Dreamers Museum: la dificultad de dar visibilidad a tu producto

Ahora los jóvenes lo tenéis todo más fácil, con todo centralizado en las redes sociales. Pero en el siglo XX los que teníamos una web teníamos que hacer publicidad para minorías, recorriendo todos los rincones de la web para dejar nuestros enlaces

beroy 1

Por cierto, la primera web de Beroy tenía esta pinta. Y creedme si os digo que tenía mucho mejor aspecto que la mayoría de las páginas de la época

beroy 2

beroy 3

 

Publicado por

EmeA

En 1972 fui acusado de un delito que no había cometido y desde entonces sobrevivo como soldado de fortuna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.