Whatever Happened to the Maguire of Tobey?

Creo que todos estamos de acuerdo en cuál ha sido el evento más relevante de esta semana que acaba de terminar, qué es lo que ha levantado pasiones, ocupado horas de discusión, acaparado noticias y titulares. Me refiero, por supuesto a…

El paso de The Hoff al Metal.

Pese a lo cual, la gente se ha empeñado en hablar de otras cosas. Como que si Disney esto o lo otro, critican si ya la línea perdió, se fijan si va, si viene, o si fue. Se dicen muchas cosas, más si el bulto no interesa, ¿por qué pierden la cabeza ocupándose de ellos? Podrán decir, podrán hablar, y murmurar hasta rebuznar. Disney es así.

Quiero decir, han presentado cosas hasta 2024 de una sola vez para que parezca que están haciendo algo y las suscripciones merecen la pena. Por el amor de ROB! si hasta han presentado otra vez Wandavisión, que a estas alturas tiene ya tantas presentaciones que podría ser La broma asesina.

Pero la cosa no es lo que han presentado, además, es lo que no. Tantos rumores de esos de los que hablábamos el otro día y ni rastro de Spidey.

Aunque con tanto follón de que si Crisis, que si Spiderverso y que si Spider-Man: El Musical hay un nombre por el que la gente se ha ido preguntando una y otra vez. Porque el público no exige una trama sólida, exige cameos. Así que nosotros hemos decidido desfacer este entuerto en el que entran desde la AA de Aaron Sorkin hasta la AAAA del full de ases.

Es decir…

¿Qué fue del Spider-Man del ayer?

Quizá no todo el mundo recuerde esos momentos de principios de los ’00s que recuperaron el interés en un Universo Marvel con su Spidey, Iron Man o el Hombre Hormiga

lo que explica que lo que más recuerde la gente ahora sea eso de «Señor Stark, me estoy yendo».

Mas no hablemos hoy de Tía May aquí, hablemos del actor.

¿Qué ha pasado con (la carrera de) Tobey Maguire?

Quizá le recordéis por hacer de adolescente que empieza a vivir su vida en Las norma de las casa de la sidra, o por hacer de adolescente que empieza a vivir su vida en Pleaseantville, pero lo importante es que una vez interpretó en Spider-Man a un adolescente que empieza a vivir su vida. Y le pica una araña radiactiva y le salen poderes y pectorales. Para que luego digan que las películas de antes tenían menos ordenador.

Por supuesto de eso han pasado ya veinte años.

(Espacio libre para que comprobéis que no os estoy mintiendo -bueno, que quizá no son 20 sino 18 pero parece muy maduro-, os toméis dos o tres chupitos y volváis aquí a seguir leyendo mientras intentáis entender cómo es que el tiempo no se ha congelado. No funcionó en marzo no va a funcionar ahora.)

Claro que era un papel muy cotizado, para el que James Cameron quería a Leonardo DiCaprio, porque iba a ser la primera vez* que alguien interpretara a Spidey en el cine. La gente de Sony estaba convencida de que iba a hacer millones. Tanto dinero que podrían hacer cualquier estúpida secuela y les funcionaría. Que veinte años no es nada.

Al final el que acabó con el papel fue Tobey Maguire, no porque tuviera ningún tipo de trato con Leonardo DiCaprio, ni sean amigos de entre un grupito que se recomienda y ayuda entre ellos. Eso sería ridículo. ¿Qué nombre iban a tener? ¿Los Pussy Posse? Ridículo.

Simplemente Maguire sabía hacer su carrera, tenía buenos amigos, estaba buscando a la mujer de su vida y todas esas cosas que hacen los jóvenes. Los jóvenes que empiezan a vivir su vida. Vale, quizá con 25 años no fuera ya un adolescente… ¡¡¡Aún podría interpretarlo para una serie de instituto española!!!

Y, además, había logrado el papel de Peter Parker, ¡iba a ser el primer intérprete de Spidey en el cine*!

Hizo la película, fue un éxito, fin de la historia.

Ya, bueno, pasaron más cosas. Al año siguiente estaba haciendo Seabiscuit. Una película en la que se demostraba que aún no era una estrella de Hollywood porque el título lo ponía un caballo. Pero él estaba justo detrás. Estaba muy cerca de ser el protagonista. ¡A los dos les gustaban las zanahorias! Por lo menos le sirvió para conocer a esa mujer de su vida. Una diseñadora de joyas que, de manera no relacionada, era la hija de uno de los peces gordos de la Universal.

Algo que le hizo cambiar, porque el amor siempre nos transforma. A veces para bien. Esta parece que no. Bueno, no sabemos si fue el amor o el hacer una película que recaudó muchicientos millones de dólares cobrando solo cuatro. El caso es que algo cambió en él.

Por ejemplo, pidió una subida de sueldo considerable por hacer Spidey 2 y no se la dieron, así que montó un pequeño follón sobre su situación física para que cambiaran los planes de rodaje y le pagaran más y blablabla… Ya sabéis, cuando te gustan estas cosas es normal que te manden al médico. Por supuesto siendo Sony una empresa antes que una persona tuvo la reacción ética esperable: amenazas de ‘no volverás a trabajar en esta ciudad‘, recordatorios de que esto es una picadora de carne y contactos con Jake Gyllenhaal para que interpretara él a Spidey.

Al fin y al cabo Maguire podrá ser muchas cosas, pero no es una productora de Hollywood. Por eso fue él el que acabó teniendo que disculparse públicamente.

Claro que Maguire siendo Maguire la pagó a su vez con alguien. Con su agente. Quien, obviamente, tuvo palabras de amor, amistad y aliento sobre el actor.

Entre esta y la siguiente lo que decidió hacer fue El buen alemán, otra película en la que él no era ni el protagonista, ni alemán, ni nada.

Aunque todos sabemos que lo gordo llegó con Spidey 3, una película en la que todos estaban en guerra con todos, el director no quería sacar al villano que la productora quería, el actor quería más dinero, más lucimiento y más nosequé, el resto del reparto lo que quería era recibir el cheque. Habrá quien piense que Raimi se vengó a la vez de la productora y de Maguire hundiendo la película y haciéndole quedar a él como un imbécil.

Pero yo diría que Maguire se lo estaba pasando bien.

La película tuvo esa cosa tan de Hollywood de hacer pasta pero no TANTA pasta como ellos querían. Que es una forma rara de considerar a algo un fracaso.

Mientras tanto, la siguiente vez sí que logró salir en el título de la película. Bueno, de aquella manera. Se llamaba Brothers y él era uno. El otro era Jake Gyllenhaal. La película salió a lo comido por lo servido, que a estas alturas es casi lo esperable con este señor. Pero, de nuevo, no es un desastre en taquilla.

Un desastre en taquilla es su siguiente película, hecha en 2011, llamada The details, en la que al personaje de Maguire -teórico protagonista si uno mira el cartel, probablemente porque nadie más quería salir en el centro- en un momento de la película le piden 100.000 $, él solo consigue reunir 75.000 $. La película hizo en taquilla 63.595 $. ESO es pegársela.

La consecuencia lógica fue hacerse productor, claro. Eh, ya había ayudado a producir una peli de Spike Lee allá por 2002. Por lógica decidir poner pasta para que se hiciera una película con Gwyneth Paltrow de cantante de country o la adaptación del musical Rock of Ages que no guarda ningún parecido PERO tiene a un MONO en el reparto. Ah, y una película de Nicolas Cage. Porque no todas las decisiones pueden ser erróneas. (Excepto si hablamos de taquilla. Entonces sí. Todas)

Por suerte vino DiCaprio al rescate con El Gran Gatsby. Y luego ese mismo año hizo otra en la que le dieron otro papelito muy secundario en plan Aparece aquí un momento.

Entonces llegó 2014 y pasaron varias cosas. Y no me refiero a que le produjera una película a a su compañero de reparto James Franco -pese a las cosas que este dijera de él en su pasado. Lo que no evitó que dos años después, cuando Franco entrevistó a Charlize Theron le preguntara por esos rumores sobre sus problemas con Maguire en Las normas de la casa de la sidra, que la actriz confirmó-, que también.

Sino a que se publicaron unas ¿memorias? -llamémoslo así por el bien de la concisidad o concisisasión- de una mujer llamada Molly Bloom.

Si alguien llamado Bloom publica un libro de memorias va a incluir datos interesantes, se llame Molly o Rachel, y esta vez no iba a ser menos. Porque Bloom escribía este libro para ganar dinero (LOL) tras haber sido pillada en mitad de una organización de partidas de póquer ilegales.

Espera, ¿qué?

Ah, sí, cierto, no habíamos hablado de eso. Maguire llevaba desde que tuvo el dinero de ser el primer Spidey en el cine* dedicándose a aprender y mejorar su póker.

Lo que provocó a una serie de movimientos de los que ya tendremos tiempo de hablar que acabaron enseñando la patita en 2011 cuando un Ponzi acabó sacándolo a la luz todo. Llevando a un primer acuerdo ese mismo año. Seguido de unas pocas noticias al año siguiente que le ponían en el centro de la trama de partidas ilegales.

Pero, claro, la gente es como es y resulta que estos dos intentos de disimular saltan por los aires cuando Bloom decide que esto se puede publicar y hacer unas perras para pagarse la defensa.

Bueno, espera, qué tontería, ¿cómo va a enterarse la gente así?, si es un libro.

La cosa explota cuando LO ADAPTAN AL CINE.

Como siempre. O casi.

En este caso sí porque lo adapta Aaron Sorkin, para hacer una película en la que él es el director y el blablabla. Con Idris Elba haciendo de abogado, que es algo que todos echábamos de menos. En tiempos como estos parece que el que Idris Elba pueda estar haciendo películas de abogados, dramas y thrillers de espías en lugar de tener que hacer el canelo con Disney es… ¿Qué? Ah, claro, es porque su acuerdo para hacer el canelo en series es con Netflix. A ver si os creéis que en esto de los actores deciden ellos. Que no me estáis leyendo la entrada que os estoy escribiendo.

Total, que ahí estaba Elba haciendo de un abogado ‘imaginario’, ahí estaba Jessica Chastain como protagonista en el personaje que le da nombre a la película -y que se parece lo necesario al original porque si algo hemos aprendido este año es que una pelirroja atractiva siempre mejora un audiovisual sobre gente que juega a cosas, sean las cartas, las Magic o el ajedrez- y ahí está también…

No, Tobey Maguire no sale. ¿Qué os tengo dicho? En el mejor de los casos sería un secundario, como en Seabiscuit. Y, como no podía ser de otra manera, en esta película uno de los personajes más odiosos de la película -y tiene competencia, que la adaptación es del propio Sorkin– es uno de esos que intentan que no se sepa quién era en la realidad real. Con enorme éxito.

Porque daba igual que Sorkin sacara el repertorio de que no quería cargar contra la gente de Hollywood -perro no come perro-, o que si es una amalgama de muchas personas, que si son once contra once, que si no hay enemigo pequeño…

Dio lo mismo, todo el mundo veía muy claro que el personaje era Maguire. Por pequeñas referencias a pantallas verdes, porque Sorkin puso a interpretar al actor a Michael Cera (en un claro acto de maldad, pudiendo haber metido a Jake Gyllenhaal), porque el personaje tenía un nombre tan ridículo como Jugador X, y… bueno… porque no hay como estrenar una película para que la gente se lea el libro.

Y empiecen a contar historias. Sobre todo la de la foca.

¿Cómo? ¿Qué no os sabéis la historia de la foca?

He held a thousand-dollar chip in his hand. He flipped it over a couple times in his fingers.

“This is yours,” he said, holding it out to me.

“Thanks, Tobey,” I said, reaching my hand out.

He yanked the chip back at the last second.

“If …” he said. “If you do something to earn these thousand dollars.” His voice was loud enough that some of the guys looked up to see what was happening.

I laughed, trying not to show my nerves.

“What do I want you to do,” he said, as if he were pondering.

The whole table was watching us now.

“I know!” he said. “Get up on that desk and bark like a seal.”

I looked at him. His face was lit up like it was Christmas Eve.

“Bark like a seal who wants a fish,” he said.

I laughed again, stalling, hoping he would play the joke out by himself and leave.

“I’m not kidding. What’s wrong? You’re too rich now? You won’t bark for a thousand dollars? Wowwww … you must be really rich.”

My face was burning. The room was silent.

“C’mon,” he said, holding the chip above my head. “BARK.”

“No,” I said quietly.

“NO?” he asked.

“Tobey,” I said. “I’m not going to bark like a seal. Keep your chip.”

My face was on fire. I knew he would be angry, especially because he had now engaged the whole audience, and I wasn’t playing his game. I was embarrassed, but I was also angry.

Ah, cierto, está en inglés… ¡Deprisa, al Altavistamóvil!

Tenía una ficha de mil dólares en la mano. Le dio la vuelta un par de veces con los dedos.

«Esto es tuyo», dijo, tendiéndomela.

«Gracias, Tobey», dije, extendiendo mi mano.

Tiró del chip hacia atrás en el último segundo.

“Si…” dijo. «Si haces algo para ganar estos mil dólares». Su voz era lo suficientemente fuerte como para que algunos de los muchachos levantaran la vista para ver qué estaba pasando.

Me reí, tratando de no mostrar mis nervios.

“¿Qué quiero que hagas?”, Dijo, como si estuviera reflexionando.

Toda la mesa nos estaba mirando ahora.

«¡Lo sé!» él dijo. «Levántate en ese escritorio y ladra como una foca».

Yo lo miré. Su rostro estaba iluminado como si fuera Nochebuena.

“Ladra como una foca que quiere un pescado”, dijo.

Me reí de nuevo, deteniéndome, esperando que él hiciera la broma por sí mismo y se fuera.

«No estoy bromeando. ¿Qué pasa? ¿Eres demasiado rico ahora? ¿No ladrarás por mil dólares? Wowwww … debes ser realmente rico «.

Mi cara estaba ardiendo. La habitación estaba en silencio.

«Vamos», dijo, sosteniendo el chip sobre mi cabeza. «LADRAR.»

«No», dije en voz baja.

«¿NO?» preguntó.

«Tobey», dije. «No voy a ladrar como una foca. Quédese con su chip «.

Mi cara estaba en llamas. Sabía que estaría enojado, especialmente porque ahora había involucrado a toda la audiencia y yo no estaba jugando su juego. Estaba avergonzado, pero también estaba enojado.

Por algún motivo este tipo de historias que en 2014 no hicieron tanto ruído cuando llegó 2016 empezaron a transmitirse gracias a la futurible adaptación y a la posibilidad de hacer artículos sobre por qué la gente no quería a Maguire cerca. Eh, la séptima te sorprenderá. (Bueno, no, era la de la foca)

Entre medias ese 2016 su mujer se decide separar de él. Aunque despacito y buena letra que hasta el 2020 no firma los papeles de divorcio. Posiblemente porque lo que pasó por medio eran solo rumores y maledicencias.

Por supuesto eso abrió la veda para todo tipo de historias de rodajes, porque ya era público y notorio, y además no tenía a su suegro productor, y al año siguiente iba a salir una película de Sorkin dejándolo caer así como Alguien ha pedido que hiciera ruidos de foca alguieeeen, Alguien es un poco mal perdedoooor, Alguien preparaba estafitas en su grupo de poookeeer… .

Total, que salió la peli, se le hizo caso regular, salieron un par de artículos explicando los parecidos y diferencias entre el libro y la película (dando por hecho que el libro cuenta la realidad) pero lo que quedó bastante claro era que Tobey Maguire era algo más que el primer actor en haber interpretado a Spidey en el cine*, también era alguien poco recomendable para tener cerca.

Por suerte siempre hay amigos. Así que además de gente preguntándose por qué le habían puesto en la lista negra, -que es algo discutible, ¡eh, es el narrador en Bebé Jefazo! ¿Quién podría hacerlo estando baneado en jolivú?- salió Houston Curtis dispuesto a explicar que Molly Bloom era una cualquiera.

Una camarerucha que se quería quedar con el mérito de haber montado esas partidas ilegales. ¡Habráse visto! Mujeres, quieren siempre el reconocimiento que se les debe a los hombres.

Por eso Curtis escribió un libro PONIENDO LOS PUNTOS SOBRE LAS IES, para que supìera todo el mundo que Bloom mentía. ¡Los que pergueñaron las partidas ilegales, los que ejercían influencia sobre los jugadores, los que tenían acuerdos externos a la mesa de los que los otros no sabían, los que prestaban dinero con cifras de usura… ERAN ELLOS! Su compadre Tobey y él. ¡Y lo iba a demostrar en un libro!

Del que podéis leer un artículo en, y creedme que esto es un regalo porque no me lo hubiera podido inventar jamás, el nunca jamas mejor llamado sitio web BroBible.

Y ahí estaba él, contándolo todo orgulloso y dando ejemplos de lo gracioso que era Tobey y de sus cosas y jajaja, sus cambios de humor, y jejeje, aquella vez que… ¿Cómo? Claro que es una defensa. ¡LA D SIGNIFICA DEFENSA!

Inexplicablemente la gente no acabó de entenderlo así, sobre todo porque la aparición del segundo libro hizo que los medios volvieran a prestar atención a Maguire. Que lo entiendo porque siempre se quedan cosas fuera. Y entonces lo miras una segunda vez y puedes contar cosas nuevas. Y eso llama a los medios porque tienen la posibilidad de hacer un artículo nuevo Y ENLAZAR EL ANTIGUO. Y cada vez el follón es mayor. Cómo sería que para esta última movida de 2020 ¡¡¡hasta los medios españoles se enteraron!!! En serio, estará detrás de la cosa esa de pago, pero si no sabéis inglés ni cómo manejar la traducción inmediata de gugle os puede servir para un apaño. ¡Como siempre con ellos! Y es que lo dieron en los principales periódicos españoles por tirada. En El Mundo, en El País, en el AS.

Así que aún no está claro si veremos a Maguire en el Universo Marvel-Sony, o si aparecerá para interpretar a Tío Ben o a Tía May o a quién, si hablará, si será reemplazado por Jake Gyllenhaal, o si qué. Aunque hay algo que sí que tenemos claro.

¡Que no va a ser olvidado como Nicholas Hammond! *El auténtico primer Spider-Man del cine.

¡¡¡Y ESE ES UN MOTIVO PARA BAILAR!!!

4 comentarios en «Whatever Happened to the Maguire of Tobey?»

  1. «¡Que no va a ser olvidado como Nicholas Hammond! *El auténtico primer Spider-Man del cine.»
    Y no te olvides tampoco de Shinji Todō, Supaidaman, y de Scott Leva, el de la película de la Cannon que nunca se hizo, pero se salió con la suya en X-Men. Ellos también merecen su cameo.

    1. ¡Uy, lo de Leva y la Cannon! Mira, esa historia -¡incluso empezando antes, cuando la peli la iba a hacer Roger Corman!- sería perfecta para que la contara Pablo algún miércoles.

  2. Pues ahora que estamos con Spidey, encarnaciones pasadas en cine, presumibles multiversos y, por supuesto, Hasselhoff… Pues mira, si van a meter universos alternativos en Spidey 3, ojalá incluyan una aparición del Fury de Hasselhoff…
    Que nadie pillaría, pero a mi y a unas muy contadas personas nos harían muy felices.

  3. ¿cúanto tiempo lleva hacer un reportajón como este?, desbordado por tal cantidad de infosabiación, me preguntaba mientras sabía que no me iba a leer todo -son movidas de yankys, por resumir-, salvo la frase final.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.