Teología ¿realidad o invención?

Una de las razones por la que los mangas han invadido tanta cuota de mercado en Occidente es porque se trata de un material económico para la cantidad de páginas que ofrece. Hablo de forma general, pues esta norma no se cumple con un determinado autor: Osamu Tezuka. Con él, de un tiempo a esta parte cuando aparece su nombre ya nos acostumbramos a soltar un mínimo de veinte pavos.

tezukers

¿Es esto normal? por supuesto, pues las leyes de mercado dictan que el incremento en el precio de un bien material viene dado por su escasez, y dado que Tezuka falleció en 1989, cada vez quedan menos obras suyas inéditas. Dicho así tiene sentido, pero hay un detalle que me hace sospechar que no están jugando limpio con nosotros.

Veréis, Tezuka desembarcó en nuestro país con Adolf en 1999, 10 años después de su fallecimiento. Luego fueron llegando títulos como Fenix, Buda, Astro Boy, Ayako… podéis ver en el listado completo y en constante actualización cortesía de Tebeosfera que se lleva publicado un buen puñado de miles de páginas del autor. Casi todo lo suyo, se podría pensar ¿no?

Pues no. Lo que hay en el listado es una mera fracción de las obras que Tezuka sacó en su día, o al menos eso nos dicen.

Veamos. Dice wikipedia sobre el autor que su producción se estima alrededor de 150.000 páginas dibujadas. Para ponerlo en perspectiva, hace poco que Panini ha publicado el equivalente al número 600 de la Patrulla-X. Siendo generosos y calculando una media de 25 páginas por episodio, eso significa que si tienes la edición completa de todos los episodios que han publicado de esta serie entre forum y Panini, dispondrás de una colección de unas 15.000 páginas realizadas a los largo de más de cincuenta años por varias docenas de artistas. Pues ateniendo a lo que nos cuentan, Tezuka produjo diez veces más páginas que eso durante su vida laboral.

Osamu Tezuka publicó su primera obra importante a la edad de 20 años, y falleció a los 60. Seamos generosos y supongamosle una carrera artística de 42 años. Esto supone una media de más de 3500 páginas realizadas al año. Algo menos de 300 páginas mensuales, casi 10 diarias sin pausas ni un sólo día de descanso desde sus inicios hasta su muerte. Una producción mensual superior a lo que algunos realizan en 3 años.

Por ver mejor lo prolífico que dicen que era, comparemoslo con otro autor cercano, el octogenario Ibáñez.

IBAÑEZ-PERSONAJESSupongamos de forma generosa que su producción de álbumes de Mortadelo y Filemón (205 por ahora según wikipedia) representa la cuarta parte de lo realizado a lo largo de su longeva carrera. Digamos que cada álbum consta de 64 páginas (de forma generosa, repito), esto hacen 13.120 páginas, que si decimos que ha producido cuatro veces más…se podría decir que la producción de Ibáñez es como mucho de unas 53.000 páginas. Pues Tezuka dicen que produjo tres veces más. Si nos lo creemos, no está nada mal, una vida que cundió lo suyo.

tezukastars

Otro hecho curioso es que en esta era de la información precisa y accesible al instante, los datos de los que disponemos sobre la obra de Osamu Tezuka son bastante vagos, poco concretos…y cambiantes. Cuando llegó Adolf se decía de este «Dios del Manga» (no podía llamarse de otra manera, pues el apodo de Rey estaba cogido por Jack Kirby) que su obra comprendía más de 200 títulos y 50.000 páginas publicadas. Tiempo después ya eran 400 títulos y 90.000 páginas, y ahora ya se habla de 700 obras y 150.000 páginas. Parece como si con el tiempo la obra de Tezuka fuera aumentando. Todo un logro para un autor que hace más de veinticinco años que no está entre nosotros.

Y es que cada poco tiempo el mercado nos sorprende con alguna novedad suya con uno o varios tomos y cuya extensión va de los cientos a miles de páginas. El Libro de los Insectos Humanos 368 páginas, Alabaster, 488. Más de 800 páginas que supuestamente estaban ahí desde hace años, de las que nadie decía nada y que un buen día aparecen en nuestro país de golpe y porrazo. Nos hemos acostumbrado ya a esto con Tezuka, pero en realidad es como si de repente nos dijeran que Jack Kirby dibujó 80 números de una serie de Ka-Zar de la que nunca nadie nos había dicho nada y de repente Panini nos los saca en dos Marvel Gold (o en uno). Sorprendería porque con la cantidad de información que hay sobre el autor y bases de datos que recopilan su obra y la de otros muchos, parecería imposible que una obra de ese calado hubiera pasado desapercibida hasta ahora ¿verdad? pues con Tezuka algo así sucede constantemente. Una persona que se supone que hizo tebeos como para tener una piscina como la del Tío Gilito con tankubones suyos y nos siguen apareciendo obras suyas extensas cada par de años.

osamu-tezuka

Bueno, para ser sinceros lo de la obra escondida al gran público durante tiempo también le ha sucedido. Resulta que cuando Tezuka falleció había un cajón de su escritorio cerrado del que no se encontró la llave. Pero hace un par de años la hija de Tezuka (sí, hasta tiempo tuvo de tener descendencia) consiguió abrirlo y encontró una obra del autor que jamás habían visto otros ojos: unos dibujos sexy de furries.

ratfurry

(Inciso: Hijos que sois de vuestros padres, si en su escritorio encontráis un cajón cerrado con llave, no intentéis abrirlo. REPITO NO-INTENTÉIS-ABRIRLO. Dejadnos Dejadles un poco de intimidad, copón)

Así pues lo que tenemos con Tezuka es un autor con una obra publicada de extensión inverosímil, casi inabarcable para una sola persona, y que aún así cada obra suya que aparece lleva un precio bastante considerable.

Con los fríos datos en la mano, no es descabellado pensar…¿y si todo lo que nos han contado de Tezuka es mentira?

¿Y si la verdadera producción de Tezuka fuera de «unas pocas» decenas de miles de páginas (que no es moco de pavo, cuando lo ponemos en perspectiva) como se dijo al principio? ¿y si fueran geniales y hubieran cautivado a todos los que las leyeron? ¿y si ya se hubieran publicado todas? ¿y si las editoriales hubieran visto el filón y hubieran acordado mantener «viva» la producción del autor alternando la publicación de nuevas obras que llevasen su firma?

Japón está lejos, tienen un idioma que no hay manera de leerlo y son raros. Si a alguien le da ahora por decir que Tezuka tiene 900 páginas publicadas de una obra llamada, por decir algo, Dororo, u otra que se llame El Tritón de los Mares, basta con editar sus entradas en wikipedia y un par de sitios más, y la historia «oficial» se ajusta a lo que queremos que diga. Así de sencillo, afloja cuarenta euros si quieres leerlo.

Podría estar pasando. Vigila la wikipedia, y si alguna vez ves que dice que Tezuka produjo más de 900 títulos y 180.000 páginas…sospecha, sospecha mucho, algo están preparando.

Que no digo que Astiberri, ECC ni nadie tengan autores patrios en nómina que mimeticen el estilo del autor, ni se me ocurriría insinuarlo. Pero no sería descabellado pensar que en el interior de Tezuka Productions, en alguna oscura nave industrial que hiciera las veces de mazmorra, hubiera una serie de personas que…aunque no se les podría llamar «negros» en ese caso…mmmm…¿»naranjas«? ¿Os ha gustado Fenix? ¿queréis un par de tomos más?

5 comentarios sobre “Teología ¿realidad o invención?”

  1. Creo que fue Don Jorge Luis Borges quien decía que la teología era más bien una rama de la literatura fantástica, así que todo queda en casa (de sus padres también, sí).

  2. Conspiranoia creíble.

    » … la historia “oficial” se ajusta a lo que queremos que diga». Había un libro con nombre como de año que contaba algo parecido.
    Lo de tardar décadas en abrir un cajón es muy adecuado. ¿A nadie se le ocurrió de inmediato a)destornillarlo, b)desmontarlo, c)descerrejarlo, d)serrarlo, e)romperlo a patadas f)otras opciones (diga usted la suya)?

  3. Su estadistica de producción todavia asustaria mas si no os hubierais olvidado de que Tezuka tenia una doble vida como Batman. De dia Mangaka modelo superproductivo y de noche animador modelo superproductivo. Tezuka decia que su verdadero amor era su amante la animación y que tenia que acudir a su esposa el comic cuando le faltaba dinero para mantener a la primera.

    Como animador fundo dos estudios de animación: Mushi Productions y Tezuka Productions, donde ademas de poner los cinientos del anime moderno, tambien se dedico a obras alternativas. Y como le sobraba tiempo, en los 70 se dedico a crear y dirigir una revista de comic no infantil facilitando la evolución tematica del manga.

    La producción de Tezuka solo es explicable considerando que supervisaba un grupo de trabajo del cual era el representante visible manteniendo el control creativo del producto. Tenia ayudantes a los que establecia la linea de trabajo, pero no negros de los que no sabia nada. O eso, o era un Insomne como los de la novela «Mendigos en España».

Responder a Álvaro Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.