Dreamers Museum: una buena línea de discusión

En general todos los que se leen en esta sección exclaman un «¡qué joven era, qué vergüenza!» pero no es el caso del gritón que hoy nos ocupa, ya que él nació ya adulto, instruido y hasta con gafas (de pasta, claro)

pons

Publicado por

EmeA

En 1972 fui acusado de un delito que no había cometido y desde entonces sobrevivo como soldado de fortuna

2 comentarios sobre “Dreamers Museum: una buena línea de discusión”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.