José Luis García Liefeld

Se estima que nuestro universo nació hace casi catorce mil millones de años (1,4e10) , y en nuestro planeta se estima que los primeros Homo sapiens aparecieron hace unos doscientos mil años (2e5). O sea, que si condensamos la historia del Universo en un día, la raza humana estaría presente únicamente durante el último segundo con veintitrés centésimas.

Mirando hacia adelante, al astro de nuestro sistema se calcula que le quedan unos cinco mil millones de años (5e9) de funcionamiento. Durante este tiempo se irá haciendo cada vez más grande y brillante, aumentando la temperatura en la Tierra hasta que deje de soportar la existencia de agua, hecho incompatible con la vida en el planeta y que las previsiones más optimistas situan en un horizonte de tres mil doscientos cincuenta millones de años (3,2e9). Cuando ese momento llegue, si nuestra civilización sigue ahí habrá permanecido casi cinco horas y media de ese día que representará entonces la vida del Universo. No es mucho, pero más que el segundo y pico de ahora.

La probabilidad dicta que existen muchos, mogollón, planetas con potencial para generar vida, y que esta pueda generar una civilización. Pero para poder encontrarla deberemos coincidir con ella en el tiempo. Si vienen unos dentro de cuatro mil millones de años a buscarnos, ya no nos encontrarán aquí.

Y dejo aparte el tema de las distancias a cubrir, claro, pues si coincidimos en el tiempo pero estamos a un año luz o así de distancia, no llegamos ni saliendo los dos a la vez uno hacia el otro. La sonda Voyager 1, lanzada en 1977, se encuentra a unos 140 UA, lo que equivale a 0,0022 años luz. El planeta habitable más cercano, Próxima Centauri b, está a 4,2 años luz. Y estar más o menos cerca no es garantía de encuentro. Mi navegador me dice que hay cantidad de solteras divertidas en mi misma zona, y por más que me asomo no veo ni una.

Sirva este preámbulo con una explicación muy libre de parte de la paradoja de Fermi para mostrar que muchas veces por más que se den las circunstancias propicias de algunas variables, si otras no coinciden el resultado no es el esperado. Es por esto, por ejemplo, que en toda la historia del noveno arte sólo ha habido un ROB!

Casi sucede otras veces, sí, pudo haber sucedido antes, pero siempre hubo algo que no coincidió y lo que pudo haber sido un hito histórico se queda en un hecho notable. ROB! ha sido capaz de destacar como artista total tanto en argumentos como en dibujo, area en la que ha creado escuela y ha definido una época. Y no debemos desdeñar su labor como editor en sus distintas aventuras editoriales ¿quién puede comparársele? ¿Dave Sim? no creó escuela ¿Stan Lee? guionista y editor, pero no le hagas dibujar ¿Jack Kirby? dibujante que creó escuela, pero con poca visión editora ¿Byrne? argumento, dibujo, escuela, aceptamos Next Men como labor editorial, pero le falla el carisma y cercanía ¿Bill Ward? ¿cómo, no hemos hablado todavía por aquí de Bill Ward? vale, otro día. Lo más cercano que llego a pensar sería Bob Kane, pero sigue habiendo diferencia de nivel. Como veis, para que surgieran los Extreme Studios y los Gloriosos Años Noventa se tuvieron que conjugar muchos factores, algunos de los cuales pueden haber sucedido otras veces, pero no habían conseguido confluir tantos hasta ROB!

Sin embargo, hubo una vez en la que CASI todo coincidió.

ROB!CASI pudo haber surgido en DC.

ROB! CASI pudo haber sido español.

De todos es sabido cómo surgió la leyenda, con ROB! llegando a los New Mutants, serie que ya tenía una trayectoria anterior, no demasiado exitosa, a cargo de otros autores.

Esto ya había sucedido antes, en DC.

Una vez llegado a la serie, ROB! sacó de su chistera un grupo de originales personajes que fue reclutando con el paso de los números…

…encabezados por un veterano mentor que los convirtió en una fuerza de choque con actitud y de pistolas tomar.

Que fue lo mismo que sucedió en DC con otro mentor…

…para formar otro equipo de freaks de gatillo fácil.

En este caso el espectacular dibujo lo llevaba a cabo un muchacho, un trotamundos de Pontevedra.

No puede negarse que, aunque había uno que firmaba como guionista, la serie se hizo un huequecito en las estanterías gracias sobre todo a los lápices de José Luis. Talmente como pasó con la etapa final de los New Mutants.Y si a la larga ROB! terminó creando un estudio de imitadores, José Luis también estableció un cierto magisterio en la DC de la época.

En la serie mutante aquella ascendente etapa tenía como malvado en la sombra a Stryfe.

Mientras que en DC/José Luis el malo era el Dark Destroyer.

Y tras las convenientes confrontaciones…

…es historia conocida que la serie de ROB! se clausuró con la sorprendente revelación de la identidad del villano.

Y a partir de ahí vino el cierre para relanzar el concepto con un nuevo número 1 y un título más molón, y un ROB! ampliando horizontes, fundando otra editorial, creando escuela y cambiando el rumbo de la historia del medio.

¿Os cuento cómo terminó la etapa de José Luis en su serie en DC? Así:

Se estaban dando todas las premisas para que José Luis triunfara ¿cerró la serie, la relanzaron con un título más molón?¿qué sucedió?

Pues que la serie continuó con el tandem creativo de Mike Baron y Eduardo Barreto, cerrando ocho números después.

Y a José Luis la DC lo mandó a dibujar Titanes con Marv Wolfman.

Que oye, era una buena oportunidad, pero no fue precisamente el concepto que lo cambió todo ¿qué diferencias había entre aquella DC y la Marvel años despues? pues que Marvel vio que con ROB! y otros tenía mucho que ganar si les dejaba la batuta aunque cada uno tocara por su cuenta, mientras que DC estaba haciendo una promoción bastante fuerte por promocionar su universo.

Una estrategia editorial que precisaba una fuerte coordinación editora, en la que todo debía estar bien atado, y que terminó desembocando en la serie Universe.

De haber sucedido de otra manera, la serie de José Luis hubiera sido la piedra fundacional de un nuevo universo, posiblemente de space opera, con también los personajes de Twilight e Ironwolf, lo que convertiría a Howard Chaykin en el equivalente del Brandon Choi, el chico para todo, de la primera Image. Hubiéramos cambiado los Noventa por los Ochenta y Cinco, a Choi por Chaykin, a ROB! por José Luis. Pero DC, Wolfman mediante, no lo permitió.

José Luis permaneció fiel a la editorial, pasado ya EL momento, y ahí sigue. Y si le preguntas, tampoco guarda un recuerdo muy especial de aquella etapa.

 

Pero hubo otro motivo, otra circunstancia que no podía darse. El título de los New Mutants se cambió para ganar en molonidad, pero en cambio el título de la DC/José Luis

…ya venía con la molonidad desde el origen.

6 comentarios sobre “José Luis García Liefeld”

  1. ¡YO VOTO TAQUIONES!

    Sobre todo teniendo en cuenta que ¿quién iba a colaborar en los Nuevos Titanes e incluso tenía una propuesta de grupo espinof que acabaría convirtiendose en los Youngblood?

    O—ROB!
    O—ROB!
    O—ROB!
    O—Ibáñez

  2. Quite, quite. Atari Force no era más que otro sacacuartos de cierta codiciosa megacorporación. La obra de ROB! no tenía nada de franquicia.

    Ah, ¿que los Nuevos Mutantes eran una franquicia? Pues no lo parecen, oiga. A fin de cuentas, estamos hablando de ROB!.

  3. “…encabezados por un veterano mentor que los convirtió en una fuerza de choque con actitud y de pistolas tomar.”¨

    Y que no le gusta el dubstep 😛

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.