Mirando el Trasero

ESCENA 125

[Indeterminada tienda especializada en tebeos (vulgo: cómics) en algún lugar del Reino de España, mediados del Año del Señor 2018]

[Interior, dia]

PADRE CLIENTE entra por la puerta rojo de indignación y arroja un tomo recopilatorio de Panini en el mostrador ante un sorprendido LIBRERO

PC: ¡Esto es intolerable! ¡¡¡INTOLERABLE!!!

L: ¿C-caballero…?

PC: Hace dos dias vine a esta tienda preguntando por un tebeo adecuado para mi hijita y me vendieron… ESTO

PADRE CLIENTE golpea repetidamente con un dedo acusador la portada del tomo.

L: No… No entiendo…

PC: Y cuál sería mi sorpresa cuando al llegar a casa lo abro para entregárselo y mirando de reojo me doy cuenta de que la protagonista… ¡LA PROTAGONISTA ES UNA MORA DE MIERDA!

Rápido zoom a primer plano de la portada del tomo…

L: Oh cielos…

PC: ¡Y MENOS MAL que me dí cuenta antes de que mi hija lo leyera! Ustedes… ¡Ustedes venden a los niños tebeos en los que salen moros de mierda!

L: Cálmese, caballero, todo ha sido un tonto error. El becario que tenía contratado el martes olvidó explicarle un detalle crucial, voy a tener que subirle un 20% la indemnización que me debe por despedirle. Verá, cuando empezó La Moda de lo Políticamente Correcto™ muchos padres serios y responsables como usted empezaron a preocuparse por los contenidos a los que podían verse expuestos sus hijos.

PC: ¡Maldita moda! ¿Por qué los tebeos no pueden ser simples e inocentes como los que leiamos nosotros cuando teníamos su edad? Como Batman y Robin, Capitán América y el Halcón, Wonder Woman…

LIBRERO asiente

L: Al principio las editoriales añadían pegatinas de aviso en la portada. Pero los de siempre, ya sabe, esos que tienen que quejarse porque sí, se lanzaron a protestar.

PC: ¡Malditos protestadores profesionales!

L: Por ello Panini desarrolló el innovador método del texto de la contraportada. Lea, lea…

PC: ¡Rezapateta!

L: ¿Lo vé? Primero debe mirar la contraportada, ahí se explica de manera elegantemente sutil si es un tebeo que contiene ideas perniciosas o personajes perjudiciales para las tiernas mentes infantiles de nuestros retoños.

PC: Fascinante. Tomo nota para futura referencia, gracias. Bueno, yo realmente a lo que venía era a cambiar… esto… por un tebeo adecuado para mi Adelaida de las Virtudes. ¿Quizá ese que veo ahí? Es una de estas películas recientes ¿no?

L: Sí, sí lo es…

L: Pero no, no se lo recomiendo.

PC. Oh cielos. ¿Y qué tal este? He oido que su serie de televisión era excelente.

L: Lo era, pero como lectura…

PC: Repámpanos. ¿Y… y este…?

LIBRERO niega con la cabeza.

PC: ¡Cristo misercordioso! ¡Desespero como el justo y paciente Job! ¿Está condenada al fracaso mi búsqueda de un tebeo adecuado para mi hijita?

L: En absoluto, caballero. Quizá debería alejarse de los productos que la publicidad y los medios de comunicación se empeñan en meternos por los ojos ya sabemos con qué intenciones. Fijarse en series minoritarias que sin embargo pueden satisfacer sus demandas tanto de calidad como de contenido.

PC: ¿Pero cómo seré capaz de encontrar tal sacro Gríal?

L: Pues como le he explicado, cliente y sin embargo ya amigo, no fijándose en la portada sino analizando la contraportada. Lea, lea…

ESCENA 127

[Fachada de la indeterminada tienda especializada en tebeos de la escena anterior]

[Exterior, dia]

PADRE CLIENTE sale de la tienda con una radiante expresión de felicidad en su rostro y se aleja calle abajo con paso ligero. La cámara hace un lento zoom hacia el tebeo que acaba de comprar y lleva en sus manos.

Sobre la imagen congelada se sobreimprimen los títulos de crédito.

FIN.

 

5 comentarios en “Mirando el Trasero”

  1. Pues oye, la mujer de la Visión es una loca histérica, el perro es el mejor amigo del hombre, los hijos son unos apardalaos, el prota tiene una revelación y abraza la fe en diso… yo lo veo apto para un cuñao seal of quality.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.