Jurados hasta arriba

Uno de los adlateres tiene un lema. Dice que los premios dicen más de quien los da que de quien los recibe. Pocas semanas ha sido esto tan cierto como ahora en el mundo del cómic español. Y es que no quiero hablar de Antonio Martín, pero podemos hablar del jurado. Contamos ocho nombres (3 mujeres y 5 hombres) de los cuales 4 aparecen acreditados en cierto modo como autores. Y un 5º autor, Antonio Altarriba, cuyo único mérito mencionado es ser el ganador del Gran Premio en 2019, algo que hasta hace unos días bastaba para sobreentender que también él es, ante todo, autor de cómic.

No hace falta decir demasiado de Antonio Altarriba. Al fin y al cabo, ya se ha retratado él solo en El Periódico, probablemente el primer medio “serio” en comunicarse con alguna de las partes. ¿Con el premiado? ¿Con los autores firmantes del comunicado? No, con Altarriba, miembro del jurado. Parece por tanto que no hay nada vil ni despiadado en hablar de ellos, ha sido uno de sus miembros el que ha dado el primer paso. Resulta curioso contrastar la noticia tal y cómo se publicó, que empieza hablando del comunicado con la versión editada y disponible ahora en la web del diario, que comienza hablando del Prestigioso Premio. Algo habrá ocurrido entre medias. Publicada como un “Comunicado”, no tenemos firma responsable, al parecer, que pueda explicar si era muy complicado contactar con alguno de los autores del comunicado. Por cierto, tampoco firma nadie la nota publicada por El País, donde ha sido pluma habitual otro miembro del jurado, Álvaro Pons.

Pons, además de bloguero, divulgador y conocedor de los antiguos premios a la Divulgación que daba el Saló (puesto que ganó el suyo en 2007) ha sido colaborador de esta desorganización, aunque no podamos descartar por completo que ejerza su Derecho al Olvido en ese sentido. Pons ha preferido mantenerse en un perfil bajo al respecto de la polémica, delegando la responsabilidad de las explicaciones en un comunicado que Ficomic debería sacar en algún momento. En cualquier caso, sabemos que comparte con Altarriba algunas de sus opiniones sobre lo sucedido en el asunto entre el galardonado y David Ramirez. Tras la sentencia (la nota Jueves.09. Enero) Álvaro comentaba que al mundo del tebeo le venía bien un poco de amor duro en forma de condena a un artista en mala situación económica para espabilar todos y no confundir libertad con libertinaje.

El hecho de que unos años después él mismo ganase un premio en el Saló de Barcelona que precisamente contaba con un gran apoyo popular sin que nadie arquease una ceja nos puede servir de muestra de que aquí el eje del problema no son las opiniones sobre la libertad de expresión, sino esto es solo un añadido a una interpretación free style de las bases.

Pero si hablamos de personas implicadas en el asunto entre Martín y Ramirez, en el jurado tenemos a la persona más implicada en ello aparte de autor y denunciante. ¿Cels Piñol? No hombre, él se mantiene al margen. Para variar. Me refiero a Toni Guiral, que aparece también mencionado en la susodicha tira. Lo curioso del asunto es que aunque Guiral es probablemente más conocido y recordado por su labor como divulgador, él sí es autor y podría optar al Galardón sin tener que retorcer las bases de nada. Guiral no ha movido ficha sobre el tema, aunque fue compañero en el sector e incluso en la misma editorial que el galardonado.  Ambos coincidieron en esas editoriales que usted sabe con Marika Vila, también parte del tribunal que nos ocupa. Todo en familia.

Además de jurado, Guiral es, según la Wikipedia, comisario de las Exposiciones del Salón del Cómic de Barcelona. Curiosamente, una de las dos exposiciones anunciadas en la página web de Ficomic está dedicada, precisamente, a Antonio Altarriba. Dado que la Wikipedia le atribuye a Guiral ese puesto desde 2013 cabe atribuirle también responsabilidad en este misterioso suceso de 2016 en el que algunas pinturas desaparecieron de una exposición, se le dijo al autor que era por mostrar vello en el cuerpo de las mujeres ilustradas, pero luego se apresuraron a decir que era por otra cosa. Recordemos de nuevo que no hay que confundir la libertad con el libertinaje. Al año siguiente a Guiral lo ascienden a «director de contenidos» del Salón.

Hablando del tebeo de Ramirez, hay que reconocerle a La Vanguardia, cuya pieza sí que firma Justo Barranco, que no solo publica la polémica página, también desliza el listado del jurado de los premios de este año. No obstante, no parece que hayan logrado ponerse en contacto con ningún otro miembro del mismo, con lo que no goza del incalculable valor de hemeroteca que supone la nota de El Periódico. Quienes no han parado han sido los de Vandal/El Español, que no contentos con publicar una nota desde el propio Vandal (recordemos, una web de videojuegos) han publicado no una sino dos columnas de opinión sobre el tema en su apartado de tebeos, Sala de Peligro. Con sorprendentes resultados.

Por supuesto, aparte de los autores presentes en el jurado hay más autores de cómic perfectamente conformes con el premio. Por ejemplo desde ARGH!, Asociación Profesional de Guionistas de Cómic, no se han pronunciado, aunque sí que han compartido no solo su participación en los eventos del propio Salón de Ficomic sino también la conversación que Elisa McCausland tuvo, también en el marco del salón, con… Antonio Altarriba. 

A estas alturas no debería haber dudas: Altarriba es miembro de la asociación de guionistas. También lo es Fernando Llor, firmante de una de las dos columnas, críticas con el fallo del jurado, en Sala de Peligro. Otro conocido de este blog, El Torres, aparece también como uno de los miembros que conforman ARGH!. Aunque diríamos que El Torres preferiría que la asociación se mojase un poquito.

No os voy a recordar que ARGH! es uno de los colectivos fundadores de la Sectorial del Cómic, porque hoy no hemos venido a hablar de eso. Aunque sí que es una pregunta interesante, ¿dónde están los colectivos? Por ejemplo, el resto de Salones del Cómic que se celebran en España. Ya sabemos que perro no come perro, pero la gente de Expocómic (Heroes Comic Con Adolfo Suarez Madrid Barajas) sí que ha sido de comerse a otra gente. Igual sería un gran momento para, no sé, salir a defender a los autores. Es raro porque en la página web del evento madrileño no he podido encontrar las bases de sus premios para comparar, solo un montón de cosas que acreditan que el mundillo está lleno de trileros.

De modo que mientras seguimos esperando ese comunicado de Ficomic, o a que los señores y señoras del jurado se pronuncien de alguna forma, los periodistas, divulgadores, lectores, editores, fans y otras personas podéis sumaros (vía email a comunicado.mundillo@gmail.com) a un nuevo comunicado, creado para paliar las ganas que pudieseis tener de sumaros al de los autores sin serlo. ¡Si es que no era tan difícil!

14 comentarios en «Jurados hasta arriba»

  1. Solo por alusiones:
    He sido colaborador externo de El País, pero solo hace falta dar una vuelta por el diario para ver que mis colaboraciones son nulas. Nadie me ha preguntado sobre esto.
    Y sobre tu otra afirmación: nunca he dicho lo que has puesto en el artículo. No comparto lo que dice Altarriba, sino que tengo una opinión que expresé y que quizás no sea popular, pero la mantengo.
    La pongo aquí para que cualquiera saque sus conclusiones sobre lo que dije. Y por último, como he dicho, creo que debe ser FICOMIC la que hable. Si no lo hace, o según lo que diga, yo expresaré mi opinión. Y mi autocrítica.

    ¿Libertad de expresión?
    Peliaguado, muy peliagudo, el tema que circula estos días por todos los foros de internet: el famoso juicio a David Ramírez y la gente de Dolmen por la paginilla de marras del número 51 dónde se ponían en boca de Cels Piñol los epítetos de #@@@¡¡¡¡!!!!#@ hacia Antonio Martín. La sentencia, que obliga a pagar al bueno de David y absuelve a Vicente (aunque me consta que está muy jodido), ha generado una polémica sólo similar a la de los precios de Norma. Y no es para menos.
    Se han dicho muchas cosas: que si coarta la libertad de expresión, que si es motivo de boicot a AM, que si hay
    que recaudar fondos para David Ramírez… Personalmente, creo que la sentencia tiene un lado positivo y otro negativo.
    El negativo, evidentemente, es el que afecta a las personas. No conozco personalmente a DR, pero sí a Vicente y sé, me atrevería a decir que con seguridad, que es un tío encantador. Casi, casi, ingenuo, fíjese usted. Vamos, una de esas personas que no dudas de calificar como «buena persona». Y lo que le ha pasado le debe estar jodiendo sobremanera. Y no digamos al pobre DR, que se ha encontrado de la noche a la mañana con que una colaboración suya (posiblemente gratuita y altruista, como la mayoría de las colaboraciones que hacen en este país los pobres dibujantes) no sólo le ha quitado el tiempo y esfuerzo propio de estas cosas, sino que además le va a quitar dinero. Y mucho.
    El positivo es paradójicamente, la propia sentencia. Hasta ahora, el mundo del tebeo vivía en una especie de guetto propio, con leyes propias y con comportamientos propios. Incluso con habitantes propios que habian tomado el poder. Una especie de tierra media (ahora que está tan de moda) en la que unos pocos (los buenos) se enfrentaban las terribles hordas de malos que campaban por todas partes. De repente, y con toda la violencia que puede suponer una sentencia judicial, los moradores del guetto se han despertado y han comprobado una terrible realidad: viven en el mundo real. Y lo que es peor: sus leyes son las de todos.
    Quizás es el mejor símil que se pueda hacer de haber llegado a la «mayoría de edad». De golpe, nuestros actos derivan en responsabilidades.Y eso es lo que ha pasado.
    Se ha dicho que la sentencia va contra la libertad de expresión, que si el humor, que… Veamos: precisamente porque hay libertad de expresión, DR pudo poner lo que puso en su historieta. La libertad de expresión consiste en que yo, en pleno uso de ella, puedo decir lo que me salga de los cojones.Y la constitución, tanto apelada, me defiende. Como también defiende a todo aquél que se vea afectado por mis palabras, permitiéndole acudir a los tribunales. Lo curioso de esto es que, por lo que me informan los entendidos, es mejor si decidimos pasar la raya usar epítetos contundentes que no sean indicativo de delito. Me explico: si le llamas a a alguien hijodeputa es menos grave que si le llamas ladrón, ya que lo primero no es delito y lo segundo supone que es actor de un delito. Bien que sabía esto José María García, que para evitar la riada de sentencias que tuvo en contra, se inventó epítetos como abrazafarolas y demás. Y me diréis: Pues en muchos sitios se pasan. ¡Claro que en El Jueves, el guiñol y demás se pasan de la raya! Pero es que ellos se meten con políticos, curiosos rapiñeros que no se pueden permitir el lujo de meter una demanda en tribunales y que les acusen de ir contra «la libertad de expresión». Su dependencia de la vox populi les hace morderse la lengua y las ganas de cerrar todo medio que vaya en su contra. Pues no debe estar el Aznarín de contento con el cierre de CQC. Si por él hubiera sido los habría llevado a galeras…
    Pero volvamos a lo nuestro. Lo que hizo DR, en uso de su libertad de expresión, es punible. Y eso es un riesgo que se debe afrontar. La responsabilidad de nuestros actos. AM ha hecho uso de un derecho constitucional, simplemente.
    Ahora bien, ¿realmente era para tanto? Yo creo que no. Creo que Antonio ha matado moscas a cañonazos. Por muchas razones. Una, que Dolmen, por mucho que lo lean muchísimos lectores, no llega a más de 2500 o así comiqueros que, de seguro, tenían su opinión formada sobre AM y sabían los códigos del chiste de DR. ¿Qué un lector que no sepa de qué va la cosa puede ver injurias? Pues sí, pero…¿cuántos lectores tiene Dolmen que no sepan de que va la cosa?
    Segunda razón: Es posible que haya sido la gota que colma el vaso, pero AM tiene suficiente experiencia y saber estar como para diferenciar cuándo algo es un insulto malencarado y cuándo es una broma de mal gusto. El castellano tiene esas cosas de los epítetos sonoros que tanto gustaban a Cela. ¡Si hasta usamos hijodeputa cariñosamente! Creo que un buen artículo de respuesta en los pocos medios que hay en el mundillo habría sido mucho más contundente y eficaz.
    El resultado es triste para el tebeo español, porque el golpe económico puede dejar Dolmen en muy mala situación, una lástima para una editorial que estaba desarrollando una buena labor. Pero por otra parte, demuestra que el tebeo ha salido del guetto y es un medio adulto, que debe responsabilizarse de lo que hace.
    Me jode profundamente lo ocurrido por la situación en que se quedan David y Vicente. Si necesitáis algo, sólo tenéis que pedirlo.
    Un abrazo chavales.

    1. Hola Álvaro. En este caso, lo que «he puesto en el artículo» es un breve resumen de impresiones. Para que nadie deba compartirlo, enlazo y explico cómo leer al texto al que me refiero, que es el mismo que aquí enlazas y que copiar y pegar originalmente no me parecía correcto. Pero te agradezco que lo traigas aquí si lo consideras pertinente.
      Sobre tu colaboración con El País, en ningún caso digo que se te haya consultado sobre esto especificamente, y de hecho utilizo el «ha sido» refiriéndome a tu pasado como colaborador de El País: por lo que recuerdo, hace casi un año que no publican nada con tu firma.

      Para cualquier otra cuestión que necesites de mí, aquí quedamos.

  2. Ya os solicité vía cuenta de Buittrer un anexo para que también podamos firmar aquellos pocos lectores aficionados que estamos en desacuerdo con todas esas notas de repúdio e esclarecimento.
    ¡También nosotros tenemos derecho a dejar nuestra propia huella en la historia con letra bien gruesa y grasienta!

  3. Lo que me queda claro es que el señoro Martín está más o menos a la altura de los Borbones encarcelando raperos por decirles no precisamente bonito… Guardando, claro, las debidas proporciones.
    Y que hay quien, por muy buenas intenciones que tenga, está más que dispuesto a retorcer la lógica y hacer maromas mentales que ya envidiarían en cualquier circo, para defender el derecho del señoro Martín a ser como los Borbones.

  4. ¡Madre mía con la Civil War comic hispanera!!
    ¿Se han creado ya los hashtags #TeamAntonioMartin y #TeamAutores?
    ¡Escoge tu bando!

  5. ¿Alguien ha puesto ya a la venta su nota de repúdio e esclarecimento firmada en Todocolección o es demasiado pronto? Lo digo por ir pactando precios así entre nosotros, y acaparar el mercado de los coleccionistas de fetiches comiqueros como lapices mordidos y falsos originales. Y a ser posible antes de que Pedro Monje se decida a contestarme qué cualidades posee el artículo de su compi Miguel Ángel Uriondo «cofundador, divulgador, experiodista y amante del cómic» que le pone tan contento de ver el tratamiento de la concesión del premio que se está haciendo en su lo-que-quiera-que-sea esa Sala de Peligro; texto jaleado además por editor español.

  6. Se ha dejado el hilo musical encendido con un éxito de Mari Trini… y el caso es que se escucha como una respiración de fondo. Aunque no pueda asegurar que se trate del reclamado crítico Pedro Monje, hacedme el favor y llamad a la Sala de peligro por el interfono.

    «Por qué a mí, se me ha caído / Un skrull en el jardín / Por qué a mí, se me ha caído / Un skrull en el jardín»

  7. Pues si, la segunda noticia de elPeriodico difiere de la primera, pero en la segunda podemos encontrar un titulillo a medio articulo que ha hecho que me parta de risa, que parece que califica al sujeto en cuestión XD

    1. Sí, y con metareferencias incluidas. Que juntando 300 firmas te aseguran un book trailer de Zack Snyder para el Picnic Ficomic in Plaza Barcelona del próximo año. Fue por eso que se dieron tanta prisa para sacar las chorras… digo, la nota de repúdio y esclarecimento.
      Cómo va lo de las gestiones para lo mío con Pedro Monje y su compi de estimación; sigue saliendo Mari Trini cuando la operadora me conecta Sala de peligro. ¿Se trata de algo así como una oficina o utilizan algún andén en desuso de Adif para torturar el oído a los aficionados y dejar en remojo a los editores? Lo digo también por Uriondo… ¿Está al día con la ACDCómic? No sé si él es socio, lo suyo igual solo ha sido una infección fúngica secacerebros por pegar el oído demasiado a la vía mientras buscaba inspiración para su artículo importante sobre Antonio Martín y la crítica sustancial.
      Mantenedme al día con lo mío y lo vuestro; para cualquier otra cosa, mi madre.

      P.D.
      A lo mejor están ocupados solicitando una entrevista con el gran premiado. (Que sería de los aficionados de a pie que no sabemos hacer otra que comprar tebeos sin desprendidos y enterados divulgadores como Pedro Uriondo Miguel Monje.)

  8. «Por qué a mí, se me ha caído / Un skrull en el jardín / Por qué a mí, se me ha caído / Un skrull en el jardín»

    1. Que Valencia… es más «linda»… que Barcelona…

      BWAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

      AAAAAAAAAAAAAH

      HAHAHAJAJAJAHAJAHAJAJAJAJAHAJAHAJAJAJAJAJAJAHAJAJAHAHAJAJAJAHAHJJJJAHHHHH

      AAAAAAaaay…

      BWAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAH

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.