Desnudar a un Rob para vestir a otro

De manera solapada porque no afecta a Panini o a ECC, está habiendo toda una serie de movimientos de derechos entre editoriales menores. Así, en Planeta, han consumido los derechos de Los Muertos Vivientes de Robert Kirkman, lo que anuncian para compensar junto con tanda de novedades de material nuevo, material de siempre y material que ya anunciaron en 2019. Aleta se despide de nosotros para tres meses después resurgir felizmente de la mano de una Sargantana, y veremos qué sucede con la publicación del Invencible de Robert Kirkman. Y es otro bichejo, la Hidra, la que arranca de DC la parte del pastel que corresponde a las novelas gráficas para jóvenes adultos, esa en la que saldrá, por ejemplo, la historia que todos esperábamos leer sobre la hija gótica y lesbiana de Starfire. Hail.

Mucho movimiento, reorganización de recursos. Y cuando algo así sucede es porque están preparándose, dejando un hueco para algo, cambiándose los cromos para hacer sitio al siguiente fichaje. Alguna cosa importante debe estar cociéndose entre bamabalinas, pero ¿qué?

Pues descartando el material de las dos grandes, queda claro que el próximo bombazo comiquero será el que pueda hacerse con los derechos de la publicación de la miniserie de Snake Eyes, el personaje de los G.I. Joe, a cargo de nuestro querido ROB! Liefeld. Pues a saber quién tiene ahora los de los G.I. Joe o de cualquier otra cosa de la IDW.

El tercer número de la miniserie acaba de aparecer en las Américas, y el tomo recopilatorio ya tiene fecha programada de aparición para el próximo verano, así que es normal que se vayan preparando para la subasta de un material con mucho gancho comercial. Y es que el bueno de ROB! sigue sorprendiendo a la audiencia con nuevos hallazgos artístico-estéticos. En esta tercera entrega, sin ir más lejos, nos enseña la manera de hacer que las escenas de acción cundan más de lo que parece, de manera que en estos tiempos de 20 paginitas y narrativa descomprimida el tebeo nos dure algo más.

Vamos con ejemplo.

Parecen tan sólo dos viñetas ¿verdad? pero la magia del cómic en realidad se encuentra en lo que sucede ENTRE la viñetas, en lo que no se está contando y que es la imaginación del lector debe rellenar. Es este ejercicio intelectual el que hace que lo que en principio parezca una escena fluida sea en realidad una suma compleja de acciones.

Viñeta 1: el Prince of Storms (nombre libre de derechos) golpea en la cara al Cara Roja con el puño derecho, que blande un martillo.

Viñeta 2: el Prince of Storms golpea en la cara al Cara Roja con el puño derecho, que no blande nada.

Por tanto entre una viñeta y otra el atacante debe haber soltado o cambiado de mano el martillo y debe haber adoptado de nuevo una posición de ataque para repetir el golpe. Puede haber sido un retroceso del brazo, o bien puede haber dado un giro completo para dar el segundo puñetazo. Imaginación al poder.

¿Veis? ROB! nos ofrece las viñetas impares y deja al lector que complete las pares. El doble de acción en la mitad de páginas. El acto creativo que en la niñez consistía en coreografíar las peleas entre muñequitos adaptado a la narrativa dibujada de los G.I. Joe. Y una vez más, es nuestro ROB! el que está detrás de tanta maravilla.

Tomad vosotros, jugad. Esta vez con tres viñetas.

Giros, contragiros, avances, pasos de ballet ¿no es precioso? ¡ya basta de que nos lo den todo masticado y fluido! ¡no queremos papillas, tenemos dientes!

Y el genio del artista no termina ahí. Que el dibujo cunda. En una misma acción podemos ver la preparación del golpe, la ejecución del mismo y sus consecuencias en forma de piedras saltando ¡nos has visto tres viñetas, no, todo está ahí! porque el golpe lateral de izquierda a derecha está descartado, ya que la disposición de las piernas lo imposibilita.

Esta imagen en concreto me recordaba a alguna de las míticas secuencias de brutos y gigantes con las que John Buscema solía deleitarnos en Conan o Vengadores. Pero es que tras esa escena con John

…me topo de bruces con su hermano Sal. Juro que si para el cuarto número alguien sale volando despedido cabeza abajo hago la ola.

Snake Eyes Deadgame, el primer gran bombazo de la era de la mascarilla. A ver quién se lleva el premio gordo editorial por nuestros lares. Seguiremos informando del avance de esta fascinante historia sin intentar espoilear nada, tal como hicimos en la primera entrega. Vaya, nos dejamos la segunda entremedias. Pues tomad y jugad, tres viñetas de allí.

Friday, bloody Friday

Aun siendo celebración pagana, esto del Viernes Negro se ha instaurado rápidamente por estos lares. Tanto que ya no se circunscribe al Viernes, sino a la semana completa hasta el Ciberlunes, precedido por la semana o quincena de «adelántate al Black Friday«. Todo sea por la economía, que parece ser el mantra de los últimos tiempos. Encontramos rebajados toda suerte de ropajes, cachivaches, útiles de casa y jardín, y ¿también tebeos?

A ver. En España, la ley 10/2007, de 22 de junio, de la lectura, del libro y de las bibliotecas, establece que «Toda persona que edita, importa o reimporta libros está obligada a establecer un precio fijo de venta al público» y que «El precio de venta al público podrá oscilar entre el 95 por 100 y el 100 por 100 del precio fijo«. Es decir, que la rebajita máxima que podrán darte por ahí es de un 5%. No vengáis con que tal o cual porque es imposible, así que no quiero oirlo, Hay excepciones, sí, como el Día del Libro, en el que se permite un descuento de hasta un máximo de un 10%. Y además de las excepciones, también hay exclusiones, cosas del lenguaje administrativo, como la siguiente: «El librero o detallista podrá aplicar precios inferiores al de venta al público a los libros editados o importados transcurridos dos años desde la última edición siempre que hayan sido ofertados por los mismos durante un período mínimo de seis meses. La oferta y exposición de estos libros deberá realizarse separada y suficientemente indicada de la de los libros sujetos a precio fijo«, que se corresponde con lo que en cualquier librería especializada viene a llamarse «la caja de la morralla» con grapas y tomos finitos del Previews.

Así pues, toda oferta que se pueda encontrar sobre tebeos en esta semana de comercio candente debe corresponderse necesariamente a material descatalogado o material extranjero (no, no puede haber otra vía; no, no quiero oirlo). Y en estas circunstancias los precios rebajados pueden encontrarse en cualquier época del año, con lo que se pierde la emoción de la oferta puntual, pero se gana la tranquilidad por estabilidad.

Las decatalogaciones dan rabia al editor, pues suponen la manera de despedirse de mala manera de un material que les ocupaba demasiado en los almacenes. Y dan rabia también a lectores que ven cómo obras que adquirieron a su precio fijo entonces se puede encontrar ahora por bastante menos. La rabia se magnifica a medida que aumentan las lecturas pendientes, pues puede darse el caso extremo de material ya descatalogado que el lector apurado tiene todavía pendiente de lectura comprado en su momento. Pero puede suponer una alegría ocasional para el lector que descubre tarde alguna pequeña joya. Yo mismo, cuando me alargo a la capital suelo echar un ojo a lo que tienen expuesto en rincones y escaleras.

Si nos metemos en el terreno del material extranjero, el mercadeo es muy variable. Ahí lo más práctico es hacerse la lista de deseos de ISBNs y tirar de buscadores como Bookfinder (activa desde 1997, espero no estar revelandosela a nadie) o Iberlibro (nombre castizo para lo que afuera se conoce como Abebooks). Cualquier frikada a cualquier precio, que puede variar sin previo aviso para bien o para mal. Te puede pasar que un buen día resulte que sale muy a cuenta hacer pedidos en bloque a Amazon Alemania, gastos de envío incluido, o que descubras en «Used book in good condition» que los forrados de las bibliotecas pueden llegar a tener una segunda vida ahí afuera. Igual no son enlaces que sirvan para las ultimísimas novedades, pero un buen día caes en la cuenta de que Druillet ilustró una aventura de Elric de Melniboné y puede alegrarte el día. O más mundano, si visto el panorama pierdes esperanza de ver en castellano la última parte de los Caballeros Extraordinarios.

Pero dejando aparte Blackfridays, descatalogados y bookfinders, lo deseable para una amplia parte del lectorado sería encontrar en las estanterías buenas ediciones a los mejores precios, que no duela encontrar más adelante el mismo material en un formato con mejor calidad o precio. Habló Perogrullo. Y si comprabas grapas, no te extrañaba que mucho más adelante saliera una edición con un formato más resultón por algo más de precio.

Pero chavales, lo tiempos están cambi-a-a-ando, y aún no has salido de una…

…y ya estás entrando en otra.

Mucho cuidado ahí afuera. El Black Label es la nueva grapa. Es el mercado, amigo. Y ante todo, buena caza.

El Método Zapico para vivir del cuento

Una vez traspasado el clickbait del titular, quede constancia de que, en el contexto de la tarea de contar historias, la expresión «vivir del cuento» no es otra cosa que algo positivo, pues expresa la voluntad de convertir en oficio con el que ganarse el sustento la capacidad de fabular. Una meta que muchos historietistas anhelan, pero no todos consiguen ¿existe acaso un sistema para conseguirlo? pues si existe, debe ser muy similar a cómo lo hace nuestro Alfonso Zapico. Una serie de sencillos pasos que detallamos aquí por si son de utilidad para otros aspirantes a narradores gráficos.

  1. Gana un Premio Nacional del Cómic. Hemos dicho, en efecto, que hay pasos sencillos, aunque no lo son todos, y puede ser que algunos cuesten más que otros.

Este primero en concreto puede ser algo más trabajoso que los siguientes, pero ese esfuerzo inicial merece la pena, pues te dará un nombre y hará que el público espere con expectación tus próximas obras. Esto último es clave.

2. Presenta tu nueva y ambiciosa obra, y que termine con un continuará.

Siendo como eres un Premio Nacional, lo próximo que saques va a venderse. Y por supuesto, irá en tapa dura. De manera que lo que tienes que hacer es adelantar que la nueva y ambiciosa historia que ahora comienza está planteada para ser contada en dos partes. Así venderás este y tendrás prácticamente asegurada la buena recepción del siguiente.

3. Presenta tu nueva y ambiciosa obra, y que termine con un continuará. Las trilogías molan, así que a la gente que compró la segunda entrega tras haber comprado la primera, avísales de que la conclusión de la historia tendrá lugar en un tercer tomo.

4. Presenta la tercera parte de tu nueva y ambiciosa obra. La gente te quiere y valora, y si ya te ha comprado los dos tomos, ansiará también la conclusión, sobre todo si en la contraportada les pones los dientes largos con una frase extraida del prólogo.

Lo que pasa es que estos textos suelen estar adaptados y son más breves de lo que te encuentras en el interior.

Muchos, muchos serán los que suspirarán.

Ve explicando por tanto que es que se trata de una cosa orgánica, que el guión está vivo y todo eso. Deja caer que al principio iba a ser menos, pero que estas cosas son así.

5. Ve creando expectación para la salida de la próxima entrega de tu nueva y ambiciosa obra. Concede entrevistas, adelanta imágenes, y sobre todo recuérdales lo de que se trata de una cosa orgánica. Y no te cierres ninguna puerta.

¿Tiene más pasos este método? pues es pronto para saberlo, pero ya os podéis ir haciendo una idea de en qué consiste y esperamos que cada cual sepa adaptárselo según sus circunstancias. Se trata de una serie de consejos que pueden ser de utilidad, aunque tampoco podemos decir que sean 100% infalibles. De hecho el propio creador del Método no se dedica full time a esto, sino que lo compagina con su verdadera profesión, trabajando en Francia como profesor.

Profesor de Castellano. Nivel nativo.

Tenemos mucho que aprender de Alfonso Zapico.

Naming of Masters

A veces escucho voces. Y en esta ocasión han sido las de Javi Rodríguez, Francisco Nixon y D. Daniel Ausente, que en el podcast Papel de Chicle han hablado largo y tendido sobre sus vivencias sobre Marvel. Ha sido ahí donde han apuntado un dato curioso, y es que el título que dio salida a la Era Marvel, Los Cuatro Fantásticos, no llevó sello editorial distintivo en su portada en sus primeros números. Tenemos que irnos hasta el número 14, fechado en Mayo de 1963, para encontrar resaltado bajo la logoforma el nuevo nombre de la editorial.

Marvel sin Marvel. Un dato curioso hasta que caemos en la cuenta de que algo parecido, que no igual, sigue sucediendo en la actualidad, pues es en la editorial IDW donde el sector juvenil del lectorado puede encontrar títulos como Marvel Action: Spider-Man, Marvel Action: Avengers o Marvel Action: Captain Marvel.

Al menos dejan su sello visible y dejan el de IDW abajo. Pero el hecho de que una editorial que no es Marvel publique material de personajes Marvel revela ya una estrategia editorial por parte de la multinacional propietaria, Disney, que no parece darle demasiada importancia a la proyección de sus personajes y franquicias dentro de los tebeos. Pues lo suyo es que si Disney posee la editorial más grande del mercado americano, Marvel, se tendría que bastar y sobrar para sacar todo lo relacionado con Marvel. Y ya puestos, lo de patos y de ratones también. Porque ¿sabéis quién está publicando los tebeos de los personajes Disney actualmente? pues IDW también, desde 2015.

O sea que si por alguna razón suspirais por un cruce Pato Donald/Lobezno o New Mutants/Jóvenes Castores, es más probable terminar viéndolo en IDW (que es la misma que saca también Batman vs Tortugas Ninja, todo hay que decirlo). Pero volvamos a los patos y ratones, que antes de IDW tuvieron cobijo en BOOM! Studios (2009-2011).

Siguiendo con el camino regresivo, fue Gemstone la que los publicó entre 2003 y 2008.

Con las editoriales pasa lo mismo que con las series, que a medida que nos vamos alejando del presente duraban más tiempo. Con Gladstone estuvieron nada menos que 9 años, repartidos entre 1986 y 1998. Y es que entre 1990 y 1993 hubo un lapso en el que Disney consideró que ella misma podía tener su propia editorial, Disney Comics. Era una época convulsa, creo que ya os lo hemos dicho alguna vez.

Antes de eso, Whitman Publishing se encargó de cruzar el lapso 1979-1984.

Y llegamos a la época dorada del tebeo Disneyano, con Gold Key (1962-1979) y Dell Comics (1942-1962). Época marcada en gran parte por los dibujos e ideas de un señor llamado Carl Barks que aunque no venía acreditado en las historias, es el creador de personajes tales como el Tío Gilito, Ungenio Tarconi o los Golfos Apandadores. Se ganó las lentejas, vaya.

Y todo este preámbulo era para hablar de la mítica Gold Key. Pues al igual que Whitman, en realidad no era el nombre de la editorial, sino simplemente un sello. Algo parecido a lo que le pasaba en los principios a Marvel con Atlas/Timely. Y al igual que me cuesta imaginar un tebeo Marvel con un sello diferente…

…lo mismo me pasa con Gold Key.

No hay quinto malo

-Pues lo suyo sería sacarlo en edición de lujo con extras ¿no?

-No, ya está hecho.

-Pero quiero decir lujo bueno, bueno, con portada de buen material, mayor tamaño, funda a color, materiales extra relacionados con el proceso creativo…

-Te entendimos, pero también está hecho.

-Vaya, pues entonces una edición Absolute.

También.

-¿Y una portada en blanco y negro, que impacte?

Ya se ha hecho también.

-Uff, pues es complicado, pero espera ¿y si lo ponemos como entrega de una colección de antología? así por la inercia vendemos más.

Ya se ha hecho. Dos veces. No, espera, tres.

-(comienzo a entender a los que se drogan para estos trabajos) No pasa nada ¿y si le incluimos un DVD con la historia animada? ¡me vas a venir con que también está hecho?

-Puess…mejor sigue el link.

-Ains. Porque supongo que lo de incluirlo en Black Label…

Por supuesto, la duda ofende.

-Pues se acerca Navidad, y algo tendremos que hacer para que la gente se rasque otra vez el bolsillo…

-¿Qué has dicho?¡espera, esa idea es buena! ¡la compro!

Padre, separado, tinerfeño, miope…

…y también templario, si hacemos caso a Don Rosa. Y no somos nadie nosotros para rebatir al Kurt Busiek de la Disney.

El cómico Ignatius Farray ha sacado un libro autobiográfico. Nada que objetar hasta aquí…

…si no fuera porque el mismo trae hasta un 10% (27 páginas de 272) de ilustraciones e historietas. No realizadas por el autobiografiado, sino por Roberta Vázquez, Aroha Travé y Rafa Mata. Pero ahí queda la cuota de intrusismo.

Y es que para cualquier historietista sacarse su tomo es un sueño y sus sudores le cuesta.

Pero se está dando la circunstancia inversa de cómicos que tras labrarse atención mediática sacan su libro y este contiene mucha historieta. A los hechos me remito.

Los autores aquí implicados tienen un pasado común (Farray hacía sus apariciones en La Hora Chanante como El Loco de las Coles), y tirando del hilo llegamos al germen.

Carlos Areces. Artista del renacimiento. Pluriempleado. Canta. Baila. Actúa. Es sex symbol. Y hace comics.

En su faceta más conocida de actor tiene en su haber premios de interpretación, pero es que en su faceta de dibujante no se queda corto: Mejor serie de Animación en Animadrid (2001), Premio Toutaín al autor revelación en el Salón de Barcelona (2007), y un premio Ivà (2009).

Llegados a este punto, tendría sentido pensar que ese grupo de chanantes se dedicaron en su día a la comedia para labrarse una fama que al final les permitiera hacer lo que realmente querían, que era publicar historietas. No sería el camino más enrevesado ni tampoco el más difícil para dedicarse al noveno arte. Y anda que no hay gente que se metió a presentador de telenoticieros para ganar premios de narrativa.

Pero hay otra posible explicación. Y es que, cuando se venden, sacar libros es muy rentable. Papel impreso. El precio lo marca el mercado, desde hojas parroquiales o gratuitos en el metro hasta costosos y lujosos tacos de alto gramaje. Si te conviertes en un producto que genera demanda, sacar un libro puede rentar mucho.

Lo que pasa es que hay que escribirlo. Llenar páginas más bien. Y cuando llega el momento, puede conseguirse llenar más páginas a trazos que con letra. Si has pactado un cierto número de páginas con el editor, ponerse a garabatear es una opción más que interesante para llegar.

Por supuesto, no reniego del talento multidisciplinar (Frank Miller dirige, no descarto que ROB! lo termine haciendo algún día), sólo advierto de que cuando el próximo libro del influencer de turno contenga ilustraciones y otras artes echad un ojo antes. Entusiasmo vs bolsillo.

Remasterizar los clásicos

Pero los de verdad. Los que abarquen más de 40 años, que Watchmen y la La Broma Asesina apenas tienen treintaypocos y ya cansan tantas versiones.

Por encontrarse de plena actualidad mediática, urge una versión nueva de la maxiserie de La Visión y la Bruja Escarlata, ya que la publicación de sus doce capítulos en nuestro país data de catorce grapas en 1988-1989. Aunque tiempo después se embutieron dichas grapas en un tomo de Obra Completa a precio más económico y con portada de Juanjo Blacksad Guarnido.

No veáis lo que se pide en sitios de segunda mano… Pero urge también una publicación moderna, remasterizada, para que los que la conseguimos en su día nos quitemos una imagen equivocada de la misma.

Vereis. Teniendo un vengador y una mutante, una hija de Magneto y cuñada de una inhumana, y el otro ocupando el antiguo cuerpo androide de la Antorcha Humana original y las pautas cerebrales de Simon Williams, la maxiserie se prometía densa, haciendo referencia a variados eventos de la historia marveliana. Y como era costumbre entonces, algo que últimamente se va perdiendo, se iban colocando las pertinentes llamadas y notas a pie de viñeta: «¡Sucedió en el 44 de los Fantasticadores, verdadero creyente!«. Cosas así eran las que hacían que te dieras cuenta de que lo que estabas atisbando no era más que una simple faceta de algo más complejo. Por aquel entonces eso incitaba a rebuscar entre ejemplares atrasados para tener la historia completa, algo que hoy en día tendría el efecto contrario, el de espantar al lectorado.

Por otra parte, hace falta estar uno MUY seguro de si mismo para hacerse llamar Hombre Maravilla.

Juntese todo esto en aquella primera y única edición, las numerosas llamadas al pie de viñeta, el ego de Simon Williams, la rotulación manual de la época, el rotulista hasta las narices de ir metiendo asteriscos…

…y comprenderemos mejor por qué es necesaria una edición nueva de esta magna obra.

(No, las búsquedas con «brother-in law gives messages to teen witches» no dan nada relacionado)

Apokolips Now

Este año 2020 está siendo raro de narices. Seguramente si quitamos de la ecuación todo lo relacionado con el virus, todavía lo seguiría siendo, ese es el nivel. Resultados electorales en EEUU que en otro año nos escandalizarían, es muy posible que esta vez pasen por delante de nuestros sentidos sin pena ni gloria entre una catástrofe y la siguiente. Se junta tanto en tan poco tiempo que es difícil creer que todas estas circunstancias se combinen de manera fortuita. Pensar que ocurre de forma predeterminada se vuelve tentador.

¿Pero quiénes están manejando todo esto? gente más apegada a la realidad que nosotros hablaría de telecomunicaciones 5G o chips inyectados en una potencial vacuna, e incluso daría nombres reales de algunos Illuminati como George Soros o Bill Gates. Pero como aquí somos más de tebeo, me inclino a pensar por la Ecuación de la Antivida. Que en 2020 se cumplan 50 años del inicio de las crónicas del Cuarto Mundo narradas por Jack Kirby no puede ser casualidad.

Ha quedado establecido en estas crónicas que esta ecuación, que era a Darkseid lo que la Muerte a Thanos, se encontraba oculta en la esencia de la misma humanidad del planeta Tierra, de manera que una de las formas de acceder a ella era pillarla de ahí a base de secuestrar o poseer humanos con los que ir experimentando, extrayendo y destilando. Todo un bicho Darkseid, no es de extrañar por tanto que tras haber sido en nuestra realidad eliminado del montaje final de la película de la Liga de la Justicia, esté haciendo todo lo posible para volver a ella. Este año, precisamente. En una versión ambigua, cuántica, que al mismo tiempo existe y no existe. Una versión que esperamos haga honor a los tebeos en los que se basa, sobre todo de la larga (a mi se me lo ha hecho) etapa de Scott Snyder, sobre la que tenía puestas más esperanzas pero el hombre se ve que estaba más centrado en sus Norwegian Brutal Horror Metal y derivados. Una etapa que debe tener sus méritos, dada la cantidad de gente que me pide de manera tan activa que me la relea.

Pero volviendo a la Antivida, la estrategia de pillarla de la Humanidad era una de las premisas de una serie que podemos calificar como un clásico instantáneo, el Orion de Walter Simonson.

No podemos calificar de otra manera a una serie que tras aparecer entre 2000 y 2002, apareció en 2006 en nuestro país ya bajo el sello de Clásicos DC.

Una serie cinética, dinámica, en la que Orion no paraba de ir de un sitio para otro, montado en su arnés y sus discos, usando sus indeterminados poderes de rayos y energías y todo eso mientras decía frases kirbianas y grandilocuentes. No paraba, de veras, se movía más que Albert Rivera en la sala de espera del paritorio. Si se estaba quieto en algún momento era porque lo habían noqueado o apresado. Parte de la trama se centraba en que el propio Orion logra hacerse con el control de la citada Ecuación y las posibilidades que se abrían ante él pudiendo usarla.

Como en toda serie de DC, todo terminó volviendo al final como estaba al principio, con la Ecuación de vuelta a nuestra esencia, y con un Darkseid empeñado en conseguirla. No ceja en su empeño después de tantos intentos, de haberlo intentado tantas veces por las malas. La inevitable pregunta es ¿y por qué no lo prueba alguna vez por las buenas?

Quiero decir, tanta violencia y abducción ¿es realmente necesaria? ¿tienen necesariamente que forzarnos para que puedan sacar lo peor de nosotros escondido en nuestra esencia? ¿no sería más sencillo corrompernos, acostumbrarnos a la cotidianidad de los Pozos Infernales de Apokolips y someternos hasta que deseemos dar esa Información a nuestro Amo y Señor con todo el amor del que sea capaz nuestro alienado corazón?

Y creo que en esas estamos.

Creo firmemente que todo lo que está pasando es una maniobra orquestada por Darkseid para introducir la realidad de Apokolips en nuestras vidas como manera de sometimiento.

Un sometimiento amable bajo su punto de vista, tenemos que decir. Que parece que es duro, pero no pasa nada, es mejor que morirs…¿lo veis? si ya estamos medio sometidos, sobre todo los infantes, porque esto lleva desde hace tiempo cociéndose.

Sólo así se explica que la guardia salvaje de Perros de Apokolips, instrumento armado de la opresión apokolíptica…

se haya blanqueado en nuestra realidad para comenzar a alienar a la chavalería, pues es la manera de comenzar a imponernos un Darkseid bondadoso que nos quita libertades porque nos cuida y quiere.

Cuando vuelvan a las teleclases echad un oido a ver qué ecuaciones están dando.