Seguimos para bingo

Que en el mundillo y sus aledaños las cosas estén tranquilas es algo esperable, clásico, jamás nada perturba la paz de los muertos.

Sin embargo en ocasiones algún hecho salta porque la gente resulta que no quiere seguir dorándole la píldora a abusadores, acosadores, derechistas en varios grados, homófobos, misóginos, racistas de distintos pelajes, explotadores y demás carcundia.

En esos momentos surge de inmediato un movimiento expontáneo.

Para protegerlos. Que a ver qué pasa aquí, lo mismo un día le toca a ellos y al siguiente a ti. ¿Por ser alguna de esas cosas? Uy, no te escucho.

El asunto es que mientras dejar sin trabajo, sin oportunidades o sin posibilidades a gente en una posición precaria es lo razonable, lo que dicta el mercado o lo que pasa siempre parece que cuando uno protesta, critica o dice en qué va a gastar su dinero está haciendo algo en contra de todo orden social y lógico grecolatina.

El término técnico creo que es: Escuece.

Por ello que, regularmente, los escociditos vengan a los comentarios a explicar por qué está feo criticar o, pero aún, que también los privilegiados sufran las consecuencias de sus acciones. Por supuesto la Cultura de la Impunidad está fuertemente arraigada pero no da para demasiado, así que si uno visita cualquier comentario lo más posible es que acabe encontrándose un número limitado de tipos de respuestas.

De ahí que hayamos considerado necesaria para la fina convivencia el sacar un bingo.

Por un lado entendemos que esto puede ser problemático por animar a la ludopatía, sin duda muchos no podrán dejar de participar hasta completar el cartón llevándose el premio gordo: Una opinión de mierda.

Pero como ya sabéis aquí nunca nos ha preocupado que nos acusen los privilegiados de ser agresivos y poco elegantes aunque eso dificulte nuestras posibilidades de pillar carguitos, trepar en las colaboraciones periodísticas, ser jurados que dan premios a gente de mierda, monetizar vídeos y, en general, todo lo que hace un estercolero en llamas de este mundillo.

Que, además, está a punto de empezar la temporada de anuncios de invitados para convenciones y ya sabemos cómo funcionan esas cosas. Es como lo de ser evento de referencia, solo necesitas valor. Y una plataforma para quejarte de que te intentan silenciar. (Con suerte logras el combo Laura Fernández y puedes blanquear a un abusador e inventarte una quema de libros en el mismo medio de comunicación sin que te echen). Ahora mismo hay mucha gente preparando excusas de mierda. La mayoría sin cobrar.

Así que aquí os presentamos en exclusiva -y absolutamente nada inspirados por las respuestas que Teknomagic tiene que aguantar regularmente, no busquéis los parecidos razonables, están solo en vuestra imaginación- este magnífico cartón de bingo:

Sé que no tiene tanta gracia como meterse en internet con la gente que no conoce la afición y quiere darte dinero porque tú sí que la conoces y puedes ridiculizar su ignorancia, pero es que en ADLO! tampoco damos para mucho más.

Y, total, esto es un remanso de paz. Así que no habrá que recordar a Ozores, Pajares o Esteso. ¿Cuándo será la próxima vez que haya que usarlo?

6 comentarios en «Seguimos para bingo»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.