World’s Finest

Hay una serie de tropos comunes en casi todas las historias de cómics. Al fin y al cabo, en un medio con más de un siglo de Historia, ha dado tiempo a inventar casi todo, homenajear, reciclar, rebootear y volverlo a homenajear. En todos los ambientes y rincones del mundillo hay  gente viviendo de las rentas. Mark Millar vive de haberse subido a la chepa de Grant Morrison y Warren Ellis, y otros de, no sé, un premio de 2012, por ejemplo.

Pero la fama no siempre da de comer, a veces hay que jugar duro, hacer apuestas, dejar tirada a tu editorial nueva y radical e irte a DC a acaparar despachos, como Jim Lee. La vida es dura y en este mundo nadie te regala nada. Bueno, casi nadie. A veces ECC te regala unas láminas y tú decides sacarles tajada.

Y es que claro, aunque se trate de que “Los Héroes siempre vuelven”, es decir, que la gente vuelva a las tiendas físicamente, si vas a meter los regalos en los envíos online, pues claro, necesitas ponerles precio. Que si no pierdes dinero.

Como en todos estos casos, habrá quien se te oponga de forma directa y agresiva de un Lex Luthor…

…y gente que lo haga con la sibilina discreción de un Ra’s al Ghul.

Y es que durante esta cuarentena hemos visto que en Akira Comics hay muchas cosas que recuerdan a algunos de los cómics más importantes del Universo DC. Como, por ejemplo, los taquiones. Esto puede hacer que tebeos de mayo se envíen en plena cuarentena en el mes de abril.

O que los de junio se vendan en mayo.

Aunque no podemos descartar que se trate de algún trato de favor a Andrea Levy, que sabemos cómo son los del PP con lo del mercado y la libre competencia y las leyes y esas cosas. Quizá Andrea le enseñó al CM de Akira una de las más prestigiosas técnicas del PP: “¿usted no sabe con quién está hablando?”

Y es que de estos meses de polémica hay una cosa que nos queda siempre presente. Que los héroes siempre vuelven. Volverán, los Héroes del Barrio (del Pilar), a recordarnos que Akira es una sencilla tienda, un pequeño comercio luchando por sobrevivir en un mundo de librerías en la que el pez grande se come al chico. Y si las demás no se aprovechan ni ponen en riesgo a los repartidores, más tontas ellas.

2 comentarios en «World’s Finest»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.