Paseado con Mister Summers

Perguntar en este blog si conoceis a Cable sería ofensivo. Hasta extremos de poder ser considerado un delito de odio casi CASI tan grave como esos que andan cometiendo impunemente los malvados gaytasunonazis. Y sin embargo nunca está demás volverse a recrear en ese momento trascendental que alteró el curso de la historia en aquel lejano marzo de 1990.

Su primera aparición en el imperecedero clásico New Mutants v1 87. Con el ímpetu creativo de un Miguel Angel dando sus primeras pinceladas en el techo de la Capilla Sixtina ROB! presentaba en una contundente viñeta las claves visuales del personaje: pistolón, hombreras tamaño familiar, hirsuto pecholobo y esas reconocibles entradas que nos hablan de un soldado veterano.

Un maduro con experiencia y gruñón que se ve obligado a tomar el control de los Nuevos Mutantes ante el inefectivo y fláccido liderazgo de su dirección actual para enseñarles a estos niñatillos como se tienen que hacer las cosas. Nadie habría podido siquiera imaginar que Cable era el perfil de lo que en treinta años sería un lector medio de tebeos.

Nadie salvo ROB! por supuesto.

Cómo olvidar aquel octavo episodio de una X-Force creado por un ROB! ya no constreñido por las interferencias de un guionista en que, graciosamente, cede los lapices a un muchachillo prometedor que también acabaría teniendo un cierto éxito llevando al cine un personaje creado por él (sin duda influenciado por la onda expansiva de éxito de Muertopiscina).

Y la impactante revelación de que nuestro héroe era un viajero temporal venido del futuro intentando corregir la historia. Quizá alguna vez os habeis preguntado cómo de lejos llegó Nathan Dayspring en sus paseos antes de sentar la cabeza con los ex pupilos del Profesor X.

Estamos en condiciones de afirmar que fué muy lejos.

Muy pero que MUY lejos.

Tan lejos que en una de sus primers incursiones, cuando las plateadas canas todavía no había poblado su frondosa cabellera…

…llegó a visitar la Nanda Parbat del Deadman deceita. Aquí podemos contemplarle en toda su gloria en el tercer episodio de su homónima serie de 1986 con todas sus reconocibles característcias: pistolón, hombreras tamaño familiar, hirsuto pecholobo y esas reconocibles entradas. Cierto que se echa en falta el brazo biomecánico pero todos sabemos que José Luis García López siempre fué un dibujante mediocre y descuidado notorio por la cantidad de detalles que olvidaba plasmar en sus páginas.

Vale, ya estoy oyendo a los de siempre. A los que no ven la conexión. A esos Santo Tomases que necesitan tocar la llaga para creer. Esos que se empeñan en creer que todo una tenue casualidad y no una nueva demostración de cómo el genio de ROB! deja huella en a obras anteriores a su tiempo taquiones mediante.

Muy bien, listos, observad detenidamente la viñeta completa y decidme, de los dieciseis personajes que aparecen (los he contado)…

…¿A CUÁNTOS SE LES VEN LOS PIES?

3 comentarios sobre “Paseado con Mister Summers”

  1. No sé lo de los pies, pero se nota la GENIALIDAD del personaje que el que está dibujado al centro con barbilla incluso es cabaz de quebrarse el cuello con tal de poder verlo directamente.

  2. Eso no es de Mignola. Mignola siempre dibuja una viñetita con un bonito jarrón o una bonita estatua en una esquina de la página. Devuélvame el dinero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.