La Edad de Oro de los Servicios de Prensa

Siempre agradecemos que nos den hecho el trabajo. Imaginad que hubiera una semana tranquila, tener que pensar en algo para hablar en lugar de simplemente hablar. Por suerte siempre nos tienen algo preparado. Esta semana, por ejemplo, nos ha llegado la última lista de la ACDC(E), que en contra de los rumores no es el boletín de novedades de Astiberri grapado al de Norma, que siempre es divertido estilo Juego de Tronos: Lo ves más por las intrigas internas que por la sangre y el fanservice, pero en el fondo sabes desde el principio lo que va a pasar.

La pena es que les ha quitado la primacía del fin de semana una lista que ha logrado, por difícil que parezca, oler incluso más a cerrado. Y es que el Bahbelia ha publicado el en absoluto triunfalista y desde luego no excesivo especial deEl siglo de oro del cómic español. No, no os preguntéis de ¿De qué oro?, ni de qué siglo hablan. Todos sabemos que hay muchísimos siglos que podrían ser el de oro, por ejemplo el S XVII o el XIII. Además, como esto lo han organizado como lo han organizado en otro lado sacan un La edad de oro del cómic español. Vamos, que el periodo temporal no sabemos cuál es pero está claro que lo chapan.

No voy a reventaros mucho el artículo porque los chistes funcionan mejor si no te los ves venir pero os puedo ir adelantando que son capaces de decir en el mismo artículo que Penguin Random House, la primera editorial literaria que olfateó las nuevas posibilidades del tebeo debido probablemente a que en Planeta se dedican a repartir pizzas a domicilio como todos hemos sabido siempre. Lo que tiene mérito porque, por orden, PRH no se llamó así hasta hace unos años, compró a Alfaguara que también hizo lo suyo, Bruguera es posible que no se dedicara a publicar solo estampitas,  y las nuevas posibilidades en realidad funciona de comodín justificativo. Porque, claro, puedes fingir que es que era algo Nuevo Por Primera Vez y quedarte tan tranquilo, con no explicar a qué te refieres.

Pero, de nuevo, hablamos de un artículo en el que se puede leer “si me hubieran preguntado en 1997, habría dicho que los cómics españoles estaban muertos y nunca regresarían” y también «Gallardo, leyenda del underground por Makoki, fue un precursor de la memoria histórica con Un largo silencio en 1997«. Y por eso, queridos míos, conviene no dar nunca fechas concretas. Imaginad el bochorno si el año anterior la Todopoderosa Planeta hubiera comenzado a publicar su Línea Laberinto para la promoción de autores españoles, ¿cómo no entenderlo como un claro signo de que no había futuro? A saber lo que hubieran dicho entonces en la U. Claro que entonces la publicaba Camaleón. Sí, la de Tess Tinieblas y Manticore. Aunque, espera, ¿hubiera sido mejor saber si en Nosotros somos los muertos hubieran hecho alguna mención? Mira, yo qué sé, si seguro que cuando le dieron el premio ese año en el Saló a El artefacto perverso de Felipe Hernández CavaFederico del Barrio fue porque la otra opción era entregarlo por la calle. «El primero que llegue al escenario se lo queda» o algo así debieron de decir los organizadores. Con deciros que el premio Autor Revelación se lo dieron a un señor que pasaba por allí. Albert Monteys se llamaba. ¿Qué habrá sido de él? Porque, claro, como solo llevaban montándose mesas redondas de El Mundillo Se Acaba desde los ochenta pues es raro que notáramos que no acababa de acabarse.

Por acudir al resumen que ellos mismos hacen: El cómic español vive una edad de oro. “Una fiesta creativa, empujada por pequeñas editoriales recién fundadas”. Supongo que la idea de reciente son los más de 15 años de Astiberri, por aquello de estar al pie de la calle.

Y mientras se nos trata de convencer de que estamos mejor que nunca, pese a que los autores no puedan vivir de esto… no, en serio, lo dicen así: Digamos que hay una edad de oro para el lector y una edad de hielo para el autor. Porque una cosa es que haya mucha variedad y otra que, además, coman. Así que supongo que la conclusión lógica es.

¡España va bien! (En lo de los cómics)

Por supuesto eso equivaldría a aceptar que nunca ha habido tanta variedad en las publicaciones. O tanta facilidad para acceder a ellas. ¿Estáis pensando que van a hablar de internete y cómo ha facilitado la creación y difusión de cómics?

Dadles otros quince años, que estén recién fundadas. Vamos, no hablan de Universo y ha sido candidato al Eisner y el autor -el chico este, ¿cómo se llamaba?- es un tipo encantador amigo de un montón de gente como para intentar entender qué fue del difunto WEE o qué impacto ha tenido Subcultura en los cómics. Bueno, vais a venir a preguntar por webcómics a gente que aún  no ha procesado que exista manga español.

Ah, que no os lo había contado. Es que el remate es una lista con -de nuevo en sus propias palabras- los 25 mejores títulos del cómic español del último siglo.  ¿Que si lo estoy descontextualizando? Venga, vamos a poner todo el párrafo: Para completar esta ambiciosa panorámica Babelia ha reunido a un jurado formado por 42 autores, editores, críticos y periodistas para elegir los 25 mejores títulos del cómic español del último siglo. Junto a la lista resultante se publican reseñas de las obras que ocupan los 15 primeros puestos, escritas por autores y especialistas.

Sí, en serio. A partir del 15 de 25 ya era mucho trabajo. ¿Que por qué no han hecho una lista de 15 entonces? Espera, voy a llamar… No, sale comunicando. ¡Nunca lo sabremos! ¡Quizá se les acababan los píxeles o el espacio de internete! ¿Que a quién podemos encontrar en esa lista de los 25 mejores títulos del cómic español del último siglo, -así lo llaman en el resumen, en el artículo titulan 25 joyas del cómic español del siglo XXI

pues lo que uno podría esperar, gente nueva que acaba de empezar en esto como quien dice: Paco Roca, Antonio Altarriba, Kim, Max, Santiago García, Javier Olivares, Miguel Gallardo, Miguelanxo Prado, Bartolomé Seguí, Carlos Giménez… ¿Que si entre los 15 no hay ninguna mujer? Bueno, es cierto que 7 de los 15 se los reparten Roca, Max y el tandem Kim / Altarriba –ROB! les conserve la salud, no vaya a ser que sin ellos se hundiera la industria manufactura- pero estaría feo decir que no hay ninguna mujer cuando sale un cómic de Cristina Durán y Miguel Ángel Giner. Así que al menos medio crédito es femenino en la lista de 15. Que habrá a quien le parezca un exceso pero ya sabéis que estamos en un momento de enorme diversidad. Así que debemos suponer que esto es ya más que justo y suficiente.

Porque en realidad el problema es que no entendemos nada pero hablamos. Si entendiéramos las cosas no nos preguntaríamos por qué se atribuyen a De Ponent, Sins Entido o Varias Editoriales (a Glénat no se la puede mentar que publicó la palabra con M, editó autores españoles, rescató clásicos, diversificó oferta y eso no es algo que vayamos a mencionar) cómics que ahora mismo publican Norma, Astiberri y PRH. Quiero decir, solo porque entonces de esos 15 cómics 3 serían de Norma, 2 de La Cúpula, 2 de PRH y solo 8 de Astiberri. ¡Tío, Astiberri, con lo que tú has sido! ¿Cómo era lo que decían? El cómic español vive una edad de oro. “Una fiesta creativa, empujada por pequeñas editoriales recién fundadas”.  ¡Amén, hermana!

Es cierto que no hay casi presencia femenina, LGBTQIA+, webcómics, género, diversidad funcional, de raza, de religión, de origen o herencia, en general de nada que se pueda asociar a algún tipo de diversidad. Pero quitando ese pequeño detalle es toda Una fiesta creativa. Qué digo una fiesta creativa… ¡Esa lista es una juerga!

Uno podría pensar que si la mayor variedad la presenta la portada quizá haya cosas que replantearse. Pero, claro, una cosa es que la gente sea crítica y otra que sea autocrítica. Tú imagina pararte a considerar lo que estás haciendo ocupado como estás esperando a que te lleguen cómics para considerar lo de los demás. Sobre todo porque está claramente unido a lo que dice el resumen que dice Álvaro Pons:  “Se ha avanzado con claridad en el reconocimiento sociocultural de la historieta: del olvido mediático se ha pasado a una presencia cotidiana en los medios de comunicación, apoyada en el impulso de superación de prejuicios pasados que ha supuesto el Premio Nacional de Cómic”.

Pues sí, ahora los medios hacen más casito. Yupi. Probablemente el Premio Nacional tiene que ver, al fin y al cabo gran parte de esos 15 son Premiados -¿os imagináis que eso nos llevara a tener que preguntarnos si el Premio no huele a cerr… ¡NO!-  y dentro de los 25 incluso les da tiempo a meter a alguno de los Premios que no son dramón o guerra civil (¿Ha contratado el Cómic Español a los publicistas del Cine Español?) sino aventuras como Blacksad. Ya a los que están publicados en otros idiomas y editoriales realmente pequeñas como Las serpientes ciegas no da tiempo a meterlas pero casi. Probablemente para cuando hagan la de los 50, como lo de Valenzuela (¿Dónde publica este chico? ¿Es que no tienen servicio de prensa?).

Pero, eh, ahora se llega a más gente. No como cuando el Capitán Trueno, Carpanta, Roberto Alcázar y Pedrín o los Mortadelos. Se llega a más gente y El Jueves va camino de tener más numeración que compradores. Se llega a más gente y se hacen películas. En lugar de series de animación, como antes. Se llega a más gente y PRH compra Ediciones B. Se llega a más gente, como si por fin hubieran reconquistado los quioscos. Se llega a más gente y se pronuncia Vamos logrando el respeto de aquellos cuya opinión no nos debería importar. Salvo que ese respeto llene más el estómago que la visibilidad.

Pero, claro, lo escriben en un periódico de esos de papel y lo refrendan un grupo de especialistas que han votado -aunque no Javier Marías, otra oportunidad perdida- y cuyas listas desconocemos. Esa es la relevancia que tiene.

Al final queda aquello de que una lista refleja mejor a los que las hacen que a aquello sobre lo que pretenden reflexionar. Del mismo modo que aquello de lo que se decide no hablar acaba diciendo más que lo que sí se menciona. Algo que se cumple de nuevo aquí.

Con deciros que no mencionan ni Fanhunter.

4 comentarios sobre “La Edad de Oro de los Servicios de Prensa”

  1. ¿Qué es eso de Fanhunter? ¡Ya te estás inventando cosas para llamar la atención, Sark! ¡Maldita sea la corrección política de las misándricas LGBT, y malditos sean los webcomiqueros esos que quieren matar el papel!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.