Watching Never Dies

Muchas son las series que nos han apasionado durante este 2019 al que hace nada que hemos dicho adiós. Y en verdad en esta Era Dorada de las Ídem™ se hace dificil escoger a una que destaque por encima de todas las demás pero precisamente este año ha habido una indudable ganadora de la medalla de oro.

Esa serie que llevabamos años esperando. Esa serie que expande hasta límites insospechados un universo que creiamos conocer de cabo a rabo. Esa serie que demuestra que es perfectamente posible inventar personajes nuevos en una franquicia que se lo deban todo al trasfondo preexistente pero que al mismo tiempo resulten frescos e innovadores. Que rinde pleitesia a la continuidad pero tampoco se corta a la hora de inventar nuevo lore. Que le saca los colores a la superproducción hollywoodiense basada en la misma saga y estrenada en cines.

Como todos os estais imaginando, me refiero a…

…Watchmen, la serie que no es tan complicada.

Cierto, algunos descreidos se temian lo peor. «Un horror«, decían. «Una blasfemia«, gritaban. Necios que no tenían fé en el talento del Visionario Creador™ de Perdidos, Guerra Mundial Z o Star Trek en la Oscuridad.

Pero a los que ya lo vamos conociendo bien DAMON! Lindeloff no nos ha decepcionado. Empezando por esa impresionante galeria de personajes nuevos y rupturistas que no se parecen en lo más mínimo a ninguno de los creados por Dave Gibbons.

Entre los que brilla por derecho propio su vivaracha y valiente protagonista en torno a la cual se vertebra esta primera temporada.

Pero como ya he dicho DAMON! teje un delicado tapiz de lo nuevo con lo viejo. No abusa del recurso de jugar a Detrás de la Música con los protagonistas de la Novela Gráfica original pero nos muestra lo suficiente como para entroncar con la historia que quiere contar. Cómo olvidar ese Ozzymandias, antiguo genio de prometedor futro pero ahora viejo y amargado, viviendo en la lejana y recóndita reclusión.

(eso no nos priva de contemplar una nueva recreación de su legendario muro de monitores, por supuesto)

O ese emocionante sacrificio final con el que el Dr Manhattan prueba definitivamente su tierna humanidad en un devastador destello de su azulada energía.

No tienen nada que envidiar los arcos dramáticos de los nuevos personajes creados por DAMON! como la malvada genio científica que quiere reservarse todo el poder salvador para sí misma.

Que encuentra su merecido fin cuando el artefacto esférico que orbita su torre de tecnológica malevolencia le cae encima aplastándola durante el emocionante clímax de la serie.

Una tensa narración marcada por una omnipresente cuenta atrás. Tic, tac, tic, tac…

En definitiva podemos decir que por motivos obvios no es ¡¡¡¡LA MEJOR PELÍCULA ADAPTACIÓN DE SUPERHEROES DE TODOS LOS TIEMPOS!!!! sino ¡¡¡¡LA MEJOR SERIE DE STREAMING ADAPTACIÓN DE SUPERHEROES DE TODOS LOS TIEMPOS!!!!

Bueno, salvo para los haters, claro.

Esa gente que no va al cine a entretenerse sino sólo a ver los defectos de la película. Que se niegan a ver las cosas con la ilusión y el sentido de la maravilla de un niño y se aferran a hacerlo con la visión crítica de personas maduras de la edad que tienen. Y que no conformes con ello luego corren a Twitter a contárnoslo como si tuvieramos que estar expuestos a opiniones diferentes a las nuestras.

Esa gente.

Gente a la que les habrá faltado tiempo para decir que «Lindeloff ha tenido los santos cojones de volver a colarnos la misma trama de Tomorrowland«.

Pobres necios, ciegos voluntarios que no quieren ver el ingente talento de DAMON! y que en los peores casos se declaran cruzados defensores de la Novela Gráfica de Gibbons. Completamente incapaces de siquiera aprehender la idea de que ahí reside la mayor GENIALIDAD! de DAMON!, que en lo que ellos quieren ver un autoplagio en realidad hay una inteligente alusión a uno de los más ingeniosos detalles pensados por nuestro querido autor británico.

Que en realidad «son los taquiones que lo enturbian todo«.

Pero en fin, es inútil explicárselo. No van a querer escuchar la verdad. Dejémosles que hallen su pobre consuelo…

…revolcándose en su propia estulticia.

2 comentarios sobre “Watching Never Dies”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.