El cambio científico

Todo cambia. Nada permanece. Las editoriales evolución. Porque quieren, porque deben, porque pueden. Quién sabe. Habrá quien piense que están buscando un eco en los medios. Habrá quien crea que intentan encontrar una mayor representatividad. Lo único que podemos dejar claro es que ese cambio se ha producido.

Sí, seguro que sabéis de lo que estoy hablando. Seguro que recordáis aquella vez que hubo cierto revuelo porque un personaje pasaba a ser de otro color, de otro sexo, de otra orientación sexual, de otra… yo qué sé…. religión/ ideología/ nacionalidad/ grupo. ¡Cualquier cosa que no sea un grupo de señores blancos heterosexuales!

Ya sé que los grupos de señores blancos heterosexuales, sobre todos aquellos que si acaso tienen a una mujer entre sus filas es en posición de inferioridad cuando no como chiste para reírse de ella por todo aquello que se nos ha dicho que un hombre puede reírse de una mujer y que tiene que ver con no serle deseable: Que si es gorda, que si es zafia, que si tiene muchas ganas de casarse. Eso cuando no meten a una mujer sí-deseable, aunque también subordinada, faltaría, para demostrar esa atracción. No mucho tiempo porque una mujer que les rechaza tampoco es… interesante. Por supuesto eso lo hacen porque les funciona, porque es lo más habitual, porque es más fácil seguir con el éxito. Al menos hasta que toca cambiarlo, intentar vender que ha habido si no una evolución al menos una diferencia.

Y en esas estamos. Eso ha pasado más veces, y seguirá pasando y lo tenemos ya. En serio, ya de casi-ya. No, no en los superhéroes, En lo nuestro. En los tebeos. AQUÍ y AHORA.

Bacteria

¿Qué? ¿Esta la veíais venir?

Pues sí, el grupo más exitosos de señores heterosexuales y blancos de cierta edad del cómic español, el reparto de Mortadelo y Filemón ahora tiene una nueva integrante femenina sustituyendo a uno masculino. ¿Evolución? ¿Vender más?

Quién sabe.

Al fin y al cabo toda narración -incluso las que se pueden encontrar en abierto en la web de la editorial- tienen detrás su propia historia. Por ejemplo:

Bacterias

Sí, no le han cambiado de sexo. Ni de nada. Es su mujer. Y si tenemos que decidir si es una evolución o un intento de hacer pasta y salir en los medios… Bueno, veamos… Esta no es Profesora, es solo Bacteria. Porque como están casados ella coge su apellido, ¿no es así como funcionan los matrimonios en España? Ah, y resulta que su incapacidad supera en mucho a la de su marido.

Todo cambia. Para seguir igual.

3 comentarios en “El cambio científico”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.