Sincronia

Recientes investigaciones han descubierto nuevas e insospechadas propiedades en la conducta de los taquiones. En su artículo publicado en el número de junio de la prestigiosa American Scientistis el físico del CERN Andreas Burgersonn esboza una teoría de ondas que podría explicar la hasta ahora elusiva cualidad transmisora de energía mediante impacto que en sus experimentos han mostrado los taquiones e incluso predecir su comportamiento. Burgersonn concluye su artículo con una ecuación, todavia incompleta como él mismo confiesa, que en su forma más simplificada para mayor comprensión lectora vendría a tener este formato.

Las impactantes consecuencias saltan a la vista y la ágria polémica ya se ha apoderado del correo de la prestigiosa revista. Y no es para menos ¿verdad?

Ay perdón, que siempre se me olvida que los que estais titulados en química no teneis ni idea de integrales y hay que explicároslo todo clarito. Tranquilos, que vereis cómo si os lo explico en bolas lo vais a entender todo perfectamente.

Como sucede con las bolas de la Cuna de Newton, la energía intrínseca de los taquiones se transmite de manera transiente al impactar con una masa de ficción, propagándose sucesivamente en el tiempo y en el espacio sin pérdida apreciable. Veamos el ejemplo que pone Burgersonn.

En 1993 un ROB! ya en pleno dominio de sus facultades regala a la humanidad esta página de X-Force.

Como los adláteres más veteranos ya saben, su incontenible GENIALIDAD! hace que desprenda una imparable corriente de taquiones que viaja atrás en el tiempo unos diez años. A 1983 concretamente.

Influyendo en un mediocre dibujante y guionista que entonces está comenzando a despuntar, un tal Frank Miller, e inspirándole a copiar la GENIAL! doble página de ROB!

Según los cálculos de Burgersonn la energía acumulada por los taquiones en su raudo trayecto es mucho mayor de lo que se creia hasta ahora. Tanto que no toda se gasta en la plasmación de la página retroplagiada del futuro. La fórmula abocetada más arriba describe cómo se transmite sucesivamente en bloques compactos que a su vez impactan en terceros y hasta cuartos tebeos. En el caso que nos ocupa este chaval, el Miller, unas décadas después realizará una simpática obrita no exenta de mérito propio titulada Sin City.

Y es en sus páginas, por un proceso todavía sin explicación clara, donde la energía taquiónica sobrante desplaza un bloque gráfico atrás en el tiempo de manera similar a la de la página original de ROB! Y podemos estar leyendo en un Detective Comics de 1979 una historia de complemento del Blanco Humano dibujada por Dick Giordano…

…con su habitual trazo fino y elegante y sin previo aviso ZASCA.

Aparece Marv en medio de la historia.

Como ya hemos dicho, las implicaciones de tal descubrimiento son extraordinarias. Capaces de hacer tambalearse todo lo que creiamos conocer de los taquiones. Tanto que muchos críticos exigen evidencias más contundentes alegando que, al fin y al cabo, estamos hablando de un mero parecido físico muy posiblemente debido a una simple serendipia. La novela gráfica de Miller es mucho más que una cara, tiene un definido estilo visual marcado por un contrastado blanco y negro de sombras nocturnas proyectadas sobre muros enladrillados.

Y sería algo distinto, una prueba irrefutable, que literalmente un trozo de Sin City, con su Marv, su blanco y negro contrastado y sus ladrillos…

…apareciera insospechadamente incrustado en medio de una viñeta de la mencionada historia de Detective Comics…

3 comentarios sobre “Sincronia”

  1. Bueeeno, la verdad es que está un poco forzado… Pero también puede ser que, al ser una especie de «reflejo» de la grandeza de ROB!!!, los taquiones retroproyectados de Miller son más débiles.

  2. Yo lo que veo en la primera imagen es un Sigilo Ninja*
    *: Marca Registrada, Jotace_dt 2008, todos los derechos reservados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.