Con preparación sobrada

A medida que por delante de uno van pasando los Eventos, las Macrosagas, los Cruces, las Crisis y los Nada volverá a ser lo mismo, uno se va volviendo un poco páginavieja, y le da menos importancia a los grandes golpes de efecto y valora un poquito más la coherencia y la tranquilidad. Ya se han visto muchos In-your-face de garrafón, muertes de puerta giratoria o Grandes Revelaciones que se contradicen en menos de tres meses. Se buscan más las etapas tranquilas pero coherentes, las tramas cocinadas a fuego lento, los desarrollos pausados. Con dibujantes chulos siempre que se pueda, por supuesto, pero incluso eso a veces no es motivo suficiente. Que los páginavieja somos muy nuestros y muy raros.

El ejemplo más reciente en mi caso fueron los Thunderbolts. Que me he tragado los de Busiek, los de Nicieza ¡los de Arcudi! los de Ellis, los de Diggle, y de Parker tanto los Thunderbolts como cuando se llamaron Vengadores Oscuros. Y cuando fueron el equipo Rojo de Los Vengadores comandados por Trueno Ross. Todo, vaya, pero cuando debían volver a interesarme porque los dibujaba el bueno de Jon Malin decidí pasar.

Muy a mi pesar, desde luego, pues Malin apunta muy buenas maneras. Y no puedo quitarme de la cabeza paralelismos (simetrías, más bien) entre la primera splash del inicio de este volumen…

…y esta otra.

Pero no lo seguí ¿sabéis por qué? porque en la alineación habían incluido a Arreglador.

Ese personaje murió y quedo atrapado en un bucle temporal en uno de los últimos episodios de los Vengadores Oscuros de Jeff Parker. Viajaron al pasado y Arreglador mató a su yo del pasado, y para no escogorciar el continuo se operó físico y recuerdos para hacerse pasar por si mismo y revivir su vida tal cual hasta que volviera a viajar al pasado y… Ahí quedó el personaje y en cambio ahora lo volvía a tener en portada y equipo, fresco como una rosa y sin mención a cómo había regresado. Llamadme páginavieja, pero esto me incomodaba tanto que decidí no pillarlo. Me enteré más tarde de que a la altura del número 6 de la serie se le dio una justificación, cosa bastante sencilla cuando una de las razones de ser del grupo era contar entre sus filas con un cubo cósmico con coletas.

Pero en ese sexto número ya era tarde para mi y habían perdido a un lector.

Si esa explicación estaba prevista, hubiera estado bien que se hubiera dado desde un principio para no provocar la desbandada de los páginavieja, que somos cobardes, supersticiosos, y más de los que se piensan. Explicar eso en su momento hubiera sido la labor de un buen Editor.

Esa es la labor del Editor. Servir de nexo entre lectores y autores para hacernos todo la experiencia lectora más digerible. Por eso es importante que un Editor conozca el material con el que trabaja. Y no estoy diciendo que los Editores deban a su vez ser páginaviejas, todo lo contrario. Una persona con la energía e ilusión de la juventud, bien preparada, puede desempeñar este cargo a las mil maravillas. Me viene a la cabeza el caso de Ellie Pyle, que al poco de aterrizar en Daredevil la hicieron ponerse al frente de los fastos del 50 Aniversario del personaje, incluyendo tebeo conmemorativo y texto laudatorio.

Pues te lo preparas, te lo estudias y haces frente con profesionalidad. Y dando datos curiosos de paso, para que vean que conoces el terreno que pisas.

Sí, señora, para quitarse el sombrero. O la gorra, mejor dicho.

Por eso siempre que puedo me acomodo en personajes conocidos y sin demasiado vaivenes editoriales. Como la mini que sale ahora en América de los Nuevos Mutantes, que a Marvel le ha pasado como a Panini, que se creyeron lo de que ahora salía una película y prepararon cosas.

Y esto lo podré leer con la tranquilidad de que…esperad ¿ese es Fortachón? ¿pero no se había quedado en el Infierno para recuperar su alma cuando le derrotaron los Thunderbolts de Trueno Ross? ¿explican cómo ha llegado aquí?

3 comentarios en «Con preparación sobrada»

  1. Cómo echo de menos aquellas explicaciones peregrinas que daba Byrne para arreglar desaguisados de este tipo. Cómo echo de menos a Alan Davis explicando que todos los números que no ha escrito él son un sueño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.