El auténtico David Ramírez puede levantarse.

Tanta historia de que si autoficción, que si hechos biográficos, que si los aspectos cotidianos de blablablablabla que al final parece que vamos a perder de vista que uno nunca sabe cuánto puede estar exagerando -o peor aún, minimizando- sus vivencias el autor de turno.

Y el turno en este caso es para David Ramírez, que acaba de sacar un libro en el que se supone que él es el protagonista.

Esto podría ser creíble si el autor dentro de nosequé cosa de un sorteo o algo no hubiera publicado también esta otra foto:

¿Pero quién es esta gente?

Obviamente hubo que iniciar una investigación porque si la persona real y la representada no concuerdan es posible que nos estén mintiendo en otras cosas como, a saber, el número de dedos que tienen.

Así que toca hacer un repaso por todas la veces que David Ramírez se ha dibujado a si mismo antes. Que, sorprendentemente, viene a ser casi cada vez que tiene oportunidad.

Así que podríamos decir que toda su obra es autoficción.

Ya cuando le conocemos de joven no puede evitar dibujarse a si mismo. Aunque esta representación le duraría tan poco como el pelo, porque rápidamente…

le crecieron pelo (y dedos). Por supuesto el estilo se mantenía ahí, refinado, como auténtico precursor de Moderna de Pueblo (Tortosa)

E incluso cuando transitaba entre uno y otro estilo permitiéndose ligeros cambios como hacernos creer cosas que no eran ciertas

Como que también tenía gafas transparentes y no solo estilo Cobra.

Por supuesto también fue en esa época formativa en la que comenzó con el fanservice.

Pero, al menos, había una serie de características más o menos inmutables. E incluso cuando las modificaba como en el caso de esta historia:

Estaba claro que tenía que basarse en algún motivo real. Porque a ver quién querría si no que pensáramos que se ahbía teñido solo una franja de pelo.

Llegamos así hasta su no-aparición en el Fanhunter Reburn, una colaboración que acabaría facilitando que el autor saliera ReQueTeReBurn del mundillo del cómic una temporada.

(Y tranquilos que de todos esos chistes racistas, homófobos y demás ya se ha disculpado. Creo.)

El problema ese que ya ni recordamos porque uy, fue hace tanto tiempo y ahora mismo qué es un nazi más o menos, supuso una ruptura con su estilo. Si antes podíamos discutir más o menos el parecido entre esta autorepresentación y la persona real (es decir, ¿por qué parece siempre más bajo en los cómics?) su viraje de estilo logró un nuevo hito:

Ser absolutamente irreconocible. Que es una cosa que está bien cuando te persigue la mafia o la policía (ah, espera) pero que como imagen de perfil de tu propio blog, DRQueerRe, pues ya parece una decisión más arriesgada. Aunque también es cierto que aquel blog termina cuando aún dibujaba Con 2 Cojones, a saber cuánto hace de eso.

Es decir, entiendo que para hacer autoinsertos en Sexo Mal se tomen estas decisiones. O para continuar en la Dolmen con una segunda parte de Haciendo Amigos. Y que siempre está la excusa de que con este nuevo estilo en realidad nadie se parecía a su versión real.

Pero nadie.

Por suerte David Ramírez siguió haciendo lo que mejor sabía: Recopilatorios. Y así nos llegó el Humor Amarillo que iba regresando a esas señas de identidad antiguas.

Y si bien tampoco está claro qué personaje es su autoinserto en Con 2 Cojones sí que le sirvió para volver a afianzarse en su representación redondita y con unos pocos pelos (eh, espera, a lo mejor SÍ sabemos quién era) que usaría en Tal Cual.

Y de esas a aquellas en su nueva obra que utiliza esta portada que veíamos antes.

En la que es complicado explicarse algunas cosas como… ¿De dónde salen esas entradas? Supondremos que habrá usado alguna fotografía como esta de aquí

En la que suponemos que lo que está sujetando no es… vamos… no creemos que sea… ¿no?

Pero que sirve perfectamente para comentar otro asunto de este cómic nuevo que acaba de publicar.

No, no es que haya marcado todas las casillas de Película para Óscar que en nuestro mundillo son Espera, esto ya no es un Webcómic, ahora es una Novela Gráfica. Tema Candente. Principio y Final. Drama. Costumbrismo. Desnudos (Pixelados). Ausencia de colores chillones. Si hasta ha sacado una versión extendida meses después de haber sacado la primera versión, porque lo que ha llegado ahora a las librerías es el DRamírezCut. Sí, esto está hecho para que sea considerado Cómic de Verdad. De ese de estar a una renderización de que lo adquiera Pixar, de que te digan ‘es que si no has llorado con esto no tienes alma’. ¡JA! ¡EN ADLO! NO TENEMOS ALMA!

Pero lo más importante es que ahora que os hemos enseñado todos los dibujos, ahora que habéis visto todas las fotos, hay una pregunta que os quiero hacer:

¡¿CUÁNTOS DEDOS TIENE DAVID RAMÍREZ?!

Pues lo que yo decía. Si es que no te puedes fiar de nadie.

3 comentarios en «El auténtico David Ramírez puede levantarse.»

  1. La pareja de mi hermana pasó unos días hospitalizado por esto (por el virus, no por el tebeo). Como tengo por costumbre regalarle algo de leer, esta vez han caido el Tal Cual y el Conviviendo. El primero para que conozca a los personajes cuando llegue al segundo. Me jugaba el tipo con un tema tan delicado pero le han gustado (resoplo aliviado).

    En la portada de Humor Amarillo sale sujetando un rotulador con la ¿mano? derecha, pero conste que no está dibujando. Hubiera sido un fallo de raccord garrafal. Los zurdos no perdonamos esas cosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.