Naming of Masters

A veces escucho voces. Y en esta ocasión han sido las de Javi Rodríguez, Francisco Nixon y D. Daniel Ausente, que en el podcast Papel de Chicle han hablado largo y tendido sobre sus vivencias sobre Marvel. Ha sido ahí donde han apuntado un dato curioso, y es que el título que dio salida a la Era Marvel, Los Cuatro Fantásticos, no llevó sello editorial distintivo en su portada en sus primeros números. Tenemos que irnos hasta el número 14, fechado en Mayo de 1963, para encontrar resaltado bajo la logoforma el nuevo nombre de la editorial.

Marvel sin Marvel. Un dato curioso hasta que caemos en la cuenta de que algo parecido, que no igual, sigue sucediendo en la actualidad, pues es en la editorial IDW donde el sector juvenil del lectorado puede encontrar títulos como Marvel Action: Spider-Man, Marvel Action: Avengers o Marvel Action: Captain Marvel.

Al menos dejan su sello visible y dejan el de IDW abajo. Pero el hecho de que una editorial que no es Marvel publique material de personajes Marvel revela ya una estrategia editorial por parte de la multinacional propietaria, Disney, que no parece darle demasiada importancia a la proyección de sus personajes y franquicias dentro de los tebeos. Pues lo suyo es que si Disney posee la editorial más grande del mercado americano, Marvel, se tendría que bastar y sobrar para sacar todo lo relacionado con Marvel. Y ya puestos, lo de patos y de ratones también. Porque ¿sabéis quién está publicando los tebeos de los personajes Disney actualmente? pues IDW también, desde 2015.

O sea que si por alguna razón suspirais por un cruce Pato Donald/Lobezno o New Mutants/Jóvenes Castores, es más probable terminar viéndolo en IDW (que es la misma que saca también Batman vs Tortugas Ninja, todo hay que decirlo). Pero volvamos a los patos y ratones, que antes de IDW tuvieron cobijo en BOOM! Studios (2009-2011).

Siguiendo con el camino regresivo, fue Gemstone la que los publicó entre 2003 y 2008.

Con las editoriales pasa lo mismo que con las series, que a medida que nos vamos alejando del presente duraban más tiempo. Con Gladstone estuvieron nada menos que 9 años, repartidos entre 1986 y 1998. Y es que entre 1990 y 1993 hubo un lapso en el que Disney consideró que ella misma podía tener su propia editorial, Disney Comics. Era una época convulsa, creo que ya os lo hemos dicho alguna vez.

Antes de eso, Whitman Publishing se encargó de cruzar el lapso 1979-1984.

Y llegamos a la época dorada del tebeo Disneyano, con Gold Key (1962-1979) y Dell Comics (1942-1962). Época marcada en gran parte por los dibujos e ideas de un señor llamado Carl Barks que aunque no venía acreditado en las historias, es el creador de personajes tales como el Tío Gilito, Ungenio Tarconi o los Golfos Apandadores. Se ganó las lentejas, vaya.

Y todo este preámbulo era para hablar de la mítica Gold Key. Pues al igual que Whitman, en realidad no era el nombre de la editorial, sino simplemente un sello. Algo parecido a lo que le pasaba en los principios a Marvel con Atlas/Timely. Y al igual que me cuesta imaginar un tebeo Marvel con un sello diferente…

…lo mismo me pasa con Gold Key.

3 comentarios en «Naming of Masters»

  1. Hace un par de años se publicó «La gran Dinastía del Pato Donald», o dicho de otra manera «Todo Carl Barks» por parte de Salvat:

    https://www.salvat.com/la-gran-dinastia-del-pato-donald

    Tomos de 200 páginas en cartoné a 12,99 cada uno ¿podría publicarse entonces en tapa blanda unas 100 páginas por 5.50? a lo mejor sí, igual en tamaño algo reducido (y nos plantamos entonces en el formato Don Miki). Pero la otra pregunta es si habría mercado para eso en librerías o quioscos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.