Spider Bogaloo

Amigos mileniales, no sabeis la suerte que teneis de vivir en esta maravillosa Era de la Tecnología que os ha tocado. Todavía puedo recordar aquellos dias de antaño en que el video casero era una futurista novedad. Aquellas compactas y ultramodernas cintas de VHS que contenían una película entera a la apabullante resolución de una TV casera cuyo único inconveniente era que habia que rebobinar girando en un bolígrafo como bien cuentan todos esos programas nostálgicos modernos.

Pero la ambición tecnológica del ser humano no conoce límites. No tantos años después apareció un nuevo soporte casero de mayor resolución, mejor calidad e inimaginables y nuevas posibilidades. Algunos pensaron que todo era una simple artimaña para obligarles a volver a comprar los títulos que ya habían adquirido en VHS. Me río mucho de ellos cada vez que me vuelvo a ver Casablanca cambiando de una a otra de las seis cámaras simultáneas desde mi mando. ¡Ni que existiera una conspiración secreta internacional que se financiara haciéndonos pasar por el aro tecnológico cada tres décadas!

¡Qué tonteria! No hizo falta esperar tres décadas para que apareciera el siguiente formato de-fi-ni-tivo. Ese que hoy dais en llamar “Blu-Ray”. Básicamente una versión corregida y aumentada del viejo DVD con una brutal capacidad de almacenamiento. ¿Qué otro formato conoceis capaz de contener la versión extendida de El Hobbit: la Batalla de los Cinco Ejércitos en DOS DISCOS NADA MÁS?

Pero las ventajas del azur formato no son sólo cuantitativas. Son cualitativas también. Comparemos dos ediciones de la misma película. Una escogida al azar. Spider-Man 2, por ejemplo.

Ya empezamos mal con la portada. ¿Esto que es? ¿Spider-Man 2 o Spider-man Ama a Mary Jane: el Film?

La portada del BR va directa al grano. Un Spider-Man y 2 telarañas. Sin tias ni gais (oh vamos, todos sabemos que esa mujer con la que se ha casado Octopus no engaña a nadie) ni cosas que arruinen la experiencia o violen tu infancia. Hasta se permite el lujo de darle un merecido homenaje a Renato Arlem con esas dos manos descaradamente anarroseadas.

Pero claro, el BR de El Nombre de la Rosa sería igual de fragante si otra portada tuviera. Lo importante es el interior. Y la edición de dos devuedés va bien servida.

Tanto que en un despliegue tecnológico adelantado décadas a su tiempo hasta incluye un enlace a una página web. Y a primera vista uno podróa concluir que la simple ventaja del BR es que trae lo mismo en un sólo disco.

Pero estaría equivocado. Mientras que el DVD explica el trasfondo del Doctor Octopus en el mediocre documental Ocho Brazos para Rodearte…

…el BR contiene el mucho más interesante Ocho Brazos para Sostenerte. Pero no es esta la vital diferencia entre uno y otro formato. Porque el caduco y casposo DVD incluye un simplón reportaje sobre efectos especiales…

…pero el destellante BR nos obsequia con un impresionante video…

…de VFX, uno de los más famosos grupos de breakdown de la historia.

AVÏV KAÉRB!

AVÏV N’WÔD!

Un comentario sobre “Spider Bogaloo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.