Autobombing

A nadie debe extrañar cuando abre la revista gratuita Marvel Age de Panini que esta contenga grandes dosis de fanfarria en la propaganda.

Es algo que va con el precio a pagar (o sea, ninguno). Se trata de un vehículo promocional y por tanto se comprende el desmedido entusiasmo en la aparición de sus próximos libros.

Dado que cada material ha sido cuidadosamente escogido, y su lugar en el calendario del Plan Editorial se ha planificado para llegar en el momento adecuado y en el formato preciso, entendemos que nos lo anuncien con toda la pompa que su trabajo merece.

Todo mola, todo es bueno, todo apetece. No publicarían un material si no lo merece, y lo que todos queremos es que termine llegando a su público ¿verdad?

Aunque tengas ese material de otras muchas ediciones, este es el momento adecuado para esta nueva edición que no debes perderte.

Siempre habrá un adjetivo que encaje como un guante en el próximo libro. Y quien dice uno, dice dos.

No es sitio para falsas modestias, pues toda promoción (y más cuando se ofrece sin coste al potencial comprador) es necesaria.

Cualquier mes hay tanto, pero tanto, tanto, que anunciar y celebrar, que me quedo sin ideas sobre qué decir entre imagen e imagen antes de que a ellos se les acaben los parabienes.

Los lectores lo sabemos, entramos en el juego, y cogemos la revista con las ansias de saber qué nos ofrecerán y cómo nos lo pintan.

Siendo así, Panini ¿qué te costaba mantener el mismo tono en TODAS las próximas novedades?

“Se Hacen Fotocopias”

Pensaban que me alegraría, pero no. Yendo hacia el sótano del parking, había que pasar por el rincón de Juguetería, y haciendo esquina habían puesto un aparador con algunos Funkos. Pensaban que me pararía, pero no. No entendieron por qué salía tan serio de aquel Corte Inglés.

Y cuando unos días después encontramos otra sección con Funkos en el Carrefour, me temí lo peor.

Les seguimos llamando “librerías”, pero lo cierto es que desde hace mucho tiempo van reconvertiendo su oferta a las tendencias del momento y es muy posible que la proporción de volumen de venta que supone la página impresa respecto a lo demás sea bastante residual. Por supuesto que les alegra que vayamos con frecuencia a por nuestra dosis de lectura, pero cuando entra algún no habitual con cara de perdido y les dice “es que es para un regalo…” se les ilumina la mirada. Les seguimos llamando “librerías”, pero en ellas además de revistas, tomos y álbumes podemos adquirir cosas como estatuas, llaveros, pines, cojines, bolas de dragón, cromos, cartas, figuritas, taburetes, peluches, felpudos, tazas, dados, camisetas, muñecos, heroclixs, fundas para móviles, ocarinas, bolsas para la compra, lápices, alfombrillas de ratón, huchas, moldes para repostería con forma de mechas japoneses, corbatas,…incluso esto…

(y sí, bolsas de la compra. El más estiloso del super, soy)

La visibilidad que han traído las películas, las series de televisión y todo lo demás, la normalización, han convertido el sector en una pieza codiciada, un segmento de interés, lo que hace que las grandes multinacionales lo incluyan en su oferta. Se pueden vender tebeos en muchos sitios, por supuesto, pero en el momento que encuentras el merchandasing en todas partes, las librerías especializadas pueden comenzar a temblar. Es lícito, claro, pero igualmente fastidia.

Y esto viene, claro está, a que esta situación hace que algunos establecimientos pasen apuros. Y como al estar dispersos por el territorio las huelgas o manifestaciones no tendrían repercusión, las movilizaciones deben ser más imaginativas. Y esto es lo que ha hecho Kikomic, librería adláter coruñesa.

Librería Paradiso, un comic sobre librerías y libreros a cargo de grandes autores. Mejores, peores, Geniales…grandes todos ellos, financiable por crowdfunding. Moved el *ulo, que esto no lo vais a encontrar en amazon.

¿Una buena acción, salvar una librería? no pongamos las miras tan altas. Se trata primero de comprar un buen tebeo. Dadas las metas propuestas en la colecta, haciendo números podemos suponer que o los apuros no son tan inmensos, o el colchón que se conseguirá de llegar a buen puerto tampoco va a alcanzarle hasta la jubilación. La intención pues debe ser otra, una más a pie de calle, a pie de librería: una manera de dar las gracias al sector, a los que levantan la persiana seis días a la semana de primera hasta última hora para que puedas entrar a curiosear sin comprar o darles la tabarra, a los que montan charlas, coloquios y sesiones de firmas, a los que te tienen reservado desde hace días debajo del mostrador un lote de tebeos del Día del Cómic Gratis aunque no se lo pediste, a los que te dicen sin tapujos que el comic que estás a punto de pillarte es bazofia pura aunque en ello vaya su ganancia, a los que se hacen kilómetros y horas para montar un stand que apenas cubrirá gastos pero dará mucha vidilla a un evento. A todos ellos, gracias. Gracias, Kiko. Y por supuesto, la ayuda por delante. Nada de sacrificio, es un trato justo.

Y sí, me he puesto más serio que de costumbre. Y sí, de esto habló ya Eme A antes de ayer. Hay otro texto previsto para hoy…que aparecerá si hoy la ventanita de ahí arriba llega a los 2.500 ¿sois agradecidos? pues que se note. Y que se note cuanto antes. Aquí se agradece tanto dinero como visibilidad. RT.

Algo pasa Konmari

El título de hoy, basado en la técnica de la proclamada guruesa del orden, es un ejercicio de contención dado los gruesos titulares que se podrían haber generado usando el nombre de Marie Kondo, habida cuenta sobre todo de las airadas reacciones que se han ido generando a causa de las declaraciones que redes y medios han ido vertiendo en estos últimos días. Concretamente a cuando dicen se refirió a limitar el número de libros acumulados en una casa a 30.

Pongámonos en el mejor de los casos y tengamos un conteo aparte del de los libros para tebeos de toda índole, sean grapas o novelas gráficas. La primera duda que nos viene es si en este caso se está refiriendo al formato físico, contando tanto como una unidad la revista gratuita en grapa de Panini o el maletín con la serie de 100 Balas completa. Dada la estructura episódica de muchos títulos podríamos pensar que en el caso de historietas estos 30 se referirían al número total de series, independientemente de su extensión. Aunque dadas las características del mercado, cabría cuestionarse si la renumeración y consiguiente cambio de volumen irían sumando unidades. De ser así, seguir títulos en los últimos tiempos como Thor o Capitana Marvel restaría muchos créditos. Siempre habrá además quien que para estirar las reglas del juego se querrá referir al cosmos mutante marveliano como una misma entidad, de tal manera que todos los colores de la Patrulla entrarían en la misma categoría/unidad, dentro de la cual también encajan otros equipos como Nuevos Mutantes y X-Force, y personajes como Lobezno y Lobezna. Y si cuela, otros replicarán que desde los Nuevos 52 el Universo DC está unificado, contando todo lo generado desde entonces como una sola historia/libro. Ey, Marie Kondo, seguro que la Biblia la contarías como un único libro ¿verdad? pues no hay tanta diferencia ¡Y Amalgam sucedió!

Más adelante los mismos medios que levantaron la polémica terminaron calmándola (así son dos clicnoticias, en la primera fazen el entuerto y en la segunda lo desfazen) diciendo que no era para tanto, que era más como concepto que como regla estricta, pero la semilla del mal ya estaba plantada y sus brotes terminaron tocando al medio historietil, son gajes de estar normalizado. Aunque por lo menos fue para poner orden, orden del bueno.

Del que sabe que el 30 debe referirse como poco a metros lineales. Un sitio para cada cosa y las baldas bien resistentes. Techos altos y montoncitos. 30 metros, 30 baldas, 30 cajas y 30 montones.

No hay por tanto mucho que rascar con la semipolémica de Kondo, pero aún así ¿a santo de qué había saltado esta noticia justo ahora? con dos libros (dos unidades) publicados en ocho años y una adaptación a historieta publicada en castellano el año pasado ¿por qué es noticia Marie Kondo en 2019?

Por Netflix.

Por el docushow recién estrenado en el que va por casas imponiendo su orden. Hay Netflix, hay tendencia, hay noticia que se propaga. De manera que si familiares, parejas o amistades (estas cosas nunca salen de uno mismo) os han propuesto deshaceros de vuestro valioso material de lectura o audiovisual (pelis y discos también abultan, así que por extensión 30 de cada también ¿o 30 en total?) recordad de quién ha sido la culpa ¿de Marie Kondo? no, de Netflix.

De una empresa de entretenimiento basada en el streaming, que aboga porque te deshagas de esas cintas, discos, DVDs, libros, grapas, álbumes, tomos ¡mucho sitio libre, un espacio diáfano, ya lo preconizaban los gemelos! no tienes por qué ocupar tanto espacio vital con esas cosas, máxime teniendo en cuenta que para tener todo eso y mucho más, lo único que te hace falta es esto.

Esto y estar abonado, claro. Pon orden pero pasando por caja.

No acumules estuches, tienes las temporadas completas en streaming. Deshazte de esa videoteca ¿y esos libros y tebeos? también existen servicios, tarifa plana, casi todo lo que necesitas está a un clic tras tener tus datos de facturación. Y para todo lo demás…digamos que con una conexión a Internet todo termina estando al alcance de una manera o de otra.

Así que comenzamos haciendo caso a Kondo en Netflix y siguiendo el razonamiento terminamos con las paredes peladas, una supuesta tranquilidad espiritual y la conexión bajando cosas a plena capacidad. Legales o como sea. Terminamos fomentando la piratería.

¿Queremos eso? no contestéis todavía ¿queremos eso a costa de deshacernos de nuestras tebeotecas? contestad ahora.

Decimos NO. NO a Kondo. NO a Netflix.

Y en nuestro NO, actuamos. Dejando de consumir cosas de la empresa. Y si además eres abonado, cancelando la suscripción. Y si eres más que eso, mucho más, entonces siempre puedes…

…siempre puedes tomar medidas más drásticas. Nada sucede por casualidad.

Alcaldex

Enero es el mes de los buenos propósitos, ese momento del año en que pretendemos volvernos mejores, y una de las primeras cosas que hacemos es seleccionar más lo que consumimos, adquirimos y leemos para disfrutar de lo mejor. Con esta premisa uno podría esperar que las novedades más jugosas del tebeo americano saldrían precisamente en esas fechas ¿verdad?

Pues no. Sabido es ya entre nuestro lectorado la antelación obligatoria con la que el sistema de distribución de ese mercado obliga a sus clientes a reservar las próximas salidas. Esa antelación hace que un título que aparece en Enero debe anunciarse y reservarse tres meses antes, en Octubre. Durante el triste Otoño, en la recta final del año, cuando ya damos por desistidos los últimos intentos de cumplir alguna de aquellas propuestas irrealizables con las que nos autoengañamos al comenzarlo.

Siendo así, las novedades más jugosas en las Américas se anuncian en esta época y salen por tanto en Abril.

Y ¿que se está anunciando para Abril en Marvel?

Pues ni más ni menos que lo nuevo de ROB!: Major X.

Algunos sitios de noticias lo han calificado como su regreso a Marvel, pero claro, para eso tendría que haberse ido antes, y uno no puede irse si nunca ha abandonado verdaderamente su corazón…y que no hace ni dos años que sacó una novela gráfica de cien páginas con ellos, copón.

Hay que decir también que no se trata de algo en realidad, nuevo, nuevo, pues ya la misma editorial ha confirmado que se trata de un proyecto que ROB! tenía en mente en aquella época en la que reventó el mercado, los Fabulosos Noventa.

Lo que pasa es que entonces se amontonaron tantas ideas y tan buenas (Cable, Dyscordia, Masacre, una nueva alineación mutante para X-Force…) que no había tiempo material para sacarlo y desarrollarlo todo. Bueno, paso eso y pasó Image, claro.

Pero todo llega. De manera que los pacientes fanes podremos en breve disfrutar de una saga/aventura/evento en la que se nos presentará al Major X, un mutante procedente de X-istencia, una dimensión en la que humanidad y mutantidad coexisten en armonía hasta que algo malo sucede, X-istencia desaparece y Major X llega a nuestra dimensión dispuesto a desfacer lo entuertado . Aunque el desplazamiento dimensional también es temporal ¡Bienvenidos a 1991!

Molaría que eso que brilla fuera una Gema del Infinito

Todo lo que ROB! creó por aquel entonces se ha convertido en oro, de manera que no nos cabe duda de que este personaje se convertirá en un clásico tambien. Y para que esto suceda lo antes posible, la miniserie de seis números saldrá en tan sólo tres meses entre Abril y Junio. ¿ROB! quincenal? sí, pero con matices.

Si estuviéramos en los Noventa, un jovial y entusiasta ROB! nos hubiera obsequiado y epatado con sus ideas y su arte, pero a día de hoy, ROB! no tiene por qué demostrar nada a nadie, de manera que en vez de estar en punta esperando a rematar todos los balones que se le presenten, prefiere retrasar su posición para ver mejor el juego y dar generosas asistencias para que otros puedan compartir sus logros. Así que tenemos que ROB! ideará la miniserie, escribirá los diálogos, hará las portadas y también bastantes páginas, sobre todo al principio. Para lo de dentro nuestro Autor Favorito cuenta con la colaboración de otros dos artistas, a los que con esto brinda una oportunidad magnífica de que escalen posiciones entre los gustos del público.

Sirve esta aventura para que ROB! pueda meter de nuevo en el candelero a un dibujante al que la historia nunca ha tratado demasiado bien: Whilce Portacio. El eterno Tapado. El Otro.

El tipo que dibujaba la otra serie de la Patrulla-X cuando Jim Lee llevó los X-Men al estrellato. El miembro fundador de Image del que todos se olvidan al enumerar a los Siete Magníficos. El último de ellos en sacar serie propia, Wetworks, en la editorial a causa de una enfermedad familiar que retrasó su trabajo. El artista que tampoco recuerda apenas nadie como uno de los que iniciaron la andadura de los Heroes Reborn con Iron Man. Y eso que, junto con Lobdell, fue el que compuso la que fue mi escena favorita de aquella etapa, cuando Tony Stark disimuló su alter ego heroico ante la mente más prodigiosa del mundo…

…cubriendo la armadura que lleva puesta con un batín.

El convidar a Portacio es algo que honra a ROB!, pero sabedor de que este no es un autor muy cumplidor con las fechas de entrega, la periodicidad queda asegurada con la entrada de un tercer autor. Según avanzó Marvel en el anuncio, en este título trabajaría también Brent Peebles, en lo que será su debut con la Casa de las Ideas. Eso es llegar y besar el santo, Brent. ¿Qué más ha hecho este chico antes de eso? ilústrame, comics.org

Vaya pues, por lo visto tienen razón todos esos medios que lo califican como un recien llegado…o eso es lo que parece a primera vista. En realidad la historia es mucho más bonita. ROB! quiere impulsar a Brent y quiere que lo identifiquemos para siempre con esta su primera obra para Marvel. Comienza colaborando con ROB!, al que pese a lo sencillo de su apellido muchas veces han sido las que en medio impreso habréis encontrado como “Liefield“. Casi tantas como habréis leído mal escrito como “Portaccio” el apellido de Whilce. Parece ser una característica que une a los genios (y que sea otro el que continúe este párrafo en los comentarios PUES NO QUIERO YO CAER EN LA IRA DE NADIE).

Así pues la genialidad de Brent queda patente desde el mismo momento que Marvel lo nombra.

Llegando a superar y todo a su apellido verdadero. Eso es convertirse en un clásico instantaneo.

Todos a repasar vuestra colección de Superhijos, que por allí lo visteis. Entre otros sitios.

Liefield, Portaccio y Peebles. Vaya tres. El Major propósito para el Año que comienza.


Los 90 son los nuevos 90

Tan insistentes están los medios con el noventa aniversario de dos personajes de historieta, que al final me han hecho recordar que otra cosa tienen ambos en común.

Que ambos son de los pocos personajes de historieta que cuentan en la Red de redes con homenajes por parte de artistas anónimos pero sin complejos (y que sólo uno de los dos había aparecido antes en este blog, aunque también tuvimos un Popeye noventero)

Se avecina un año de Aniversarios, avisadLos quedáis.

Valor seguro

Seguimos viviendo tiempos inciertos cada vez que visitamos la librería en busca de novedades. El surtido americano, otrora tan estable, comienza a generarnos dudas cada vez que sopesamos una nueva aparición ¿esta grapa/tomo inicia una serie regular o es limitada desde el principio? ¿de cuántos números puedo prever que constará si la anuncian como abierta? ¿Cuánto tiempo se mantendrán al frente los autores publicitados en el primer número? ¿llegarán a concluir el arco argumental inaugural? ¿si renumeran y cambian de autores seguirá interesándome o tendrá un enfoque completamente cambiado? ¿la editorial española seguirá sacando más entregas? Rutinas a las que nos habiámos habituado cambian ahora sin cesar. Se pierden costumbres tan ancestrales como aquella de iniciar el Año Nuevo con aquel texto de “Querido Lector“…

Durante bastante tiempo la diferencia temporal entre la aparición de un título en origen y nuestro país hacía que supiéramos bastante sobre los entresijos de autores y argumento de los mismos, pero al reducirse el margen a los 3 meses en el caso de Marvel/Panini y a X en el caso de DC/ECC, la información previa con la que contamos en cada caso es más bien poca. Por eso, en el caso de los lectores que lo que valoran es la tranquilidad, etapas largas y estables a cargo de autores conocidos y fiables, la alternativa ideal es refugiarse en los clásicos.

Y pocas veces mejor dicho eso de “refugiarse”…

…pues al tratarse de material previamente acumulado permite su edición en multitud de formatos, tamaños y precios. La imaginación y la capacidad editorial de riesgo es el límite.

Y mientras que el presente es lo que hay y el futuro está por verse, la cantidad de material clásico va creciendo mes a mes. Todo puede terminar siendo clásico si esperamos el tiempo suficiente.

Todo. La Golden Age, con la que se iniciaron las historietas seriadas hasta el hachazo del inocente seducido a mediados de los años 50. La Silver Age, con el nacimiento de los universos superheroicos hasta los años 70. La Bronze Age entre los años 70 y 80, con la consolidación de universos, personajes, títulos y autores. Y lo que vino después, que ya ha pasado suficiente como para ser considerado etapa clásica ¿Cómo vamos a llamarla? pregunta retórica pues ya tiene respuesta:

Cour Age, la Edad del Corazón en francés culto.

Este año va a pintar bien.

Para quien creía tenerlo todo

Si nos atenemos a segundos en pantalla, queda claro que la época navideña es la de los anuncios de perfumes. Vale que cada vez los turrones los colocan antes en las tiendas y que la Lotería puede comprarse desde verano, pero cuando desde la pequeña pantalla nos asaltan con frecuencia esos mensajes breves de estilo, glamour y nonsense, es entonces cuando verdaderamente comienza la Navidad.

¿Que si funcionan esos anuncios? y tanto , como lo atestiguan las estanterías de muchos cuartos de baño, donde se acumulan los trofeos de cada Navidad. Habrá quien diga que ya no influyen tanto como antes porque no se ve televisión, dato fácilmente refutable yendo simplemente a los trending topic de cada noche y ver como los suelen encabezar los realities y retransmisiones deportivas de rigor. Eso y que en tubos y streamings ya están clavando publicidades donde pueden.

Es difícil publicitar una esencia en televisión, ya que es uno de los sentidos que no pueden transmitirse por las ondas. Y si el contenido no es parte del mensaje, entonces el continente deviene esencial para que el receptor se quede con la copla. Hay que hacer algo que impacte, que llegue, que MOLE. Se ha tendido en general a tirar de cuerpos bellos en posturas y gestos absurdos, música llamativa y lenguas incomprensibles. Algo con lo que el consumidor se quede, tonterías sin sentido años antes de que se instaurase el concepto de viralidad. Con estas premisas, era cuestión de tiempo de que alguno de los autores más importantes del Noveno Arte transmitiera el mensaje, y uno de pioneros fue ÉL!

Y bien que les ha ido con el anuncio, ampliando su target hasta público que no esperabas que leyera novelas gráficas ni casi letras.

De hecho, no me extrañaría que el último hit navideño viniera firmado por el mismísimo Gaiman como poco (que cada uno clique bajo su responsabilidad).

(vivencia de ayer mismo en ese centro comercial: es conocido que la parte de perfumería es, sobre todo en esas fechas, zona de alto riesgo olfativo, con dependientes y compradores dispersando fragancias a tutiplén, chorrazos combinados de notas olfativas que nos atacan, aturden y embotan el conocimiento. Pues bien, ayer mismo en esa sección, una buena mujer plantada en mitad de la alfombra que marca el paso zampándose un cucurucho de churros. Eso es tener una pituitaria a prueba de guerra nuclear. A ratos pienso que a lo mejor era una performance o el rodaje de un anuncio)

Y si los perfumes son un mercado interesante, y los autores de historieta han conseguido meterse en el mismo, el paso siguiente viene casi solo: comercializar tu propia fragancia.

Y si ÉL! pudo, era cuestión de tiempo de que el guinista español más conocido (¿a cuántos más guionistas españoles conoces?) y premiado hiciera lo mismo también.

Que no pudo plasmar su nombre en el mismo, seguramente por compromisos adquiridos previamente con otras conocidas esencias.

Pero se ve la intención, que es lo que importa. A buen seguro que calará, hay target y todavía quedan Reyes. Para él…

…y para ella.

Quedan Fiestas. Que sean Felices.

A tiempo para Navidad

Que no os engañe la portada.


El contenido de la sexta entrega de los American Comic Book Chronicles (los 50, los 60 en dos partes, los 70, los 80 agotado y a precios de reventa prohibitivos) de TwoMorrows promete rememorar Grandes momentos del medio.

Lo dejo ahí como idea para los que habéis sido buenos o conocéis a alguien que ha sido bueno y no sabeis qué regalarle pero estáis mirando su pantalla leyendo esto. A la venta en los sitios.

Avanzo ya que el autor dice que fue una década tan densa que ha tenido que dejar fuera algunas cosas que por si solas darían (¿darán?) para otro libro completo, como es el caso de la nunca suficientemente alabada Marvel UK.

Pero hay lo que hay, y al menos a mi un estudio en cuya timeline destaquen el estreno de Armageddon me tiene ganado.


Felices Fiestas. Espero haber sido bueno.

(y si no, siempre puedo ir reservando mi ración de telebasura…)

Lo dicho, una década tan densa…


…que al rememorarla hay que sacar medias portadas.

A veces no hace falta una pareja para pasar un buen rato

En este revival de los Maravillosos Años Noventa que estamos viviendo, había un aspecto que pensaba que no podrían volver a recuperar: los Amalgam Comics.

Aquellas fusiones locas entre los héroes preferidos de dos universos representó el punto en que las Dos Grandes demostraron que juntas eran capaces de hacer grandes cajas, digo grandes cosas. Doce números especiales en un evento irrepetible…que tuvo su continuación al año siguiente con otra miniserie y otros doce especiales, y concluyó años después con una tercera miniserie.

Batclaw, Iron Lantern, Thorion… toda una panoplia de sugerentes conceptos que vista la deriva de las respectivas compañías pensábamos que no podrían volver a suceder. Y es que ya no hablamos sólo de gente haciendo tebeos, sino de grandes corporaciones, de imperios audiovisuales. De personajes, de contratos, de royalties, de claúsulas, de derechos de imagen. Volver a poner de acuerdo a estos dos gigantes en un cruce que comprometería el status de sus personajes principales se antoja harto imposible.

Pero que no consigan juntarse las dos no significa que no podamos rememorar aquellos tiempos. De manera que si gracias a la película de los Vengadores, te picó la curiosidad con Thanos y las gemas del Infinito, y no sólo no has tenido suficiente con los Starlin en tapa dura sino que además te atreviste con la precuela-evento Cuenta Atrás a Infinito, y sigues con avidez las Guerras del Infinito, tu recompensa está al caer:


Martillo de Hierro y Stephen Rogers, el Soldado Supremo, son sólo la avanzadilla del Mundo Trenzado (no, no podían llamarse Amalgam), lo que puede suceder cuando una mente desquiciada adquiere poder para cambiar las cosas, cosa que también sucede dentro del tebeo.


Vivimos tiempos maravillosos, y si es así es porque recrean los Noventa. RecordAdlo!, recordAdlo! siempre.