Lo de Dune es un momento muy delicado

Sabed pues que estamos en el año dos mil veinte y dos y es un tiempo complicado para las remakes. Hay filmes grabados a fuego en la memoria de los aficionados. Obras casi perfectas fruto de creadores que se hallaban en su momento cumbre. Siendo ineludiblemente odiosas las comparaciones cualquier nueva versión está condenada a ser vista desfavorablemente, sea una más que decente RoboCop o un descacharrante Desafío Total.

El Dune de Villeneuve lo tiene mil veces peor. No sólo debe afrontar la ira de los fanes de la versión de Lynch. A ella se suma la de los de la saga original de libros de Frank Herbert. No concento con ello tendrá en contra a los adoradores de la nunca rodada versión de Jodorowski. Y como guinda del pastel a los admiradores de la versión televisiva de los 90 (si, esos cuatro de ahí al fondo, al lado de la salida).

Con semejante legión afilando las bayonetas, esperando cualquier desliz en el material promocional para lanzarse al asalto preventivamente, la productora ha cometido un error fatal al permitirse que se filtraran unas primeras imágenes de la Cofradía de Navegantes.

El pitorreo a lo largo y ancho de Las Redes Sociales™ Se Ha Hecho Viral™, claro. Y sería esperable de los clásicos aficionados al cine y a la literatura. Los que ven La Script (pero no la que es Terelu Campos) o consutlan GoodReads. Pero no de nosotros, los chicofanes y chicafanes de los tebeos.

Porque todo esto ha pasado antes.

Con aquel primer trailer del Hulk de Ang Lee que, por culpa de las prisas y querer llegar a tiempo a la Superbowl, causó tan mala impresión gracias a un CGI sin terminar. Como profesional del tema no puedo expresar lo increiblemente importantes que son esos pases de render adicionales pues ahí se calculan las pinceladas definitivas que hacen creible lo digital. La sutil refracción subcutánea, los casi imperceptibles detalles de la piel, la eterea relfexión de la luz entre superficies y todo ese necesario ruido que rompe la impecable estérilidad de la imagen generada por ordenador.

Sabemos que de un director tan eminentemente visual como es Villeneuve no podemos esperar otra cosa que perfección plástica. Así que creedme cuando os digo que el resultado final que veremos en salas de cine (o salones de streaming) va a ser excelente.

Va a ser insuperable.

Y aún diria más.

Va a ser cojonudo.

8 comentarios en «Lo de Dune es un momento muy delicado»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.