La Casa del Pantano

Era inevitable.

Vosotros y yo lo sabiamos. Siendo como es este un blog tradicionalmente seguidor del Barbas de Northampton era cuestion de tiempo que abordáramos la famosa adaptación televisiva. Esa de la que está hablando medio planeta.

Como ya os habreis imaginado me refiero a la serie de La Cosa del Pantano.

No, la de imagen real.

*suspir* No, la de ahora.

Esta.

Y la verdad es que ya va siendo hora de plantarse y acabar con esa idolatría a Moore tan extendida en el mundillo. Que sí, que escribió Watchmen, pero eso no quiere decir que automaticamente le pertenezcan personajes por los que sólo pasó ocasionalmente. Los verdaderos creadores de la Cosa del Pantano fueran Len Wein y Bernie Wrightson y por muy excelente que fuera la etapa escrita por Moore simplemente fué una más entre tantas surgidas de las plumas de Veicht, Snyder (el otro) o Soule. Y se nota que ha sido ese el principio que ha guiado James Wan y a los creadores de esta nueva serie. Plantear una reimaginación del personaje fresca e innovadora lo más alejada posible de las axfisiantes adaptaciones de páginas adoradas como intocables por friquis que trolean por internet desde sus sótanos.

Por eso esta primera temporada ha estado repleta de ideas originales e innovadoras comenzando por su villando principal.

Sunderland, quien para sus malévolos planes requiere la ayuda de un clásico mad doctor.

La Mole Jason Woodrue.

Y ese terrorífico oponente de mitad de temporada. Ese ente oscuro que se alimenta de los miedos humanos. Que podría ser su REY.

Reconozcamos que es un episodio muy MONO.

La Cosa del Pantano: la Serie no sólo nos presenta a nuevos personajes. Osa avanzar la relación entre los que conocíamos de toda la vida por senderos jamás siquiera insinuados en los cómics. Como esa relación romántico-espiritual que se establece entre la titular Cosa y Abby Arcane…

…que se materializa gracias al consumo de sustancias estupefacientes generadas por Alec.

O el absolutamente imprevisible giro argumental que deja en pañales a los de Juedo de Tronos…

…con ese accidente de coche que manda a Matt Cable al hospital.

Y qué decir de la IMPACTANTE revelación que sirve de preámbulo al final de la primera temporada. Ese inolvidable capítulo en que mercenarios a sueldo de Sunderland dejan en estado de shock a la Cosa del Pantano…

…y llevan su cuerpo a Woodrue quien, tras diseccionarlo, efectua el escalofriante descubrimiento de que…

¡¡¡No es un Alec Holland transformado en planta humanoide sino una planta humanoide que creia ser Alec Holland!!!

Y que desemboca en ese icónico momento en que nuestra segunda burla de humanidad incrustada de musgo preferida surge de las aguas pantanosas cargando el esqueleto de su original identidad humana.

Algunos pensareis que es una lástima que no se hayan aprovechado ninguna de las magníficas ideas que Moore aportó al personaje pero, igual que El Mandaloriano se beneficia de la libertad de transcurrir dentro del universo de Star Wars pero no contar con ninguno de sus reconocibles personajes, La Cosa del Pantano: la Serie lo hace de volver a sus raices (guiño-guiño) para explorar nuevos horizontes.

No me mailterpreteis, yo también soy fan acérrimo del verbo de Alan, pero hay vida más allá de sus barbas. La idolatría siempre es mala (salvo cuando es a ROB! por supuesto) y conduce a conductas distorsionadas y obsesivas.

Como querer ver cosas donde no las hay.

Empeñarse en ver adaptaciones de otras obras de Moore en detalles casuales e insignificantes. ¡Ni que Alan alguna vez hubiera creado un personaje azul de poderes energéticos que percibe el futuro y que se paseara por ahí en pelota picada!

¡Ni que hubiera escrito alguna vez alguna historia de complemento contando el origen de un fantasma!

¡O de un errante!

¡O de nada, NADA relacionado con la zona verde del espectro lumínico ni sus presuntas cualidades energéticas!

!Ni que… Ahm… Esperad que lo miro que… Ah pues no.

Moore no escribió el guión de Se7en…

Ciertamente vivimos una Era Dorada de las Series™ y quizá vosotros espereis con impaciencia el Crisis en Tierras Infinitas del Arrowverso o la serie televisiva de El Señor de los Anillos pero yo me muerdo las uñas esperando que anuncien la segunda temporada de La Cosa del Pantano: la Serie.

Que me imagino que caerá para enero ¿no?

Todos los hermanos eran valientes

-Hombre Señor Warner Bros, usted por aquí, dichosos los ojos.

-Um… ¿Nos conocemos, caballero?

-Vaya que sí, llevo años siguiendo sus actividades. Toda mi vida, podría decirse. Y ahora también en Twitter. Que por cierto, ayer nos quedamos agusto ¿eh?

-Si, je je, claro. Record absoluto. Eso les enseñará a todos. ¡¡¡A TODOS!!!

-Aunque, sabe usted, igual hay gente que no lo entiende.

-No comprend…

-Que puede haber individuos que lo malinterpreten.

-Qué tonter…

-Anda mira, qué es esto que se le ha caido del bolsillo… Si juraria que es… ¿una película de superheroes?

Bueno, y no cualquier película de superheroes, esta un buen hostiazo en la taquilla ¿eh? ¿Eh?

-Bueno, no recuerd…

-¿Y esto de aquí? ¡Si es otra película de superheroes que se le ha caido! Qué descuidados somos ¿eh, Señor Warner? Aunque claro, considerando que fué otro fracaso…

-No sé a qué se ref…

-Aunque claro, viendo los antecedentes. ¡Canastos, qué casualidad, justo la película de la que estaba hablando es esta otra que se le acaba de caer!

-¡ALEJE ESO DE MI!

-Ay pobre, que pensaba que le iba a sacar El Hombre de Acero…

¿Sabe usted, Señor Warner, que puede haber incultos ahí fuera que podrían pensar que lo suyo ha sido un cóctel de rencor y envidia mal digerido? ¿Que el éxito de The Yonker™ le ha empujado a un estado de negación patológica que le ha hecho olvidar convenientemente todas las películas de superheroes que ha producido (con erótico resultado)?

-¡Mentira! Esas películas que tiene en la mano no se me han caido del bolsillo. Yo nunca he producido películas de superheroes. ¡NUNCA!

-Pero ¿no es usted es el señor Warner Bros?

-¡NO! Soy Warner Bros ESPAÑA. Mire, aquí tengo el documento que lo demuestra.

¿A dónde ROB? X-Forces traigo…

Como tan a menudo suelo decir, vivimos tiempos de confusión moral. De marasmo ético y retruécano narrativo en los que los franquistas avisan aterrados de que se nos echa encima una dictadura. En que un alcalde cuyo primer acto electo fué eliminar zonas verdes va a ser anfitrión de la cumbre internacional sobre el clima. En que las irresolubles e insómnicas diferencias con ese otro partido de la izquierda de repente se resuelven en 48 horas. En estas circunstancias es fácil olvidar que la primera y única directiva de este blog, fruto de esta (des)organización, es y siempre ha sido la Defensa de Liefeld. Máxime cuando tal tarea parece futil en una realidad cada vez más GENIAL! en la que la sombra intangible de Jotacé es tan omnipresente que no hace ni una semana que el planeta entero ha exclamado al unísono «¡ES UNA P*LL*!» mientras veia el penúltimo episoido de Watchmen (la Serie).

Pero no descuidemos nuestras más hondas tradiciones. Quizá ya no resulte imprescindible pero no está de mal retomar de vez en cuando nuestra labor evanglizadora aunque sólo sea por motivos rituales.

Y gracias a ella Rubén Fernandez ya puede presumir orgulloso de contar con Cable en su catálogo de personajes dibujados. Y aún más…

Gracias al incesante empeño en propagar la Fé en ROB! Eduardo González (que casualmente acaba de publicar una reedición corregida y aumentada de Autobiopsia pero no me ha pagado por este inserto publicitario) puede incluir en su curriculum haber dibujado a Cable. Y todavía aún más: ¿sabiais que Pedro Vera no conocía a nuestro mutante favorito venido de un futuro divergente e infectado de un virus tecnoorgánico?

Pues ahora ya lo conoce.

AVÏV BÔR!!!

De los Apeninos a los Andes

Miyamoto no Nihon

Jueves, 07/11/219 08:00

Hará unos 10 años, tuve la brillante la idea de regalarle al hijo de un amigo un tomo de Astroboy (‘El Gigante Invisible’, que me había fascinado especialmente de pequeño). El chaval lo cogió, se puso a pasar las hojas en la dirección errónea –ya puestos, le podría haber entregado las obras completas de Yukio Mishima en francés– y por el deficiente ángulo de su genuflexión de agradecimiento deduje que había metido la pata con el regalito. «Es que le gusta el francobelga», me informó su padre.

Había olvidado los dos conceptos básicos a la hora de escoger los presentes:

  1. No regales lo que te gusta a ti, sino lo que pueda interesar al receptor.
  2. Aprovéchalo para rellenar una columna un dia tonto en que tu negro esté de baja médica.

Comprendí que no era lo mismo crecer con Kimba el León Blanco que con ‘El rey León: el Musical’. Me obligaba un giri derivado de mi desinterés por los tebeos gaijines. ‘El Rey León’ me pilló mayorcito y con el criterio fijado como el Emperador manda. Todo me parecía una serie de chorradas equiparable a los superhéroes norteamericanos –solo siento una extraña debilidad por Batman, que Kia Asamiya intentó reivindicar sin mucho éxito–, pues soy de los que detestan a Will Eisner y a Hugo Pratt por igual. Me enganché, eso sí, a dos dibujantes occidentales marginales. Adam Warren –autor de unas historietas muy cercanas a la narrativa japonesa– y Kevin O’Neil –un tío dabuten cantidubi marchoso que mola mazo–, ninguno de los cuales ha vendido gran cosa jamás.

Me pregunto si aquel pequeño ‘fanboy’ habrá estado este fin de semana en la Comicon de San Diego. ¿Lo habría reconocido, aunque fuese disfrazado de Asterix? Lo ignoro: me bastó con una visita a un salón para no volver, pues me sentí como un intruso en un final de temporada de Takeshi’s Castle o en una visita turística de descocadas e irrespetuosas mujeres occidentales, actividades contra las que no tengo objeción alguna, pero en las que no pinto nada. Recuerdo que salí a la calle tarareando el tema principal de Godzilla, concretamente la estrofa que dice «Poooom POOOMPOMPOOOO… pom pom pom pom POM POM POM POM».

En la actualidad las novelas gráficas se comen casi todo el mundillo. Los mangas para adultos aunque proliferan siguen siendo la excepción del género. Porque CLARO que algo puede proliferar y al mismo tiempo ser la excepción. Se lo digo yo, que tengo un título y ustedes no. Pero no como en los años 80, cuando en todos, en TODOS oigan, salian tetas y culos (¡agradable espejismo que nos acabó estallando en las naricQUIERO DECIR se acabó esfumando!). La Comicon es un inmenso local de pachinko cuya relación con el ARTE se me escapa,.

Reconozco que ha ampliado el tipo de público lector: los señores que huelen a caspa, hasta ahora inmunes a los tebeos, que se han apuntado a los tebeos occidentales de forma entusiasta y que pueden pasearse por el salón siguiendo a adolescentes gais disfrazados de Tintín sin que se les corra a pedradas porque ahora está mal visto. O sea, que algo tendrá el sake cuando lo bendicen.

Los disfraces son uno de los principales atractivos de los comics. A nadie se le ocurriría ir por ahí con la armadura de uno de los 47 ronins: ¡se consideraría un insulto a sus antepasados! Pero deambular disfrazado de Tintín es lo más normal del mundo en estos tiempos de cosas modernas.

Yo creo que empiezas a chocHACERTE MAYOR cuando no comprendes fenómenos que te sorprenden –las mujeres empoderadas, la representatividad LGTB, la multiculturalidad, la libertad de expresión, el manejo del smartphone, cualquier cosa posterior a octubre de 1986…– que luego asumes como inevitables y, si eres un poco budista, te consuelas pensando que cada vez te queda menos para hacerte el sepukku. No es un gran consuelo, claro.

Que se lo pregunten a Silk Spectre, que de grandes consuelos sí que sabe…

Reservoir Cops

Hay gente que no aprecia lo que tiene. Siempre la habrá. Hay insatisfechos que lo quieren todo. Malcontentos que si murieran y entraran en el paraiso se quejarían del exceso de luz y las corrientes de aire.

No escucheis sus quejas. Gozamos de una increible suerte que envidian millones de ciudadanos del planeta. Vivimos en un Marco de Convivencia Constitucional™.

En un Estado de Libertades garantizadas por un equilibrio de poderes establecido. Todo gracias a esa Constitución Que Nos Dimos Todos Los Españoles™ que ahora tantos desprecian y quieren romper y vejar.

Una Constitución que garantiza todos nuestros derechos como individuos libres. Todos. El derecho al trabajo. A una vivienda digna. Y, por supuesto, el de expresión.

Siempre habrá gente que se queje, claro. Miserables que pretendan abusar de esas sagradas libertades yendo más allá de sus límites. Porque toda libertad tiene un límite: la de los demás. Afortunadamente vivimos en una Democracia Plenamente Establecida™ en la que los poderes legislativo, ejecutivo y judicial velan incansablemente por el cumplimiento de la legalidad vigente y están alerta. Listos para castigar certeramente tanto a quienes intentan escudarse en la libertad de expresión para cometer delitos de odio y apología del terrorismo…

…como para proteger y amparar el derecho de libre expresión de aquellos que simplemente expresan sus ideas constitucionalistas…

Bonus Track: Sí, yo también tengo una película elegida para ver esta noche Halloween.

Y es un clásico instantaneo.

Más Allá del Valle de los Muñecos

¿Sabeis esa sensación? Sí, sabeis de lo que estoy hablando. La que cae cada diciembre. Esa mañana en que te levantas y en la TV hay una retransmisión en directo. Un evento esperado desde hace largo tiempo, que mantiene en vilo a todo el país. Del que luego los periodicos y telediarios van a hablar durante días, mencionando a los lugares en que ha transcurrido, entrevistando a los protagonistas incidentales.

Y tú, todaía legañoso, metiendo el pan en la tostadora mientras de fondo la televisión emite espectantes imágenes del lugar de los hechos, haces la pregunta que sabes que todo el mundo se está haciendo en este día tan señalado…

«¿YA HA SALIDO EL GORDO?»

Y aceptad la palabra de uno que sabe, de alguien que se ha comido unas cuantas navidades. Es cuestión de tiempo pero tarde o más tarde todavía…

El Fin de la Eficiencia

-¡Shawn! Aquí traigo el guión de nuestro último episodio de Dr Fate.

-OK, J. M.

-Hemos dedicado un año a trazar un complejo mandala de lineas vitales entrecruzadas que enmarca un arabesco puzzle de almas y reencarnaciones y este episodio es su nirvana final. El nexo en el que sus existencias confluyen en un eterno ouroboros de karma.

-OK, J. M.

-Y yo… En fin, no es que dude de tu talento para retratar fielmente la odisea espiritual que aquí concluye, que llevamos trabajando juntos dos años ya pero… Es que hay una viñeta especialmente dificil. La despedida del Fantasma Errante y la pequeña Raina. A través de sus inocentes ojos hemos intentado proporcionar a nuestros lectores un atisbo de la emoción como fuerza fundamental del universo. De la felicidad como luz y guía en el sendero que toda alma debe recorrer en pos de su destino dhármico. De que ese principio cósmico que hemos llamado Dios existe en todos nuestros corazones y también nos referimos a ello como «amor».

-OK, J. M.

-Y… Bueno, son ideas sutiles y dificiles de plasmar visualmente. Pero yo no dudo de tu habilidad para hacerlo ¡todo lo contrario! Es sólo que… Mira, tú recuerda que nuestro tebeo no es una exploración del terror existencial como cuando dibujabas Sandman ¿vale? Perdona que sea tan pesado pero en estas cosas la linea que separa lo buenrrollista de lo inquietante es muy delgada. Bueno, venga, ya paro de incordiar y te dejo que curres. Hasta luego.

-OK, J. M.

-Shawn, así que estabas aquí. Toma, las pilas que me pediste que te comprara. Me debes 15 dólares. Qué caras son estas mierdas, con lo minúsculas que son. Son más pequeñas de las de mi reloj. Oye, si no es mucho preguntar ¿para qué las quieras?

-OK, J. M.

-Si no me lo quieres decir no pasa nada pero no me vaciles, Shawn.

-OK, J. M.

-¡QUE TE DEN, SHAWN! ¿ME OYES? ¡QUE TE DEN!

-OK, J. M.

Hierba parece, plata no es, es… ¡Pectro!

-Bienvenido a la Tienda de Tebeos Sin Nombre Ingenioso, caballero. ¿En qué puedo ayudarle?

-Estaba buscando un tebeo que leí hace muchos, muchos años, cuando era joven. Pero no recuerdo el título.

-¿Quién era el protagonista?

-El Espectro, recuerdo…

-Hmmm… ¿Y recuerda algo del argumento?

-¡Si! El espectro había perdido todo contacto con su parte humana y esto le había causado un desequilibrio. Era incapaz de juzgar el mal que cometen las personas. Por ello se le aparecia a un religioso.

Quería qué él, como humano, le ayudase a juzgar justamente. Pasaba una movida muy tocha con muchos muertos.

Y al final, lo recuerdo perfectamente, el Espectro adoptaba su forma mortal y se unía a la congregación del religioso para intentar redescubrir su humanidad.

-Oh si, ya sé a qué se refiere. Aquí lo tiene, la serie regular del Espectro de John Ostrander y Tom Mandrake de 1992. 62 episodios más un anual y un Hora Cero recopilados en excelentes tomos de tapa dura absolute que acaba de editar Weyland-Panini.

-¿S-seguro…?

-Claro que sí, es lo que me ha comentado. El Espectro preocupado por su deshumanización buscando consejo de un religioso…

…el momento de juzgar y el final en que vuelve a adoptar el aspecto de Jim Corrigan para reconectar con su lado mortal.

-Pero… Recuerdo que tenia dibujos de Alex Ross…

-Efectívamente, he aquí la portada.

-Pero… Ahora que lo pienso… ¿No se titulaba algo así como nosequé de un reino?

-No, caballero, se confunde usted con Kingdom Come, un tebeo posterior que no tiene nada que ver salvo que también aparece el Espectro.

-Pero… Recuerdo que…

-Recuerda usted mal. ¿Se imagina lo absolutamente cutre que tendría que ser Mark Waid para firmar un tebeo que plagiara descaradamente una trama publicada apenas dos años antes?

-N-no, claro… debo recordar mal. Envuélvame los tomos para regalo, por favor.

-Allá va otro cliente satisfecho… Y POCO A POCO MI VENGANZA SE VA CUMPLIENDO, MARK, MUAJAJAJAJAJA…

-Eres una mala pécora vengativa, Luis Alberto.

-Juré que se arrepentiría de no haberme firmado aquel recopilatorio del Capitán América en San Diego en el 2006 ¿VERDAD?

Todo parecido con la realidad es pura serendipia

Entre la miríada de declaraciones que nos está brindando el inminente estreno de Yonker™ nos ha sorprendido particularmente esta nota aclaratoria de nuestros queridos muchachos de la Warner.

El por qué han creido necesario explicar que su película es una simple ficción es una pregunta cuya respuesta se me escapa a mi tanto como se os está escapando a vosotros. ¡Ni que se hubiera producido una masacre a tiros en el estreno de una película protagonizada por el Yonker™ alguna vez!

(o en todo caso alguna masacre a tiros que no pudiera haberse evitado si los acomodadores trabajaran con chaleco antibalas y subfusiles con miras de visión nocturna)

Afortunadamente vivimos en una sociedad muchísimo más madura de lo que piensa la gente de Warner (o su despacho de abogados). Somos perfectamente capaces de distinguir la palpable realidad que vemos al otro lado de nuestras ventanas de las quiméricas ficciones que contemplamos en la gran pantalla. ¿Os imaginais un pesadillesco universo paralelo en la que fueran indistinguibles? ¿En la que hubiera que aclarar que lo que íbamos a ver a continuación era una mera invención y no una veraz crónica?

¿En la que gracias a una burbuja inmobiliaria se hubiera construido vivienda tan incontroladamente que la siguiente riada te iba a entrar hasta la cocina?

¿En la que en cualquier momento un veterano pirado podía agarrar el arsenal que tenía guardado en el sótano y salir a la calle a repartir balazos entre los transeuntes?

¿En la que el fascismo fuera una presencia renacida palpable que creciera día a día ganando fuerza y poder sin el más mínimo disimulo, amenazando derechos y libertadas ganados a lo largo de años a base de sangre, sudor y lágrimas ante la indiferencia de un electorado mayoritario dócil y aborregado?

JA JA JA. Cómo se nota que este es un blog sobre tebeos de pijameros ¿eh? ¿En qué otro lugar podriais leer ideas tan absurdas y peregrinas? Afortunadamente la realidad es la que es, firme y sólida.

Y sobre todo perfectamente creible.

Múltiple

En estos tiempos de zozobrante actualidad repleta de imprevisibles giros argumentales tiene especial mérito que este tuit de la semana pasada me dejara tiritante, como estoy convencido de que os ha pasado a vosotros.

Sí. Exacto. Yo también he exclamado lo mismo que vosotros estais gritando escandalizados ahora mismo.

La función de los cierres de cañón de un arma multitubo es impedir que el sobrecalentamiento y la fuerza centrífuga los hagan curvarse hacia afuera. ¡Que eso lo sabe hasta un hippy paficista!

Sobrecargar el largo de los cañones de discos como si fueran uñas de Rosalía no sólo hace el arma más pesada y la desequilibra, es que anula la capacidad de dispersión del calor generado por una alta cadencia de tiro que es la mismísima raison d’être de las armas multitubo. ¿Os imaginais una Máquina de Guerra norteamericana que se pusiera a disparar sin precisión alguna e impactara tanto en enemigos como en civiles o incluso en tropas propias? ¡Sería inconcebible!

¡QUE PARECE MENTIRA QUE OS LO TENGA QUE EXPLICAR, PERIODISTAS DEPORTIVOS, PRECISAMENTE A VOSOTROS QUE ENCARNAIS LOS MÁS ALTOS IDEALES DE VERACIDAD E INDEPENDENCIA DE VUESTRA PROFESIÓN!

Por cieto, eso de que ahora Hulk lleve antifaz y le guste la pizza ¿es de la serie esa de Immortal Hulk de la que estais hablando tanto?