Cameron shrugged

Desde su más tierna infancia la ADLO! Novelti Librari se ha movido impulsada por una irrenunciable vocación difusora. Es por ello que apoyamos con todo nuestro esfuerzo y empeño a esos artículos o libros que colaboran en tan preciada labor. Y recientemente hemos descubierto, tuister mediante, un combo de artículo + libro cuyo conocimiento del medio alcanza cotas pocas veces antes logradas.

Por fín es hora de que se sepa la verdad.

Y es Luis Miguel Ariza, con la colaboración de Francesc Miró, quien la ha destapado. Porque vosotros llevabais años, décadas incluso, emperrados en creer que vuestras películas de ciencia ficción preferidas era repugnantes panfletos podemitas pero, ay, amigos, la realidad es otra.

Existió maravilloso tiempo pasado en que, como bien glosa Miró, a diferencia de las nefastas películas de superheroes que arrasan hoy en día las que triunfaban eran cintas imaginativas y realistas como Matrix. Y Ariza ha analizado sus componentes políticos y filosóficos en un libro que, tranquilos…

…no es un tocho desos con mucha letrita apretujada y palabras complicadas de entender ¿vale? Un libro acertadamente titulado…

(yo personalmente hubiera titulado con un más rotundo todavía “¡QUE VIGILES LOS CIELOS, COÑO!” o incluso “!COMO TENGA QUE IR YO ALLÁ A VIGILAR LOS CIELOS TE VAS A ENTERAR!” pero en fin, admito el mayor conocimiento en la materia de Ariza, que para algo es licenciado en Ciencias Biológicas)

Muchas son las sorprendentes revelaciones de ¡Vigiles los cielos!. Años y años de sesudos ensayos psicológicos sobre Alien y hasta que no ha llegado Ariza no nos hemos enterado de que con su cinta de 1981 Ridley pretendía responder al tierno y amigable ET que Spìelberg estrenó un año después.

¿Veis cómo Scott es realmente un VISIONARIO?

Pero es en la disección del opus cameroniano en el que nuestro ya biologo de cabecera Ariza efectúa los más sorprendentes hallazgos. Y es que durante décadas la crítica progresista se ha empeñado en hacernos comulgar con una visión populista bolivariana del film de James en la que Skynet representaba al opresor complejo militar-industrial capitalista contra el que luchaba una guerrilla revolucionaria libertadora. ¡En su locura demagógica hasta pretendían hacernos creer que James Cameron era un autor feminista militante!

¡Cuando es precisamente todo lo contrario! Es una persona normal, no intimidado por la maldita corrección política ni las hordas de feminazis, a quien le gusta la mujer-mujer. La esencia misma de la feminidad.

Y es que a cualquiera salvo a un borrego espectador de La Tuerka le resulta evidente que el cine de James Cameron se vertebra a través de una encendida defensa de los sagrados valores de la maternidad y una frontal oposición al aborto.

¿Es perfecto ¡VIGILES LOS CIELOS! ? Tristemente debo decir que no. Quizá por hollar suelo tan incógnito es comprensible que la obra de Ariza sólo alcance hasta cierto punto y no llegue más allá. Acierta plenamente en su certero análisis de la saga protagonizada por el androide venido del futuro.

Cameron claramente desprecia al todopoderoso y entrometido estado propuesto por los liberales. Sólo la iniciativa privada puede salvarnos.

Pero en realidad la denuncia de James Cameron va mucho más allá de una crítica al populismo moderno. Su díptico ciberpunk es un manifiesto sociopolítico cuya precognición rivaliza en visonarismo como el mismísimo Scott. Y es que Terminator y Terminator 2 son una metáfora sobre la amenaza de…

¡¡¡LOS INMIGRANTES!!!

No es casual que esté protagonizada por el más famoso actor inmigrante de Hollywood, uno que no sólo no se ha molestado en disimular su acento extranjero sino que hasta ha hecho de ello su seña de identidad.

Y como la chusma que llega a nuestras costas, el terminator llega con una mano delante y otra detrás.

Pero a los cinco minutos ya está delinquiendo y robando a nuestros honestos y decentes ciudadanos.

Sólo un buenista votante de los comunistas se creería sus intenciones de integrarse. Puede que lo disimulen pero internamente siguen pensando acorde a sus bárbaras y extranjeras costumbres.

Pretenden darnos pena contando que vienen de lugares arrasados por la guerra.

Pues lo siento mucho pero no es culpa nuestra. ¡Ni que les hubieramos vendido las armas para matarse entre ellos o estuvieramos extrayendo materiales vitales aprovechandonos del cacao!

Porque la cruda e innegable verdad, esa que los proetarras rompeespañas pretenden ignorar y que James Cameron plasma de manera tan contundente, es que los inmigrantes sólo vienen aquí a una cosa:

VIENEN A POR NUESTRAS MUJERES

Sí, sois conservadores. Siempre lo habeis sido. Vuestras obras favoritas siempre lo fueron. Hora es de que lo reconozcais. Salid del armario centroderecha ahora que todavía estamos a tiempo de detener a este gobierno golpista que, como ya denunció James Cameron con aterradora precisión…

…hace la vista gorda mientras notorios terroristas salen de su merecida prisión…

 

3 comentarios en “Cameron shrugged”

    1. El MCU, por supuesto. Los fans del MCU siempre andan deseando que sus películas vendan más que Avatar (es que si no la crítica no las toma en serio y…).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.