Desconexión territorial

Mi intención para hoy era hablar de… yo qué sé… de cosas. No sé si se puede decir algo gracioso sobre que 800 personas pierdan su trabajo, pero al menos se puede intentar explicar qué está pasando (capitalismo) y por qué (soberbia) pero más complicado está entender que alguien -no digamos ya una editorial- apoye a la gente que se dedica a… bueno. A darse autobombo inventándose cosas fáciles de comprobar que son mentira pero que él sigue perjurando que tienen una base indudable.

A ver si os creéis que el ascenso de los ultras no viene de la gente que apoya a los que hacen lo mismo en su propia escala.

PERO.

Resulta que el estreno del asunto lovecraftiano -sin relación alguna con la situación política actual, hablamos de unos racistas diferentes- plantea una serie de posibilidades y preguntas. Y, precisamente, de esas preguntas podemos sacar lo que ahora llaman ‘contenido‘ y antes ‘vamos a fingir que esto no es relleno‘, que es todo un clásico del cómic desde Naruto a Umbrella Academy. Así que aprovechemos.

¿Quienes fueron los primeros CREADORES (guionista/ dibujante) AFROAMERICANOS de Marvel y DC?

Veamos…

Billy Graham es el nombre en disputa para el título de dibujante en Marvel porque, junto a George Tuska, colaboró en 1972 con el lanzamiento de Luke Cage, Hero for Hire. El problema es que era fundamentalmente entintador aunque, por lo visto, se ocupó de dibujar algunas de las viñetas bajo la idea de que mejor algún creador afroamericano por medio. Y siempre mejor un dibujante que un guionista, por supuesto. [Editado: ¡Gracias a Kaulso que me avisó del follón de nombres que había montado!]

Trevor Von Eeden repitió vio repetido el truco por DC en 1978 con la creación de Black Lightning. Aunque a él no le tocan créditos de creador, porque, bueno, estas cosas pasan y en las cosas de superhéroes pasan más.

Christopher Priest -que entonces aún se llamaba James Owsley– fue el primer editor contratado por Marvel en 1978. Bueno, a ver… Fue el primer editor, pero en 1978 le cogieron de becario. No sería el primer editor contratado de manera regular hasta 1984. Estas cosas funcionan así. Y eso que en 1983 le habían empezado a dejar guionizar cosas.

Solo 5 años más tarde, en 1988, empezaron a dejarle publicar cosas en DC.

Bien es cierto que algún malpensado podría llegar a sospechar de que lo que le daban a escribir tenía algún… hilo conductor.

A ver, que una cosa es publicar a la Patrulla X o a la Doom Patrol y hablar así de las minorías y sus problemas de marginalización y otra muy diferente dejar que sean esas minorías marginalizadas las que cuenten su propia historia.

Y si preguntamos ya por mujeres… Espera, ¿hasta qué punto os queréis deprimir?

Alitha E. Martinez es prácticamente no ya la primera sino casi única autora de color dibujando cómics. Comenzó en Marvel en 1999 colaborando con Cable 1999

y llegaría a DC en 2012 con un número de Batgirl. En el que ni la acreditan en portada. Pero bueno, lo primero que hizo con ellos…

Tampoco esperéis una carrera grandísima en las dos grandes. Pero algo es. Sobre todo si lo comparamos con las guionistas.

Por una vez DC se adelanta y en 2009 le dan a Angela Robinson el guión de The Web. Total, solo tuvo que dirigir primero D.E.B.S. y Herbie: Fully Loaded. Pero bueno, ya se vengaría dirigiendo y guionizando Professor Marston and the Wonder Women.

2016, vaya año. Roxane Gay entró en 2016 en Marvel en lo que básicamente es un complemento compartido. Total, ¿de qué sirve ser autora superventas del mundo de los libros si no te pueden confiar unas pocas páginas? Por suerte además de ponerle a un hombre también le pusieron a otra autora para su propio complemento: la poeta Yona Harvey.

Pero, en realidad, un par de meses antes habían publicado en digital a una autora de color: Nilah Magruder. Pero como estaban muy ocupados vendiendo que las otras dos iban a ser las primeras y, además, esto no iba a ir impreso pues… ¿Por qué iban a contar? 2016, uno de esos años.

Y sí, la Martinez de la portada es Alitha Martinez.

¿Cómo funcionaba esto fuera de Marvel y DC? Bueno…

El primer superhéroe afroamericano con cabecera propia llegó en 1970 y en una editorial independiente en la que Larry Fuller publicó Ebon.

Antes de eso, en 1965 y en Dell nada menos, apareció la primera cabecera de un personaje afroamericano: Lobo.

Por supuesto antes de eso, en 1946 el editor Orrin Cromwell Evans sacó la cabecera dedicada al lector afroamericano con historietas variadas All-Negro Comics #1.

Así que sí, parece que antes de estos… esfuerzos… de Marvel y DC existían creadores a todos los niveles publicando historias con mayor o -generalmente menos por motivos que todos podemos imaginar- fortuna. De ahí que se escribieran artículos y se publicaran libros.

Aunque, por supuesto, siempre sería más fácil dejar a guionistas blancos al mando de personajes que no lo son. Pero esa es otra historia, para otro momento.

6 comentarios en «Desconexión territorial»

  1. Porque los varones blancos heterosexuales pueden escribir de todo lo que se les antoje, claro; lo mismo personajes femeninos, LGBT+ o personas racializadas.
    Pero, obviamente, si se le da a una mujer, una persona LGBT+ o racializada o, PEOR AÚN, una mujer racializada la posibilidad de realizar una serie, es «incunsión forzada», que lo dicen los señores blancos y heterosexuales.

  2. Jefe, se le ha olvidado mencionar a Samuel R. Delany y su brevísima etapa en Wonder Woman.

    El cual, por cierto, ya era negro, gay y ateo cuando eso no estaba de moda…

    1. Uy, lo de *Delany* da para otra entrada entera. Es cierto que escribió un par de números pero la bronca que hubo en medio y que no llegara a terminar porque de los seis que le contrataron por escribir le echaron antes del tercero. No recuerdo si el segundo llegó a salir o no. Pero ciertamente estuvo antes que *Priest*, aunque fuera de aquella manera. ¡Gran aportación!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.