Tekno Logia

Los Noventa fueron La Explosión. La explosión de las historietas molonas, la explosión del manga, la explosión del color informático. Los avances tecnológicos fueron aprovechados por la industria como gasolina para avivar esa explosión. Y estos avances se aplicaron, cómo no, a todo lo aplicado al diseño editorial. Correos de los lectores con fuentes y fondos de colores caleidoscópicos, publicidades epileptizantes, y mucho, mucho horror vacui. Cualquier hueco era aprovechable para poner un efecto, un fondo, un gráfico, un letrero. Que se notase que no faltaba de ná. Eso de que lo simple es elegante se lo inventó la gente simple. Y es que en aquella época efervescente cualquiera podía dedicarse al diseño a poco que se manejase algo en el Geocities.

htmls, CD-ROMS, modems…, toda una novedosa tecnojerga a rebufo de una autopista de la información que iba camino de ocupar más discos que la mismísima enciclopedia Encarta.

Y lo más de lo más en aquel entonces, combinando diseño, historieta y manganime…

Diseño molón es poder meter el código de barras y que el ojo apenas llegue a percibirlo

…tenemos publicidad de cromos de Dragon Ball Z en las contracubiertas de los cuadernos de historietas ¿dije “cromos“? ¡Cielos, no! ¡los cromos son cosas de carrozas, no como nosotros que vamos a cambiar de siglo, de milenio! ¡esto no son cromos, son Cards! ¡mejor aún, son Changingcards!

Eh, y nada de pensar que son dibujos de palo, que aquí hay tecnología, nada que ver con aquellas Tarjet Cards que se sacaron los de Ediciones Este dibujadas por algún familiar. No, lo nuestro es lo último de lo último…

…tecnología screener, titis.

 

(y no, no pone “Ilmágenes”, lo primero es un signo que antes se usaba cuando las exclamaciones…)

Un comentario en “Tekno Logia”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.