Bac-1 (vose)

Tras Kylie y Kendall, posiblemente el Jenner más famoso sea Edward. Y hay motivos.

Que vale que aquello de asociar las pústulas en las vacas con la respuesta de superación de determinadas infecciones tuvo su cierto mérito, vale. Y pergeñar que en la sustancia purulenta de aquellas ampollas podría encontrarse el agente que había ganado la batalla al microbio invasor también tuvo su gracia.

Pero lo verdaderamente grande tras aquello (que tal como ha sido contado, los capitanes a posteriori pensarán que tampoco era para tanto, que era bastante evidente), fue convencer a la gente de que dejarse pinchar con una aguja empapada de aquel pus de vaca iba a traer beneficios para su salud (aunque más que de salud o bienestar, entonces se hablaba de supervivencia).

Convencer a la gente. Tarea difícil, pues hay gente para todo.

Algo más de 200 años después, estamos viviendo un ejemplo de sociedad en la que todavía no hay cura para una importante enfermedad de transmisión aerea. Y hay gente que ya manifiesta que cuando se ponga a disposición pública una vacuna contra la misma, no va a someterse a la vacunación.

Exponen motivos para ello, que voy a tratar de condensar en una sola oración: la vacunación masiva de la humanidad es una estrategia promovida por Bill Gates y su mujer Melinda para inocularnos unos nanochips que mediante 5G podrán controlar nuestros cuerpos y mentes.

Si es así, tiene sentido no vacunarse. Pero ¿es así?

Dejando de lado motivaciones malignas que me sobrepasan (¿para qué querría la gente que ya domina el mundo dominarnos todavía más? ¿pura maldad? ¿aburrimiento?) o cómo funciona la próxima tecnología de comunicación, hay un punto en el que el argumentario se cae, que es la posibilidad física de la operatividad de esos malvados nanochips con el propósito que les suponen.

Pues si bien existen desde hace tiempo aparatos transpondedores muy muy muy diminutos capaces de emitir una señal determinada, algo muy diferente es poder recibir una señal controladora y actuar en consecuencia. Los factores limitantes más obvios en este caso son el tamaño de una bateria y de una antena. El chip en ese caso es lo de menos. En cambio, la energia necesaria para su funcionamiento requerirá una pila que superará en mucho el tamaño del chip. Y no hablemos del de una antena receptora. Disimular eso en una solución inyectable no parece factible. El aspecto de la jeringuilla sería el de una botella de licor chino con el lagarto dentro. Si para vacunarnos contra la covid tuviésemos que pasar por quirófano no os diría que no, pero con las leyes de la física imperantes hoy día, chips inyectables con esa intención no son factibles a escala nano.

-Vaya, vaya, otros que se suben a la corriente progre de opinión imperante.

Disculpa, voz en off, pero no se trata de una opinión, que a mi tanto me da, hablo más bien de hechos.

-Sí, sí, de hechos pero sesgados. Pues tú mismo te has limitado a las leyes de la física que nos afecta.

Exacto, es una cuestión de tamaños, pues si un dispositivo así pudiera hacerse, por más miniaturización que haya existen cuellos de botella…

-¿Y que hay del Microverso?

¿ein?

-Esto va de tebeos ¿no? aunque cada vez más tengáis otras agendas. En el Microverso todo es más diminuto ¿verdad? tenemos universos contenidos en el interior de un átomo. Es posible por tanto tener dispositivos de control altamente sofisticados, con sus baterias y antenas, que fabricado en el microverso tuviera allí el tamaño de un autobús y en nuestro universo no pasara de la micra de espesor como mucho ¿estoy en lo cierto o no?

Bueno, me alegra que leas tebeos de los Micronautas.

-Hay que leer para estar enterado. Nuestros argumentos tienen bases fundadas y sólidas.

Pero veo que dejas de lado un factor que no es baladí, que es el acceso al Microverso.

Aunque cambiamos de escala, pues ahora volvemos a hablar de grandes cantidades de energía para acceder a la Fuerza Enigma, como aquel pozo del Profesor Prometheus. Algo futurible en tebeos de 1979, pero no imposible 40 años después. Bill Gates puede hacer eso y más con su fortuna.

Podría estar de acuerdo con eso, pero sigue habiendo un gran problema. Y es que siguiendo la aventura de aquellos tebeos, la Fuerza Enigma para acceder al Microverso no está desprotegida, sino que hay un ente que controla el acceso, el Viajero del Tiempo, que tiene un poder que igual al del mismísimo Capitán Universo. Y no lo digo por decir, me baso en los mismos tebeos que citas.

-¿Me dices que el Viajero del Tiempo les impedira….? BWA-HA-HA-HA-HA!!

Menos risas y más argumentos, que creo que lo haces por no tener otra salida.

¿Pero tu te miras los tebeos que lees? ¿Acaso a estas alturas te tengo que decir…

…con QUIÉN está el maldito Viajero del Tiempo?

-Llevan mucho tiempo planeando todo esto, te lo puedo asegurar.

3 comentarios en «Bac-1 (vose)»

  1. Por eso Michael Golden no quiso venir en 2010 a España, a Expofriki, durante el anterior estado de alarma. Tenía toda la información, como parte del complot que era, pero se lio con las fechas y pensó que ese era ya el futuro en que nos confinaban y nos metían el ‘chis’ de Gates y Sánchez.

    Y yo tantos años pensando que solo se había cagado de miedo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.