Negra y Radiante va la Novia

-¿Y bien, Hella?

-Listo para que firmes, Nadia.

Según este contrato, la fortuna que heredes cuando hayas enviudado del viejo Grosz pasará a mi posesión tras tu muerte.

-Pero antes de casarme con él hay que solucionar el problema de su sobrino, él es su heredero.

-Tranquila, Nadya, nuestra gente tiene un tradicional remedio para quitarse de enmedio a sobrinos molestos.

-¡Tiene que parecer un accidente para que nadie sospeche, Hella!

-Por supuesto, Nadya.

Cuando los habitantes del pueblo encuentren su cadáver…

…pensarán que ha sido el típico accidente de que vas cabalgando y sin darte cuenta metes la cabeza en una liana en forma de soga que colgaba de un arbol en medio de Europa.



-¿Cómo va el plan, Nadya?

-Mal, Hella, no logro que el viejo se enamore de mí.

-Tranquila, nuestra gente tiene un tradicional remedio para hacer que alguien dependa de uno.

Envenenarlo un poquito.

-¡Qué haría yo sin tí, Hella!


-¿Cómo va la Operación Bicho Yayo, Nadya?

-¡Me ha pedido que me case con él!

-¡Preparemos la boda ya!

-Mierda, se nos ha ido la mano con el veneno. ¿Y ahora qué hacemos?

-Tranquila, Nadya, mi gente tiene un remedio tradicional para lo de casarse. ¿No has visto la portada?

-Quiero decir que de qué me sirve casarme con él si ya está muerto.

-Ay, no te preocupes por eso, Nadya…

…mi gente también tiene un remedio tradicional para lo de tener un marido fiambre.

-QUIERO DECIR QUE CÓMO VOY A HEREDAR SI YA ESTÁ MUERTO, HELLA

-Ahhh, vale. Bueno, podemos sobornar al notario. ¿Me llevo el… ahm… remedio?

-N-no hace falta, siempre he tenido… ehm… curiosidad por conocer las costumbres de tu gente…

Un comentario en «Negra y Radiante va la Novia»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.