El Dilema del Numerito

Es casi ya una tradición de cada año, el inicio de una nueva temporada en Marvel de…de algo. Esta vez toca llamarse Legacy.

¿Que de qué va Legacy? ¿y qué más da? se trata de un nuevo punto de inicio para la entrada de nuevos lectores, basado en retomar la larga historia y tradición superheroica y…no, no sé la diferencia exacta que pueda tener con cuando hicieron La Edad Heroica, ni tampoco pillé en qué se diferenciaban Marvel Now! de All-New Marvel Now!, ni me fijé en cómo llamaron a la época de ey-miradnos-hemos-vuelto-de-las-Guerras-Secretas-y-todo-ha cambiado. Pero ahora van a hacer algo diferente. No van a renumerar las series. Lo que van a hacer es todo lo contrario. Van a retomar la numeración clásica de cada serie muchas de las series, esto es, sumando el acumulado de cada volumen hasta la actualidad.

Aunque el homenaje clásico de verdad es la recuperación de la logoforma, ahí a muchos nos han ganado.

Y es que el truco de renumerar hace muchas renumeraciones que olía a cuerno quemado.

Al primero que lei en su momento sobre la conveniencia de las renumeraciones para recuperar fuelle y masa lectora fue a John Byrne en una de sus columnas de opinión de sus Next Men, ha llovido, abogando por cada mes de enero cambiar de volumen y poner todos números 1, temporada de 12 entregas y a cambiar de volumen.

Y la primera vez que Marvel hizo una renumeración de sus series fue un exitazo.

Por poner un ejemplo cualquiera, a día de hoy ningún tebeo del Capitán América ha conseguido vender tantos ejemplares como el primero de aquella renumeración. Y cuesta hacer memoria para recordar cuántos volúmenes del Capi ha habido más desde entonces.

Pero el abuso frecuente del recurso, sobre todo sin equipos estelares, detrás, ha terminado provocando un cierto hastío y pérdida del novedad en el truquito. Y luego está lo de los aniversarios, que antes cuando se llegaba a número redondo (centena o cincuentena) se montaba numero doble, de páginas y precio, mientras que ahora se dan con un canto en los dientes si llegan a las dos cifras. De manera que el nuevo truco es volver a la numeración tocha, con la cual además será más fácil rebuscar en el mercado de atrasados. Que daba rabia pedirse el 20 de Spiderman, que te cueste un pastizal y encima de no salir Mike Morales te lo dibuje un tal Ditko.

Además de que los cambios de volumen, más que servir de punto de entrada a nuevos lectores, estaba comenzando a servir de punto de salida para los quemados. Que uno puede seguir aaaaños por incercia una serie, y cuanta más inercia más pereza da dejar de pillarla, que algún día mejorará, pero si es que además te la cierran te lo ponen en bandeja. Ey, aguanté en Hulk versión fórum esos siete números con Joe Casey cuando Peter David terminó su larga etapa, y si no hubieran cortado el volumen todavía la estaría siguiendo. Pero me vienen un día con lo de “Último Número, Prueba superada” y yo tan contento con mi serie completa. Por eso, los de Panini, que astutos son, optaron en muchos casos por no cerrar la numeración y mantenerla pese al cambio de volumen.

Astutos y ladinos, que a la hora de afrontar esto del Legacy lo hacen con chulería ¿que me tuvieron el año pasado cotejando cada mes sus listas de novedades para comprobar el nivel de precisión de su plan editorial para la línea en tapa dura para clavarlo al final? pues ahora sacan como el que no quiere la cosa la planificación de sus títulos a un año vista, con nombres, apellidos y meses. Os creo, vale.

Unos informan así y de otros no tenemos claro de verdad qué y cuándo y cómo sale lo de Caballeros Oscuros, y si lo de Metal va aparte, o si hay que pillarlo todo.

Panini además innovó también en lo de atraer tanto al público veterano como al nuevo mediante la doble numeración, con la que tienes la suya propia de siempre en pequeñito, pero también la correspondiente al número del volumen que toque. Todos contentos.

Uno podría pensar entonces ahora le bastaría con mantener la numeración propia y sería todo menos complicado ¿no? pues no.

Numeración americana en la portada.

Que en principio queda chulo, pero cuando por ejemplo en Vengadores estás planificando meter una saga semanal en tomos mensuales con cuatro números cada uno, o cuando alternas con frecuencia el contenido de tu serie de Spiderman, o cuando tienes querencia a las entregas dobles, incluso triples en el caso de grapas con cruces entre varias series, el reto se supone importante.

De manera que ahí va la pregunta de porra ¿Cuándo veremos en portada una triple numeración?

Un ejemplo de no hace tanto:

Contiene

Cyclops v2, 12, Captain Marvel v7, 14 y Legendary Star-Lord 11 USA.
Métele cuadritos.
(y aún así no puedo quitarme de encima la sensación de que se saldrán con la suya y sabrán hacerlo bien, maldita sea…)

 

Jabaris y Jabaras

Oficinas de Marvel Studios. Interior tarde. Reunión creativa.

-Buenos días a todas y todos. Nos hemos reunido para…

-Perdón.

-¿Sí?

-No estoy de acuerdo con el saludo empleado. El segmento temporal al que se refiere es demasiado etnocéntrico. No es de día en todas partes, y el saludar así sólo porque aquí lo sea refuerza el geopatriarcado.

-Smith, para las y los que aquí estamos luce el mismo sol, es de día y…

-Agradecería que se me llamara por el nombre que he escogido: Gaiae, un nombre sin conflicto de género, raza o religión. Un nombre universal y extemporeo, que hunde su significado en las raices de la humanidad entendida como conjunto de todos los seres vivos que comprenden la biosfera pasada, presente y futura. Mi referente cultural actual se encuentra en unas pequeñas islas de extremo oriente, y allí es noche cerrada. Una o uno no es de donde nace, sino de donde quiere ser, lo contrario sería partocéntrico.

-(sigh) De acuerdo Gaiaie, y pido mis mas humildes disculpas por haberte llamado con el apellido de tu padre, que recuerdo que es un muy importante cargo de esta empresa, quien te introdujo y recomendó en el puesto que ocupas. Saludos y namastés a todas y todos. Nos hemos reunido aquí por conveniencia de cercanía para tratar los aspectos de la próxima película, que como teneís en los memorandos versará sobre Pantera Negra.

-Siempre entendiendo que se refiere al color de su uniforme y no al de su piel.

-Por supuesto, Gaiae, gracias por recordarlo. Como adversario tenemos de momento a Ulises Klaw, que salió brevemente en la película anterior de los Vengadores y vuelve a aparecer ahora.

-Todo, todo está conectado.

-La propuesta que exponemos ahora es de un enemigo recurrente del personaje en los cómics, un guerrero de Wakanda perteneciente a un oscuro…

-…mejor malvado…

-… a un malvado culto que pretende usurpar el trono de la nación a su…su…a su regente.

-O regenta.

-A su regente o regenta, de acuerdo. Este es el boceto que el equipo artístico formado de manera paritaria nos ha proporcionado.

-…

-…

-…

-…

-…Básicamente es un guerrero…

(mirada)

…un guerrero hombre por la milenaria cultura wakandesa la cual respetamos. Es de raza africana como es estadísticamente natural en su país y…

-¿Es vegano?

-¿Cómo?

-Que si es vegano ¿sale comiendo carne en alguna escena? podemos sugerir a la actriz o actor que la o lo interprete que actúe como si fuera vegano pese a que no tenga que manifestarse explícitamente en la película. Una esencia, por lo menos.

-De acuerdo, Gaiae, creo que podrá hacerse, aunque tendremos que pedir a los creativos que busquen una justificación a las escenas de caza ya rodadas ¿sería adecuado que lo hicieran para alimentar a refugiados?

-Sólo en el caso de que haya una fuerte sequía que reduzca las cosechas y que el líder espiritual de la zona esté de acuerdo.

-De acuerdo, entonces podrá hacerse, aunque igual lo que pides por metraje se quede fuera de la versión final, pero que por lo menos quede una esencia.

-De acuerdo.

-Pues quedamos en que es un guerrero, africano y va ataviado con…

(mirada)

…con una fibra vegetal…de comercio justo…que imita de forma muy convincente…a un gorila albino…

-¿Eso es compatible con la sequía que hemos dicho antes?

-Es…anterior a eso. Un ropaje que lleva varias centurias en el culto, que se lava con medios artesanales con productos compatibles con el medio ambiente.

-Ah, muy bien.

-Pues es un guerrero, africano, con un ropaje vegetal ecoamigable que imita a un gorila albino y que se llama…

(mirada)

-…Hombre Mono.

-¿Perdón? no lo he oido bien.

M’Baku. Se llama M’Baku. Le llamaremos M’Baku. De la tribu de las y los Jabari.

-Ah, perfecto ¿no?

-…

-…

-…

-(suspiro) Pues si todas y todos están de acuerdo podemos dar la sesión por concluida.

-¿Con un canto a los astros, si no es molestia?

Glenat Delgado (sin acento)

Me encantan los tebeos. Me apasionan. Los leo, los recontrarreleo, los disfruto. Me gusta prácticamente todo, como no puede ser de otra forma en un defensor de ROB!; aunque debo reconocer que soy más de contenido que de continente. Dicho de otra manera: yo ya he disfrutado Watchmen con mis grapas mensuales de Ediciones Zinco, y cuando he querido he vuelto a abrirlas. Así que no me vengas con ediciones más grandes, con más tapas duras, o más extensas, o Absolutes, o Vintages que son las grapas con estuche. Ese tebeo ya me lo he leído y por más rebozado que le pongas lo de dentro seguirá siendo el mismo tebeo. Tampoco cambio por nada mis grapas blancas y la serie roja de Dragon Ball. La serie de Ranma la he completado con tres ediciones de dos idiomas. Y si tuviera el mítico tomito de Príncipe Valiente en Pocket de Ases de Bruguera hubiera evitado repetir material en la edición que adquirí despues, la de Planeta. Total, ya lo tengo leido. El único material que me consta tener repetido, y ya lo dije una vez por aquí, es el recopilatorio de Mondo Lirondo que sacó Glénat, cada cual tiene su fetiche (y como ellos mismos dicen era una edición con mucho mimo y cuidado en los detalles). No soy mucho de florituras, abro, leo y guardo. No degusto, me alimento.

Esto viene a cuento de que no hace mucho me enteré de que por fin iba a aparecer la tercera parte de un tebeo de astronautas que era bastante entretenido. Era una tira de prensa del que se habían sacado las tiras diarias y quedaban por sacar las dominicales, con otras aventuras.

Había que pagarlo por adelantado, como los crowdfunding pero sin packs raros y aflojando en el acto. Hecho. Y en un tiempo razonable la edición tomó forma y el tebeo me llegó. Nada más abrirlo en la foto de contraportada había un señor mayor, que supuse era Ferran Delgado, el autor.

Sí, sí, Ferran Delgado, el de la Plot.

El que, por cierto, acabo de caer ahora mismo en la cuenta de que nó se llama “Ferrán“, sino “Ferran“, palabra llana. Debe ser deformación levantina, pues ya pasé varios lustros llamando al FonsecaRaimón“, como el cantante, y resulta que es diminutivo, dos letras menos, de Raimundo. Me queda ahora la duda si el apellido de Roque/Roke es agudo o no.

Bueno, vamos con una semblanza del autor.

Que al final resulta que no es ni el guionista ni el dibujante, tan sólo el rotulista, pero como le quitó los derechos a Glénat antes de su fuga a Bruselas y resulta que ni Kirby ni Wood están para entrevistas ni dedicatorias ni redes sociales, se ha echado encima toda la promoción, además de hacerle un phising al formato de la editorial anterior para que apenas se note el cambio. Y esta promoción se ha centrado en lo suyo. En la movida que le ha supuesto durante casi diez años ir arriba y abajo buscando los mejores materiales de estas dominicales, escaneos, limpiezas, recoloreados, restauraciones… Y tan buena promoción ha hecho que toda reseña de este ultima entrega del tebeo de los astronautas se centra no en el dibujo ni el guión, sino en el mimo, en el extra, en el escaneo, en el rebozado. En lo que también puede leerse pero no hace falta.

(literalmente, uno de los extras es “lo que también no puede leerse pero no hace falta”: las viñetas tontas de transición que podían usarse o quitarse para combinar el formato de la dominical en vertical u horizontal, morralla descompresiva como ya dije también por aquí con Pogo como ejemplo)

Resultado: que nadie dice lo verdaderamente importante. Nadie dice que el tebeo MOLA. Que salen taxis espaciales, que se suben a asteroides, que hay acción y aventura, que engancha. Que era por eso y no por que la linea no se veía quemada por lo que la gente se lo pillaba (y que venía con el periódico del domingo, de acuerdo). Nadie dice que es muy divertido. Nadie dice tampoco que el tebeo son 54 páginas, menos de la mitad del contenido. Ni tampoco dirá que con esa rotulación las letras acentuadas duelen un poco.

Y nadie dice tampoco, por supuesto, de qué manera adquirió las primeras dos entregas de esta serie que ahora termina. Que en cuanto le quitas el plastiquito son todos iguales.

Pero a lo que vamos, Sky Masters es un tebeo que mola. Que la edición trae rebozado, de acuerdo, pero es esto o nada. Es como una Plot a color con un tebeo dentro. Tanto si degustas como tragas te gustará. Y eso es lo que importa.

Y aún siendo lector bruto, no puedo menos que admitir que siempre hay una cierta satisfacción cuando se consigue reunir la serie completa.

Si te interesa, aquí puedes todavía conseguirlo.

Dio Mío

Ha sido un año tranquilo en DC, pues el centenario de Kirby les tuvo absorbidos haciendo el Kamandi Challenge y les salió divertido. Pero llega 2018, Dan Didio mira a su alrededor y se da cuenta de que no puede hacer más la puñeta a Giffen y DeMatteis al tenerlos haciendo adaptaciones animadas.

Ya les gustaría matarlos (a los personajes), pero las franquicias son terreno vedado. En la soledad de lo más alto, Dan se aburre. Para mantenerse activo necesita darle un vuelco a algo, y profanar a esos dos siempre le había dado gustito.

Mira su lista de tareas. Ya sacó aquellas miniseries de Before Watchmen y Alan Moore ni se le inmutó. Dijo que él ya había contado su historia y eso no la alteraba un ápice. Que buen contrincante sería y que soso le salió. Fue por eso que le dijo a Scott Snyder lo de hacer aquello en Metal (desde la última página del número 1, ya en sus librerías). Pero este otro tampoco se dejaba picar, maldita sea.

Así que se juntó con Geoff, que ese sí que sabe montar una fiesta.

¿Que no te había alterado la historia, barbudo? ¡vamos, contesta ahora! ¡portada de Gibbons! ¿te ha llamado para agradecerte el pastizal que le he pagado?

La respuesta: el silencio.

Allá ellos. Yo ya no hago superhéroes“-es la respuesta que Didio imagina en su cabeza-“ahora mis intereses son OTROS

Otros. Vale, entendido. Gracias, voces.

Llegan las muestras de la portada del próximo número de la Justice League of America.

Y Dan sabe que 2018 será un año divertido. Promethido.

La Nueva Hulka

Debo admitir que el otro día igual me precipité al opinar sobre la nueva Witchblade a cargo de un elenco artístico enteramente femenino.

Es decir, igual el hecho de que sólo hubiera aparecido una entrega y no la hubiera mirado más que por encima podría tener algo que ver. Como disculpa, por supuesto.

El caso es que la semana pasada apareció el segundo número (¿veis? ha durado más) y algunas de las incógnitas que podía generar el number anterior podrían quedar resueltas en el mismo. Sobre todo en lo que se refiere a la ausencia del uniforme de esta Witchblade (aunque esta elección de palabras es desafortunada, pues lo de la anterior era uniforme y ausencia de uniforme a la vez). Por lo pronto, el lector calenturiento ya puede formarse ilusiones atendiendo a que en la portada a la chica se le ve “todo lo negro” ahí abajo.

Por fin algo esperable en un tebeo de Top Cow. Estas cosas aportan tranquilidad. Tampoco he leído esta entrega, por supuesto, hago como todos y me espero a la conclusión de un arco para leerlo de un tirón, pero en la primera viñeta nos apuntan el nombre de la sucesora de Sara Pezzini como portadora del guantelete.

Un nombre poco sugerente ¿esto es de Top Cow? me lo sigo preguntando hasta que pocas páginas después hacen la visita típica detectivesca a un depósito de cadáveres y aparece EL PRIMER DESNUDO DE LA SERIE. Ya tardaba, que vamos por el segundo episodio.

Como siempre sucede en estos casos, las partes pudendas son discretamente cubiertas por oportunos efectos de iluminación. Unos de esos trucos de dibujantes que requiere años de práctica para alcanzar maestría y que no quede forzado.

 

Aunque igual hay que tener en cuenta que en este aspecto se tienen miles de página de ventaja en hacerlo cuando el cuerpo a cubrir es femenino.

Gracias por el ejemplo con la comba, John. Las aventuras de Alexandra Marie Underwood la llevan también a un club de estriptis ¡sí, sí, Top Cooow!

Aunque quizá la definición más adecuada sería un “club de caballeros“, donde tipos sonrientes pueden gozar de manera tranquila, calmada y respestuosa de la contemplación de mujeres en bikini haciendo contorsiones. Y si el espectáculo es de su agrado ondearán de forma no degradante un billete. También pueden ir a tomar sushi y sake.

Llegados a este punto y con toda la evidencia mostrada arriba no pude menos que aplaudir cuando supe verlo. Lo han hecho.

Supongo que os acordáis de Hulka, un personaje que John Byrne reinventó en una descacharrante serie en la que el leiv motif era que el personaje era plenamente consciente de estar dentro de un tebeo y estaba constantemente rompiendo la cuarta pared. A veces de forma tan literal como romper las páginas del cómic y pasar por las páginas de publicidad para escapar de alguna encerrona.

Y he escrito “reinventó” porque aunque por esto es por lo que más se la recuerda, Hulka fue creada por Stan Lee y John Buscema. Es decir, que Stan percibe royalties cada vez que se reedita la etapa de John Byrne, algo parecido a lo de Marv Wolfman y George Perez cada vez que mi hijo visiona un episodio de Teen Titans Go!

Ha habido otros intentos de hacer personajes así, conscientes de lo que son, el más recordado el propio Masacre, algo que le salió de lujo en su primera película. Pero esta serie de Witchblade ha ido un paso más allá: Witchblade es consciente de ser un tebeo de Top Cow hecho por mujeres y actua en consecuencia.

Es la única explicación y además tiene sentido. Caitlin Kittredge y ROB!erta Ingranata son conocedoras de qué espera un lector de Top Cow de un tebeo de Witchblade, y por eso mismo juegan con esas expectativas retorciéndolas. Un metatebeo que invierte los estereotipos del género. Algo que sólo tiene sentido hacerse, precisamente, desde el escenario que supone un título emblemático del sello de la Gran Ubre. Así es como debe entenderse el título de Alexandra Marie Underwood. Hasta el nombre del personaje ha sido meditado, poniéndole uno anodino en vez de hacer como las otras veces en que combinaban un nombre y un apellido de la Porn Actress Database.

Están probando algo nuevo, algo diferente, y eso es bueno. A ver si haciéndolo ver de esta forma la nueva serie dura más. Entretanto, Top Cow saca un nuevo título conmemorativo de su 25 aniversario, nada menos que Cyberforce.

Eso sí, todo tíos. Veremos si esto dura más, aunque yo la veo muy tapada.

En algún idioma, 2018 rima con empoderamiento

A estas alturas del día a todo@s os habrán llegado ecos de las reivindicaciones de la Gala de los Premios Antesala, en la que cobró fuerza, presencia y ropajes el desenmascaramiento de las actitudes abusivas en la industria del cine. Un movimiento que acentúa la progresiva reeducación de esta nuestra predominantemente machista sociedad hacia una igualdad verdadera. Un hecho más que pone de manifiesto el creciente empoderamiento de la mujer en todos los frentes de la industria del entretenimiento, una tendencia de la que por supuesto la historieta también formara parte en este Nuevo Año.

(Un Año en el que de momento ya anuncian el cierre Playboy e Interviu, ojo)

No tomará nuevas medidas Marvel, pues bastante carrera ha pegado estos últimos años tanto en lo que se refiere a personajes (estuve ayer repasando alienaciones de los Vengadores y de los más clásicos creo que sólo le falta a Mercurio tener versión femenina), oportunidades en series (que duren ya es otra cosa. Igualdad), y presencia de autoras (supongo, pues debo confesar que con tanto nombre nuevo que entra me cuesta distinguir si es nombre de chica o no). Tampoco ha anunciado ninguna nueva medida DC, que fue la que en cierta medida allanó un camino con aquella Batgirl, amen de contar con los referentes de tener además una Batwoman, una Supergirl y una Superwoman. Y una Gail Simone, claro, que con ella empezó todo.

No, parece que las riendas las tomará este año un sello editorial que ha cumplido un cuarto de siglo (otro número que en algun idioma rimará con empoderamiento) y que siempre ha tenido muy presente a la mujer.

Top Cow.

Y es que a finales de año Top Cow se sumó a los fastos de celebración del 25 Aniversario de Image relanzando una de sus cabeceras más emblemáticas: Witchblade. Y como no podía ser de otra manera en los tiempos que vivimos, se ha dejado el título en las capaces manos de un elenco artístico femenino.

(aunque en realidad este título comenzó en 1995, otro año que rima con empoderamiento)

No en vano fue en Witchblade donde comenzó a despuntar la guionista Christina Z, posiblemente todavía la fémina más superventas del mercado americano.

(Que sí, que Christina Z existe y es una mujer, no un Akira Yoshida. Hay entrevistas y fotos que lo prueban, y hasta tiene ficha en Comicvine, pero si la consultáis no hagáis cábalas con la edad que tenía cuando comenzó a hacer guiones, que ya sabemos que suelen quitarse años)

Más o menos todos conocemos la historia de la Witchblade, un artefacto de poder que se canaliza en una portadora. En la primera aventura se nos presentó a Sara Pezzini, una detective de armas tomar.

Un personaje con fuerza, caracter y empoderamiento.

Una chica de los Noventa, en definitiva.

Y cuando el artefacto de poder tomo contacto con ella la metamorfoseó en Witchblade.

Witchblade, una saga cuya andadura duró hasta su entrega 185 (empoderamiento otra vez) y que ahora revive de mano de Kittredge e Ingranata.

Con una única entrega aparecida en el mercado es pronto para evaluarla, pero ya hemos podido ver la escena de la posesión de poder de la nueva portadora y… 

…y podemos decir que el cuento ha cambiado. Veremos con qué rima lo que dura. Feliz 2018.

100% Factcheck HC (Enero-Diciembre y chispún)

Quedaba la entrega de Diciembre para comprobar el grado de veracidad de lo que Julián Clemente aseveró a principios de año en un editorial de la revista Marvel Age sobre si la inclusión de series actuales en la línea 100% en tapa dura de Panini era adecuada o excesiva:

Hemos ido siguiendo el recuento mes a mes y las novedades del presente darán la conclusión definitiva. Vamos con ellas, sacadas de la remozada web de la editorial.

Algo no debe ir bien en el diseño cuando para encontrar las novedades del mes tiras de Google en vez de navegar por la web, pero el caso es que esta vez las he podido recopilar:

Una tapas dura con material actual frente a tres blandas.

Con lo que el acumulado final queda en:

Tomos 100% Marvel tapa blanda Enero-Diciembre: 52 (3-4-5-7-6-4-3-4-5-3-5-3)

Tomos 100% Marvel tapa dura Enero-Diciembre: 24 (0-3-4-1-2-2-1-4-2-2-2-1); material actual 14 (0-2-2-0-2-2-0-2-1-0-2-1)

 

El programado 12/50 queda finalmente en un muy aproximado 14/52, tan aproximado que da la razón a Panini. Las cosas como son. Cierto es que más de la mitad de la línea 100% en tapa dura se ha dedicado a material reciente (14/24), pero es que para lo clásico prefieren más las etapas largas y todo en un solo tomo. Tomos que a veces hasta comienzan a combinar clásico con inédito.

En fin, quedémonos con que durante este año en que les hemos sometido a escrutinio, en Panini se han contenido con el uso de la tapa dura en el material reciente limitándolo a ese contenido selecto que por sus características merece el tratamiento. Por nuestra parte hemos hecho lo que dijimos y a partir de ahora ya no les seguiremos controlando y…

…y mira, la web nueva tiene una cosa abajo que…

…en fin…

Pelearsus

La esencia de los tebeos de superhéroes es la acción, la dinámica. Las peleas. Sí, hay tebeos en los que salen superhéroes simplemente hablando, pero no suelen durar mucho. Y en todo caso son tebeos CON superhéroes, no DE superhéroes.

La fantasía de poder del muchacho haciendo pelear a sus juguetes tuvo su pico con las primeras Secret Wars, con el metamensaje de que fue un título creado…para dar salida a los juguetes de Mattel.

Aquellas portadas prometían épica y toñas de las buenas. Más adelante Jim Shooter se lió la manta a la cabeza con lo de las inquietudes existenciales del Todopoderoso y la segunda parte llevó el conflicto al plano intelectual. Un aburrimiento ¿verdad?

El heredero espiritual de ese Dream Team, o mejor dicho Royal Rumble, fue el gran evento marveliano de 2012: Vengadores contra Patrulla-X. El sueño húmedo de tod@ fan.

No, esperad, no lo he dicho bien.

Vengadores vs Patrulla-X.

Aunque este evento pecó de lo mismo que aquellas Secret. Tenía guionistas que querían llenar aquello de trama, historia, motivaciones, palabras, bocadillos…de lo aburrido, vaya.

Fue por eso que, aprovechando la tradición de que los Eventos Marvel solían ir acompañados de miniseries complementarias que profundizaban en aspectos menores, se inventaron el impronunciable V vs. X.

En el evento principal se contaban cosas. En la serie complementaria plasmaban las peleas. Los enfrentamientos más molones plasmados por los artistas más cañeros. Y como con veinte páginas por pelea cabía el riesgo de colar algún momento aburrido, lo resolvieron con dos peleas de diez páginas cada una por episodio. Sin tiempo para aburrirse. Molonismo al máximo. En un universo ideal V vs. X debería haber vendido incluso más que Vengadores vs Patrulla-X, pero estamos condicionados por la maquinaria mediática.

Y este preámbulo sirve para ponernos en situación y explicar qué ha hecho ahora ECC.

Porque si tenemos que esperar que lo expliquen ellos aviados vamos. Un buen día te sacan una grapa de Sandman, o algo de Azzarello con Kubert con Dark Knight, o el número cero de algo llamado METAL, y si quieres enterarte de qué va cada cosa, o cuántos números tendrá, o si hay algún cruce, primero la compras…y luego te metes en Internet a buscar información. Sus artículos no están para eso, sino que los tienen en stock para cuadrar paginaciones. Aunque en este caso algo explican en la cabecera ¡DESCUBRE LOS COMBATES MÁS ÉPICOS DEL CABALLERO OSCURO!

Batman mola, y las peleas molan. Por lo tanto un tomo con peleas de Batman mola doble. Sencillo y directo como un buen puñetazo.

Se escarba en la mitología del murciélago para liberar de sus cadenas-grapas o sus complicadas tramas narrativas los combates más cañeros contra sus adversarios más flipantes. Sin antes, sin después, sólo durante. Oh, perdón ¿he dicho “contra sus aversarios”? quise decir “versus“. La palabra mágica. La Fiesta de la Castaña.

Aquel episodio mítico del Batman pecholobo cimitarra en mano en el desierto contra el padre de Talia (le llamo así porque nunca lo escribo bien a la primera), o la pelea contra Bane de hace cuatro meses, o la inolvidable pelea del Deathstroke 5 del volumen que hubo entre el de los Nuevos 52 y el de Renacimiento.

Y por supuesto, no podríamos olvidar aquella mítica pelea contra el Hombre de Acero en…

…en el cuarto episodio de la mítica saga Silencio de Jeph Loeb y Jim Lee.

Pero no desesperéis, que también sale lo de Miller, la pelea contversus el Joker del tercer episodio. Sin aburridos antes ni despueses. Tan sólo BLAM, WHOKK y KLIK KLIK.

Que sí, que algunos hubierías querido mejor la pelea del último episodio, aquel que enfrentaba…

…a Batman VERSUS Superman. Como en la película. Como en aquella peli tan molona. Aquella que si tenía argumento era secundario. La que no necesitaba antes y se arrepienten de los despueses. Pero que MOLABA.

Para este público sale lo nuevo de ECC. Para aquellos que no quieren rebuscar entre grapas y tomos para poder rememorar aquella pelea sin necesidad de tener que estudiarse episodios previos ni consecuencias. Para tener las mejores peleas en un mismo tomo.

Para la gente que les gustó Batman vs Superman.

Todo puede mejorarse. Igual en un futuro sale una edición definitiva en el que ni siquiera se vean en la obligación de ofrecer aquellos episodios completos, sino tan sólo las páginas o las viñetas más cañeras. Pero hasta que ese momento llegue disfrutemos con Batman Versus.

¿Tendrá más entregas? ¿es un tomo único? ¿habrá periodicidad? ¿queréis saberlo? buscAdlo! en Internet.

¿Alguien confía todavía en TVE?

Hasta en lo más sagrado, los Documentales de la 2…

 

“Iron Man y los Vengadores han hecho mucho por mantener la inocencia de los superhéroes. Son películas fantásticas, de entretenimiento familiar, muy aptas para todos los públicos. Permiten que esa especie de mitología inocente, que a mi me parece positiva, perviva, y que creo que es positiva porque mantiene vivo el espíritu del cómic

Zack Snyder”