio en la DC de la época.

En la serie mutante aquella ascendente etapa tenía como malvado en la sombra a Stryfe.

Mientras que en DC/José Luis el malo era el Dark Destroyer.

Y tras las convenientes confrontaciones…

…es historia conocida que la serie de ROB! se clausuró con la sorprendente revelación de la identidad del villano.

Y a partir de ahí vino el cierre para relanzar el concepto con un nuevo número 1 y un título más molón, y un ROB! ampliando horizontes, fundando otra editorial, creando escuela y cambiando el rumbo de la historia del medio.

¿Os cuento cómo terminó la etapa de José Luis en su serie en DC? Así:

Se estaban dando todas las premisas para que José Luis triunfara ¿cerró la serie, la relanzaron con un título más molón?¿qué sucedió?

Pues que la serie continuó con el tandem creativo de Mike Baron y Eduardo Barreto, cerrando ocho números después.

Y a José Luis la DC lo mandó a dibujar Titanes con Marv Wolfman.

Que oye, era una buena oportunidad, pero no fue precisamente el concepto que lo cambió todo ¿qué diferencias había entre aquella DC y la Marvel años despues? pues que Marvel vio que con ROB! y otros tenía mucho que ganar si les dejaba la batuta aunque cada uno tocara por su cuenta, mientras que DC estaba haciendo una promoción bastante fuerte por promocionar su universo.

Una estrategia editorial que precisaba una fuerte coordinación editora, en la que todo debía estar bien atado, y que terminó desembocando en la serie Universe.

De haber sucedido de otra manera, la serie de José Luis hubiera sido la piedra fundacional de un nuevo universo, posiblemente de space opera, con también los personajes de Twilight e Ironwolf, lo que convertiría a Howard Chaykin en el equivalente del Brandon Choi, el chico para todo, de la primera Image. Hubiéramos cambiado los Noventa por los Ochenta y Cinco, a Choi por Chaykin, a ROB! por José Luis. Pero DC, Wolfman mediante, no lo permitió.

José Luis permaneció fiel a la editorial, pasado ya EL momento, y ahí sigue. Y si le preguntas, tampoco guarda un recuerdo muy especial de aquella etapa.

 

Pero hubo otro motivo, otra circunstancia que no podía darse. El título de los New Mutants se cambió para ganar en molonidad, pero en cambio el título de la DC/José Luis

…ya venía con la molonidad desde el origen.

MIS DIESES

Por mucho que creamos cuánto ha revolucionado la cultura popular, tened por seguro que os encontraréis posturetas pañueleando a moco tendido por no encontrar su habitual cameo en la próxima peli de Aquaman.

Al menos los medios que le atribuyen como creador del Capitán América son casi inexistentes, tan mal no estamos.

 

Especialistillo

-…lo que quiero decir es que están comenzando a perder la espontaneidad. Molaban cuando hablaban de rock, o flamenco, o heavy, de algo general. Pero fíjate en este episodio de ahora: “Disco cañí”, no se puede ser más rebuscado. Se van quedando sin temas, pierden la frescura, fuerzan los contenidos para seguir sacando material y alargar el chiste ¡y yo ya sé lo que pasa cuando una broma se alarga demasiado!

-Venga, deja de gritarle a esa nube y no te calientes tanto la cabeza. Sigue siendo divertido de ver y los comentarios son ingeniosos. En cuanto termine lo paro y pongo el concurso. Pensaba que no lo estabas siguiendo, como estás leyendo…¿qué lees, por cierto, no es un cómic? ¡te has pasado a los libros, enhorabuena!

-No es para tanto, yo leo de todo, qué manía tienes de que sólo leo tebeos. Es un ensayo, un libro sobre…sobre…

-¿sí?

-Nada, sobre un tema general ¿pones ya el concurso?

-¡CLIC!…político cuyo nombre puede componerse combinando las letras de la palabra “LATVERIA”

Así lo arreglaban también en Francia

-¡Don librero, don librero!

-Diga, afable lector.

-Que deseo adquirir un ejemplar del último número de la miniserie Sin Justicia, de la liga del mismo nombre. Más todos los ejemplares que tiene aquí expuestos adolecen de la misma tara.

-No, es que la historia y el dibujo son así…

-No, no es por lo de siempre. Refiriéndome estoy a un defecto físico en la parte inferior del paginado que parece afectar a la totalidad de su tirada.

-Cáspita y canastos, cierto es. Más no padezcas, quisquilloso cliente, pues raudo procedo a la devolución de los mismos a la editora, donde serán reeemplazados por unos equivalentes sin mácula en un plazo razonable.

 

Y un tiempo razonable después:

 

-Helo aquí, avezado consumidor, el número que te faltaba, puro y sin defecto.

-Caramba, carambita, que rápidos han sido. No debió afectar pues a todos los ejemplares, ya que tiempo material no tuvieron para volverlos a imprimir.

-Arreglado quedó, mi paciente comprador, de manera que no te cuestiones demasiado cómo lo han conseguido.

Cosas de PNs

La semana pasada se anunció la resolución del Premio Nacional del Cómic. Este galardón, recordemos, se concede a aquella obra de autoría española que un jurado resuelve considerar como la mejor entre lo publicado en la añada anterior.

En sus cuatro primeras ediciones (2007-2010), era un Premio sin apenas sorpresas, ya explicamos aquí por qué. Posteriores ediciones siguieron premiando otras obras, y su fallo apenas suscitaba discusión, pues si bien es difícil hacer escalas de calidad para saber si una obra es mejor que otra, lo cierto es que la obra escogida siempre solía estar entre lo mejor de aquel año. Lo dicho, apenas suscitaba discusión hasta este año. Pues este año se han atrevido a premiar por primera vez a una… a una… a una… venga, voy a decirlo…

…a una obra primeriza.

Y claro, ya se sabe, no es lo mismo confiar en un resultado cuando gana una obra de autoría consolidada que otra cuya autoría es la primera vez que escuchas ¿de dónde ha salido? ¿qué había hecho antes? ¿por qué se lo han dado a esta? (a esta obra).

Así que por determinados sitios ha comenzado el debate, el típico “yo-no-soy-primericista-pero“. Hay también quien opina que ya tocaba. Sin embargo, las obras premiadas anteriores tenían ya un nombre, un público y unas ventas antes de ganar el Premio, aspectos que este luego impulsó, mientras que este año el Premio ha tocado a una obra menos conocida y popular, precisamente por ser primeriza. Sí, ya había ganado el Premio de Autor Revelación del Salón de Barcelona, pero esta es una categoría que se tiende a pasar bastante por encima y eso no consiguió que se hablase más de ella. De la obra.

Y como el que no quiere la cosa llegan los comentarios (o dicho en neolengua: “arden la redes”) de si es por corrección, que si es por ser primeriza y lo demás da igual, que si… y que a ver cuándo se ha visto esto antes, que de repente una obra primeriza gane un premio grande.

Pues sí ha pasado, sí. Fuera de aquí, claro. Este mismo año.

Y aquí ni fuera, nadie se ha rasgado las vestiduras con este título.

¿Cual ha sido el secreto para evitar polémicas cainitas y no quedar como un primericista? ¿Cómo han conseguido más de 25 listas premiar como Mejor Novela Gráfica del Año a una obra primeriza sin que se caiga Internet? muy sencillo.

EMIL FERRIS

Firmando con nombre de tío.

Para el que no lo tenía todo

-“Este año no podrás poner ningún pero ¿verdad? ¡felicidades! uno bien grandote, premiado, que lucirá en la estantería y sobre todo con contenido ¡la guía más completa de la editorial, con todo lo importante que ha sucedido en ella! ¡no falta nada ni nadie!”

 -“eh, uh, vale, vale, claro muchas gracias…”

 

-“Sabía que esta vez lo acertábamos ¿qué miras en el móvil?”

-“Nada, el tiempo que hará mañana…”