Para el que no lo tenía todo

-“Este año no podrás poner ningún pero ¿verdad? ¡felicidades! uno bien grandote, premiado, que lucirá en la estantería y sobre todo con contenido ¡la guía más completa de la editorial, con todo lo importante que ha sucedido en ella! ¡no falta nada ni nadie!”

 -“eh, uh, vale, vale, claro muchas gracias…”

 

-“Sabía que esta vez lo acertábamos ¿qué miras en el móvil?”

-“Nada, el tiempo que hará mañana…”

La X-pinita clavada

Una (más) de las cosas buenas de conseguir el éxito es poder hacer aquellas cosas que antes no te permitían. No se trata necesariamente de grandes excesos ni dispendios grandiosos, basta con que el mismo portero que antes no te dejaba pasar en aquel restaurante sea ahora el que te acompaña sonriente hasta tu mesa reservada en un rincón privilegiado.

En el caso de ROB!, como cualquier otro fan amamantado con la Patrulla-X de Claremont y Byrne, y los Titanes de Wolman y Pérez (que no deja de ser La Patrulla de DC), uno de sus fetiches iniciales fueron los mutantes. De tal manera que cuando por 1987 quiso por primera vez publicar unos personajes de creación propia, George Pérez ya estaba ahí.

Y sí, eso son pies. Todavía estaba puliendo estilo.

 Y tanto Titanes con Mutantes estaban presentes en el mensaje publicitario.

Sí, la fecha de publicación del Special no queda clara según mirases un anuncio u otro, pero eso no tuvo gran importancia porque ese tebeo nunca se publicó. Megaton Comics quebró justo después de hacer estos anuncios y no sacaron nada más. Podemos hacer cábalas de cómo hubiera evolucionado la historia del comic-book si la salida de Youngblood se hubiera adelantado cinco años. A lo mejor en vez de hablar de Los Noventa nos refeririamos a Los Tardochenta. Pero no pudo ser. Aquel anuncio haciendo referencia a los X-Men no cuajó.

Seguimos adelante. 1992. ROB! ya está en la cresta de la ola con X-Force en Marvel y se plantea migrar a pastos más verdes. Image ya ha sido diseñada como una filial de Malibú Comics y los artistas anuncian en las revistas especializadas sus próximas creaciones.

Pero a ROB! el departamento legal de Marvel le pide que cese y desista con eXecutioners y las referencias a X-Force. Otro anuncio que no cuajó, y ROB! tuvo que echar mano de los Youngblood para iniciar la Era Image.

1996. Marvel y DC han agostado el mercado a base de sacar porrones de títulos sin concierto ni sentido. Mientras los artistas originales sacaban adelante sus estudios y sus títulos en Image, las Dos Grandes inundaron las estanterías con imitaciones que raras veces alcanzaban las cotas de Genialidad del producto a imitar. Inflación, compradores-especuladores que dieron la espalda al fenómeno, cierres de distribuidores y librerías. En este contexto Marvel se plantea un cambio de estrategia, comienzan los crossovers con aquellos personajes que tanto tiempo pretendieron ignorar.

Los tebeos se venden y Marvel comienza tímidos contactos con ROB! y Jim Lee de cara a un posible retorno a la editorial  que fructificaría el año siguiente con los Heroes Reborn.

Y entonces sí que sí.

Aquí no hubo pegas ¡por supuesto que puede, que ingenioso es usted, Don ROB!, adelante!

Y como siempre habrá quien arguya que ROB! no tuvo que ver con este título, que los autores fueron otros, por mucho que la portada del especial fuera un homenaje al artista…

…para eso están las páginas de créditos.

Todo llega. Póngame en una mesa cerca de la ventana, por favor.

La fina linea

La fina linea que un infante ha partido de un trancazo. Concretamente este niño:

Bastien Vivés. A partir de ahora Basti El Niño Plumilla.

Basti es un joven dotado con una gran capacidad evocadora. En sus inicios en la historieta francesa iba algo perdido, de ahí que la obra con la que se dio a conocer fuera una tranche de vie (allí no lo llaman slices of life como en castellano), lo que se solía hacer, son franceses. En El Gusto del Cloro (2008) al menos el metachiste era bueno. Se trataba de un tebeo romántico y costumbrista sobre una chica que…nada.

¿Lo pilláis? nada. Nada de nada, pero al mismo tiempo hace natacion, de ahí el doble sentido. La gracieta es evidente, pero el público francófono no la pilló y se tomó a Basti en serio. Y es que se lo trabajó, un tebeo con un ritmo y una paleta de colores que conseguía oler a piscina cuando lo comenzabas a leer.

Pero Basti es un jachondo. Siempre lo ha sido. Aquí lo calamos rápido y una Navidad os mostramos por entregas en forma de Calendario de Adviento una de sus historietas de su tebeo La Familia, donde parece quedar claro su ácido y oscuro sentido del humor.

 

 

 

Cuando tienes a la crítica de cara todo es posible. Qué no hubiera hecho jotace con esta portada (yo hubiera añadido alguna letra en el título, hasta dejaron el sitio) de Polina (2011).

Pues allá, Premio de Librerías Especializadas 2011.

De manera que Basti piensa que va a dejarse de sutilezas. Más claro imposible. Historieta en papel barato, con anuncios pornográficos falsos por medio, sobre una adolescente con problemas de espalda a causa de sus enormes pechos, a la que llevan a médicos que ante el panorama abusan de ella. El padre se entera, se enfada y hay escabechina. Sucio y directo. Pulp a tope.

Lo que pasa es que aquí nos sale sin anuncios y tapa dura, con lo que se nos vuelve a presentar como producto de culture. No hace falta ni maquillar el título. Seguimos en 2011.

 

Hubo quién supo verlo,claro. Resalto esta reseña de Álvaro González para Culturplaza del mes pasado. Gran visión y gran visionario.

En ese punto tan soberbio y tan elevado al que había llevado el noble arte de la viñeta este joven autor nacido en 1984, llegó la bomba de neutrones. Los melones de la ira. Una historia breve, intensa, punk y porno a más no poder. Una broma de humor procaz y descarnado imposible de vender en plena era del boom moral en el que vivimos, pero ahí está, como los libros proscritos de En el nombre de la rosa, para el que se atreva a abrir sus páginas.

Y damos el salto a la actualidad. Basti ha ido sacando cositas, sí, pero siempre breves. De manera que cuando sale su próxima gran obra, comprobamos que la sociedad ha ido cambiando (el boom moral de la reseña), pero Basti no.

Retoma los personajes de Los Melones de la Ira con Paul, el hermano de la niña de grandes pechos que ya salió brevemente pero con todo su empaque en la obra anterior. El pequeño también adolece de cierto crecimiento exagerado, y eso provoca situaciones comprometidas y divertidas. Porque Basti es un jachondo, siempre lo ha sido.

Pero es 2018. Y aun siendo el primer título de una colección dedicada a la pornografía se produce indignación.

Hay niños, hay sexo. Conclusión, hay pedofilia. Que ardan las Redes.

Finalmente, las cadenas francesas de librerías afectadas no han sido quemadas, pero han retirado el título de sus estanterías ¿Ya no lo venden? no, no han dicho eso (guiño) Ya no está en sus estanterías, pero si lo quieren, pregunten por él (codazo). Todos tranquilos.

Y eso es lo que explica esto:

 

Y por otra parte esto otro:

No, no significa “mejor que te vengas”.

Puede haber debate, por supuesto. A mi particularmente me encantan los noventa, pero considero que todo lo que sea volver a ellos supone un retroceso.

 

Aunque claro, si tu menú habitual es americano ¿estas cosas te afectarán? ¿no? ¿si? ¿no? la respuesta correcta es…

…*ierda.

De pedidas y solteros

(me sigue recordando a alguien)

En la vida hay un momento en el que parece que todos se ponen de acuerdo y deciden casarse prácticamente a la vez.

Y ese momento en los tebeos parece que es ahora.

En pocos meses tanto en una editorial como en otra, los enlaces planificados devienen el gancho de atracción.

Independientemente de cómo se resuelvan, pues el Destino de los personajes es regresar cíclicamente a un status quo sin ataduras, un detalle común de las tres relaciones que aquí mostramos es que los autores han mostrado la molestia de mostrar un mínimo (bastantes décadas, vaya) de relación, por lo que la boda se presenta como un lance natural de la interacción entre los contrayentes. NO suena forzado, sino que suena natural, suena progresivo, suena…aburrido.

Eh, que yo también me lo paso como un enano cuando Tom King tiene el día y no sabes por dónde va a salir pero acierta. Lo que pasa es que no parecen momentos que vayan a ser trascendentales habida cuenta de precedentes anteriores.

Haciendo recuento, matrimonios que duren tenemos el de los Richards, que además han tenido embarazos e hijos. Y el de Superman y Lois Lane, dependiendo de la continuidad que toque. Estos últimos tienen un hijo, pero salió de ese-tiempo-en-el-que-estuvimos-fuera-de-las-viñetas. El mejor de los tiempos, pues es de ahí de dónde salen las descendencias más divertidas, pues de ahí les han sacado hijos a Lobezno, a Gwen Stacy, al mismo Bruce Wayne… Y no sólo salen hijos de ahí, también matrimonios. Y esos son los mejores.

Mi preferido, sin dudarlo (desbascando en su día al Claremontiano de Lobezno con Madame Hydra), sigue siendo este:

Soy Bendis, lo he matado, es su testamento y lo suelto. Así incluso puedo sacar en la Patrulla mala que viene del futuro que suele venir a encararse con la Patrulla buena que viene del pasado a un hijo de ambos.

Mística, sí, mirad de nuevo la escena y disfrutad de la cara de Rondador “¿Mamá?”

Mística, sí, no podía ser otra a tenor de su profunda imbricación documentada con el Universo Mutante y Marveliano.

Mística, sí, que ese mismo 2014 descubrimos también que seguía casada con Masacre cuando éste le solicitó el divorcio para volver a casarse.

Mejor no cotejemos fechas, pues de todas maneras para una reconocida terrorista mutante internacional la bigamia no debía estar muy arriba en su top de preocupaciones.

Esa fue mi boda favorita ¿Cual ha sido la vuestra?

Y lo fue no sólo por el momento de saberlo, sino también por ese inevitable pensamiento de “pues espera a ver qué risa cuando resucite“. Y ese momento, al menos en lo que se refiere a recuperación del yo astral en el terreno telepático, parece que se está preparando en una de las series mutantes de nuevo cuño. En la que aquí se llama Imposibles, o Increibles, o…la que no es un color.

La que tiene a Mística en la alineación.

Mística, sí.

Lo que me permite terminar juntando dos palabras que demasiadas veces me habían parecido incompatibles: Gracias, Soule.

La que está liando Ibáñez

Es una cuestión de probabilidad. Si estás mucho mucho tiempo inventándote cosas, al final algunas de ellas terminan ocurriendo por minúscula que sea la ratio de aciertos, y ahí estarán los medios para poner de relieve tu capacidad de predicción. La longevidad de Los Simpsons es un ejemplo manifiesto y global, pero a nivel local y en el campo de la historieta tenemos otro elemento digno de estudio: Mortadelo y Filemón.

Sesenta años en activo y más de doscientas aventuras largas, poca broma. Y si tenemos en cuenta el horror que tiene Francisco Ibáñez al espacio en blanco, son miles (con minúscula) los detalles que atrapan la mirada del lector atento y que pasado el tiempo pueden establecer paralelismos con acontecimientos contemporaneos.

Por ejemplo, sin ir más lejos, hoy podríamos decir…¿Cómo? ¿que qué de QUÉ de unas torres? ¿que si once de Septiembre, que si un avión, que si…? que va, que va, lo que yo venía a contar es mucho más grave.

(Tranquilos que con la vuelta al cole desempolvaré el escáner, aquí mejor calidad)

Mucho cuidado, que vuelve a presentarse

ECC: Cuenta atrás hacia la debacle

Con el nuevo mes y la llegada de las tormentas, damos por terminado el periodo estival y nos embarcamos en una nueva temporada, la cual a nivel historietístico tiene un nombre destacado: Pedro Sánchez.

Sí, ese.

Y es que en nuestro país las alternancias en el Gobierno han ido siempre acompañadas de cambios en la editorial tenedora de los derechos de DC. Ediciones Zinco comenzó con la llegada del socialismo de los socialistas en 1982. Poco cespués del cambio de color político de 1996, los derechos pasaron a Norma, y con el siguiente cambio de gobierno en 2004 llegó Planeta. El penúltimo cambio se produjo en las elecciones de 2011, y poco después ECC tomó las riendas. Esto ha sido así. De manera que expectantes estamos ahora.

Lo que sucede es que hasta ahora esta alternancia se producía como consecuencia directa e inmediata de la formación de gobierno tras unas elecciones, mientras que el gobierno actual se ha formado con la fórmula de la moción de censura, tan válida y constitucional como la clásica, pero que supone un escenario nuevo, por lo que no sabemos si la norma se seguirá cumpiendo o habrá una excepción.

(Inciso: lo que insisten en que se ha tratado de un golpe de estado son los mismos que cuando juegas con ellos al ajedrez gritan “¡Trampa!” la primera vez que te ven hacer un enroque. Jugar es algo más que saber mover piezas)

 

A ver, que no es que les desee nada malo ni mucho menos, ni nada hay evidente que presagie nubarrones en el horizonte. Es más, vuelvo a decir que lo que llevan publicado en estos años en lo que se refiere a tomos y material clásico es monstruoso en cuanto a cantidades. Y que este mes los tomos de Vertigo tendrán bastante exposición en kioscos, que Salvat los anuncia por la tele. Pero hay que reconocer también que los anuncios de próximas novedades de cara a la temporada que viene son bastante escasos. Ayer mismo avanzaron, atención, que la grapa de Batman de Diciembre saldría en Diciembre (con la SPOILER de Batman y Catwoman, que además se recogerá en una edición especial por concretar en el Saló de Barcelona).

Tres meses, que también es cuando debe  concluir la grapa de Mister Milagro.

¿Algo anunciado concreto para más adelante? de momento no. Al menos no en lo que se refiere a material DC. De manga, por ejemplo, sí anuncian una nueva licencia que de momento constará de 9 tomos.

Se podría argumentar que DC tiene una política de títulos bastante establecida, sin enormes eventos o acontecimientos que hagan saltar la plantilla de la rutina mensual establecida. Podría ser esto.

Pero estaremos de acuerdo en que alguna información sobre novedades largamente esperadas sería bien recibida. Sobre todo si hay implicado algún que otro autor que pueda llamar al gran público. Por si hubiera interés

Pero, ey, no desesperemos. Todo llegará. O no. Y si no, ya sabemos a quién culpar de estas cosas.

Total, ya están acostumbrados.

Si las portadas matasen

Cuando ves que el megabombazo cinematográfico de DC de los últimos (y próximos) años se apoya en Deadpool en su trailer promocional, nos damos cuenta de que por fin Masacre se ha vuelto mainstream. Tanto Cable como Masacre, merced al estreno de la segunda película del Mercenario Bocazas, que adapta los conceptos fijados por ROB! para estos personajes y X-Force. Snifs, disculpad porque se me ha metido algo en el ojo…

Y como viene siendo preceptivo, las editoriales Marvel y Panini aprovechan la situación sacando material de los personajes. Marvel se saca de la manga un annual de un título inexistente en la actualidad con ambos héroes compartiendo cabecera…

…y Panini apuesta fuerte recuperando en su línea de Mayores de 40 (no se refiere necesariamente a la edad del comprador, sino al precio) la primera mitad del título original.

Una serie que alcanzó la considerable (y hoy día inalcanzable) cifra de cincuenta entregas consecutivas y que aquí se recuperará previsiblemente en dos partes. Una señal de la confianza del mercado actual en el producto, una situación que, debemos recordar, no siempre fue así. De hecho, esta serie tuvo originalmente en nuestro país una trayectoria editorial muy pero que muy errática. Todo comenzó con un tomo con los seis primeros episodios y mismo título que el taco actual:

Años después, una grapa relacionada con Civil War nos trajo los números 29 a 31 de la serie:

Lo siguiente que vimos fue ya el final de la serie, un tomo conteniendo los números 43 al 50, con Masacre en solitario y bajo un título confuso:

Tuvimos que esperar a que se instaurase lo de los tomos de tamaño considerable (Marvel Monster los llamaban, y eso que sólo traían una docena de episodios y en tapa blanda, animalicos) para que en tres de ellos se recopilase en material faltante (7 a 18, 19 a 28, 32 a 41) y se pudiera dar por concluida la accidentada publicación de esta cabecera.

Un título que tuvo buena recepción, buenas críticas, ventas que le supusieron mantenerse una cincuentena de entregas en el mercado, y tan buen recuerdo que hoy día publican un Annual para hacer caja ¿por qué no funcionó aquí a la primera?

Siempre habrá quien crea que publicar tebeos es tan sencillo como meterlo todo en un tomo y ya está. Puede hacerse así, desde luego, pero hay muchos factores que deben considerarse también ¿grapa, tomo medio, tomo gordo, tapa blanda, tapa dura? y sobre todo ¿Qué portada elijo? en aquel momento una Panini algo primeriza decidió lo que pudiera parecer más obvio:

Si ROB! hace las portadas, saca una portada de ROB!

Y esta decisión hundió la serie.

¿Qué cómo osó afirmar esto? pues muy sencillo. Imaginad la situación: llegas a la tienda y una portada como esa te llama, te atrae, sientes la necesidad de coger el tomo, de abrirlo…y cuando lo abres ves que lo de dentro lo dibuja otro, un tal Mark Brooks que tan poco conocido era entonces que ni siquiera lo acreditaron, dando todo el mérito a Patrick Zircher. El término publicidad fraudulenta se queda corto. Ese desengaño tras el subidón de la portada causó que mucha gente no terminara adquiriendo el tomo, lo que se tradujo en una número de ventas bajo y motivo por el que Panini se lo pensó para volver a ir editando la serie de manera gradual aunque progresiva (ahora una grapa, ahora un tomito, ahora tres Monsters). Y al pobre Patrick Zircher me lo vi hace poco en la serie DC de Trinidad publicando casi bajo seudónimo, Patch Zircher, fijaos si salió quemado de aquello.

Está claro, lo que tenía qe haber hecho Panini en su momento era haber sacado el material con la misma portada, pero en un tomo retractilado. Compra y paga primero, abre y lee después. De haber sido así la historia hubiera sido otra. Lo de mirar lo de dentro antes de llevártelo jugó en su contra, es lo que sucede cuando la cubierta genera tantas expectativas.

Ahora Panini nos lo saca con una portada cualquiera de Zircher, así nadie se llamará a equívoco. Y paradójicamente, funcionará. La labor editorial implica decisiones, y no siempre lo más lógico es lo más efectivo. Sobre todo con Masacre por medio.

 

 

 

(y este debe ser el primer escrito sobre esta extensa serie en el que no se menciona para nada a Fabian Nicieoops)

Caretas

Poquito a poquito se va pasando el verano. En otra época las editoriales comenzarían a planificar la próxima temporada con las salidas especiales para las campañas de Navidad y salones, pero ahora van todas a piñón fijo editando al máximo cada mes y no hay apenas esos saltos entre meses tranquilos o intensos. En Agosto sí se para la cosa un poco, claro, que si las librerías hacen vacaciones a ver dónde colocan las cosas. Pero esto se aplica a las editoriales asentadas, mientras que las vías de distribución más novedosas todavía están optimizando su dinámica. Hay una vía, de hecho, cuyos meses más intensos siguien siendo precisamente Septiembre y Navidades: la de los fascículos coleccionables, que aprovechan esos momentos de regreso vacacional para hacernos tentadores propósitos de cambio. Y en esto de los tebeos hay ahora un combo ganador, la maniobra Salvatecc, que para esta rentreé nos proponen celebrar los 25 años de Vértigo con una tentadora colección que ofrece algunas de sus series más emblemáticas (uf, casi escribo la palabra “variedad”…).

Sugerencia de presentación. Monete no incluido.

Ochenta entregas, que al incluir completos títulos extensos como Sandman (14 tomos), Predicador (13), Y El Último hombre (10) o Fábulas (26), no cunde tanto como podría parecer. Aunque claro, se supone que el que ya tenga este material no es el público objetivo de esto. El público objetivo de esto debe de ser…debe de ser el que no tenga absolutamente nada y al pillar la primera entrega con la mitad de V de Vendetta vea la luz y pase de la nada a pillarse los ochenta. Ese debe ser. Otra opción más probable es el lector habitual al que le falte algo (por ejemplo, tenerlo todo excepto la entrega 75: Los Leones de Bagdad) y que decida pillárselo todo de todas formas para que no le haga cosas raras el dibujito de los lomos. No es tan descabellado, los dibujitos de los lomos son poderosos. Cuando Norma publicaba Vertigo los lomos no tenían dibujo pero sí un numerito, y más de un afortunado (no por suerte, sino por recursos monetarios) pillaba lo que saliera por no dejarse huecos en la cole.

Una vez establecido el escenario (80 entregas) y el contenido, es inevitable hacer cábalas sobre lo que cada uno considera sobre el material que sobra y sobre todo el que falta. Inevitable, repito, pues dentro de cada español habitan un seleccionador de fútbol, un líder de Ciudadanos y un planificador editorial. Se puede entender que al ser una colección destinada al gran público (el del párrafo anterior) no se hayan incluido cosas como el Morrison transgresor de la Doom Patrol, El Asco o Los Invisibles, de forma que el autor esté representado sólo por un tomito con We3. Se trata de, dentro de lo alternativo, bucar lo emblemático y que sea más mainstream. Y como en el fondo es material DC, obviar cualquier referencia fílmica (como Los Perdedores). Pero aún dentro de esas reglas, hay cosas que podrían haber estado.

A mi me falta Peter Milligan.

Que sí, que Milligan ha tenido rayadas muy gloriosas (Shade, Enigma…) que pueden no ser para todos los paladares, pero hay una obra suya asequible, bastante breve, y con la que podrían haber representado el toque noir de Vertigo que les faltaba al no haberles cabido 100 Balas. Esto hablando de Blanco Humano.

Que todo este previo era para decir que me la he releido este verano y he disfrutao como un gorrino. Milligan construye y deconstruye de manera portentosa al hombre con tantas identidades que no tiene ninguna. Un personaje al que creemos conocer porque cree conocerse, pero dónde todo puede cambiar al girar la página. Juegos de engaños, equívocos, mascaradas e identidades reemplazadas. Y si a un Milligan en plena forma le sumamos que la mayor parte del peso gráfico lo llevan Javier Pulido y Cliff Chiang, dudo que nadie se apeara de las entregas de Salvatecc por haber incluido esto. La propia ECC los tiene editado en 4 tomos, aviso por si el público objetivo u otro despistado no tiene bastante con la oferta de 80. Y cómo buen título de Vertigo no hay tema que no se atreva a tocar:

Edición Planeta, aclaro.

Tocar creencias e iconografías religiosas es un clásico del sello, incluso antes de que este naciera, como pudimos ver en el DC News de “ayer”. El sexo también, claro, que eso vende siempre, incluso con algo de hetero se han atrevido.  Lo de la política es menos habitual, si acaso en series con espionaje se tratan tramas de multinacionales y complots gubernamentales de política exterior y…

…y con Vertigo debes esperarte lo inesperado.

También hay que decir que uno se esperaría de un guionista de Vertigo una postura más aperturista, pero en descargo de Milligan podemos argumentar que en un título con tantos juegos de actitudes impostadas y falsas identidades…

…en aquel momento no era él (y no es la primera vez que le pasa).

Perdido

Han pasado ocho años ya. Creo que podemos hablar de aquello. De Perdidos. De Lost.

Una serie de la que pasado el tiempo se habla sobre todo de su ¿críptico? final, pero debemos dejar también en la memoria colectiva lo bonito que fue recorrer aquel camino. Todas aquellas temporadas en las que se iba tejiendo una confluencia de relaciones, acontecimientos, sincronías. Un capítulo tras otro, una temporada tras otra, siempre dejando ojiplatico al espectador y con ganas de más. Disfrutando. Porque sí, disfrutamos de Perdidos, prácticamente de su totalidad. Casi de toda. Por lo menos hasta…hasta…buena pregunta ¿hasta cuándo moló Perdidos para ti? ¿te quedaste en la tercera temporada? ¿en la quinta? ¿crees que la sexta temporada sobraba? ¿por qué tuvieron que darle un final, no podían haberlo dejado estar?

Para muchos, Perdidos fue el gran trampolín que impulsó a J.J. Abrams a sus futuros éxitos de taquilla, aunque años antes había colaborado en una de las películas más molonas de todos los tiempos: Armageddon. Y para televisión, antes de Perdidos ya había creado la serie de acción e intriga definitiva con Alias. Cuando alguien te viene diciendo que Agentes de Shield mola, es recordar Alias y te cae una lagrimita. Molonismo intenso con giros constantes y protagonista empoderada. Una obra adelantada a su tiempo. Una obra que, nunca está de más recordarlo, estuvo a punto de ser adaptada a historieta con guión del mismísmo Abrams, que no se ha prodigado todavía en este medio. Se llegó a anunciar y existen páginas dibujadas, pero se ve que finalmente Abrams y el editor de Awesome Enterntaiment no se entendieron y la cosa no fraguó.

Pero volviendo a Perdidos, aquello vivido en su momento, cuando no se había asentado la tendencia de que te volcasen las temporadas y había que esperar entre un episodio y el siguiente, fue un carrusel de sensaciones. Sorpresa, drama, angustia, adrenalina, todo a cargo de un elenco de personajes a cada cual más singular y enigmático.

Pero siempre queda el tema de lo del final. Claro, se tenía que acabar de alguna manera, la propia narrativa lo exige, pero ¿debe de ser siempre así? ¿todo debe tener un final? si cuando el flujo de la historia es tan placentero que buscarle una conclusión lo empeoraría ¿no tendría más sentido dejarlo un buen día como se ha quedado y no seguir más?

Te había preguntado antes hasta cuándo te moló Perdidos. Retén ese momento, ahí en todo lo alto. Que buen sabor de boca te hubiera quedado si lo hubieras dejado ahí. Como esas sentadas de restaurante magníficas de las que sales con el mal gusto de haber terminado con un café requemado ¿por qué no paraste a tiempo en el postre?

Muchas series quisieron luego coger el testigo de Perdidos, aunque ninguna lo consiguió. Al menos no en televisión. Pero en historieta, tres meses después del final de Lost comenzó en Image Morning Glories.

Su escritor, Nick Spencer, no se cortó al describirla como “Runaways meets Lost“, potente sentencia que estuvo en su top hasta descubrió otra más escueta todavía: “Hail Hydra“. Lo cierto es que la estructura de la serie, con sus misterios ofrecidos y sugeridos, sus flashbacks, sus giros de guión y el que cada episodio tenga entidad por si mismo al tiempo que avanza la trama principal, que se va desarrollando por temporadas, recuerda mucho a la serie televisiva. Otra cosa que tienen en común es conseguir esa atmósfera en la que suceda lo que suceda, el lector/espectador se lo traga. Hay pasajes de Morning Glories (ese invernadero) en el que se hubieran podido cruzar con el universo de Lost y te lo crees.

Panini tuvo en cuenta esta similitud con Perdidos y tuvo en cuenta la lección a la hora de sacar la edición española de Morning Glories. Quiso que fuera como Perdidos, pero mejor.

Y lo consiguió ¿cómo? pues aquí lo tenéis.

Con la lección aprendida de la serie de Abrams, Panini comprendió que no había de dejar que la cosa decayese, tenían que llevar al lector a lo más alto y dejarlo ahí, pues todo lo que siguiera sería cuesta abajo. De manera que sacó el primer tomo, luego el segundo, luego el tercero y ya. Sí, hay otros siete tomos en la edición original, pero ¿y qué? ¿acaso mejoraría la experiencia seguir una trama tan jugosa y sugerente hacia una conclusion que a lo mejor no nos convence? ¿no es mejor por tanto dejarlo cuando mola? pues acertadamente, Panini es lo que decidió, a costa incluso de perder ventas y cabrear lectores. Si no emites la última de Perdidos los espectadores pueden enfadarse contigo, pero a la obra la dejas en un pedestal de aura mítica increible. Eso mismo han pretendido con Morning Glories, retomar la experiencia de Perdidos y mejorarla con la perfección de lo inacabado.

¿Teoría absurda para justificar una cancelación? ¿osáis hablar de teorías absurdas en un texto que se trata sobre Perdidos? nada, de eso, de hecho los diez tomos de Morning Glories comprenden sus cincuenta episodios que a su vez se estructuraron en dos temporadas. Spencer y Eisma tienen anunciada una tercera temporada que continuará el cliffhanger del final de la segunda…desde hace casi dos años. Pero después de haber llegado a la cincuentena sin apenas pausa, ahora les cuesta horrores cuadrar las agendas para poder seguirlo, y algo tienen en mente, sí, pero ya verán si podrán ponerse. Aunque ahora mismo lo han dejado en todo lo alto.

La perfección de lo inacabado.

Y luego está Saga. Saga sí que mola ¿eh? con sus personajes, sus giros, sus misterios y todo eso ¿eh? no es Perdidos ni falta que le hace, que el Vaughan sabe trabajárselo. “Star Wars meets Game of Thrones“, porque todo hay que relacionarlo con algo. Que bien está Saga ¿verdad? pues precisamente hace poco Vaughan y Staples han anunciado que se van a tomar un descanso más largo de lo habitual para afrontar la continuación de la serie. La paran en todo lo alto para seguirla más adelante. En un futuro. Cuando puedan.

¿Hay algo que debas decirnos, Brian?

 

 

 

(para los que no la hayais descubierto aún, el canal Energy está retransmitiendo desde Junio Perdidos; se emite los Jueves, bueno, excepto el Jueves pasado, que termino la segunda temporada y dicen que seguirán con la tercera…pronto)