Quedaos con este nombre: John Byrne

Deciamos ayer que John Byrne ha sido un autor adelantado a su tiempo. Hice esta aseveración aprovechando que desde hace una temporada estoy releyendo los Cuatro Fantásticos. Poco me queda para llegar al 300 habiendo leidos todos del tirón, aunque luego llegaré a un hueco importante, pues me perdí en su momento las etapas de Englehart (había demasiado en el ochenta para escoger) y DeFalco (había tantísimo en los noventa para escoger). A ver si Panini llega pronto a ellas en su linea de reediciones para purgar mi falta y a ver si a esta linea no les llega la actualización de precios. Lo bueno mientras es que tras el Marvel Héroes de Simonson en seguidita llegaré a los Heroes Reborn ¡yum!

La cosa es que he llegado al número 287 (1986)…

…y me reitero.

John Byrne, todo un adelantado.

(Fusilado del imprescindible grupo de Facebook Comic Swipes)

Dar la mano al mismo dos veces

Dícese de alguien en tal estado de confusión que ni conoce ni distingue. Normalmente suele deberse a comportamientos alterados por causas etílicas, pero no podemos descartar tampoco situaciones de puro atolondramiento. Tal suponemos que debió ser el caso de aquellos que formaron Expocómic, el germen de lo que ahora conocemos con Heroes Comic Con Madrid, cuando otorgaron el premio OSO a toda una carrera a una misma persona DOS VECES. La primera en 2005 y la segunda en 2008.

Aunque también podría ser que realmente esa persona mereciera un homenaje doble.

Fuimos muchos los que jamás la leimos, por supuesto, jamás, que eso eran tebeos para chicas. Nunca nos pillasteis, ergo nunca sucedió. No podréis demostrarlo. Pero lo volveríamos a hacer.

Hoy vamos un poco en serio. Adios, Purita.

Buenas gentes del cercano Heroes Comic Con Madrid ¿no molaría darle un tercero?

Los noventa son los nuevos setenta

La pasada semana apareció en las librerías el Marvel Limited Edition del mes, correspondiente en este caso a Los Años Perdidos de La Patrulla-X. Como corresponde al espíritu de esta linea, se trata de un material que de no publicarse de esta manera no podría hacerse un hueco en nuestro mercado…si descontamos la salida en grapas en su momento por parte de fórum, y la edición integral en tapa blanda de la propia Panini en 2013. Detalles. El título es un ejercicio de retrocontinuidad realizado por John Byrne, en el que quería con 27 números cubrir el hueco en el que el título de los X-Men ese mantuvo a base de reediciones (del 67 al 93). Narrar las aventuras que sucedieron a los personajes de la formación mutante clásica antes del renacimiento con Lobezno y compañía. A Byrne se lo vio ilusionado con el proyecto (ey, poder decir en un futuro que ÉL llegó al título antes que Claremont aunque hubiera sido con calzador era todo un aliciente), tanto que en cada portada escondía a modo de guiño el número que correspondería en la serie clásica: un 67 para el primero, 68 en el segundo, etc. Sin embargo, entró Quesada en la editorial y entre sus primeras actuaciones fue aquello de Abajo lo Viejo y lo de Hay Demasiados Títulos de Mutantes, con lo que este título fue de los primeros en ser cancelado a la altura de su número 22, cinco antes de su proyectada conclusión natural. Byrne, como es de suponer, se cabreó y desde entonces no ha vuelto a Marvel ¿si es como sus otros cabreos o si todavía le dura? pues para el 80 aniversario y el Marvel 1000 no se le ha visto.

El caso es que gracias a esta edición, los felices completistas que no la tuvieran ya gozarán de esa sensación de rellenar un hueco en la colección. Y eso no tiene precio, pongan el pvp que le pongan.

Excepto, claro, por un detalle.

Porque esas aventuras no se consideran canon.

Marvel está republicando el material de sus títulos más emblemáticos en lo que llama epic collection. Tomos de unas quinientas páginas a color y en tapa blanda con la serie principal más cruces y series relacionadas, con la particularidad de que aunque van numerados según el orden cronológico de la serie, no salen al mercado en orden correlativo sino como les parece que se venderá mejor. De la Patrulla, por ejemplo, salió el 1 en 2014; en 2015 salió el 12 (Uncanny X-Men #189–198, Annual #8; X-Men and Alpha Flight #1–2;Nightcrawler #1–4); en 2016, el 2; en 2017 el 5 con el renacimiento Claremontiano (Giant Size X-Men #1; Uncanny X-Men #94–110; Iron Fist #14–15; Marvel Team-Up #53, 69–70, Annual #1 and material from FOOM #10) y el 19, con la primera despedida del inglés (Uncanny X-Men #278–280, Annual #15; X-Factor #65–70; X-Men (1991) #1–3 and material from New Mutants Annual #7 and X-Factor Annual #6 ); 2018 fue el año para cerrar la Patrulla clásica en el número 3 (X-Men #46–66 and material from Ka-Zar #2–3 and Marvel Tales #30) y 2019 nos han brindado las salidas del 17 (Uncanny X-Men #248–267) y del 4.

En este número 4 se publica, lógicamente, lo que va entre los tomos 3 y 5, entre el 66 y el Giant Size que dió paso al 94. Se publican Los Verdaderos Años Perdidos.

¿Contiene pues este tomo el material de la serie del mismo nombre de Byrne? pues no.

Sale un material loquísimo, correspondiente a las apariciones aquí y allá de los mutantes (Amazing Adventures #11–17; Amazing Spider-Man #92; Incredible Hulk #150, 161, 172, 180–182; Marvel Team-Up #4, 23; Avengers #110–111; Captain America #172–175; Defenders #15–16; Giant-Size Fantastic Four #4 y material variado como portadas y pinups de los números con reediciones) de esta etapa oscura. Con gente como Englehart o Sal Buscema, el Hulk de Severin (¿John o Marie? no me he fijado) o Herb Trimpe.

Este es el verdadero material de los Años Perdidos, esto es lo que tenéis que reclamar en tapa dura, verdaderos creyentes, cualquier otra cosa será (¿osaré decirlo?) un hueco en vuestra colección.

Con esto de las epic collection, Marvel además mantiene vivo el copyright del mítico logo.

Y no os fijeis en el precio ¿conocéis ya las ofertas random de amazon Alemania?

Esto por una parte. Pero hablemos de Byrne, con el que pasa una cosa curiosa, que en sus inicios fue de lo más molón y vanguardista, pero un buen día y sin grandes cambios el material que producía comenzó a parecer viejo. Sucedió de repente, de veras ¿Cuándo sucedió? igual es subjetivo y depende de cada uno, pero yo me di cuenta cuando sus Wonder Woman (1995). A partir de entonces, fueran proyectos de retrocontinuidad (estos Años Perdidos, el Chapter One de Spiderman) o enclavados en la actualidad (Doom Patrol, Blood of the Demon, All-New Atom, sus últimos Next Men...), lo que antes era (y sigue siendo) modernidad comenzaba a oler a rancio.

Y es que de una forma u otra Byrne siempre ha sido un hombre fuera de su tiempo, bien por moderno o bien por antiguo. Sus inquietudes estilísticas le llevaron en los ochenta a hacer cambios en el look de los personajes que llevaba. Mucho hablamos de los looks ochenteros con Romita Jr (born in 56) de Tony Stark, Kitty Pryde o Coloso, pero durante sus estancia en los 4F Byrne fue variando desde su primer número el peinado de Sue Richards.

Y no me he visto con coraje de poner cuando llevaba mullet

Rediseñó también durante unos números el aspecto físico de La Cosa, haciéndolo más grumoso como en sus inicios, y aprovechó unas agresiones que terminaron en hospitalización a Alicia Masters para raparle el cabello. Su cambio más notable fue cuando en un viaje a la Zona Negativa (ahora se les denomina a esots personajes Imaginautas, pero la primera vez que se fueron de exploración científica por el puro afán de conocimiento fue esta)…

…sus uniformes se «negativizaron» en la reentrada.

Pero hubo otros cambios que demuestran la atemporalidad de sus diseños y sobre todo su cualidad de visionario. Fue en la saga de los números 271 a 273, la última enteramente dibujada por él, ya que a partir de entonces comenzó a tirar de entintadores como Al Gordon y Jerry Ordway. En ella visitan la mansión de su años desaparecido padre para coscarse de que en su laboratorio hay una máquina del tiempo, así que igual es cosa de ir a buscarle. Todavía era 1984.

Y un lector se dio cuenta.

John Byrne, un hombre realmente adelantado a su tiempo. O mejor dicho, desplazado. Nos adelantó los Noventa en plenos Ochenta.

Y cuando llegaron los Noventa se Setenteó. Así sigue desde entonces

Capacidades espAciales

¿Eso de llamarse «Inteligencia Suprema» no suena un tanto prepotente?

A nivel argumental, el concepto es útil, pues tienes todo el conocimiento de una civilización extraterrestre condensada en un único personaje, que según la posición en el conflicto será o el astuto manipulador desde un puente de mando o el objetivo a derribar para ganar la contienda. No es necesario avanzar en mil frentes puesto que el personaje supone el interruptor con el que vencer la partida. Gráficamente se resuelve con enormes cabezas o cerebros suspendidos bien en el aire o en baños de nutrientes. Y ya con la cosa digital, pues si los destruyes siempre pueden montarse un backup en otro avatar y vuelta a empezar.

Y comprende muchísimo saber, de acuerdo, pero hoy día sabemos que inteligencia hay de muchos tipos: la científica es una, conforme, pero no por ello debemos dejar de la lado la lingüística, la musical , la emocional o tantas otras. Tantas que siempre habrá alguna en la que destaques, porque no es necesario ser el mejor en todo y siempre somos buenos en algo. Si no lo eres en ciencias, lo serás en letras; o en reparas cosas; o en robarle el wifi al vecino, o a manejar con maestría el mando de la tele. En algo.

Tomemos por ejemplo a Mundo-Mente. Conocimiento de la civilización Xandariana. Con un título así podría creerse que puede vacilarnos sin problemas en cualquier area, pero su actitud nos demuestra…

…que lo suyo son las ciencias.

Adoctrinamiento

Fea palabra aunque por desgracia ligada a este periodo electoral permanente en el que estamos sumidos. Término usado como arma arrojadiza entre candidatos que pretenden sacar tajada a costa de una región que entretanto queda asolada por el el fuego, las armas y la violencia.

Ah, no, que esa bandera lleva una franja azul, entonces es fiesta y jolgorio, no pasa nada… La cuestión es que a la chavalada se la adoctrina, y la chavalada lee tebeos, por lo que la pregunta que surge es ¿pueden los tebeos ser usados para adoctrinar?

Para ello deberían llevar publicidad, y sabemos que salvo raras excepciones, la única publicidad que llevan las grapas populares en nuestro país es, por fortuna, propia. Y cuando digo «por fortuna» es literal, refiriéndome al inmenso poder adquisitivo de los compradores de dicho material, baste comprobar que para Enero seis grapas sencillas costarán lo mismo que un tomo en pasta dura conteniendo…el material de seis grapas.

Pero al otro lado del Atlántico la publicidad en los comics cuando eran un medio mayoritario en la juventud era más que habitual, llegando a ocupar hasta el 50% del comic en determinados momentos. Y más de una vez hemos mostrado por aquí esos anuncios destinados a la infancia. Recordad, niños, las armas son buenas.

¿Es esto adoctrinar? ¿los anuncios de armas en los niños producen una sociedad armada? ¿quién vigila a los anunciantes?

Estos anuncios tuvieron su momento de auge en los años sesenta y setenta, en el caso de haber cuajado y adoctrinar no habría habido motivo para que dejasen de ser anunciados, pues siempre entrarían nuevos lectores que…oh, esperad, el mito de los nuevos lectores, claro…¿por qué no vamos a lo sencillo? suponer que allí pasaba lo mismo que aquí, que no hay un verdadero recambio de lectores, que seguimos siendo los mismos que vamos creciendo y por tanto los anuncios cambian con nuestras necesidades y con lo que nos quieras imponer. Una vez adoctrinados con las armas ya no es necesario insistir, de manera que los anuncios cambian a cosas más de adolescente como videojuegos, discos, juegos de rol o cremas para el acné. Tiene sentido. Y esto explicaría el anuncio que me encontré en algunos tebeos de Marvel de 1984, coincidiendo con la tardoadolescencia de los niños que consumieron rifles.

Crecieron y ahora ya buscan entrar en una nueva etapa vital con un pedrusco (que cuesta entre mil y dos mil veces el precio de la revista) que les conduzca al amor y la vida familiar con el bello sexo. Sólo asumiendo la falta de recambio entre los lectores puede explicar que un anunciante como este decidiera anunciarse en tebeos. Y no sólo eso…

…sino que estamos hablando de MILITARY DIAMOND SALES, que únicamente servía a personal militar en activo, que debe dar sus datos de escuadrón, fechas de rotación y domicilio civil de la persona amada. Que una empresa con un público tan específico decidiera anunciarse en los tebeos de la Marvel solamente tiene una explicación.

Los anuncios de armas funcionaron.

Hece mucho que no pillo una grapa americana ¿ahora anuncian cosas para bajar el colesterol?

Horizonte 2020

Play

Ha sido uno de los Grandes Momentos en la Historia del Deporte. En el transcurso de la prueba de salto de longitud de los Juegos Olímpicos de México 1968, el estadounidense Bob Beamon consiguió de forma inesperada la estratosférica marca de 8,90 metros, superando en nada menos que en 55 centímetros la anterior plusmarca mundial. Ni siquiera los recursos técnicos de medida del acontecimiento estaban preparados para una batida semejante, aquel salto se salió literalmente de las escalas. Tal diferencia hubo entre aquel salto y todo lo que se hacía por entonces, que muchos predijeron que se trataría de un récord que no podría batirse hasta el futuro siglo XXI. Y no andaban tan desencaminados, pues fue una marca que se mantuvo hasta 23 años después, 1991, cuando Mike Powell consiguió rebasarlo por unos escasos 5 centímetros.

En 1997 aquí ya estábamos civilizados. El estándar de publicación del material americano era la grapa de 24 páginas, a tamaño americano y papel satinado por 225 pesetas (1,35 euros). Ya habiamos dejado atrás algunas extravagancias ochenteras como el formato Prestigio, quedando tan sólo como remanentes algunas ocurrencias editoriales de Zinco de combinar dos episodios de series regulares sofisticadas, el germen de Vertigo, portadita de cartón, dos gotas escasa de cola, y precio también sofisticado. Había que sobrevivir. Los tebeos de Sandman, de 48 páginas, publicados así tenían un precio de 575 pesetas (3,46 euros). En comparación, alguno de los productos populares (o sea, de Marvel) de 48 páginas también, costaba en 1997 375 pesetas (2,25 euros).

Los quioscos de entonces eran muy eclécticos

En aquel contexto, Zinco no pudo sostener los derechos de DC, de forma que el material lo adquirió Norma en 1997. Y el estándar de publicación más habitual de la editorial siguió siendo 48 páginas con dos episodios americanos con tapita de cartón por…750 pesetas (4,51 euros).

Fue uno de los Grandes Momentos de la Historia de la Publicación en nuestro país. Un salto cuantitativo tan brutal que puede compararse con aquel salto de Bob Beamon, incluyendo la predición de que fue un hito que tardaría también mucho tiempo en superarse. Y será también 23 años después, para Enero de 2020, cuando se consiga tal hazaña.

Una gesta que a buen seguro hará que nos conciencemos más sobre el cambio climático, la deforestación del Amazonas y la tala de árboles, querido lector.

La parte positiva del asunto es que el record de 1991 de Mike Powell sigue sin haberse superado a día de hoy. Esperemos que en esto también se repita la historia…y que la gente siga pagando por ir a los estadios.

Despues de la tormenta siempre llega la tormenta

Va de mutantes. Tras el arranque fustrado post-Bendis con Cullen Bunn y mutantes malotes sin un objetivo claro, llegó el arranque fustrado de la Patrulla-X Oro con Marc Guggenheim y un equipo con un sucedaneo de Lobezno que se deshizo como un azucarillo. Llegó luego el arranque fustrado con la terna Brisson-Rossenberg-Thompson, que se fueron repartiendo las culpas de lo que iba sucediendo. Total, que ahora en Marvel han dicho que ahora sí que sí, que esta vez es la buena y que van a relanzar la Patrulla-X de una vez por todas. Con Jonathan Hickman. Con un arranque potente.

Un relanzamiento que lleva más de un año cociéndose, aunque cuánto más lo dicen más patente queda que el penúltimo relanzamiento nació con fecha de caducidad. Según nuestras cuentas, esto convierte a Hickman en el noveno escritor en alcanzar la Triple Corona Marveliana (algún número en series regulares de Cuatro Fantásticos, Vengadores y Patrulla-X) tras Stan Lee, Roy Thomas, Chris Claremont, John Byrne, Tom DeFalco, Scott Lobdell, Fabian Nicieza y Mark Waid. Y como ya hizo las dos veces anteriores, ha sustentado los pilares de su edificio en dos títulos, miniseries esta vez: House of X y Powers of X. Dos series que él dice que en realidad son una y que los americanos las han agrupado bajo las siglas de HoX PoX. Sugerente abreviatura que suena a genética (Hox) y a enfermedad (Pox), ya que Hickman no pega puntada sin hilo. En nuestro país la magia de la traducción hará que suene más a ecuación enrevesada (Cedeequis Pedeequis). Dos miniseries quincenales que se van alternando formando una historia conjunta. Con sus diagramas y su orden de lectura en cada episodio y todo.

Dos series que son una, orden de lectura establecido, alternancia…¿no hubiera sido entonces más sencillo llamarlo «serie semanal«? pues no, primero por el motivo artístico de que así un solo dibujante se encarga de cada una al completo, cosa que de tratarse de una sola serie hubiera sido quejas de que no pueden dibujar más de dos episodios seguidos sin alternarse. Y el segundo motivo, el más importante: colocar dos nuevos números uno en el mercado a la vez. Que eso en ventas se nota y mucho, sobre todo lo que se ralentiza la caida con dos minis de seis en vez de una maxi de doce.

Sin espoilear nada, pues esta al caer por aquí, diremos que la cosa ha generado interés y ha estado muy movida, una historia tan sofisticada y madura que ha sido rotulada en minúsculas, que ha sido la comidilla de los tebeos de este verano, ha sido una historia intensa…que apenas ha durado tres meses. Ha estado bien, sí, pero se ha terminado. Y ahora llega…ahora…¿ahora que llega? debe llegar algo, la máquina no puede detenerse.

Pues una vez el Arquitecto ha dispuesto las piezas sobre el tablero, la epopeya continúa en X-Men.

No os metáis con el diseño del ´titulo, insensatos

O como a mi me gusta llamarlo «Casa Summers (ft. Lobezno)«. Por Hickman y Yu.

Y si esta ración mutante mensual te sabe a poco, o eres de los que quieres que también salgan personajes clásicos de toda la vida como Tormenta o Kitty, entonces también puedes seguir…

…los Marauders de Gerry Duggan y Matteo Lolli. O si echáis de menos a Coloso y la Bola Especial podéis refugiaros en…

…los X-Force de Benjamin Percy y Joshua Cassara, en la que también salen los que no son Summers de Casa Summers o un secundario interesante como Black Tom Cassidy. Ah, y Dominó, claro, que para algo es X-Force. Ya, Cable no sale, pero a Cable lo tienes…

…en Fallen Angels, de Bryan Edward Hill y Szymon Kudranski. Un clon, el hijo de una clon, y una ninja británica que… ¿mola o no? y si te queda un hueco en el bolsillo, siempre puedes optar por…

…la nueva encarnación de Excalibur, de Tini Howard y Marcus To. El del fondo es Rictor; no, el otro del fondo. Y la de la espada es británica, por supuesto, Betsy Braddock. No, no es Mariposa Mental, animales.

Si llegados a este punto lo que necesitas es la tranquilidad de un équipo estable con personajes estables, te quedan…

…unos Nuevos Mutantes que son casi como los que recuerdas, cortesía de Hickman con Ed Brisson y Rod Reis.

Nos espera por tanto una etapa apasionante ¿no es cierto?

Que ilusión ¿verdad?

No estaré captando un cierto desánimo…que todo va tan rápido estos días…que hace tres meses era un fracaso, luego una maravilla, ahora que si lo que viene se hundirá en nada…tranquilos, descreídos, que Hickman nos tiene preparada la forma para que todos estos títulos capten nuestra atención:

Con una guía de lectura al terminar el primer número de los X-Men.

Seis historias que son una.

Completistas, os han vuelto a pillar.

AVIV OTCËTIUQRA!

Lo Misterioso

En el mercado americano (es decir, en Marvel) algunos adjetivos están asociados indeleblemente a ciertos títulos. Así, Spiderman es Amazing, Hulk es Incredible, y Los X-Men, aunque les costó bastante años ganárselo, es Uncanny.

Atlas/Marvel ya había empleado ese adjetivo en Uncanny Tales, recopilación de historietas de misterio y terror con punch final, de grato recuerdo para los lectores de Vértice, aquellas historietas del final. Pero en poco tiempo quedó asociado al Universo Mutante. Lo del adjetivo les vino muy bien a los artistas hot menos imaginativos de los años noventa. Todd McFarlane, por ejemplo, pasó de dibujar Amazing Spider-Man a tener su serie propia llamada…Spider-Man. Y lo mismo con Jim Lee, pasando de los lápices de Uncanny X-Men a los de…X-Men. Ya hubo quien hizo la coña de apostillar ambos títulos con Adjectiveless. ROB! al menos se curró el título con X-Force, cualquier otro artista hot lo hubiera llamado The Mutants.

En 2010, en plena vorágine de mercadotecnia a todo trapo, mezclaron lo mejor de ambos mundos otorgando el adjetivo a otra serie mutante.

Y en 2012, tras el pelotazo de Vengadores vs Patrulla, lo emplearon para remarcar el componente mutante del nuevo grupo vengador.

Pero llegó la película de Los Vengadores y el equilibrio de poderes cambió en los tebeos. Aquellos títulos cuyos derechos audiovisuales se habían dejado en manos de otros se fueron descuidando dejándolos languidecer. Los Cuatro Fantásticos pasaron de ser la familia que inauguró el Universo Compartido a terminar tomándose un descanso de varios años para que no se generase hype de cara a futuras películas que hicieran los demás. Lo de los Mutantes era diferente. Dado que la primera película de los X-Men data del 2000, llevaban varios años haciéndoles judiadas: Casey, Austen, Fraction, Bendis… pero las ventas se mantenían. El factor curativo del superventas Lobezno es fuerte. De manera que con ellos se andaron con menos disimulos, declarando desde los despachos editoriales que iban a dejar de potenciar a los mutantes, y en su lugar todos los nuevos héroes que pensaban crear que salieran con poderes serían de origen inhumano. Las nieblas terrígenas aquellas mutaban ¿no? pues era cuestión de colar muchas nieblas de esas de refilón en algún evento y presto. Hickman estaba escribiendo una de sus cosas ¿no? Infinity con Thanos. Pues decidle que suelte nieblas terrígenas en alguna escena con diagrama. Que se enteren todos ¡los inhumanos molan!

Y es por esto que el único personaje nuevo reseñable de la editorial de la última década, una adolescente musulmana con todos los números para ser una mutante, resultó ser de origen kree. Para fastidiar a Fox y la Patrulla-X ¡porque los Inmhumanos molan! ¡y tendrán título! ¡y su evento! ¡mejor dos títulos! ¡y les haremos una serie de televisión que se va a cagar la perra!

Sucedió

Pero el público no parecía demasiado entusiasmado con los Inhumanos por mucho que la editorial los potenciara, no conectaban. De manera que en Marvel echaron el resto…

…con Uncanny Inhumans.

Un segundo título para la familia real kree en 2015, empleando el adjetivo que hasta ahora estaba reservado para los Mutantes. Ya veis, mutantes, cualquiera puede llevar el adjetivo, nos os pertenece, no os distingue, los Inhumanos son los nuevos Patrulleros ¡molad, malditos!

Uncanny Inhumans quiso por tanto ser el desprecio definitivo de Marvel hacia los mutantes. Pero pasa que las ventas son cabezotas, los mutantes siguieron, Inhumanos cerraron, los negociantes negociaron, los derechos volvieron, las acciones subieron, y todo es alegría y felicidad en los despachos de MarvelFoxDisney. Pero la afrenta del Uncanny sucedió.

Y ahora vamos a 1982.

Para que veáis la visión de futuro, la sutileza y la mala baba que se gastaba Byrne.

¿Resquemores con Claremont? apenaaaaasssss

«Abogado, juez y doctor, cuanto más lejos, mejor»

Este de aquí es Peter, Peter Ivanick.

Peter es un abogado de Nueva York. Un abogado especializado en quiebras. Un abogado con varios premios a sus espaldas relacionados con su especialidad, entre ellos dos prestigiosos Premios Chambers.

Como decía, su especialidad son las quiebras. Si tu empresa está en bancarrota, Peter es tu abogado. Peter te defenderá e intentará conseguirte el mejor trato. Su minuta se corresponde lógicamente con su valía. Peter tiene un buen nivel de vida, y para mantenerlo necesita tener un buen flujo de clientes. A Peter le interesa que no le falten los clientes. A Peter le interesa que nunca falten empresas en quiebra.

Va con el oficio, pueden paliar los síntomas, pero terminar con la causa del mal les dejaría sin trabajo. Cuando en nuestro país se legalizó el matrimonio homosexual recuerdo a algunos amigos abogados celebrándolo, pues eso significaba que en un plazo temporal no muy lejano se les abriría todo un nuevo mercado en el area de separaciones y divorcios. Por supuesto, eso no quiere decir que fueran por ahí provocando cizaña entre las parejas para tener más negocio. No, no todos los abogados hacen una búsqueda tan activa de los casos. Esas ruindades sólo las hacen los abogados verdaderamente buenos. Y Peter es condenadamente bueno.

¿Cómo puede provocarse la ruina de una empresa? con malos consejos. Decirle que no invierta en lo que le puede dar juego, desviarle la atención con otras cosas que parezcan atractivas pero que no terminen generando apenas réditos. Peter sabe todo esto, y sabe que sus opiniones como consumidor pueden influir en las decisiones corporativas de muchos fabricantes.

Siendo así, se entiende perfectamente su intención con aquella carta en el correo de los lectores de Fantastic Four 238 en 1981, dos años antes de graduarse en Derecho en Yale.

El Trabajo de Byrne en este título es una basura, espero que no dure. Marvel me está decepcionando con Byrne aquí tanto como Miller en Daredevil. Por supuesto también mandó misiva al correo del cuernecitos por la misma época dejando bastante clara su opinión.

MÁRCHESE SEÑOR MILLER. Pero no todo podía ser negativo en sus misivas, por supuesto. Peter estaría por tercero de carrera y lo del poli bueno/poli malo se da en segundo. De manera que si les estaba diciendo a Marvel qué no funcionaba, debía decirles también qué era lo que al público le gustaba. Cosa que también hizo un un correo de Marvel Two-in-One:

Querida Gente Marvel ¿queréis saber qué nos gusta a la gente? pues nos gustan los tebeos con DeFalco, Michelinie y Jerry Bingham.

Nos gusta que la Cosa vaya a la feria con su novia y su amigo Bill Foster. Y también nos gusta mucho el Hombre de Hielo.

Y SOBRE TODO NOS GUSTA EL CIRCO DEL CRIMEN.

Confíen en mi, casi soy ya abogado. Echen a Miller de Daredevil y a Byrne de los Cuatro Fantásticos. Saquen más al Circo del Crimen. Atentamente, Peter Ivanick.

Visto lo visto, parece que las loas a Peter de los Premios Chambers de 2012 se quedaron cortos.

Buen intento, abogado.

Lorrie Story

El próximo Noviembre Franklin Richards cumplirá 51 años.

Ya, en realidad todo el mundo sabe que en el MNU (Universo No-cinemático Marvel) el tiempo no discurre al mismo ritmo que nuestro continuo. Sin embargo han sido no pocos los autores y lectores que se han preguntado el motivo de este hecho, de lo cual surgió la casi compulsiva necesidad de darle una explicación que sonase coherente. Y la teoría más comúnmente aceptada es que hay un utratodopoderoso personaje que es el que hace que el tiempo se ralentice. Un personaje que no es otro que Franklin Richards. Pecata minuta para alguien capaz de crear universos de bolsillo donde algunos héroes pasen un tiempo bajo la batuta de JIM! y ROB!, o de hacer durante la etapa de Hickman todo aquello…es decir, todas aquellas cosas que hacía…las recordáis vosotros también ¿verdad? pues todo eso. Para alguien así, controlar el paso del tiempo, envejecer o rejuvenecerse a si mismo y los que le rodean no entraña problema.

La gráfica está sacada del muy interesante artículo «Franklin, Master of the Universe» del cual recomiendo la lectura en su totalidad. En el mismo también se propone la posibilidad de que aunque el cuerpo de Franklin se mantenga en permanente estado infante, su mentalidad si ha ido evolucionando de acuerdo a su edad cronológica. Así, se explicaría la creación del universo de bolsillo como la necesidad en el inicio de la madurez (28-29 años) de dejar huella en este mundo, la necesidad de independencia de los primeros veintes tendrían su reflejo en cuando creció y formó su grupo con serie propia, Fantastic Force. Siguiendo la misma teoría, la primera vez que cambió a forma adulta en un episodio de Byrne de 1982 se estarían representando los cambios físicos relacionados con la adolescencia.

Que igual es forzar un poco las cosas para que los hechos encajen en la teoría, eso de que la adolescencia no llegue hasta los 14 años. Que cuando los de primero de ESO salen de clase hay que mirar más para arriba que para abajo para verles las caras. Pero es que hasta Byrne no había ningún otro hecho parecido que encajara ¿o sí lo hubo?

Poca gente lo recuerda, pero entre la recordada etapa de Marv Wolfman con Keith Pollard y la recordada etapa de Byrne, hubo un tándem de autores que realizaron un buen puñado de números entre 1980 y 1981: Doug Moench y un tal B.S. (solución al final) con el entintado del perenne Joe Sinnott.

Se trataba de historias de no mucha extensión y con adversarios nada corrientes, sin que ninguno de ellos tuviera una trayectoria más allá de estas aventuras. Una etapa extraña, en la que Moench se esforzaba además en no dar a los lectores nada demasiado masticado.

Ciertamente, era bastante intensito. Y precisamente por eso, sorprendió la aparición en el título del personaje de Lorrie, que era de lo más directo.

«Hola, guapo, me llamo Lorrie y tengo un jacuzzi en casa…«. La Antorcha capta el subtexto. Y sí, salieron juntos. De hecho, se la llevó con la Fantastibañera al clásico Rincón de los Enamorados. Ya sabéis, ese descampado apartado que al oscurecer se llena de coches, y las parejas acuden a ver la luna y charlar un rato.

La diferencia es que en los años ochenta los coches bajaban las ventanillas para poder conversar con la pareja de al lado.

Como se dice en la viñeta del jacuzzi, Lorrie apareció «justo antes de que empezaran los problemas con Franklin«. Un Franklin cuya edad cronológica llegaba entonces a los 13 años. Una edad delicada ¿es posible que un personaje tan primario como Lorrie fuera creado expresamente por Franklin para sofocar los impulsos tan extraños que estaría comenzando a experimentar? no suena nada extraño.

Tened todo esto presente cuando llegamos a la viñeta definitiva en la que todo concuerda: la viñeta en la que se encuentran Frankin y Lorrie.

Esa mirada con chiribitas no engaña. Ahí hay pulsiones. Y lo que dice ese «niño» es algo que ningún adulto educado diría en público. Pensarlo sí, por supuesto.

No sería pues nada extraño que la última amenaza pre-Byrne a la que el grupo se enfrentó (un par de viajeros del futuro que se transformaron al cruzar un agujero negro, uno en un guerrero hecho de energía negativa y otra en una dama de luz. Intensito Moench) no fuera más que otra excusa generada por Franklin para quedarse a solas con Lorrie y su tía Alicia.

La foto es bien mala, pero lo que su madre le dice al despedirse mientras él sonríe de forma pícara es «Quiero que seas todo un HOMBRECITO, Franklin, y hagas todo lo que Lorrie y tu tía Alicia te digan«. Hay argumentos de escenas eróticas que son más sutiles.

Hubiera sido interesante saber hasta dónde hubiera llegado esta relación, pero en la última página del último número antes de Byrne, el vínculo entre Johnny y Lorrie se rompió de manera precipitada y no se supo nunca nada más del personaje.

Una escena que fue realizada por un equipo diferente al habitual. Salieron acreditados como Gurland y Moore, aunque en realidad fueron Roger Stern y Al Milgrom. De hecho el tal «Moore» debiera haber constado como «and more«, pero la pifiaron los duendes. Internet también puede servir para recopilar información. Una escena claramente destinada a cerrar cabos sueltos y dejarlo todo limpito para la llegada de Byrne. Que al canadiense le gustaban más jovencitas.

Y eso es todo. Así que cuando surja en la librería el cíclico debate del paso del tiempo en el MNU recordad a Lorrie.

Ah, y B.S. es Bill Sienkiewicz. Los primeros ochenta fueron muy locos.