La ÚNICA solución posible.

[Queridos lectores, lamentamos comunicaros que debido a un colapso nervioso el responsable de nuestra columna de consejos se encuentra de… ahm… vacaciones… indefinidas… pero tranquilos, el bullpen se ha dado prisa y ha encontrado otra persona para hacerse cargo de vuestras cuitas. No el primero que hemos encontrado. En ningún caso.]

Querido Dan;

Me encuentro en una posición comprometida y solo puedo recurrir a tu sabiduría. Parece que tengo una enfermedad muy grave. Nadie puede curarla. No es que mis amigos -tipos muy inteligentes, en serio- se hayan parado mucho rato a pensar en ella. Pero porque según me han visto han sabido que no tiene solución. Ni de la ciencia ni de ningún otro tipo. Mi novia incluso se ha puesto una armadura y viajado en el tiempo. Pero parece que es más difícil que salvar a mi anciana tía. Siento que tú me comprendes como nadie, por favor dime cómo puedo llevar esto. No estoy preparado para seguir sintiéndome fuera de mí.

Un saludo,

El Otro.

Querido El Otro;

Lo primero, disculpa que Dan no esté aquí. Está muy ocupado con… bueno… otras cosas. Pero no te preocupes, yo te comprendo también. Comprendo a todo el mundo. Nunca te cambiaría por una versión más joven y étnica. Aunque eso de tu novia en armadura suena prometedor… Pero, volviendo a tu caso, creo que solo hay una solución. La muerte. No hay ninguna otra cosa que hacer. Así que cuanto antes llegue, mejor. Ninguna otra cosa tiene sentido.

Un saludo, Michael.

Querido Dan;

Mi querida anciana tía se encuentra muy mal. Ninguno de mis amigos -y tengo muchos y muy inteligentes- parecen que puedan hacer nada por ella debido a lo extraño de su enfermedad. Un disparo. Incluso he pensado en coger la máquina del tiempo de un colega para poder reflexionar mejor sobre el asunto. Pero es que no se me ocurre nada. Y mira que sería capaz de pactar con el demonio con tal de que se curara.

Un saludo,

P.P.

Querido PP,

Sé que pactar con el diablo es el primer impulso de cualquier persona sensata. Luego puede pasar que le eches la culpa a una ex, digas que en realidad pactó ella, que tú solo estabas delante, que en realidad no sabes qué pasó porque no recuerdas aquella etapa con claridad… No recordar etapas con claridad puede ser muy importante. Una clave en cualquier carrera. Siempre y cuando no entres luego en las redes sociales para… bueno, da igual. El caso es que Dan no está. Pero ya te digo yo: La única solución es la muerte. Lo más sencillo, rápido e indoloro. Sobre todo porque es la única solución posible. Piensa que pasará antes o después. Total, ¿qué más te da? Muerte. La única solución posible.

Un saludo,

Michael.

Querido Dan;

Mi perrito de apenas un mes se ha pegado un chicle en el pelaje. ¿Qué puedo hacer?

Gracias,

Virgo Temperamental.

Querida Virgo;

¡MUERTE! ¡Esa es LA ÚNICA – SOLUCIÓN – POSIBLE! Tu perro acabará muriendo antes o después y, total, ¿qué más dará? Todos acabaremos muriendo así que lo mejor es que todos tus amigos superlistos estén alrededor y alguien lo mate y todos os lo preguntéis pero al final sea uno que pasaba por allí porque… ¡ES LA ÚNICA – SOLUCIÓN – POSIBLE!

Un saludo,

Michael.

Querido Dan;

Acabo de quedarme embarazada y

[¡¡¡HASTA AQUÍ NUESTRO ESPACIO DE ESTE MES!!! El mes que viene volverá Dan. Si logramos desinstalarle el tuiter. Y si no… bueno… vendrá alguien que no será Michael. Encontraremos una solución. Sí. Aunque para ello tengamos que recurriar a… ¡Da igual! ¡Hasta la próxima columna de consejos!]

Un comentario en «La ÚNICA solución posible.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.