Cosas de PNs

La semana pasada se anunció la resolución del Premio Nacional del Cómic. Este galardón, recordemos, se concede a aquella obra de autoría española que un jurado resuelve considerar como la mejor entre lo publicado en la añada anterior.

En sus cuatro primeras ediciones (2007-2010), era un Premio sin apenas sorpresas, ya explicamos aquí por qué. Posteriores ediciones siguieron premiando otras obras, y su fallo apenas suscitaba discusión, pues si bien es difícil hacer escalas de calidad para saber si una obra es mejor que otra, lo cierto es que la obra escogida siempre solía estar entre lo mejor de aquel año. Lo dicho, apenas suscitaba discusión hasta este año. Pues este año se han atrevido a premiar por primera vez a una… a una… a una… venga, voy a decirlo…

…a una obra primeriza.

Y claro, ya se sabe, no es lo mismo confiar en un resultado cuando gana una obra de autoría consolidada que otra cuya autoría es la primera vez que escuchas ¿de dónde ha salido? ¿qué había hecho antes? ¿por qué se lo han dado a esta? (a esta obra).

Así que por determinados sitios ha comenzado el debate, el típico “yo-no-soy-primericista-pero“. Hay también quien opina que ya tocaba. Sin embargo, las obras premiadas anteriores tenían ya un nombre, un público y unas ventas antes de ganar el Premio, aspectos que este luego impulsó, mientras que este año el Premio ha tocado a una obra menos conocida y popular, precisamente por ser primeriza. Sí, ya había ganado el Premio de Autor Revelación del Salón de Barcelona, pero esta es una categoría que se tiende a pasar bastante por encima y eso no consiguió que se hablase más de ella. De la obra.

Y como el que no quiere la cosa llegan los comentarios (o dicho en neolengua: “arden la redes”) de si es por corrección, que si es por ser primeriza y lo demás da igual, que si… y que a ver cuándo se ha visto esto antes, que de repente una obra primeriza gane un premio grande.

Pues sí ha pasado, sí. Fuera de aquí, claro. Este mismo año.

Y aquí ni fuera, nadie se ha rasgado las vestiduras con este título.

¿Cual ha sido el secreto para evitar polémicas cainitas y no quedar como un primericista? ¿Cómo han conseguido más de 25 listas premiar como Mejor Novela Gráfica del Año a una obra primeriza sin que se caiga Internet? muy sencillo.

EMIL FERRIS

Firmando con nombre de tío.

5 comentarios en “Cosas de PNs”

  1. Es una felicísima coincidencia que este año, justo este año, taaantos certámenes (y dentro y fuera dentro del cómic) hayan coincidido en premiar obras ‘primericistas’. Firmando como firmasen.

    Pero como un primericista, por definición, no puede hacer lobby ni boicots, habrá que pensar que este año la cosecha de uva primeriza, pese a su escasez, ha salido excepcional y ha roto todos los porcentajes lógicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.