De la adaptación al castellano entendida como una de las bellas artes

En nuestro mercado se adapta mucho más material extranjero a nuestro idioma que el que se produce localmente para consumo interno. Sin embargo el número de estudios que se dedican a estas adaptaciones es bastante inferior al de artistas nacionales. Esto significa que cada estudio, muchas veces unipersonal, se echa a las espaldas muchísimo material a adaptar cada mes.

No existe formación reglada para esta tarea, en las ofertas de empleo, de haberlas, se busca ante todo gente voluntariosa y dicharachera, lo demás ya se andará. Es por esto que muchos de los mecanismos para adaptar mucho material en poco tiempo van pasando por tradición oral de packagers a packagers desde los tiempos del letraset. Por ello, hay atajos que se siguen aplicando en la actualidad cuando en realidad los avances técnicos no lo hacen necesario. Por ejemplo, a la hora de castellanizar un título, el camino habitual a seguir era que el adaptado fuera siempre algo mayor que el original, de manera que si el material que acababa llegando traía el título original incorporado, el español lo cubriría y arreglado, sin necesidad de recurrir a borrar, incorporar y redibujar.

Esta argucia devino innecesaria cuando títulos e ilustraciones venían incrustados en capas digitales que cruzaban el Atlántico por el éter, pero siguió aplicándose por costumbre al no haber contraorden en la tradición oral. Y con el avance técnico a esta regla se le adjuntó la siguiente: el título no debe tapar imagen diferente al fondo.

Dos reglas básicas y sencillas que se resumían en el siguiente pareado:

«Rótulo grande…

…ande…

…o no ande»

(y por eso más de uno volverá de las vacaciones faltándole un número a su miniserie)

Garantías

Pocas cosas hay que más rabia den al bolsillo del lector que las subidas de precio en las series regulares, y este año nos enfrentamos por segunda vez a una. Vale que a principios de año se tratara de Panini y ahora lo haga ECC, pero al no haber sido simultáneas tenemos derecho a protestar dos veces.

Que no es por la cantidad, seguramente seguiremos siendo las grapas más baratas del mundo para ese material. Pero esas oscilaciones en los precios producen intranquilidad, sobre todo ante series abiertas de larga duración (todavía queda alguna). Muy bien, me la subes a 2.25 de momento, pero ¿cómo puedo saber que en Navidades no la meterás a 2.75 y luego un poco más cada seis meses? por macrocausas similares se implantó en su día en nuestro país el sello garantista de «Precio Estable«

Para evitar que los mercados se tambaleen, querido lector, ECC nos tranquiliza en este sentido con un anuncio de una grapa que no tiene previsto renumerar o pasar a tomo en un futuro cercano: la recopilación del material Noventero del Batman de animación, que comenzó a aparecer a principios de año y que va por su septima entrega.

Si la línea Kodomo es para niños, entonces todos lo somos

Como puede verse a partir de ahora y hasta la trigesimosexta y última entrega no habrá variaciones en el precio, lo que garantiza estabilidad hasta Diciembre de 2021. Precio estable. Garantizado.

Y todo sabemos que nos podemos fíar cuando ECC nos garantiza algo.

Seguro que en unos días os piden la dirección postal para el tomo de Kamandi.

Pasatiempo de Verano

Hola, amiguitos lectores. Los duendes de imprenta se han colado en la mesa de trabajo del redactor gráfico y por error ha publicado dos lomos de Super Conan exactamente iguales ¿sabrías decirnos qué números son?

(ejercicio propuesto por Santi Sahiher iniciando sus lecturas estivales)

¿Y si…Raimon Fonseca también leyera DC?

Me ha venido a la cabeza la posibilidad del título porque hoy ha salido en nuestro idioma una historieta en la que el autor Marvel por excelencia, Jack Kirby, dibujó a la JLA.

Un bonito tomo cartoneado que recopila la segunda de las tres miniseries dedicadas a la linea de muñequitos.

(y si eres de los que aún piensa que Stan Lee hizo algo en Marvel, también puedes encontrar algo suyo con la Liga, aunque sin adaptación al castellano de Españñña –pero si en otras latitudes, veanse comentarios)

El caso es que, acostumbrados a caminos trillados en ciertos temas, tener a alguien como Ray contándonos lo ya sabido supondría un soplo de aire fresco. Porque parece imposible hoy día leer un artículo sobre Daredevil sin que aparezca Miller en algún momento, o que te hablen del Ragnarok y Surtur sin mentar a Simonson, los 4F sin Lee/Kirby... Y algo parecido ocurre en DC, hay títulos y personajes en los que al enfrentarnos a un artículos sabemos que vamos a recorrer paisajes ya conocidos…

…pero Ray siempre tiene alguna perspectiva que no te esperabas.

Ronanismo

Mucho se ha hablado de la efervescencia creativa de Stan Lee y Jack Kirby en los números 40-60 de los Cuatro Fantásticos, en los que salían como mínimo a concepto grandilocuente por número: Inhumanos, Galactus, Estela Plateada, Pantera Negra, Wakanda… Pero más allá de esa afortunada veintena de episodios no se quedaron mancos. De hecho, parece que lo que marcó la etapa molona del grupo fue la entrada de Joe Sinnott en las tintas, que fue mazando progresivamente al otrora científico canijo Reed Richards. Y si bien con la multiplicación de secundarios y subtramas hubo momentos en que debían dedicar páginas a cada situación (salto a los Inhumanos que siguen encerrados en el refugio, otro salto a Estela Plateada que se sigue lamentando, salto a ver qué tal les va a Jhonny y su amigo indio de la universidad que se han ido a buscar a Crystal...) y un tebeo se les hacía corto, de forma que tuvieron que ir a las aventuras de varios números, todavía encontraban momentos para condensar mucha cosa en pocas viñetas. Y esto es lo que sucedió en el número 65 de la serie (Agosto de 1969).

Inventarse una raza alienígena como los Kree para tener al enemigo del mes era pecata minuta, aunque ya en la segunda viñeta se les presenta vía sueño telepático la mismísima Inteligencia Suprema para adelantarles que va a ir un representante a canearlos. Un matón que no era otro que Ronan El Acusador.

Con ese sobrenombre, uno podría pensar que se pasaba el día señalando con el dedo y criticando, pero lo cierto es que además de largar mucho, tenía bastante buen ojo y criterio. Basta con ver cómo caló a la gente en cuanto llegó a nuestro planeta.

Un diagnóstico mordaz y certero por parte de un observador externo e imparcial (todo lo imparcial que pueda ser alguien que busque destruir la raza humana, entiéndase). Un mensaje claro que Lee y Kirby nos dejaron, pero que habiendo caido fuera de la veintena de episodios históricos quedó como algo menor y no caló tanto en el recuerdo. Cuánto hubiera cambiado todo en nuestras vidas si hubiésemos tomado en cuenta el velado mensaje que estos autores nos mandaron.

¿No lo crees así, Albert? ¿o diríais que Lieber y Kutzberg no eran más que un par de judíos fascistas?

Desde Roma con…

…con ROB!

No, no es ningún monumento hortera de Las Vegas. Nuestro artista preferido ha cruzado el charco por primera vez en su intensa vida. Si el notición que pensábamos dar este verano era SÜ! presencia en una Comicón en Londres a finales de Julio…

…parece ser que la familia ha decidido adelantar unos díitas el salto y prevenir el jetlag con tiempo. Y con el llegan trazas de la Siempre Soleada California ¿notáis más calor, amigos europeos? eso es que hay un artista HOT! entre nosotros.

También se ha dado la circunstancia de que Olivia, su hija, canta en un coro y el Lunes actuó con el mismo en la Basílica Vaticana de San Pedro. Es pronto por tanto para saber si por cuatro semanas de nada los Liefeld al completo se volverán al hogar o si uno o todos iniciarán un tour europeo far from home haciendo tiempo hasta las islas.

Pero hablemos de tebeos. A nadie (a nadie que siga la actualidad Marveliana, quiero decir, que la Panínica es otro cantar) se le escapa que estamos a punto de terminar Major X, el eventazo mutante de la temporada, en el que ROB! ha contribuido con el guión, algo del arte, y muchas portadas. Pero muchas nunca son suficientes, y esta es la razón por la que el otro día un editor pidió a ROB! una portada alternativa más para engalanar alguna de las entregas que quedan. Vale, no está en casa, ni tiene mucho material a mano, pero en peores plazas ha toreado, así que sólo tiene que subirse a la terraza del hotel, pedirse un agua, inspirarse y dejar que la magia actúe.

Lápiz terminado, ascussi recepcionisto, io artista americano i devo enviare questo, tene un escáner?

No, no hay escáner, y al recepcionista le ha dado una lipotimia. Pero estamos en la Era de las telecomunicaciones, si no hay escáner se le manda una foto con el iPhone al bueno de Dan Fraga, que la recibe en Geogia, la pasa a tinta…

(proceso que también tiene su enjundia, hay que decirlo)

…y luego la reenvía a Filipinas, donde Rómulo Fajardo aporta los colores Extremos característicos.

Si fuera una página o una portada de un trotamundos como Sergio Aragonés, la ilustración llevaría la palabra «Roma» por algún sitio, como tantas que el castellonense ha hecho desde convenciones y aeropuertos, pero ya que ROB! no lo hace, quede esta entrada para conmemorar esa portada realizada desde el Viejo Continente.

Y estad tranquilos, que aunque los Liefeld están de gira por aquí, no creemos que la mansión californiana con jardín y piscina esté descuidada, por las fotos familiares vemos que ROB! va acompañado por su esposa Joy y sus hijos Chase y Olivia, de manera que queda el mayor, Luke para hacerse cargo del hogar entretanto el resto de su familia está a miles de kilómetros.

Seguro que se las apañará.

ROB!, un artista que viaja y trabaja, alejado del estereotipo manido del dibujante de tebeos. Asumidlo, nunca molaréis tanto como ÉL!

AVIV AMOR!

Las de Caín

A poco que navegueis por las redes habréis visto algunos de esos videos cuadrados con subtitulitos explicativos y buenrollistas en los que sucede algo que nos conmueve y nos hace sentir mejores personas. Ese violinista profesional de la Filarmónica que se colocó unos harapos y se puso a tocar en el metro. Poco a poco la gente va parando a escucharle y vemos sus reacciones. El hipster que sonríe, la pareja que mediobaila, el chiquillo oriental adoptado que deposita unas monedas, la anciana impedida que fuerza su parkinson para encestar unos billetes, las palmas de la buena gente multicolor que la aplaude, los subtítulos en tonos claros que lo van narrando… y como al final se destapa el pastel, el músico se desenmascara, todos le reconocen (obvio, como a todo famoso intérprete filarmónico) y se llevan las manos a la boca emocionados, algunos se abrazan, otros graban, y al final el dinero colectado se destina a una buena causa para el planeta. Fin. Dale click a Me gusta.

En muchos de ellos se les da una pátina culta diciendo que se trata de un Experimento Social. Esto es un poco como llamar Novela Gráfica a los tebeos. Si a alguien le graban con un engaño se podría mosquear, a menos que se le convenza que en realidad ha sido incluido para participar en un Experimento Social. Es que suena muchísimo mejor que «Cámara Oculta», que con esto sí que se molestaban.

También hay experimentos sociales en otros campos, entre ellos el de la historieta. Y Chelsea Cain es un buen ejemplo de un experimento social.

Con ese aire a lo Pilar Rahola tenía que ser polémica por narices

2016. Con más de media docena de novelas publicadas, esta escritora se decidió a dar el salto a los guiones de historietas. Sencillito, simple y bien pagado, se pensaría. Je.

Total, que esta mujer, acompañada por Kate Niemczyk, también mujer, a los lapiceros, se pusieron con las andanzas del personaje femenino Pájaro Burlón, y aprovechando toda la confusión de aquella época por la estrategia de potenciar el Chicaverso, la caracterizaron como una mujer fuerte, independiente y segura. Lo que viene siendo feminismo. Y aunque el público comiquero medio no se opone al mismo en pequeñas dosis (y son más de llamarlo igualdad), el exceso empacha. Demasiado feminismo, tenía aquello. Así que ocho números duró.

A ver, que no se entienda mal, os lo explico, chicas. Todo tiene su sitio. Coherencia, que se le llama. Tenemos nuestras costumbres y hay que respetarlas. Y entrar a trapo en el recinto de Stan Lee y hacer que las mujeres se comporten de una manera diferente a la que el Creador del Universo Marvel estableció chirría demasiado. Saber estar es una virtud ¿a que bien explicado se entiende? de nada.

La Chelsea se despidió además de la serie con una portada, dibujada por otra mujer, cuyo único objetivo era provocar.

Y si vas provocando, que te contesten significa que has tenido éxito. Y vaya si lo tuvo. Pero ya se sabe cómo aceptan las críticas este tipo de mujeres, de manera que como la serie ya estaba cancelada dio un portazo de la única manera que pudo.

Cerrando su cuenta de twitter. Ahí os quedais, falocéntricos.

2018. Las dos tipas se lanzan a un nuevo Experimento Social. Esta vez bajo el paraguas de Image Comics. Más de autor, menos de disimulo. Este va de que una mutación vírica afecta a la población manifestándose en que las mujeres se convierten en animales rabiosos felinos y agresivos cuando menstruan. Como en la vida real, vaya, pero además con transformación física. Y si hablar de reglotes y de mujeres no era suficiente, el título es para enmarcar.

Porque no hemos llegado a verlo en castellano, que a ver si se quedaban con el nombre sin traducir o lo titulaban «Locas de Otoño«.

Estais empezando a oler las antorchas ¿verdad? machitos ofendidos, egos lastimados y todo eso ¿eh? pues ¿sabeis que sucedió al principio?

Nada.

¿Y más adelante?

Tampoco.

Publicar fuera de las Dos Grandes es lo que tiene. Menos foco mediático.

Y pasaron los números, y los meses, y las lunas, y los periodos, y los temas femeninos, y las mujeres, y los cuerpos, y las transformaciones, y al final ¿sabeís quién se terminó enfadando con esto?

Integrantes del colectivo transgénero.

Porque Chelsea Cain mucho hablar de mujeres por aquí y por allá, que si se transforman porque menstruan, pero ¿y qué pasa con las mujeres con pene? ¿se transforman o no? de no hacerlo, estariamos ante una autora que ha creado un virus bastante excluyente, pues no incluye a todo el espectro mujeril. Y si es menstruación lo que desencadena el proceso ¿afecta también a los hombres con vagina? ¿entonces porque lo limitaba en su explicación a las mujeres (sin pene)?

Todo esto ha sucedido. Y Cain ha sido señalada en las Redes como una TERF (Trans-exclusionary Radical Feminist). Costó un poco más (nueve números) pero lo ha vuelto a conseguir. Chelsea ha asegurado que concluirá la historia con otros tres números, pero entretanto…

Sí, había vuelto a ponerse un twitter…

Moraleja Social: no intenteis ubicar a nadie en un único colectivo. Todos somos más de una cosa: hijos, hermanos, amigos, concebollistas, omnívoros, futboleros, marvelitas… Así que incluso errando el tiro conseguirás ofender a alguien.

Luz y Magia Industrial

¿Conocisteis La Guerra de las Galaxias? antes la llamaban así.

Lei en alguna parte, posiblemente próximo al estreno de La Amenaza Fantasma, que el conjunto de la obra debía ser considerada como un retablo tríptico. En ellos la vista y el orden de interpretación se dirigen inicialmente al corpus central, para pasar luego a la izquierda, donde se narran escenas anteriores, y finalmente a la derecha, siendo esta la parte futura. Es por esto, decían, que la obra comenzó a ser contada en su cuarto episodio, dando a entender con esta elipsis que había detrás toda una gran historia a la espera de ser contada. Lo cual, narrativa y económicamente, ahorraba muchas horas de metraje explicativo que podían ser sustituidos por una ristra de textos.

La primera tanda de la Obra fue pues el acto central, con su planteamiento, su nudo, sus interacciones, y su desenlace abierto. Una obra básicamente autoral pero que supo enganchar a crítica y público. Aventura y estilo. Una narración que podía haberse quedado ahí, contentando a todos y dejando un legado de interpretaciones y la aparición periódica de nuevas ediciones con mejoras técnicas.

Pero si algo funciona en la industria del entretenimiento debe explotarse hasta la saciedad, el público es voraz y debe ser alimentado con nuevos estímulos. Así que años después, cuando ya parecía que el acto central sería la Obra completa, comenzaron a mostrarnos la parte izquierda del retablo. Una nueva palabra comenzo a establecerse en nuestro vocabulario: precuelas.

Realizadas con oficio, sí, con con personal competente, de acuerdo, pero faltas en cierta medida de un motivo o una finalidad. Sabíamos a dónde iban a llegar, y lo que se nos iba a contar había quedado sugerido en el acto central. Todo lo demás, relleno. El visionado de las precuelas supuso pues un acto casi automático de reconocimiento al acto central. Tuvo sus momentos, pero no dejaba de ser deudora de la trilogía anterior. Si acaso introdujo algunos elementos heréticos que no venían a cuento y que misa prefiere olvidar. Cuando hay tanto metraje que rellenar pasan estas cosas.

Sucede después un nuevo parón y nuevamente parece que la Obra quedará finalmente así, en forma de díptico, lo cual tiene su sentido pues se consiguió un final bastante acertado y poco más se podría hacer con aquella trama y personajes a estas alturas. Peeero las ruedas del marketing siguen girando y la posibilidad de completar el tríptico siguen ahí. Más pronto o más tarde, acabaría sucediendo. Y si la industria huele dinero, sería pronto.

No se contaba con el autor original, pero esto no preocupa al estudio. Son otros tiempos, otros gustos, otro público. Demonios, algunos ni siquiera habrán conocido el acto central de tanto que hace que fue estrenado. De manera que dejando claro que todo esto al final es un negocio, dejan la parte derecha del retablo a manos de un asalariado de la industria, un afamado fabricante de blockbusters. Así funcionan las cosas ahora. Todo a su favor, nada puede fallar.

El tercer bloque de la saga se convierte pues en un éxito inmediato, pues auna al público nuevo y al nostálgico. Pero si bien el acto central supuso en su día un gran avance respecto a todo lo que se ofrecía en aquel momento, el producto que ahora se ofrece es comparable, y a veces indistinguible, de otras ofertas contemporaneas. Hay artificio y espectacularidad, pero cuando se rasca, poco hay bajo la fachada. Un producto sin mensaje guiado por la comercialidad y que de llevar a alguna parte será a añadir más páginas todavía al retablo, ya que la historia no debe terminar nunca mientras el público siga pasando por taquilla. La ilusión se convierte en automatistmo, de acuerdo, pero los billetes siguen siendo de curso legal. Hazlo con desgana si quieres, pero pasa por caja. Y mientras lo hagas seguiremos inventando algo.

Total, que yo venía hoy para hablar de El Reloj del Juicio Final, y no sé bien cómo me he liado con otras cosas…

¿Sabéis quién tampoco dibujaba pies? Frazetta

Los trucos de ROB! para escamotearnos los pies de los personajes forman parte ya de la leyenda del autor y del medio. Los planos, los escorzos, el humo, las sombras…todo lo que haga falta para que esas partes no salgan en la ilustración. Bien provista está la Red de ejemplos de ello, me limitaré a colocar algunos ejemplos clásicos con técnicas como la del agua (Mignola hubiera puesto humo):

La del monticulín o «ya que la tierra es redonda…»:

(Mignola le hubiera puesto hierba al monticulín):

…o la caja del código de barras, lo que nos lleva a la técnica del «vale todo«:

Aunque te aupes en algo, Dominó

ROB! es consciente de que su opción artística es objeto de debate, por eso fue de los primeros en aplaudir la pulla que le dedicaron en la película Deadpool 2. Los que admiramos al artista consideramos la estratagema un easter egg más en sus ilustraciones. Y nos alegra ver cómo la influencia del Maestro se expande y adoctrina a otros autores que con estas técnicas consiguen que sus obras seas más apreciadas y sobre todo más valoradas. Y es entonces cuando una portada rompe hace escasas fechas el record de venta en subasta dedicado a original de ilustración historietística: Cinco millones cuatrocientos mil dólares americanos.

Ilustración correspondiente a la portada del número 23 de la revista Eerie (Septiembre 1969, Warren) de mano de Frank Frazetta (1928-2010).

La obra estaba en poder de la familia, a la que suponemos que no le vendrá nada mal el pellizco. Así que algo que tienen que agradecer a ROB!, porque fijaos un poco y buscadle pies, buscadle:

Escaleras, sombras…todo vale.

Y llegados a este punto algunos os preguntaréis ¿y cómo pudo el ROB! de los 80-90 haber influido en el Frazetta de 1969? pues ËL! mismo nos da la respuesta que vosotros mismos ya debéis suponer:

TAQUIONES.

Aunque conste que cuando quiere los dibuja ¿eh? mirad, mirad que bonito. Admirad que definición.

Pocas veces habréis visto un pie izquierdo tan bien dibujado.