Si no quieres ser como ellos… LEE

Nos ha dejado Stan Lee.

El Mito.

El (nunca mejor dicho) Hombre.

Y muchos de los homenajes que estamos leyendo estos días se centran en su labor como editor. En cómo su magistral uso de las relaciones públicas (lo que hoy llamariamos Las Redes Sociales™) transformó para siempre el fandom e hizo de los tebeos un fenómeno maintsream (lo que hoy llamaríamos Hacerse Viral™). Sin embargo yo quiero centrarme en su labor como guionista (lo que hoy llamariamos Showrunner™).

Porque en el Lee guionista del nacimiento de los tebeos Marvel confluye su talento innovador con un momento de cambio histórico, el inicio de los turbulentos años 60. El resultado son unas historias clásicas en el sentido más atemporal del término. Que han dejado atrás el infantilismo de los comics de primera mitad del siglo XX pero todavía no han caido en la cuasi pornográfica explicitez que marca a los del siglo XXI (en el caso de Larsen sin el «cuasi»). Y es que los personajes de Lee son seres humanos de carne y hueso sujetos a los mismos miedos y deseos que sus lectores pero estos son plasmados de manera elegantemente tangente. Como Lubitsch, que lograba contar más con una puerta cerrada que directores modernos con una bragueta abierta (Billy Wilder dixit), Lee sugería la vida adulta de sus personajes sin mostrar los detalles (a diferencia de algunos de sus fans)

Tomemos como ejemplo uno de los más famosos momentos de su más famoso cómic. La primera aparición de Mary Jane Watson en Amazing Spider-Man 42 que Brian Cronin analiza en este post del que he robado las imágenes al que he acudido para documentarme.

Tras meses como una presencia de la que no se mostraba su rostro Peter por fín conoce en persona a Mary Jane con erótico resultado y queda impresionado por su personalidad. Sabiamente Lee (y su subordinado John Romita Sr.) hacen al lector partícipe de la escena posicionando el rostro de Peter casi como si de una máscara a través de la que se contempla la escena se tratara (lo que hoy llamaríamos una Go Pro™). Lejos de dejarla abierta a interpretación la reacción de nuestro Amistoso Vecino™ se hace patente mediante detalles como su expresión facial o el brillante halo que envuelve a su futura novia/mujer/retrodivorciada.

Qué elegancia. Cuánta clase. De Stan El Hombre Lee tendrían que aprender esos guionistas modernos que corren a detallar cómo el Hombre Hormiga y la Avispa usan sus poderes en la cama (cuando no están separados y ambos estan vivos al mismo tiempo). Las reacciones físicas de Peter nos las podemos imaginar perfectamente por la imagen y sobre todo el contexto sin que haga falta que nos las muestren a toda viñeta.

Porque el contexto es importante.

Tanto como el siguiente episodio.

En el que contemplaremos al RHINO DESENCADENADO. Ya sabeis, ese villano que siempre está cargando contra Spìder-Man intentando clavarle su duro y enhiesto cuerno. Tan adecuadamente descrito con esas gruesas y rojas letras dispuestas en vertical colocadas justo a continuación de la imagen de Mary Jane.

Que además esta vez…

…viene con una sorpresa colgando. O DOS.

FFÜN’ DÎAS!

AVÏV ËEL!

 

3 comentarios sobre “Si no quieres ser como ellos… LEE”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.