Chicas, pistolas y chupas de cuero

Pues estaba yo leyendo el otro día, por recomendación de un tuitero, la breve etapa de Greg Ruck como guionista de El Castigador, allá por el lejanísimo 2011. El caso es que Rucka propone aquí un personaje bastante interesante, la sargento Rachel Alves, una exmarine cuya familia es asesinada en el mismo día de su boda por una banda de sicarios a sueldo del crimen organizado. Alentada por el propio ejemplo del Castigador, Racher, primero por separado y después como compañera de Castle, se dedicará a ejecutar y castigar a todos los criminales que se pongan a su alcance. Básicamente, una “Castigadora”, de esas versiones femeninas de personajes masculinos muy asentados que tan de los nervios ponen a los comicgaitas a un lado y al otro del Atlántico. Y que duró 15 números.

El caso es que a mí toda esta historia me quería sonar de algo. Esto yo ya lo había leído. Que no se me entienda mal, el tebeo está bastante bien y si la cosa hubiera logrado aguantar más de una docena de números antes de dejar de vender y que cancelasen la serie, pues podría haber seguido estando razonablemente guay. Pero yo esto ya lo había leído. Si recordáis, hace unos meses comentaba yo que lo de la continuidad es una cosa optativa en Marvel, pero aún así…

Total, que cojo mis cómics del Castigador y me pongo a mirar. Y me encuentro yo con Jennifer Cesare. ¿Quién es Jennifer Cesare? Creada en 2007 por Garth Ennis, se trata de una mujer casada con un jefe mafioso que la maltrataba hasta que el Castigador se lo carga en una de sus rutinarias misiones contra el crimen. Jennifer decide entonces convertirse en “la fan número 1” de Frank (crush incluído), salvarle la vida y ayudarle a liquidar a unas viudas mafiosas.

Pero yo ya había leído esto antes. Y no es porque hay un debate interno dentro del fandom de Marvel sobre si las historias contadas por Ennis en su Punisher de la línea MAX transcurren en la Tierra 616 o no. Es que yo ya había leído esto. La mujer con la cazadora de cuero, la calavera, el rollito fan-pirada. Yo todo esto ya lo había leído. Ya sabéis, amigos, que la continuidad es opcional. Pero aún así.

Total, que te vas otra década para atrás y me encuentro con Lynn Michaels. ¿Lynn quién? Creada en 1992 por Chuck Dixon en las páginas de Punisher: War Zone, Dixon la recuperaría en su continuación al cargo del justiciero de la calavera en Punisher: War Journal. Allí, esta agente de policía, admiradora (y con un crush) del Castigador acabaría dejando la labor policial y ayudando a Castle en su guerra mortal contra los criminales.

Y es en que en fondo, todas las buenas ideas de la Marvel de esta década se pueden rastrear hasta los 90. Solo hay que seguir el rastro de chupas de cuero.

3 comentarios sobre “Chicas, pistolas y chupas de cuero”

  1. Sí, sí, pero ni Ennis ni Dixon escribieron cómo Thor prefería irse de cañas con Frank en vez de atraparlo como el resto de los Vengadores. AVIV AKCUR!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.