Dolmen Museum: Antonio Martín ha sido ascendido

El Dolmen nº51 de junio de 2000 se hace eco de una noticia que se había producido el mes anterior: el cambio de funciones de Antonio Martín dentro de Planeta

Aquí tenéis un zoom a la noticia a un tamaño legible, redactada por Vicente García

Y aquí tenéis los comentarios a la misma por parte de Antonio Martín

Publicado por

EmeA

En 1972 fui acusado de un delito que no había cometido y desde entonces sobrevivo como soldado de fortuna

10 comentarios en «Dolmen Museum: Antonio Martín ha sido ascendido»

  1. Master Class sobre cómo transformar una humillación, como es quitarle de Director Editorial y darle un cargo como ese a alguien que en 2000 seguía sin utilizar ordenadores, en algo digno. Lo que le hicieron fue darle una patada hacia arriba con el fin de que se fuera por sí solo en vez de tenerle que pagar un finiquito cuantioso. Vamos, lo que le hicieron fue mobbing puro y duro. De hecho Martín se desligó de PdA un año después cuando Martín le puso una demanda laboral y la ganó al demostrar que, efectivamente, le estaban haciendo mobbing. El texto es eso, un patético intento de darle la vuelta a una situación humillante, y de la que intentó culpar más tarde a la plancha de Ramírez.

  2. Pues lo que me queda claro es que el señoro ya era un señoro muy señoro en esos tiempos y que los «malos momentos» por los que estaba pasando a los que se refirió en su entrevista con El País, era precisamente que los de Planeta ya no sabían como deshacerse de él y eso lo tenía jodido.

  3. Habéis sido los más rápidos en aprovecharse del vídeo de Jaume Vaquer. Pero avisad a la Sala del Percebe y a Pedro Uriondo y Miguel Monje para que tengan relleno de sobra en su plataforma periodística transmedia durante este fin de semana; los lectores aficionados consumidores de tebeos necesitamos mundos paralelos (y para tontos), ya que, a falta de la opinión de Ana Rosa, Sala del Percebe es de los mejores que podemos encontrar.

    Ahora bien, ¿no sería conveniente lanzar un comunicado preventivo contra Joan Navarro por si acaso sucediese lo peor en el próximo Picnic Barcelona? Creo que se podría alegar contra él por lo menos su oscura relación con Javier Solana. Acabar juntando rápidamente todas las firmas que sean necesarias y evitar así entre todos una afrenta a la afición como la del premio de este año. (Salvadme de mí mismo, que también soy aficción, y necesito que me higienicen y limpien moralmente; ¡guía ética os pido!) Y, ya aquí, desplegar los papeles y empezar a escanear cronológicamente. Os saldrá algo más carillo, por las dimensiones.

  4. Ismamelón Sobrino, no sé como te las apañas, pero nunca consigo comprender ni una palabra de tus parrafadas. A estas alturas ni siquiera entiendo si estás a favor o en contra del boicot al premio, si Antonio Martín te cae mal o bien o siquiera de qué puñetas hablas o qué oscuro dialecto del castellano utilizas.

    1. Eso es lo que se pide, un western con buenos y malos en el que todos puedan presentarse como el pistolero que abandona la ciudad tras cumplir su papel de salvador.
      Puedes buscar a los rellenadores de actualidad de Sala de peligro, aunque no el noticioso artículo que debieron borrar, y al increíble pedante menguante Miguel Ángel Uriondo y su opinión sobre el «caso» Antonio Martín. Puedes seguir el rastro de bilis y semen de autores en Twitter. Capaz de comparar una demanda a un dibujante español con el asesinato de dibujantes franceses. Miembros de la ACDColeguis y dibujantes aprovechando su participación en «momentos históricos y revolucionarios» haciendo un paréntesis para pitorrearse de la revista CLIJ y de una asociación cuya existencia y actividad deben de odiar con fervor suficiente como para autoafirmar su convaleciente onanismo. También ver a quien confunde una dedicatoria de Antonio Altarriba en uno de sus libros con la firma de Antonio Martín. Preguntarte sobre la capacidad de contextualizar la reciente entrevista a Antonio Martín entre muchos aficionados y autores que no saben de su actividad junto a otros críticos, dibujantes y guionistas, en defensa de la profesión. Examinar la edad media de esos famosos firmante. Buscar cómo celebró la concesión de un premio a su socio de honor (o lo que sea). Comprobar la edad media de los trescientos firmantes. Los apaños y aseados arreglos de las siguientes notas de repudio respecto a la original, seminal y biliosa, primera nota de AUTORES. Puedes ver al editor de Fandogamia jaleando la opinión de un experiodista palurdo amante del cómic (divulgador (!?)) que se gloria de no haber leído ninguno de los libros del premiado; a pesar de conocerse al dedillo los de Luis Gasca, «¡Ole, tus güevos!» Ver que se ha hecho de la condición de divulgador en España: gentecilla que se cachondea de Isaac «Loulogio» Sánchez al lanzamiento de Taxus diciendo que es su debut y dejando caer que le publican por famosete. En un programa al que luego todo autor y editor acude sin rubor. A otros que nos presentan a Antonio Altarriba como ese señor mayor al que de repente le dió por escribir historietas. Afanosos premiados de la Herodes Comic Con que nos hacen la gentileza al resto de historiarnos chapuceramente el milagro de las revistas españolas sobre historieta… Tal es la cantidad de situaciones y hechos relacionados con el descrédito de la historia del medio y su investigación que están de esa fiebre que ha dejado atrás a una entidad como Ficomic centrando sud iras en el jurado (especialmente en Antonio Altarriba al tratarle como algo peor que un niño o un loco) y al premiado.
      Todo eso rebasa quizás lo que me pedías responder:

      Pues sí, me alegré al conocer el nombre del premiado a pesar de que en su día me disgustasen la famosa demanda y aquel juicio; he sido hasta capaz de fotografiar uno de los libros del premiado junto al tebeo solidario contra el demandado. Ahora bien, a David Rubí que le den. A Pablo Ríos le deseo que un día sea capaz de transformar todos sus sentimientos en algún tipo de análisis y pensamientos que como lector aficionado puedan llegar a interesarme. Y a José Antonio Serrano, Pedro Monje y la ACDColeguis que sigan haciendo listados de tebeos y listas de buenos y malos hasta que la normalización nos alumbre por la espalda cual la explosión de una bomba atómica. Porque con personas como ellos lo que nunca existirá es una naturalización de la lectura de historieta y el consumo de tebeos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.