No hay mal que cien años dure, pero veintipico sí

Sabemos que no son buenos momentos ni para el disfrute lector ni la creatividad autoral. Las preocupaciones suelen superar a la inspiración, las lecturas se atropellan sin digerir. Qué mala suerte pasar por esto, podríamos pensar.

Aunque por una parte no se trata de suerte sino de probabilidad (una vez descartadas las teorías del chino que lo diseñó sin tener la previsión de hacer también un antídoto, el menage a trois de chino, murciélago y pangolín, o la de que llegó a bordo de un meteorito), ya que si tenemos en cuenta la capacidad de reproducirse y la velocidad con la que lo hace, podemos asumir que en una década puede tener una tasa de evolución parecida a la que adquiriría nuestra especie tras cientos de miles de millones de años. No se trata por tanto de si algo así sucederá sino de cuándo. Pero por otra parte, si tenemos que hablar de verdadera mala suerte, tendríamos que hablar entonces de Jacques Devos, un autor que en esto del infortunio se llevó la palma.

La obra más difundida de este autor belga fue Vicente el Genial, con 21 tomos aparecidos entre 1963 y 1988.

(Si lo que leías era el Super Fuera Borda, entonces se llamaba Genial Oliver)

Sin embargo el personaje con el que logró un mayor reconocimiento fue Steve Pops.

Las andanzas del torpe agente H2O, parodia del que tiene tres cifras y acaba en siete, con su humor ácido y elaborado, fueron un éxito tanto en su país como allende sus fronteras. Dos aventuras recopiladas en sendos álbumes en 1966 y 1967 (posterior a Anacleto, si alguien se lo estaba preguntando), convirtiéndose en una serie de culto. Mucho más apreciada que lo del Vicentín.

Ante este hecho, debemos preguntarnos por qué Devos no centró más sus esfuerzos en ofrecer nuevas historias de Steve Pops. Pues de haber seguido por ese camino, no tendría que explicaros quién era este autor y habría más de una foto suya amarilla y cochambrosa en toda la Internet. Vista la buena acogida de aquellos dos únicos álbumes, parecía la ruta lógica a seguir.

Pero se cruzó la mala suerte.

El contrato del autor con Casterman contemplaba TRES álbumes de Steve Pops, el tercero iba a titularse Steve y los Platillos Volantes, tal como rezaba la contraportada de su segundo álbum, también en su versión española. E iba a salir ¡¡ PRONTO !!

Jacques Devos escribió esa historia.

Dibujó, pasó a tinta y rotuló sus setenta y dos páginas.

Y las envió a la editorial para su publicación.

Pero cuando fueron a procesarlas para editar, no hubo manera de encontrarlas.

No sé, Jacques, igual alguien las ha movido de sitio, seguimos buscando…oye, Jacques, pues no hay manera de encontrarlas ¿que hacemos?…no, no, hola, Jacques, seguimos sin tener noticias de aquello, no te preocupes tanto, si aparecen te llamaremos…¿Quién dice que me llama, señorita? ¿Jacques Qué? dígale que estoy en una reunión, una reunión muy larga…

Podríamos pensar que se perdieron, pero más adelante veremos que fueron robadas.

MALA SUERTE.

Tras mucho esperar, Devos tuvo que resignarse a que aquella tercera aventura no llegaría a imprenta. Esto le enfadó tanto que perdió la ilusión, de manera que una cuarta aventura que había ideado en su totalidad y abocetado completamente, L’affaire Citrolls-Roynault, la dejó aparcada para no retomarla jamás.

Sí, tenía un álbum más de los que tenía presente en el contrato. Así de on fire estaba Devos con Steve Pops y así de tocado se quedó.

MALA SUERTE.

Veinte años le duró aquello. Siguió llenando la cesta de la compra con trabajos de Vicente el Genial, pero en su cerebro seguía habiendo algo que hacía Pops. Hasta que un buen día se armó de coraje, cogió los bártulos y comenzó a dibujar Steve en orbite, la quinta aventura larga que iba a hacer de Steve Pops, aunque si la publicaba sería solamente la tercera.

Con poco más de tres páginas dibujadas, Jacques Devos falleció el 27 de Enero de 1992 a la edad de 67 años.

Así que cada vez que os venga la cosa oscura acordaos de Jacques Devos con Steve Pops. Eso sí es MALA SUERTE. De lo demás se acaba saliendo.

(Por cierto, que cuarenta y pico años después de la «desaparición» del tercer álbum, comenzaron a subirse páginas originales a la red. El hijo de Devos, Jean Jacques, fue recomprando algunas, consiguiendo buenos escaneos de otras, y en el caso de las que no encontró nada, recurrió a la restauración de unas malas fotocopias que su padre había conservado (malas fotocopias de 1968, ojo), para que el tercer álbum viese la luz en 2015. Los diálogos se recrearon a partir de las anotaciones en los bordes de las páginas, con una caligrafía digital creada en base a la rotulación de los dos álbumes anteriores. A este tercer álbum le siguió la Artist Edition del cuarto con las páginas de quinto. De ahí salen imágenes que ilustran este relato que pretendía ser esperanzador por el antiguo de sistema de Siempre habrá alguien que esté peor. Espero que anime)

2 comentarios en «No hay mal que cien años dure, pero veintipico sí»

  1. UN AMIGO MIO *tosecill* tiene Operación Relámpago desde… ahm… hace unos cuantos años y siempre se preguntó cuando iba a salir el de los platillos volantes. Y eso que entonces ni siquiera sabía exactamente qué coño eran unos «platillos volantes». Mi amigo, digo…

Responder a J Calduch Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.