Los cómics de antes sí que eran buenos (XXXII): El problema con la dignidad

Tecnología, nos hace la vida más fácil, pero también supone un drástico cambio de vida. Gracias a ella tú, que no dejas de ser un mindundi en el gran esquema de las cosas que es el planeta Tierra, vives infinitamente mejor que vivía Luis XVI (que necesitaba entre seis y quince días para poder sacar un óleo del postre que se estaba comiendo y dos o tres años en enviarlo de gira para que lo vieran todos sus amigos). A cambio, eso sí, estás localizable las 24 horas para tu jefe y conocidos, y geolocalizable las 24 horas para tu gobierno, y grandes compañías a las que no conoces de nada, y que no tienes ni idea de lo que hacen con tus datos.

Pero el precio más duro que hay que pagar en este caso es la obsolescencia, ojo, no la programada, que esa no es más que la tecnología imitando a la vida, que tiende a acabarse para crear más sitio que aparcar y permitir al gobierno dejarte recortar gasto social. Hablamos de la obsolescencia labora que traen consigo las nuevas tecnologías.

captura-de-pantalla-2016-09-21-a-las-11-26-58

Pero no hay que preocuparse. Todo esto ha pasado antes, y volverá a pasar. La tecnología destruye profesiones, pero para crear otras muchas nuevas. A fin de cuenta los cómics ya hablaban de profesiones obsoletas mucho antes de que tú nacieras. Concretamente 1948, cuando un herrero se quejaba en las páginas de Marvel Family #23 sobre lo mal que marchaba el negocio de los herreros.

tecnologia

Los humanos saludamos a un tiempo nuevo despidiéndonos de profesiones obsoletas que dejan sitio a nuevas y brillantes carreras. Los obsoletos lo pasan mal un tiempo, hasta que pueden reciclarse en barrenderos (principalmente), pero a cambio reciben un halo de dignidad. No hay nada más digno, que una persona que se dedicó a una profesión antigua de la que al no existir no podemos acusar de estar llenos de vagos que dependen de una máquina para hacer todo su trabajo.

dignidad

Pero claro. Con la dignidad de los herreros ya sabemos lo que pasa. Que aquel que sea digno de levantar este martillo…

thor

…¡¡¡ostente el poder de Thor!!!!

Y así nuestro herrero utiliza su superpoder para nivelar las cosas con la tecnología que pretende dejarle sin trabajo.

competencia

dos uno

Y esto lleva a preguntarnos una cosa. Si es lógico que un herrero con el martillo de Thor cargue contra la gente que quiere sustituirle…¿Por qué el dueño del martillo en el que todos estamos pensando no hace lo mismo con los intrusos que han llegado sólo con la intención de desplazarle de su principal área profesional? ¿Por qué no va rompiendo….bueno…ya sabéis de lo que hablo…

thor-in-brazil-protecting-the-statue-of-jesus-christ-l

Pues porque explican en este número de Marvel Family…

poque

Aunque mucha gente diga que son diferentes.

te-arreo

Todas las fes, desde Isis a la Ciencielogía, son compatibles entre sí…

iguales

Porque funcionan con el mismo mecanismo, aunque tu sacerdote local diga lo contrario.

marvels

AVIV AL DADILIBITAPMOC!!

Publicado por

Isaac Hernández

Periodista y adláter. Sueño con una vida normal pero sé que me cansaría de ella en menos de seis meses

Un comentario sobre “Los cómics de antes sí que eran buenos (XXXII): El problema con la dignidad”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.