Caminando en mis Zapatas

Dentro video.

Queridos amigos mexicanos. Con gran preocupación hemos recibido noticias provinientes de vuestras tan lejanas como fraternales tierras concernientes a los límites de la libertad de expresión. Aparentemente un retrato expuesto en una exposición insinuaba ciertas tendencias sexuales en una apreciada figura historica, lo que ha causado manifestaciones exigiendo su retirada que han derivado en incidentes violentos.

Qué pinche vergüenza, compadres. ¿Es ESA la herencia que os dejamos los hermanos de la Madre Patria? ¿Entrar a saco en un sitio a arrasarlo todo e intentar hacer desaparecer cualquier rastro de cultura original? ¿Es ESO lo que os enseñamos hace siglos cuando generosamente os invaQUIERO DECIR, cuando TRASLADAMOS nuestra cultura en un acto histórico de importancia sólo superada por el Imperio Romano?

Yo entiendo que el retratado sea una figura trascendental en vuestro devenir nacional e incluso una guía vital. ¿Sabeis qué? También lo es para mí. Hay épocas de mi vida que no soy capaz de imaginar sin la inspiración que para mí supuso su imperecedera obra.

Pero al fin y al cabo es sólo una pintura.

Contrariamente a lo que algunos intentan creerse, no existe una paradoja de la intolerancia. Debemos ser tolerantes. Siempre. No son nuevas esas insidiosas insinuaciones sobre nuestro ídolo. Dejemos que, en palabras del inmortal Quijote, «ladren, luego cabalgamos»

Que digan todo lo que quieran sobre Freddie Mercury. Todos sabemos que, como tan bien refleja el film Bohemian Rhapsody, era tan heterosexual como Alejandro Sanz.

¡Quizán incluso tanto como Miguel Bosé!

4 comentarios sobre “Caminando en mis Zapatas”

  1. La próxima vez que vaya a la CDMX, voy a conseguir un sticker alusivo para el medallón de mi vehículo.

    Ya en serio, pues yo la defenderé, a pesar de que ciertos «críticos de arte» (que no tienen tw pero qué de ruido hacen), digan que no vale la pena ‘que porque está muy fea’, y también de esas gentes, que lamentablemente representan eso que se busca erradicar desde siempre: prejuicios y ‘borregadas’.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.