Disney Code Authority

Hubo mucho revuelo cuando en 2009 la Disney adquirió la Marvel. Se suponía que la compra de la Casa de las Ideas por parte de la Casa del Ratón comportaría una infantilización de los contenidos de los tebeos, o que como los personajes serían formarían parte de mercha juguetero y atracciones varias ya no veriamos muertes o cambios de status quo en los mismos. Craso error, como fuimos viendo con el Capi negroamericano, el Thor chica terminal o Iron Muerte. Sí, se metió de cabeza en aquello de la diversidad (¿existió un personaje llamado Spider-Gwenpool o lo he imaginado?), pero conviene recordar que ese berenjenal lo inició DC con Batgirl y luego la efímera línea DC You, Marvel lo único que hizo fue demostrar que podía mear más lejos.

No, Disney se abstuvo de meter la zarpa en los comics. Total, la cuota de mercado de las páginas aquellas era ínfimo. Que hicieran lo que quisieran mientras no generasen pérdidas. Y si salía algo con potencial, ya tomarían cartas en el asunto.

Lo que pasa es que un año antes de la compra los Marvel Studios habían tenido un éxito algo inesperado con una película sobre…Iron Man. Lo que no consiguieron ni Ang Lee ni Nicolas Cage, el público es así de impredecible. Y tirando por ahí encontraron el verdadero filón, el que a la casa madre Disney interesa. Así que los tebeos podían seguir sirviendo de banco de pruebas, que con que uno de cada cien tuviera potencial ya iba valiendo la pena. Pero con los personajes adaptados a la gran pantalla y otros audiovisuales había que tener un especial cuidado.
La necesidad de generar más material y adecuado para todos los públicos ha llevado incluso a que el material de los personajes de Marvel para el público juvenil lo realice otra editorial, un detalle menor. Nada de actitudes reprochables, lenguaje inadecuado o acciones inapropiadas para estos personajes. Iban a ser objeto de atención por parte de un público masivo, variado y mayormente familiar. Aunque tampoco era difícil hacerlos comportarse como ejemplos de virtud, no en vano hablamos de héroes.

Y el otro día, en su camino hacia el monopolio universal van y adquieren la Fox, y con ello vuelven a Marvel los derechos cinematográficos de grupos y personajes como los Cuatro Fantásticos o los mutantes, entre los que destaca el popular Lobezno.

El mutante canadiense, el espíritu indomable, el hombre con garras de adamantium.

Coincide que precisamente ahora Lobezno ha regresado a los tebeos, ya que estuvo apartado un tiempo, al igual que precisamente los Cuatro Fantásticos. Cabe por tanto preguntarse cómo afectará en las páginas impresas el nuevo status del Lobezno audiovisual ¿podrá seguir usando las garras alegremente como hasta ahora?

En Fox podía ir a la suya, podía hasta protagonizar su propia película clasificada para mayores ¡llegó hasta a fumar!

Acción esta que en las viñetas dejó de hacer a principios de siglo, por cierto ¿dejarán que se siga comportando como nos tenían acostumbrados…

…o volveremos a tiempos pasados en los que ni sangre ni tajos podían mancillar los ojos de los infantes?

Es un tema serio para editores y autores ¿qué hacer con el personaje de las garras si no le permiten hacer nada con ellas?

Sentidos animales, factor curativo. Que emoción, oler rastros y recibir golpes. Se corre el riesgo de que el personaje pierda atractivo, tanto para los posibles guionistas como dibujantes. Puede volverse un personaje aburrido y poco comercial. Y Disney no puede permitir eso.

Pero no alarmarse, hay precedentes de un longevo personaje,popular, y que ha formado parte de la liea adulta de Marvel, que se enfrenta a la injusticia armado con dos poderosas armas blancas. Un bárbado que no duda en meterse en cualquier refriega y ganarla a katanazo limpio, sin que se le haya reprochado nunca derramamiento explícito de sangre.

El-es-Groo.

Eso sí, para poder saciar la sed de violencia del yonqui de las viñetas hará falta introducir otro elemento en el entorno del personaje.

El Wolviperro.

Todo sea por el Box Office. Que razón tenía Mojo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.