Ningún Filemones Tangible

El dinero, ese misterio.

Puede parecer que lo único que necesitas es un pequeño garaje para lograrlo. Es decir, si el garaje te lo financia la familia que tiene cualquier cosilla: un banco pequeñito, una mina de esmeraldas de nada, un grupo de señoras en régimen de semi-esclavitud. Cualquier cosa sirve para el primer paso.

Por eso lo mejor es imprimirse uno su propio dinero. Algo que puede parecer una idea ridícula pero que ya la tuvo hace años el genio visionario de nuestros tebeos.

Que a vosotros os dará la risa pero que esto es toda una ideaca. No tenéis más que mirar porque hay un montón de coleccionistas dispuestos a dar lo menos 1 € por estos bileltes de 10.000 Mortadelos. Motivo más que razonable para recordar que no solo se imprimió este sino mucho, muchos, muchos modelos diferentes.

Así que no hay más que tener una buena cartera de ellos (la cláscia Posibilidad de inversión) para tener toda una fortuna ahí.

De hecho, nosotros ya tenemos casi casi una porque ahí tenemos las imágenes de los billetes, deberíamos empezar a pensar qué vamos a comprar con ellos. Probablemente podríamos comprarnos la imagen de un viaje o la imagen de una cena o incluso la imagen de un coche o la imagen de una casa. La imagen del cielo es el límite.

El que Ibáñez fuera un visionario creador lo refrenda, además, el hecho de que acabara saliendo en otro de los grandes productos de inversión existentes.

Exacto, los sellos. Habrá quien piense que los sellos no valen tanto porque tienen un precio. Pero todos sabemos que el precio es orientativo. Que lo que importa es lo que esté dispuesto a pagar alguien y que si lo metes en una bolsa acid free y lo consigues firmado hay todo un mercado detrás. No hay más que recordar cómo movía las cotizaciones la revista Wizard. Así que si queremos tener un destino similar al de la revista no necesitamos más que apostar por lo mismo que ellos.

Es una verdad universalmente reconocida que un hombre soltero, poseedor de una gran fortuna, necesita una edición de Spider-Man #1 de Todd McFarlane en tinta metálica y dedicatoria. A ser posible dentro de un bloque de metacrilato. Porque como cualquier fan auténtico sabe el valor de algo es mucho mayor si no se tiene acceso al mismo. Preservado en la infinidad temporal.

Cuanto mayor es la preservación -preguntadle a cualquier lector de tebeos- mayor es el valor. Y más famosos son los autores.

De ahí que, como todo el mundo sabe, haya habido multitud de sellos de cómic.

Que supusieron un dinero indudablemente infinito a manos de aquellos que habían creado esas imágenes que ahora se comercializaban. Sí, los autores de dibujos que acaban siendo fuente de especulación son, sin duda, quienes más se benefician de ella. ¡Especialmente los muertos!

Porque, vale, podéis creer que la única forma de sacar dinero es que cada vendedor lo ponga más caro y se embolse la diferencia. Esa es una cortedad de miras solo comparable a querer construir una caja… ¡¡¡CUANDO PODRÍAIS ESTAR CONSTRUYENDO LAS PIRÁMIDES!!!

Menos mal que siempre estamos nosotros para dejaros claro LO IMPORTANTE. La auténtica riqueza generada para los autores de estos dibujos convertido ahora en ARTE INVERSORIAL.

¡¡¡LA VISIBILIDAD!!!

Pavada de visibilidad estamos viendo y recibiendo, como para encima esperar cobrar algo.

Y es que si alguien quiere cobrar, o saber cuál es el valor real de todo esto que estamos hablando, es otro autor al que tiene que remitirse. Otro VISIONARIO CREADOR:

Y es que al final todo está en los cómics.

Por ejemplo, los Mortadelos estaban en el centro de estos.

Visionarios, os digo.

4 comentarios en «Ningún Filemones Tangible»

  1. Huy, pues ahora es muy difícil usar esos billetes en la era digital. Hoy hay que extraer la página, editarla, e imprimirla en colores, y eso sale caro.

  2. Por un momento, después de ver los Mortadelos de la imagen, me sentí Chum-Lee en la casa de empeños.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.