En defensa de una huérfana

Hoy ha muerto Quino. Sus más de sesenta años dedicados al humor gráfico del más alto nivel serán eclipsados en titulares y obituarios por su más popular creación, la inolvidable tira de Mafalda, sobre la que trabajó durante una década de tan dilatada carrera.

El genio creador de Quino ha sido objeto de admiración desde hace décadas, entrando por derecho propio en el panteón de los grandes historietistas a nivel mundial. Su capacidad para el gag mudo, las reflexiones ácidas y la sátira ilustrada rivalizan con la capacidad de la gente para maltratar su obra.

Pocos autores de tebeo han visto vilipendiada su obra de forma tan habitual, desde el uso de sus dibujos con banderas franquistas (una costumbre que ojalá pudiéramos decir que se detuvo en 1985) hasta el más reciente uso de su Mafalda en una campaña contra la legalización del aborto en Argentina. Sin olvidar la incontable miríada de cuentas de Facebook que produce con denuedo contenidos fusilando sin piedad los dibujos de Quino para convertirlos en carne de Whatsapp grupal o de meme fascista.

¿Pederastia? Mafalda Sarcástica dice “¿Por qué no?”
Picardías Mafalda está lista para debutar como monologuista en España

¿Es posible que el mayor legado que nos deje Quino sea el uso borroso de su propiedad intelectual en manos de toda una generación aficionada el Paint y las tipografías “simpáticas”? Ahora que el autor nos deja, debería ser un gran momento para que las personas de bien les paremos los pies en cada ocasión que se nos presente.

Por encima de todo esto, nos deja hoy uno de los autores más importantes del medio y una influencia ineludible para generaciones enteras de artistas dedicados al humor gráfico. Muchas gracias por todo, y perdón por casi todo lo arriba mencionado.

3 comentarios en «En defensa de una huérfana»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.