No me pares ahora porque estoy teniendo tan buen tiempo

INTERIOR, DIA

Estamos en la típica redacción de web de reseñas de tebeos que tiene todas las cosas típicas que se usan para reseñar tebeos y que por obvias no voy a enumerar. Al otro lado de los amplios ventanales se ven los modernos edificios de una vibrante metrópolis capitalina cuyas fachadas reflejan una dorada luz mañanera que inunda la estancia. Alrededor de una alargada mesa de reuniones los ocho redactores debaten los contenidos del dia consultando ocasionalmente sus modernos eBooks (menos el que lleva mantenimiento, que usa un sistema abierto que corre con Linux).

-¿Habeis oido lo de que han censurado Lo Que El Viento se Llevó? ¡Y sólo porque salen esclavos!

-Maldita era de la corrección política. ¿Qué ha sido de la libertad de la que disfrutábamos en los ochenta? La de cosas que leí de pequeño que no se podrían ni publicar hoy en dia.

-Bueno bueno, vamos a centrarnos, que si no se nos va la mañana. Aquí tengo las copias de prensa que nos acaban de llegar para elegir cuáles reseñamos esta semana. Aquí tengo el primero: Tal Cual, el tebeo autobiográfico de David Ramírez.

-Bueno, algunos de mis mejores amigos son gays, pero creo que no es el momento más decuado. Socialmente nos encontramos en un momento de mucha tensión con según qué temas delicados.

-¿David Ramíres es mar gay? Pues oye, qué bien lo disimulaba cuando hacía Humor Amarillo, que eran todo chistes de personas normales ¿no? ¡Que no me importa porque algunos de mis mejores amigos son gays, por supuesto!

-Decidido entonces, no le hacemos reseña. Le respondo dándole las gracias por la copia y con la excusa habitual de que tenemos una montaña de tebeos por reseñar ¿no?

-Claro. ¡No vamos a decirle que es porque nos parezca un tema delicado!

-¿Os imaginais?

-¿Cómo de imbécil habría que ser para responderle eso directamente al autor?

-Vale, siguiente tebeo. La Cúpula está redistribuyendo Pitopausia, el último album de Ralf König.

-Bien, algunos de mis mejores amigos son gays pero me temo que como nuestros lectores son mayoritariamente heterosexuales reseñar un cómic LGBT nos pueda perjudicar.

-¿Ralf König es inver gay? Oye qué bien lo disimulaba cuando escribió el guión de El Hombre Deseado, que eran todo chistes de comedia normal ¿no?

-Okey, a la pila de no reseñados. A ver qué más tengo por aquí… Ah si, el integral de Leñadoras.

-Bueno, algunos de mis mejores amigos son gays, quiero decir, lesbianas, pero ahora mismo… no está el horno para bollos...

-JAJAJAJAJAJjj…

-JOJOJOJOjojj…

-Con ese gracejo que tienes no sé cómo no estás escribiendo en El Jueves, Nuño. En fin, siguiente tebeo. Taschen reedita un tomo de ilustraciones de Tom de Finlandia.

-Bueno, algunos de mis mejores amigos son gays pero ahora mismo con la posibilidad de rebrotes del coronavirus…

-Al montón. También nos han mandado el primer número de la reedición de El Puño de la Estrella del Norte.

-Bueno, algunos de mis mejores amigos son gays pero ahora mismo otro título de mutantes de Marvel…

-No, no, El Puño de la Estrella del Norte. Este:

-Vamos a ver, Carlos Vicente, de qué llevamos aquí hablando media hora ¿eh?

-Coño, es que la duda ofende. ¡POR SUPUESTO QUE SÍ!

-¡Me lo pido!

-¡No, me lo pido yo!

-¡Tú ya reseñaste el recopilatorio de las tiras de prensa de He-Man y los Masters del Universo, Luis Enrique!

-No discutais, chicos, ya lo decidiremos luego por sorteo. Antes tenemos que decidir sobre una última reseña. La edición aniversario de Maus.

-Bueno, algunos de mis mejores amigos son ratones…

Principio y Fin

En esta época en la que los rumores de nuevas adaptaciones cinematográficas de personajes con pijama vuelan como puñales en el Congreso de los Diputados una ha conseguido llamar poderosamente mi atención.

Pero no por razones positivas.

Y sí, en un principio el proyecto de adaptar al primer supergrupo canadiense marvelita debería llenarnos de ilusión y esperanza. Sin embargo…

Hmmmm… ¿Cómo explicarlo adecuadamente?

Me temo que no hay manera de hacerlo sin que algunos me llamen señor mayor, casposo o incluso cisheteroblancocentrista porque, OPINIÓN IMPOPULAR, no me gustan esos cambios que se introducen ahora para «adaptarse a los tiempos modernos». Si no te gustan los personajes ¿para qué haces una película con ellos? ¿Eh? ¿Para transformarlos en algo que nunca fueron, sacrificados en el altar de la sacrosanta «representatividad«?

Que encima es más previsible que el resultado de una votación parlamentaria sobre investigar a la realeza española. Y lo sabeis aunque tercamente os negeis a darme la razón. Venga o no a cuento nos van a colar con calzador como mínimo a un personaje de minoría étnica…

…otro de orientación no heterosexual…

…y si queda sitio (y si no se hace, qué demonios) alguno con algún tipo de discapacidad.

Y, ni que decir tiene, mujeres. Muchas. Y si no las había se recurre a ese truco editorial de matar a un personaje masculino y regalarle su nombre y poderes a una mujer.

Porque a quién le importa que antiguamente los tebeos sólo se preocuparan de contar historias emocionantes y divertidas. A los ejecutivos de Hollywood no y parece que al público mayoritario tampoco. Ahora hay que rellenarlos de mensajes progre-feministas…

…y, no importa lo forzado que quede, meter lo de la autoaceptación y el cuerpo-positivo.

Todo lo que exija su agenda propagandística buenista-pacifista.

Qué otra cosa esperar de estos modernos amigos de los independentistas y de los terroristas.

Yo lo siento mucho. Desde la incorrección poítica, con la autoridad que me otorga el No Ser De Derechas Ni De Izquierdas™ , no puedo sino afirmar que la única manera de que yo pagara el precio de una entrada por ver una película de Alpha Flight sería que pudiera ver en pantalla a la VERDADERA Alpha Flight tal y como fué concebida.

Un grupo de señores blancos y normales y una chica guapa para hacer bonito.

El Relojero

Uno de los aspectos más fascinantes de las historias divergentes, los Y Si?, los Otrosmundos, es el estudio la cascada de eventos causados por un simple hecho diferencial. Que lleva de la nave de Richards y amiguetes estrellándose en su reentrada a los Vengadores intentando detener a Galactus. De un clavo pinchando una rueda del coche de los Kent al cerebro de Oliver Queen dentro del cuerpo de Amazo salvando al universo.

¿Y si la Marvel UK, esa editorial tan cara a este blog, hubiera despertado antes y el desembarco de autores británicos en suelo norteamericano de la segunda mitad de los ochenta no se hubiera producido en la DC sino en la Marvel? ¿Cómo de irreconociblemente diferente habría sido el devenir editorial de aquella época? Probablemente habríamos tenido un Dr Extraño surgido de la pluma de Neil Gaiman.

Quizá una sere en solitario de Hannibal King escrita por Jamie Delano.

Y sólo ROB! sabe qué otra cosa con protagonista cazadelincuentes leatherona y ultraviolento surgida de la calenturienta mente de autores provinientes de la revista 2000 AD.

Pero vamos al grano. A la pregunta que realmente nos estamos haciendo todos: qué habría hecho el Bardo de Northamptom, el Sumo Sacerdote de Glycon, el Visionario Guionista de Judgement Day que algunos conocemos familiarmente como El Barbas…

…pero que la historia conocerá como Alan Moore.

Dificil es discernirlo, el pasado cambiante es, siempre en movimiento está. No habría tenido una serie con protagonista vegetal en la que plasmar sus historias de terror ni sus inquietudes ecologistas.

Ni un villano clásico del que contar una historia definitiva que lo definiera para siempre.

Por no tener no habría tenido ni siquiera un universo superheroico de usar y tirar a mano (todavía quedaba más de una década para la compra del Ultraverso malibeño). Y sin embargo gracias a la cabecera What If podría haber escrito perfectamente su Watchmen. Incluso uno con la representatividad de raza y orientaciones que no contiene el que conocemos. Y con mínimos cambios, usando personajes Marvel detodalavida.

De hecho no cuesta nada identificar los equivalentes en que se habría basado.

Es como si fuera una verdad que hubiera estado siempre ahí, esperando ser descubierta.

Para que todas las piezas encajaran una a una.

Con matemática precisión.

De la primera a la última.

Pero en fin, no malgastemos el tiempo en infructuosas elucbraciones sobre lo que podría haber sido y no fué. En última instancia estamos hablando de un cómic.

Esta es una historia imaginaria.

¿O acaso no…?

Quien Siembra Vientos…

Si algo malo tienen estos gloriosos dias que vivimos, Edad de Oro de Las Series, del Periodismo y de la Comunicación, es que también están siendo la Edad de Oro de la Censura de los Ofendiditos.

Y como ya sabeis la última víctima inocente de la Censura de lo Políticamente Correcto es esa obra maestra del cine que no falta en ninguna de nuestras videotecas: Lo Que El Viento Se Llevó.

¿Podeis creerlo?

¡Lo Que El Viento Se Llevó! ¡Ese CLÁSICO IMPERECEDERO que ya nos sabemos de memoria porque lo visionamos como mínimo una vez al año!

Inmisericordemente censurado por la presión de los Indignaditos sólamente porque salen esclavos. ¡Es la historia tal como fué! ¡No podemos ignorarla!

Que alguno puede que esteis pensando que os da igual. Que total, es un bodrio decimonónico del que sólo habeis visto el momento de A DIOS PONGO POR TESTIGO que ponen siempre en la tele pero ¡A ESO DIGO NO! Recordad que «primero vinieron a por los judíos…«

Hoy es LQeVsL la víctima de su estalinista censura pero mañana puede ser cualquier otra película que ose mostrar la esclavitud como fenómeno histórico.

Como DJango Desencadenado.

O Espartaco.

¡O incluso El Cuento de la Doncella!

Basta con que uno de los Guardianes de las Esencias chille delatoramente cual ultracuerpo para que CUALQUIERA de estas obras maestras sean cruelmente censuradas por un cartelito de aviso que alargue ocho segundos su duración total. No vengais a llorarme entonces.

Quiero decir ¿os imaginais que alguien intentara aplicar semejante dislate al mundo del tebeo? ¡Tintín en el Congo! ¡Cargemos todos contra Tintín en el Congo!

¡Salen negros, ergo es racista! ¡Ni que los belgas hubieran hecho alguna vez algo malo a los congoleños!

¿Podría alguien concebir que los Comisarios Políticos de la Cultura obligaran al autor a afirmar que se trataba de uno de sus primeros trabajos y que debido a su juventud estaba cargado de prejuicios?

¡Sería INCONCEBIBLE! Tanto como que el propio autor unos años después hiciera un esfuerzo por denunciar explícitamente el racismo ignorante.

Esas cosas sólo pasan ahora, que los tebeos están escritos acorde a agendas políticas, no antes cuando simplemente eran diversión y entretenimiento. No sé vosotros pero yo no quiero vivir en esa distopía orwelliana. Mira, no sigo escribiendo porque me caliento y suelto alguna barbaridad. Además tengo que salir porque me han invitado al preestreno en París de un peliculón. Que vamos, no salen esclavos…

…pero seguro que algún iluminado tarde o temprano se atreve a decir que es racista…

El Grito

Esteban Maroto, Partido Popular, 2020.

Geyper Man, Geyper (Matel), 1975

¿Coincidencia? ¿Serendipia? ¿Homenaje?

¡TÚ DECIDES!

Obviamente es…

Coincidencia (o serendipia)
Homenaje a Los Juguetes que Nos Hicieron
Taquiones
NADA que ver oiga, uno es un monigote manipulable por quien lo ha comprado capaz de adoptar cualquier postura sin rechistar. El otro un recordado juguete de los 70…
Created with Quiz Maker

Quien Benemérita te Hará Llorar

Amigos, vivimos tiempos complicados. Nuestros derechos, nuestras libertades ¡nuestras misma PATRIA! se ven amenazados por una élite que se aferra a un poder obtenido por un mero capricho matmático. Que a fin de retenerlo es capaz de aliarse con criminales, nada extraño si se considera que algunos de sus más destacados miembros son hijos de terroristas asesinos.

Que presumen de ser una nueva generación que no tiene nada que ver con las viejas castas pero día a día demuestran los mismos tics autoritarios de siempre.

Que pretenden tener conocimientos y habilidades superiores gracias a la excelente educación que dicen haber recibido y cuyos títulos exhiben orgullosos pero todo su tinglado educativo apesta a mafia endogámica.

Que afirman querer salvarnos y luchar por nuestro bien pero sus intervenciones no traen más que destrucción y pobreza.

Compañeros, españoles, sé que la situación parece desesperada. Sobre todo cuando hordas de inconscientes jóvenes les vitorean y les aupan. Ciegos por pura necedad o quizá directamente por antiespañola maldad, a su nefanda malevolencia. Parece que la única e inevitable salida sea un lamentable confilcto civil que ninguno queremos y cuarenta años de paz que no deseamos.

Pero hay un atisbo de luz salvadora. Una rayo de esperanza cuyo color, nada causalmente, es el verde.

Nuestra querida y nunca lo suficientemente ponderada Guardia Civil. Ese benemérito cuerpo y fuerza de seguridad del estado. Esos ángeles guardianes que vuelan en parejas en sempiterna vigilancia siempre dispuestos a darlo TODO POR LA PATRIA.

Si, queridos compatriotas, en estos dias de zozobra y peligro podemos confiar en la Guardia Civil…

…para pararle los pies de una vez por todas a esos malnacidos mutantes.

De Visita

A principios de este mes se ha cumplido el aniversario de un evento histórico: el estreno de la primera miniserie de V, hace la friolera de 37 años ya.

Se Han Vertido Ríos de Tinta™ sobre todos y cada uno de sus aspectos. El impacto que supusieron en su momento sus valores de producción, la complejidad moral de sus personajes o las profundas lecturas políticas que se esconden bajo una aparentemente simple superficie de clásica historia de invasión aliena, por citar unos pocos.

Y los cromos de la Tele Indiscreta, claro.

Pero, reconozcámoslo por duro que sea, como toda obra clásica V está marcada por la época en que fué creada. Que su intrínseca valía narrativa no nos ciegue ante los elementos que han envejecido innegablemente. Como el concepto de «cromos» o el concepto de «revista de papel sobre televisión por la que la gente paga dinero«. Cosas que sólo habrían sido posibles en los albores de la década de los 80.

Como villanos estelares de escote vertiginoso luciendo pectorales.

Eran tiempos más ingenuos, para lo bueno y para lo malo, con efectos especiales que hoy en día resultarían risibles…

…y hasta lineas argumentales enteras que hoy sólo podrían causar hilaridad por su inocentona simpleza y su más que evidente imposibilidad. Como cuando los Visitantes, con la ayuda de los viles colaboracionistas, logran convencer a la población mayoritaria de que no hay que fiarse de lo que digan los científicos porque son malvados y tienen una agenda oculta.

¡ESO NUNCA PODRÍA PASAR AQUÍ!

Desfasando

Queridísimos amigos lectores madrileños, en un pequeño aparte perdido en la nonagésima página del periódico del domingo he leido una indirecta mención a la frustración que habeis sufrido al no haber podido pasar a la Fase 1 de la desescalada (otro día hablamos de lo dificil que es enterarse de qué está pasando allá en medio de esa avalancha de exhaustivas noticias sobre todas y cada una de las ciudades que forman España, he oido que teniais un hospital llamado ¿IFORE?).

La frustración que habeis sufrido, decia, es más que comprensible. Que hasta la isla de La Graciosa os ha adelantado en la lucha contra el COVID-19, tanto que quizá no deberia mencionaros que ni siquiera es una isla, es un pequeño islote. No soy capaz de imaginar la zozobrante confusión que os ha debido embargar a lo largo de esta semana. Que posiblemente entenderiais que los catalanes os hubieran sobrepasado en la Carrera de las Fases (sin duda debido a sus traicioneras artimañas), quizá incluso los vascos (sin duda debido a YA-SABEIS-QUÉ) pero ¿esos mindundis que viven en todas esas otras comunidades que están alrededor? Peor todavía, ¿esos piltrafillas tercermundistas que viven en unas islitas rodeadas por un rectángulo?

No temais, hermanos capitalinos, estoy a punto de compartir con vosotros el secreto de nuestro éxito: hemos derrotado al coronavirus en las calles.

No, no es porque hayamos sacado al ejército a recorrerlas.

Ya sé que eso a vosotros también se os da bien. Y no, tampoco es porque lo hayamos puesto a sobrevolarlas.

Saigon, mierda, todavía sigo en Sai¿de qué estábamos hablando…? Ah sí, de la desescalada. Que no, que la clave ha sido otra.

¿Haber hecho sacrificios de vírgenes al volcán? No. Y no voy a hacer el gastado chiste sobre lo dificil que es encontrar vírgenes a estas alturas de la vida.

¿Que tenemos una inmunidad especial debido a nuestros apareamientos con primigenios homínidos anfibios? Ahhh claro, como vivimos en islas tropicales tenemos que ser adoradores de Dagon o de cualquier otro impío culto primitivo ¿verdad? Cómo es vuestro peninsulocentrismo, coño. Que sepais que en estas atlánticas tierras de toda la vida hemos sido devotos seguidores de El Que Camina Detrás De Las Plataneras.

No, colegas metropolitanos. Nuestro secreto es otro. Un arma que frente al COVID-19 ha sido como la krytponita para Superman. Como el color amarillo para un Linerna Verde. Como el Microsoft Word para Ana Rosa.

Behold: EL PEPE BENAVENTEMÓVIL.

Cuatro semanas de esto paseando por la ciudad y ni virus ni voras, coño.

(y os parecia jevi lo de Mad Max: Fury Road)

Presa de Aves

En este blog, obvio es decirlo, lo que sentimos por Scott Lobdell es devoción. Hablamos de alguien que, junto a Fabian Nicieza, es una de las piezas más importantes del epicentro de todo lo que en los noventa era molonidad: los mutantes Marvel. Bueno, «importante» para ser un guionista, claro.

Pero, ay, todos somos humanos (salvo ROB!, que es divino). Y errare humanun est. Nadie tiene un pasado impecable si hurgas lo suficiente en sus olvidados recovecos y más si se tiene en cuenta que sensibilidades sociales que hoy nos parecen básicas y fundamentales no lo eran hace diez o veinte años.

Aun así hay que preguntarse qué se le pasó por la cabeza a nuestro Scott guionista favorito cuando allá por 1990, en el número 43 de Marvel Comics Presents, introdujo a una nueva villana en la historia de complemento protagonizada por Syrin.

Una nereida, una ninfa acuática dotada de místicos poderes (claro) acuaticos que pone en serios apuros a nuestra mutante pelirroja SIN poderes cósmicos favorita.

Y claro, uno puede entender que en el tema de los nicks superheroicos la cosa está muy jodida, tanto que ya por aquella época Alan Davis bromeaba en su Excalibur en solitario sobre que todos los nombres buenos ya estuvieran cogidos. Pero Scott de mi alma, Scott de mis entretelas, habiendo tantas palabras combinables referentes al líquido elemento en todas sus formas y manifestaciones ¿era necesario, por NO QUIERO SABER QUÉ proceso de asociación, llamar a tu personaje…

BOLLERA?

¿EN SERIO JORG SCOTT?

Tiempos Oscuros

Una de las características de esta Era Dorada de las Series™ que estamos disfrutando es la multinacionalidad. Dramas políticos noruegos, procedurales policiales islandeses, nuestras pantallas no habían cruzado tantas fronteas desde los locos tiempos de la TVE setentera y sus series de animación francesas, italianas y polacas. Y contrariamente a la percepción popular no todas son series reales como la vida misma, también las hay de ciencia ficción.

Como Dark.

Esa serie que quizá no haya emocionado a Spìelberg…

…pero sí al portadista del ABC.

Dark, como todas las obras interesantes, es compleja y requiere un esfuerzo comprensivo por parte del espectador. Muchos han abandonado, me consta, definiéndola como «un Stranger Things con alemanes maniaco-depresivos que se abofetean cada 23 minutos«. Qué poco han entendido. Bajo su engañosa apariencia de culebrón rural de teutones salidorros Dark esconde una narrativa que se adhiere a los más rígidos preceptos de los relatos de viajes en el tiempo. De los más antiguos a los más modernos, como el establecido por Legends of the DC Universe de petarse a guiños a clásicos de lo de viajar a lo largo de la cuarta dimensión.

Como Terminator…

…El Día de la Marmota…

…Looper…

…Star Trek IV…

…o 2001 una Odisea Espacial.

Y en esta galería de homenajes no podía faltar la mejor serie de viajes en el tiempo de la historia de lo audiovisual, esa inmortal aportación de la televisión británica al acervo de la ciencia ficción. Como ya habreis imaginado, me estoy refieriendo a…

…Dentro del Laberinto.

No por dios, no digo «la de Jennifer Connelly». Digo DENTRO DEL LABERINTO.

Porque, y aquí se manifiesta claramente su oigen germánico, Dark es un caliedoscópico puzzle en el que cada uno de sus elementos, al ser estudiado con detenimiento, revela el complejo tapiz de tramas y referencias que conforma su argumento. Incluso si se trata de sus elemenos más nimios e intrascendentes como, por ejemplo, un tebeo que aparece en pantalla durante un par de segundos.

No se trata, como pudiera parecer muy a primera vista, de una edición alemana del Dani Futuro de Carlos Giménez. Captain Future es una serie editada en aquellas tierras que, comenzando su andadura en 1980, alcanzó los 80 episodios. Y lo primero que salta a la vista cuando uno examina sus portadas…

…es que sin duda los taquiones son intensos en esta serie…

…muy intensos

…pero que muy, MUY intensos

…pero INTENSOS DE LA HOSTIA, ¿sabes cómo te digo?

Tranquilos, todo tiene una explicación lógica y racional. Como era costumbre en la Europa de aquellos lejanos y locos tiempos, se trataba de una adaptación-continuación producida localmente de un anime de éxito en su momento, el Captain Future de Toei, estrenada en 1978 y que duró 53 episodios.

Eso, y no ningún tipo de plagio, explica el parecido del personaje protagonista de los comics a un personaje de anime, panda de malpensados.

Pero, en un giro superimprevisible que podría perfectamente marcar el fnal de una temporada de la propia Dark, el Captain Future NO es un personaje nacido en Japón. En realidad el anime adapta las andanzas literarias pulp de un personaje creado en 1940, unos 38 años antes.

Y, aunque sus aventuras surgieron de la pluma de Edmond Hamilton su creador real fué un conocido editor de la época: Mort Weisemberg.

Sí, el mismo Weisemberg que unos años después crearia a unos adolescentes desface entuertos que, como los de Dark, le daban a eso de viajar desde su futuro a nuestro presente.

La Legión de Super-Heroes.

Viajes en el tiempo, bizantinas conexiones referenciales, taquiones como para parar un tren. El adláter de pro a estas alturas ya se estará preguntando si la huella de ROB! es visible en la serie. Y, en fin, la respues es «depende«.

Si uno considera que personajes que viajan al pasado y viven sus vidas anónimamente en paralelo a sus yos infantiles…

…y agerridos ciudadanos de la tercera edad de blancos cabellos viajando por el tiempo armados hasta los dientes…

…y futuros líderes de resistencia en eras de apocalipsis con un ojo en blanco cuenta como «influencia» pues entonces SÍ, NENA SÍ.

AVÏV K’ARD!

AVÍV BÔR!