Principio y Fin

En esta época en la que los rumores de nuevas adaptaciones cinematográficas de personajes con pijama vuelan como puñales en el Congreso de los Diputados una ha conseguido llamar poderosamente mi atención.

Pero no por razones positivas.

Y sí, en un principio el proyecto de adaptar al primer supergrupo canadiense marvelita debería llenarnos de ilusión y esperanza. Sin embargo…

Hmmmm… ¿Cómo explicarlo adecuadamente?

Me temo que no hay manera de hacerlo sin que algunos me llamen señor mayor, casposo o incluso cisheteroblancocentrista porque, OPINIÓN IMPOPULAR, no me gustan esos cambios que se introducen ahora para «adaptarse a los tiempos modernos». Si no te gustan los personajes ¿para qué haces una película con ellos? ¿Eh? ¿Para transformarlos en algo que nunca fueron, sacrificados en el altar de la sacrosanta «representatividad«?

Que encima es más previsible que el resultado de una votación parlamentaria sobre investigar a la realeza española. Y lo sabeis aunque tercamente os negeis a darme la razón. Venga o no a cuento nos van a colar con calzador como mínimo a un personaje de minoría étnica…

…otro de orientación no heterosexual…

…y si queda sitio (y si no se hace, qué demonios) alguno con algún tipo de discapacidad.

Y, ni que decir tiene, mujeres. Muchas. Y si no las había se recurre a ese truco editorial de matar a un personaje masculino y regalarle su nombre y poderes a una mujer.

Porque a quién le importa que antiguamente los tebeos sólo se preocuparan de contar historias emocionantes y divertidas. A los ejecutivos de Hollywood no y parece que al público mayoritario tampoco. Ahora hay que rellenarlos de mensajes progre-feministas…

…y, no importa lo forzado que quede, meter lo de la autoaceptación y el cuerpo-positivo.

Todo lo que exija su agenda propagandística buenista-pacifista.

Qué otra cosa esperar de estos modernos amigos de los independentistas y de los terroristas.

Yo lo siento mucho. Desde la incorrección poítica, con la autoridad que me otorga el No Ser De Derechas Ni De Izquierdas™ , no puedo sino afirmar que la única manera de que yo pagara el precio de una entrada por ver una película de Alpha Flight sería que pudiera ver en pantalla a la VERDADERA Alpha Flight tal y como fué concebida.

Un grupo de señores blancos y normales y una chica guapa para hacer bonito.

2 comentarios en «Principio y Fin»

  1. Ánimo, entre los planes sugeridos está el de hacerlos a todos LGTB salvo a Estrella del Norte (por eso de llevar la contraria, como suelen hacer los canadienses respecto a los usacas y tal…).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.