Las de Caín

A poco que navegueis por las redes habréis visto algunos de esos videos cuadrados con subtitulitos explicativos y buenrollistas en los que sucede algo que nos conmueve y nos hace sentir mejores personas. Ese violinista profesional de la Filarmónica que se colocó unos harapos y se puso a tocar en el metro. Poco a poco la gente va parando a escucharle y vemos sus reacciones. El hipster que sonríe, la pareja que mediobaila, el chiquillo oriental adoptado que deposita unas monedas, la anciana impedida que fuerza su parkinson para encestar unos billetes, las palmas de la buena gente multicolor que la aplaude, los subtítulos en tonos claros que lo van narrando… y como al final se destapa el pastel, el músico se desenmascara, todos le reconocen (obvio, como a todo famoso intérprete filarmónico) y se llevan las manos a la boca emocionados, algunos se abrazan, otros graban, y al final el dinero colectado se destina a una buena causa para el planeta. Fin. Dale click a Me gusta.

En muchos de ellos se les da una pátina culta diciendo que se trata de un Experimento Social. Esto es un poco como llamar Novela Gráfica a los tebeos. Si a alguien le graban con un engaño se podría mosquear, a menos que se le convenza que en realidad ha sido incluido para participar en un Experimento Social. Es que suena muchísimo mejor que «Cámara Oculta», que con esto sí que se molestaban.

También hay experimentos sociales en otros campos, entre ellos el de la historieta. Y Chelsea Cain es un buen ejemplo de un experimento social.

Con ese aire a lo Pilar Rahola tenía que ser polémica por narices

2016. Con más de media docena de novelas publicadas, esta escritora se decidió a dar el salto a los guiones de historietas. Sencillito, simple y bien pagado, se pensaría. Je.

Total, que esta mujer, acompañada por Kate Niemczyk, también mujer, a los lapiceros, se pusieron con las andanzas del personaje femenino Pájaro Burlón, y aprovechando toda la confusión de aquella época por la estrategia de potenciar el Chicaverso, la caracterizaron como una mujer fuerte, independiente y segura. Lo que viene siendo feminismo. Y aunque el público comiquero medio no se opone al mismo en pequeñas dosis (y son más de llamarlo igualdad), el exceso empacha. Demasiado feminismo, tenía aquello. Así que ocho números duró.

A ver, que no se entienda mal, os lo explico, chicas. Todo tiene su sitio. Coherencia, que se le llama. Tenemos nuestras costumbres y hay que respetarlas. Y entrar a trapo en el recinto de Stan Lee y hacer que las mujeres se comporten de una manera diferente a la que el Creador del Universo Marvel estableció chirría demasiado. Saber estar es una virtud ¿a que bien explicado se entiende? de nada.

La Chelsea se despidió además de la serie con una portada, dibujada por otra mujer, cuyo único objetivo era provocar.

Y si vas provocando, que te contesten significa que has tenido éxito. Y vaya si lo tuvo. Pero ya se sabe cómo aceptan las críticas este tipo de mujeres, de manera que como la serie ya estaba cancelada dio un portazo de la única manera que pudo.

Cerrando su cuenta de twitter. Ahí os quedais, falocéntricos.

2018. Las dos tipas se lanzan a un nuevo Experimento Social. Esta vez bajo el paraguas de Image Comics. Más de autor, menos de disimulo. Este va de que una mutación vírica afecta a la población manifestándose en que las mujeres se convierten en animales rabiosos felinos y agresivos cuando menstruan. Como en la vida real, vaya, pero además con transformación física. Y si hablar de reglotes y de mujeres no era suficiente, el título es para enmarcar.

Porque no hemos llegado a verlo en castellano, que a ver si se quedaban con el nombre sin traducir o lo titulaban «Locas de Otoño«.

Estais empezando a oler las antorchas ¿verdad? machitos ofendidos, egos lastimados y todo eso ¿eh? pues ¿sabeis que sucedió al principio?

Nada.

¿Y más adelante?

Tampoco.

Publicar fuera de las Dos Grandes es lo que tiene. Menos foco mediático.

Y pasaron los números, y los meses, y las lunas, y los periodos, y los temas femeninos, y las mujeres, y los cuerpos, y las transformaciones, y al final ¿sabeís quién se terminó enfadando con esto?

Integrantes del colectivo transgénero.

Porque Chelsea Cain mucho hablar de mujeres por aquí y por allá, que si se transforman porque menstruan, pero ¿y qué pasa con las mujeres con pene? ¿se transforman o no? de no hacerlo, estariamos ante una autora que ha creado un virus bastante excluyente, pues no incluye a todo el espectro mujeril. Y si es menstruación lo que desencadena el proceso ¿afecta también a los hombres con vagina? ¿entonces porque lo limitaba en su explicación a las mujeres (sin pene)?

Todo esto ha sucedido. Y Cain ha sido señalada en las Redes como una TERF (Trans-exclusionary Radical Feminist). Costó un poco más (nueve números) pero lo ha vuelto a conseguir. Chelsea ha asegurado que concluirá la historia con otros tres números, pero entretanto…

Sí, había vuelto a ponerse un twitter…

Moraleja Social: no intenteis ubicar a nadie en un único colectivo. Todos somos más de una cosa: hijos, hermanos, amigos, concebollistas, omnívoros, futboleros, marvelitas… Así que incluso errando el tiro conseguirás ofender a alguien.

8 comentarios sobre “Las de Caín”

  1. El karma es tan divertido. Lo mas preocupante de todo es que esto es un precedente de que un comic, para no ofender a nadie, necesita ahora un «sensitivity reader» o un «censor sensible» y con uno me refiero a una docena de un colectivo de cada sabor, para decirte todo lo malo de tu obra y que lo quites, como un nuevo y super draconiano comic code. Algo para agregar a los curriculums sin duda.

    1. «un «sensitivity reader» o un «censor sensible»»
      En mis tiempos se llamaba Nihil Obstat e Imprimatur.

      Y HOYGAN, me decía un compa de trabajo que en su Tinder salen transexuales aunque lo tenga configurado para buscar mujeres. Así que los transgénero se cabrean por nada, ¿no?

  2. Joer, nenos, os habéis hecho un arden las redes de libro

    Un par de personas comentaron de una forma nada agresiva que no les gustaba la serie, Chelsea cogió esos twits y los metió en el comic como eslóganes de un campo de concentración y entonces es cuando fueron a por ella.

    No ofendió por casualidad, lo hizo con ganas xd

  3. Sólo por aclarar unas cuantas cosas… Un «Lector de sensibilidad» no tienen ninguna función censora; es sólo un asunto de consultar con alguien que sepa sobre un tema, para no decir paridas.
    Digo, si vas a escribir sobre, qué sé yo, física cuántica, lo mínimo es que antes de publicar lo tuyo, se lo pases a alguien que conozca de la materia para asegurarte de no haber soltado alguna estupidez del tamaño de «las leyes de la atracción» ¿no? Bueno, entonces, ¿por qué cuando escribes sobre los colectivos LGBT+ o sobre feminismos, tendría que ser distinto?

    1. «Es que ya no puedo escribir que ‘si piensas mucho en una cosa, la física cuántica conspira con el universo para que tu deseo se realice’, sin que un Dr. en Física venga decirme estúpido; la dictadura de la corrección política está acabando con mi libertad de expresión»

  4. Hala hala, qué exagerados. Ni que hubiera mujeres trans pidiendo que se cambie el título original del manga autobiográfico creado por una mujer trans The Bride was a Boy porque es ofensivo para las mujeres trans NINADAPARECIDO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.