Horizonte 2020

Play

Ha sido uno de los Grandes Momentos en la Historia del Deporte. En el transcurso de la prueba de salto de longitud de los Juegos Olímpicos de México 1968, el estadounidense Bob Beamon consiguió de forma inesperada la estratosférica marca de 8,90 metros, superando en nada menos que en 55 centímetros la anterior plusmarca mundial. Ni siquiera los recursos técnicos de medida del acontecimiento estaban preparados para una batida semejante, aquel salto se salió literalmente de las escalas. Tal diferencia hubo entre aquel salto y todo lo que se hacía por entonces, que muchos predijeron que se trataría de un récord que no podría batirse hasta el futuro siglo XXI. Y no andaban tan desencaminados, pues fue una marca que se mantuvo hasta 23 años después, 1991, cuando Mike Powell consiguió rebasarlo por unos escasos 5 centímetros.

En 1997 aquí ya estábamos civilizados. El estándar de publicación del material americano era la grapa de 24 páginas, a tamaño americano y papel satinado por 225 pesetas (1,35 euros). Ya habiamos dejado atrás algunas extravagancias ochenteras como el formato Prestigio, quedando tan sólo como remanentes algunas ocurrencias editoriales de Zinco de combinar dos episodios de series regulares sofisticadas, el germen de Vertigo, portadita de cartón, dos gotas escasa de cola, y precio también sofisticado. Había que sobrevivir. Los tebeos de Sandman, de 48 páginas, publicados así tenían un precio de 575 pesetas (3,46 euros). En comparación, alguno de los productos populares (o sea, de Marvel) de 48 páginas también, costaba en 1997 375 pesetas (2,25 euros).

Los quioscos de entonces eran muy eclécticos

En aquel contexto, Zinco no pudo sostener los derechos de DC, de forma que el material lo adquirió Norma en 1997. Y el estándar de publicación más habitual de la editorial siguió siendo 48 páginas con dos episodios americanos con tapita de cartón por…750 pesetas (4,51 euros).

Fue uno de los Grandes Momentos de la Historia de la Publicación en nuestro país. Un salto cuantitativo tan brutal que puede compararse con aquel salto de Bob Beamon, incluyendo la predición de que fue un hito que tardaría también mucho tiempo en superarse. Y será también 23 años después, para Enero de 2020, cuando se consiga tal hazaña.

Una gesta que a buen seguro hará que nos conciencemos más sobre el cambio climático, la deforestación del Amazonas y la tala de árboles, querido lector.

La parte positiva del asunto es que el record de 1991 de Mike Powell sigue sin haberse superado a día de hoy. Esperemos que en esto también se repita la historia…y que la gente siga pagando por ir a los estadios.

5 comentarios en «Horizonte 2020»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.