Nos volveremos a encontrar, nosecuándo, nosedónde…

En ADLO! somos perfectamente capaces de reconocer los errores. Lo que pasa es que no los cometemos nunca, claro, pero en las contadísimas ocasiones en que lo inconcebible se torna concebible no nos duelen prendas en admitirlo.

Concretamente de los cientos y cientos de comentarios a mi post de la semana pasada (reconozco que a veces esto de los blogs es un poco agobiante, ójala se inventaran una o dos redes sociales más que aliviaran un poco la carga) varios señalaron con acierto que no todo en One More Day era un calco de la minisaga de Flash. Que si bien el argumento principal conicidia con taquiónica exactitud no era el caso del momento central, el que originaba el título mismo de la saga.

Ese Un Día Más durante el que Peter y Eme Punto Jota se amaban con la desesperación de saber que al ponerse el sol su relación iba a desvanecerse en los abismos del olvido. En la saga de Neron no tiene lugar una escena realmente similar.

Es cierto.

Tiene lugar 30 episodios más tarde cuando el Flash sustituto de una Tierra paralela (sin número, eran los locos locos dias del Hipertiempo) debe marcharse antes de que su mera presencia destruya el continuo espaciotemporal…

…y a lo largo de último Un Día Más debe despedirse de su amada sabiendo que la reintegración de dicho continuo borrará todo rastro y recuerdo de su relación.

Sigo leyendo las aventuras del Flash clásico con entusiasmo. ¿Qué nuevos postreros homenajes arácnidos me puedo topar en sus páginas? Cualquiera de estos días se descubre que… yo que sé, que tras la máscara del mayor archienemigo de nuestro heroe se esconde un cercano conocido, un padre del mejor amigo de Barry y…

Naahhh…

Eso NUNCA pasaría en una historia de Flash…

Un comentario en “Nos volveremos a encontrar, nosecuándo, nosedónde…”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.