Algunos divulgadores buenos

Es curioso esto del flujo de la información, que cuando parece que la cosa se va calmando llega una nueva ola y a darle otra vez. Y es curioso sobre todo porque mucho de lo que viene hoy llega porque ha habido una iniciativa de reconocimiento de la importancia y trabajo de un divulgador… distinto.

Pues sí, el jueves pasado se publicó en el ABC una tribuna de reconocimiento a la labor de Luis Gasca, algo que siguió en redes con comentarios tanto de los firmantes del… ahm… de la Tribuna como de otras personas del mundillo explicando su importancia con ejemplos tanto de sus obras escritas como de sus obras acciones. Y que hacerlo así es un extra, porque Gasca está aún hoy entre nosotros y esto de celebrar a alguien en vida no es tan habitual.

Al final todo esto va a servir para algo, menos mal. Aunque sea solo para recordar la importancia de Luis Gasca, reivindicar las publicaciones de Terenci Moix, hablar de lo que Efepé -otro que merece un homenaje en vida- aportó a Superlópez, o preguntarnos dónde estarán las divulgadoras. No vaya a pasar como con la autora Núria Pompeia y para cuando quieran rendírseles honores sea demasiado tarde.

Y es que, como decía antes, a la gente se le conoce por sus obras. Aquí venía un texto más largo que se iba alambicando pero, como siempre, la actualidad ha hecho innecesario que escriba en exceso. Porque resulta que Antonio Martín ha dado otra entrevista y, como es tradicional en su caso, ha vuelto a hacer subir el pan.

Así nos habla de que el problema fue que la gente hablaba, puediendo… no sé… no comunicarse entre ella. O que las cosas que montaba en su empresa -bueno, en la empresa en la que era cargo intermedio- se fueran filtrando al público lector. Ah, la nostalgia por la opacidad.

O ese momento en el que explica que denunció a David Ramírez porque había otra persona que decía cosas sobre él, que tiene nombres y apellidos, que tiene testigos de lo que dijo… Pero se ve que algo debió de pasar porque en lugar de a la persona que le estaba difamando – Perdón, que le estaba presuntamente difamando. – decidió demandar a un autor de cómic que pasaba por allí y trabajaba para él.

Vamos, tiene tan claro que había un señor con nombre y apellido muy concretos que no es capaz ni de darlos.

Ya os digo, la gente se define por sus actos. Incluso por aquello que olvidan.

Como cuando mintió sobre no haber recibido noticia de David Ramírez pese a que en Tebeofaldero, la página de referencia para los que quieren algunos datos que en ocasiones no son incorrectos, se dijo en su momento que sí. Y eso que hablamos de una página que no ha dudado en borrar cosas cuando le ha venido mal a Antonio Martín. Porque los datos y hechos se conservan para la labor divulgativa e historiadora… pero dentro de un orden

Además, por supuesto, de volver a eludir las cosas que se contaron en su momento, y que ADLO! ha recuperado en la hemeroteca de estos días, como lo que Cels Piñol dijo en su momento a la vez que guardaba un respetuoso silencio

Pero, sobre todo, de sus propias declaraciones en esa entrevista que le hicieron en el Dolmen de la polémica:

Y es que seguro que cuando ‘se lo hicieron llegar a sus jefes‘, como el mismo dice en la entrevista de hoy, era por el chiste en cuestión y no por todas estas declaraciones.

Lo que nos lleva de nuevo al principio de esta historia: ¡Con la de gente que había!

Y, por supuesto, todo nuestro reconocimiento y homenaje a Luis Gasca por su labor.

Ojalá en su momento el Saló de Barcelona le hubiera dado un merecido premio. Como divulgador.

Pero bueno, aún están a tiempo.

Y, mientras tanto, puede consolarse en que tampoco ROB! ha llegado a ganar el de Mejor Dibujante.

Un comentario en «Algunos divulgadores buenos»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.