Principios 3.0

Este mes, concretamente el próximo domingo, se cumplen tres años desde la aparición de la primera publicación bajo el sello Black Label en DC.

Fruto en gran parte de la necesaria renovación de cara al mercado para material adulto de sellos que habían quedado anticuados como Vertigo, esta propuesta se promocionó bajo una serie de principios que pintaban bastante bien, como la libertad creativa que se daba a autores de primer nivel para ofrecer su visión de personajes y situaciones del Universo DC que no necesariamente tenían que estar atadas por la continuidad imperante en DC ese día.

Es decir, lo mejor de Elseworlds y de Vertigo con autores molones. Es decir, tebeos caros. En el caso de nuestro país tebeos más caros y en tapa dura, salvo si te escribe Tom King. Entonces sales en grapa.

Material y autores seleccionados. No todo vale. Salvo si haces cosas de Batman, claro, pues Batman siempre mola, Batman siempre es adulto y sofisticado. Y quien dice Batman dice Joker y Harley Quinn, por supuesto.

Esos fueron los principios de Black Label. Visión, autores y libertad creativa.

Aunque la misma palabra «principio» ya te indica que eso es lo que se pretende al menos de inicio, pues una vez que el CM quiso hacer algo de autobombo…

…le recordaron que algunos límites sí que había:

Y es que lo de «material adulto» no tiene el mismo significado que en Europa.

Es decir, que el sello Black Label no se siente atado por ninguna norma ya desde su primer título, ni siquiera por las suyas propias. El sello Black Label es dinámico, por lo cual no puede ni debe quedarse estancado en unos principios. El sello Black Label evoluciona, y esa misma evolución es lo que garantiza su pervivencia. Es decir, que los números cuadren.

Felices tres.

2 comentarios en «Principios 3.0»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.