No olvidéis a Bill Mauldin

¿No estáis cansados de que cada vez que alguien nombra la palabra “Maus” a continuación aparezca alguien como impulsado por un resorte que se siente obligado a añadir “tiene un premio Pulitzer”? Después de leer este posteo podréis responder al sabelotodo de turno con un “pues Bill Mauldin tiene dos”

bill mauldin 1

“Dame solo un par de aspirinas, ya tengo un Corazón Púrpura”

¿Y quién es Bill Maudin? Un soldado de la Segunda Guerra Mundial (aclaración para millennials: la del Capitán América, no la de Wonder Woman) que empezó a hacer dibujitos para entretener a los soldados en los ratos que le dejaba libres lo de matar italianos y alemanes

bill mauldin 2

“Ese no puede ser un combatiente; va buscando pelea”

Durante el conflicto los dibujos de Bill en principio destinados solo a sus compañeros se fueron haciendo famosos y hasta llegaron hasta Estados Unidos, sirviendo a sus compatriotas de pequeña ventana para ver la verdadera vida de sus soldados en el frente

bill mauldin 3

“Joe, ayer me salvaste la vida y te dije que te lo pagaría. Aquí está mi último par de calcetines secos”

Uno de sus mayores admiradores fue el también humorista gráfico Charles M. Schulz, el autor de Peanuts, que todavía se empeñaba en hacer referencias a Mauldin bien entrados los años ochenta, aunque su fama ya hubiera menguado (extracto de Carlitos y Snoopy 1987-1988, edición de Planeta)

schulz mauldin

Aquí tenéis la tira del 11 de noviembre de 1988, donde Snoopy va a casa de Bill Mauldin a beber con él, pero el dibujante no acepta ninguna de las ideas del perrito piloto para sus viñetas

peanuts 1988 11 11

Pero la traductora de la tira es una de esas personas que no lo sabían y deberían saberlo, porque toma a Bill Maudin por una especie de pub irlandés

maudins house

¡Preguntad siempre a vuestros mayores, traductores!

Publicado por

EmeA

En 1972 fui acusado de un delito que no había cometido y desde entonces sobrevivo como soldado de fortuna

4 comentarios en “No olvidéis a Bill Mauldin”

  1. Salida de Dunkerke.
    Yo: – Puf, qué dura fue la Segunda Guerra Mundial.
    Acompañante: – Ah, ¿pero no era la primera?
    Yo: – … No, es la segunda.
    Acompañante: – ¿Pero esos cascos no son de la primera?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.