Scooby 50

Mi intención para hoy era repasar los cómics de Scooby Doo aprovechando que el Viernes 13 se cumplieron los 50 años de su primera emisión. Lo que pasa es que eso ya lo hice en 2016. Así que había que pensar en algo nuevo. Y, francamente, en tres años tampoco ha dado tanto tiempo como para que lanzaran muchos nuevos números uno.

En lugar de eso decidieron que, ya que tenían dos series, Scooby-Doo! Where Are You? y Scooby-Doo! Team Up, lo más sensato era ir alternándolas. Cada una un mes. Así hemos llegado a este momento en el que la primera serie está ya en el cien. Moviendo esas portadas:

Sí, desde hace tiempo obligan a los dibujantes a acercarse al estilo de los dibujos oficiales, no fueran a confundir a los lectores.

Además de eso la segunda serie ha llegado a la segunda, como siempre llegan a estos sitios.

Con una Crisis. Que tiene algo de sentido porque es el último capítulo de la serie, claro. Aunque se permiten, por supuesto, algunas cosas…

Pero entiendo que esto os puede parecer poco para celebrar un 50 aniversario, así que quizá… podríamos repasar las series de TV.

Todo lo que lleva a su creación estaba en el posteo de 2016, sí, pero podemos ir a un poco más adelante, a las series propiamente dichas ya. Así que…

Con What a Night for a Knight comenzó la serie en la CBS. La primera temporada sería un exitazo y llevaría a una renovación rápida por ocho capítulos más. Lamentablemente, además de cambiar la intro, decidieron darles menos dinero. Así que empezó el reciclaje -más aún- no tanto de tramas como de fondos y animaciones. De modo que cuando terminó a finales de 1970 decidieron no continuar con este formato… al menos no de momento.

En su lugar en 1972 comenzaron a sacar una serie de películas de una hora que unía a Scooby y la pandilla con otros personajes -reales o no- para unos Team Up que se titularían The New Scooby-Doo Movies.

Batman y Robin, La Familia Adam, Don Adams o Sonny y Cher serían algunos de los invitados especiales durante las dos temporadas que durarían estás… películas. También sería lo último en salir en la CBS en una temporada porque tras la emisión entre 1972 y 1973 quedó la cosa parada hasta que en 1976 el personaje saltó a la ABC.

A la ABC llegó, en parte, porque Fred Silverman -uno de los principales impulsores de la serie hasta el punto de ser el motivo del nombre de Fred– había dejado de dirigir la primera cadena y se había pasado a la segunda. Y quería contenido en el que pudiera confiar, por ejemplo este Scooby… aunque no llegaría solo.

Silverman quería otro personaje de éxito, uno nuevo. Su apuesta sería Dynomutt, Dog Wonder, un robo-perro torpón que acompañaba a un superhéroe. La idea era montar The Scooby-Doo/Dynomutt Hour, con una serie nueva –The Scooby-Doo Show– que ofrecería un capítulo de cada hasta llegar a la hora. En el primer capítulo de Dynomutt este y su compañero superhéroe Blue Falcon se encuentran con Mystery Inc. Siguiendo un estilo similar al de las películas les dan la alternativa, salen de nuevo en el segundo y, a partir de ahí, siguen cada uno por su lado. (Bueno, hubo algún cruce más, pero vaya) Para reforzar el interés la ABC acabaría incluyendo la reposición de uno de los capítulos de la serie original.

Pronto se fue viendo que aquello iba a durar lo que durara, pero mientras incluirían a un nuevo miembro de la familia Doo. Es decir…

No, no, Scooby-Dum. El primo tontainas de Scooby.

Para 1977 quedó claro que lo de Dynomutt iba regular, así que tras pasar de la hora de antes a la hora y media de añadir la reposición de la serie antigua deciden darle un aire completamente nuevo. Dynomutt pasa a tener solo 11 minutos y a los dos episodios de Scooby se añade uno de 11 de Capitán Cavernícola (En su presentación junto con las Teen Angels) y , lo más importante, la nueva serie Laff-A-Lympics. Un programa de competición al estilo del Battle of the Network Stars (un programa de la ABC que enfrentaba a personalidades de los tres grandes: ABC, CBS y NBC) Así que hicieron un grupo con Yogi, otro con Scooby y otro con -claro- los malos.

Y sí, suena exactamente tan peculiar como parece.

Lo curioso es que decidieron que lo más sensato era meterle cambios al año siguiente. Dynomutt se iba a tener su propio programa (ehm…), el título pasaría a ser Scooby’s All Stars y, otra novedad, las reposiciones también se irían a su propio hueco. Porque, de hecho, en lugar de tener reposiciones de la antigua Scooby-Doo, Where Are You? produjeron una tercera temporada, ocho años después… que fueron cancelados como a la mitad. Haciendo que al final se usaran como si fuera The Scooby-Doo Show. De modo que cuando se canceló el contenedor se cancelaron también esas dos series distintas.

En 1979 llegaría el primer especial para televisión, Scooby Goes Hollywood. Un especial meta en el que Scooby celebraba su primera década intentando que los Ejecutivos le dieran un programa en horario de máxima audiencia.

En cualquier caso, y pese al espanto que fue este especial, le dieron una nueva serie. Esta vez intentaron lograr traer de nuevo a una audiencia joven metiendo a un nuevo miembro de la familia Doo. Y sí, me temo que esta vez sí.

Scooby-Doo and Scrappy-Doo sería una serie que incluiría a, claro, Scooby y Scrappy. Entraría primero en un contenedor junto a Richie Rich para, rápidamente, tener su propio espacio junto con una serie de cortos de los dos con Shaggy (sí, sin el resto)y una nueva serie que intentaban vender, Las aventuras de Puppy. Como casi de costumbre. Esto fue así de 1980 hasta el ’83.

En 1983 intentaron crear un punto intermedio. The New Scooby and Scrappy-Doo Show intentaba replicar los misterios pero de una forma más… juvenil. A Scooby, Scrappy y Shaggy se les uniría Daphne, y ahora trabajarían como reporteros de incógnito en una revista juvenil. En serio.

Habrá quien piense que no se podía caer más bajo que esto. Y entonces llegó 1985 para demostrar que nos equivocábamos. Porque en ese año se estrenó…

De nuevo los fantasmas eran reales. Scooby, Scrappy y Shaggy los habían liberado de un baúl y ahora tenían que volver a meterlos allí. Daphne volvía a parecer y añadían un par de personajes más. Vincent Van Ghoul (con voz de Vincent Price, que accediera a participar en la serie fue una de las dos únicas cosas buenas que salieron de esto) que les guiaba con su magia para hacer frente a los fantasmas, y Flim-Flam, un joven hispano huérfano que les ayudaba y que si Scrappy os parece Poochie antes de Poochie tendríais que conocer a este. El personaje era tan detestado que incluso uno de los productores asociados, Tom Ruegger, le tenía manía. Ruegger es la segunda cosa buena que salió de aquí, sus toques de humor -que ya venía usando desde la serie anterior- sirvieron para que cuando la cadena se hartara de todo esto y decidiera un cambio completo le dejaran hacer.

También sería la última serie en al que aparecería Scrappy, así que quizá había una tercera cosa buena.

Ruegger, con ese sentido del humor tan peculiar, salvaje y absurdo, lograría gran éxito en los noventa como creador de Tiny Toon, Animaniacs, Pinky y Cerebro o Histeria! Pero antes de eso crearía una de las mejores series de Scooby-Doo!

A Pup Named Scooby-Doo se estrenó en 1988 y proponía a la vez una mirada en la juventud de los personajes – dentro de una tendencia de la época – y lo hace con mucho humor. Incluido un personaje regular llamado Red Herring. La serie sería un éxito, duraría cuatro temporadas y acabaría en 1991, debido en parte por la deserción de los equipos técnicos y artísticos a las series de Ruegger, incluso aquellas en las que no trabajaba como creador como Freakozoid!

Mientras tanto, seguían las películas con monstruos en lugar de gente disfrazada (sob) e incluso una historia inconsecuente estilo Las Mil y Una Noches. Es cierto que a fuerza de salir películas aparecería alguna interesante como Scooby-Doo on Zombie Island (1998), o se añadiría algo al canon como el grupo The Hex Girls.

Scooby-Doo and the Cyber Chase (2001) sería otro hito, sobre todo por ser la última tras la muerte de William Hanna y antes de la compra por parte de la Warner. Tendría adaptación a un par de formatos, por supuesto.

En 2002 se estrenó la película del personaje en acción real, guionizada por un tal James nosequé. Gunn. Algo así. En 2004 se estrenaría la segunda.

Ese mismo 2002 Warner / Cartoon Network presentaba su primer reboot del personaje centrado en algunas actualizaciones como quitarle el ascot a Fred o hacer a Shaggy vegetariano. El resultado sería What’s New, Scooby-Doo?

Ah, sí, lo de Shaggy era porque su voz original, Casey Kasem, era un vegetariano convencido que tuvo una bronca en los noventa porque le obligaron contractualmente a ponerle voz en un anuncio para Burger King. A partir de ahí se negó a dar voz al personaje si no se especificaba que era vegetariano, algo que le apartaría del mismo durante más de un lustro. Porque hasta este nuevo lanzamiento no aceptarían el cambio.

El éxito de las películas, sin embargo, haría que la CW se interesara por ella. Lo suficiente para hacer una serie ‘actualizada’ con villanos reales pero más informáticos que monstruosos y con una historia tirando a ridícula que incluye centrarse en Shaggy y Scooby y añadir un robot –Robi– como tercera rueda mientras el resto del reparto habitual se queda en un remoto segundo plano. La serie, estrenada en 2006 se llamaría Shaggy & Scooby-Doo Get a Clue! Y es más una obra de humor de aquella época que algo que podamos asociar al personaje.

Esta encarnación duraría dos temporadas -más de lo que yo esperaba- hasta 2008. Para 2009 tocaba un nuevo aniversario -el 40- que incluiría otra película-precuela de acción real, Scooby-Doo! The Mystery Begins, un telefilme para el Cartoon Network. Al año siguiente sería Scooby-Doo! Curse of the Lake Monster. Tendría que haberse estrenado también una nueva serie pero hubo problemas.

Problemas sería casi el segundo nombre de Scooby-Doo! Mystery Incorporated. Una reimaginación de la serie capaz de conjugar a la vez un cambio en los personajes dándole temas y tramas más adultas y manteniendo el humor, añadiendo guiños a los clásicos y sabiendo mezclar todo de manera que nunca falte o sobre. ¡Y añadiendo un arco de largo recorrido! Estrenada finalmente en 2010, los problemas la perseguirían desde casi su primer día.

Estamos ante una de las mejores series de los personajes, pero la cadena la odió desde casi el primer día. Le parecía demasiado oscura, y derivativa. Las broncas entre sus creadores, Spike Brandt y Tony Cervone, con la cadena sería parte de la marejada en la animación que se vivió durante esa década.

Tras el final de esta versión en 2013 Cartoon Network pudo pasar a una nueva versión, más cómica.

Be Cool, Scooby-Doo! estrenada en 2014 y que, aun compuesta solo por dos temporadas, llegaría hasta 2018, tenía un buen punto de partida perdido en una aparente desidia por desarrollar el potencial -inesperadamente el personaje estrella lograría ser Daphne – y, por supuesto, lo malo que era cualquier comparación con la anterior.

Sí, en 2018 también tendría lugar el crossover con Supernatural. Aunque ya había aparecido en 1997 en Johnny Bravo, 2002 con Harvey Birdman, 2011 en Batman: The Brave and the Bold hasta llegar en 2018 con Monster Party, un episodio de OK K.O.! Let’s Be Heroes en las que personajes de Scooby-Doo and the Ghoul School -aunque nadie del Scooby Gang– aparecen en esta.

Y, por supuesto, entre medias seguirían apareciendo especiales y directos a vídeo, incluyendo algunos junto a la WWE. En 2018 saldría también Daphne & Velma, una especie de precuela o algo, de los personajes.

De la música y los videojuegos ya hablaré en otra ocasión.

En 2019, además de un par de estrenos directo a vídeo que recuerdan estos 50 años con Scooby-Doo! and the Curse of the 13th Ghost y Scooby-Doo! Return to Zombie Island. Subiendo la lista de estos telefilmes directos a vídeo hasta 33.

2019 vería también el estreno de la más reciente serie, recuperando el espíritu de aquellos team up y para el servicio de streaming de Boomerang, el cacharro infantil de Warner. Es decir, Scooby-Doo and Guess Who?

Entre la gente que aparecerá esta vez está Weird Al Yankovic, Pen & Teller, Steve Urkel (sí, en serio) y en el capítulo 13, redondeando esos 50 años con What a Night, for the Dark Knight!, tendremos a Batman.

Teniendo en cuenta todo lo que está por venir – película de imagen real, de animación, nuevos cómics y series…- supongo que volveremos a vernos.

Aunque sea en una fiesta de convención de viejos conserjes.

9 comentarios sobre “Scooby 50”

  1. Voy a ser entonces el único a quien le encanta la de «Be cool, Scooby Doo» XD, precisamente porque me recuerda a la de «Un cacharro llamado Scooby Doo» (que era mi encarnación de Scooby favorita), pero mejor incluso… Llamadme hereje, venga.

    Que la de Mystery Inc estaba muy bien y tal (y mezclar monstruos disfrazados con peligros sobrenaturales reales estaba bien llevado, como lo de meter «secretos de familia» en el fregado), pero diría que el problema inherente que tenía para que fuera bien aceptada en la cadena… no era tanto lo de que tuviera una apariencia más oscura, sino lo de que tuviera tramas largas y una continuidad sólida (hasta especificando el número del capítulo).
    Que luego es más difícil reponer la serie emitiendo los capítulos con cualquier orden (algo típico de un canal infantil) si al final resulta que tiene uno rígido. Y además, algo que parece gustarle a CN (y no es la única) es estrenar capítulos nuevos de sus series no por temporadas completas generalmente, sino por tandas (ejemplo: una semana de 5 capis nuevos de Hora de aventuras o de Steven Universe, y luego a esperar otra vez).

  2. Por cierto, mola el artículo tanto como «el otro de Scooby», Sark ^^. Pero mira que no haber mencionado que a Scrappy le creó ni más ni menos que Mark Evanier, el guionista de «Groo», cachis…

    Que el Evanier, además, aparte de defender correctamente que la serie volvió a subir de audiencia gracias al perro pequeñajo (quizá ese era el verdadero problema de Scrappy: lograr impedir que el espacio se cancelara para que descansara un rato de una santa vez) escribió algunos de los cómics de los 70 de Marvel, si no recuerdo mal.
    Incluso adaptó el episodio de la serie animada donde se presentaba a Scrappy (recuerdo haberlo leído en una edición de Bruguera, en un «Copito»)…
    Lo curioso es que juraría (hablo de memoria) que lo adaptó al cómic ¡sin Scrappy!, haciendo la historia más seria dentro de lo que cabe (normal teniendo en cuenta que dibujaba Dan Spiegle).

    1. ¡Estaba convencidísimo de haber contado lo de Evanier en 2016! Por eso determinados temas no los he vuelto a sacar.

      De las series, para mí las tres mejores son «Un cachorro…», «Mystery Inc.» y el «Scooby-Doo! Where Are You?» original en su primera temporada. «Be Cool…» tenía un piloto estupendo, pero luego según iban pasando episodios daba la sensación -a mí al menos- de no tener muy claro qué hacer con ella. Quizá por ello el chiste recurrente con Daphne era lo que más me parecía funcionar.

      «Mystery Inc.» es como «Buffy» o «Supernatural», puedes verte un capítulo suelto y entender de qué va el asunto pero no todo lo de alrededor. Yo recuerdo cuando hacían lo de soltar cinco o diez capítulos y a veces daba ganas de que pusieran un Previously.

      1. Yo sí diría que en «Be cool…» tenían muy claro lo que hacían: aventuras autoconclusivas, con misterios serios, pero donde siempre que podían le daban cancha al cachondeo y a la parodia, como en su versión del «Cuento de navidad», donde, erm, al final no acaba bien, por culpa de los protagonistas. Hasta dedican un medio-episodio a hacer una especie de secuela en plan de coña a aquella aventura clásica de «SC Where are you», con el «fantasma del capitán Cutler» (el de la escafandra, vamos) metiéndosela doblada (¡mente limpia XD!) a Fred.

        Al hilo de este último… al final de la serie se montaron una historia en dos partes revelando «el origen secreto de Fred», y enfrentando a la pandilla con su padre genio criminal-loco-aunque-enrollado fugado de una especie de Arkham Asylum. Una historia familiar nada que ver con lo de Misterios S.A. ni nada de las series anteriores…

        …Y ese es el motivo de mi tocho XD: ¡el Scoobyverso en realidad es un multiverso, y como ahora forma parte del multiverso DC… ¡es un multiverso dentro de un multiverso!! Ni multiverso oscuro ni gaitas: lo que tiene DC de guay es que en realidad es un multiverso de multiversos.
        Ni Grant Morrison, oigan (el calvo escocés se puede morir de felicidad si alguien se lo cuenta).

        Solo falta una relación con ROB! para redondearlo.

  3. Me he dado cuenta de que el autor, ocultándose bajos diversas capas de texto, no condena la excesiva presencia de gente blanca heterosexual en esa serie. ¡AVERGÜÉNCESE!

  4. La mejor sin duda es «Mistery Inc.», la mayoría de los capítulos funcionaban de manera separada con su caso + el extra del arco largo, no renunciaba al humor (tanto en gag como parodiando a los propios clichés de los personajes que aun así daban cien vueltas en desarrollo) y visualmente era potentísima.

    «A pup…» me divide porque el efecto nostalgia es poderoso pero a la vez pertenece a esa tanda de series «que pasaría si fueran niños y así que la vean más niños» de los 90 un poco regulera…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.